Un espacio de trabajo sobre los árboles

Este campus, desarrollado por el arquitecto francés Patrick Arotcharen, demuestra el compromiso que la empresa Quicksilver tiene hacia la bioconstrucción y la sostenibilidad. Está diseñado de manera que alcanza los estándares de normas de calidad medioambiental y simboliza la unión de la arquitectura y la naturaleza.

Los edificios de oficinas están perfectamente integrados en su entorno.
Por otra parte, el bosque ha sido restaurado sobre la ladera, con 600 árboles reforestados y un huerto nuevo utilizando variedades antiguas de árboles frutales.

Productos cuidadosamente seleccionados, procesos de sistemas y construcción
Las oficinas «cabaña» se diseñaron para que se fusionaran con el bosque. Se han construido utilizando Pinus Douglasiana, proveniente de bosques europeos de reforestación sostenible. La construcción en sí consta de elementos prefabricados; el montaje está hecho sin utilizar agua. Se escogió la madera como material a utilizar, no solo por razones arquitectónicas sino también por motivos ecológicos, ya que es neutral en emisiones de carbono.