Biosensibilidad ambiental

Biosensibilidad ambiental. Más que nunca las jóvenes generaciones son conscientes de su sensibilidad  por el medio ambiente y de su responsabilidad en la contaminación creciente.

Por fin, después de años de indiferencia, la protección de lo “vivo” se convierte en tema candente para  los medios. Es necesario un esfuerzo colectivo para que cada uno de nosotros pueda, según sus posiblidades y capacidades, modificar su visión del mundo y su comportamiento para lograr un planeta menos contaminado y desarrollar una voluntad de reparación y de reestructuración.

No nos equivoquemos, esto necesitará un trabajo plurigeneracional. Ahora es el momento de hacer algo para que nuestros descendientes puedan continuar, a su vez, este trabajo ecobiológico y así limitar los daños para los siglos venideros.

La ecobiología es, ante todo, un estado de espíritu vinculado al respeto del medio ambiente y a la sensibilidad que nos anima por intermedio de la observación de lo Vivo.

La geobiología es una disciplina cuyo  destino es poner en práctica lo que acabamos de expresar. En el diccionario Tesoro de la lengua francesa, publicado por el Centro de Investigation científica en 1981, se da la definición siguiente: “Geobiología: ciencia que estudia las relaciones de la evolución cósmica y geológica del planeta con las condiciones de origen, de composición físico química y la evolución de la materia viva y de los organismos que constituye”.

Como podemos darnos cuenta, el campo de investigación es muy extenso y suelo decir que la geobiología es un aglomerante de las disciplinas que estudian lo Vivo.

Personalmente he desarrollado, desde los años 80, un concepto que permite hacer una evaluación de las relaciones que existen entre la Tierra y la Biosfera. He elegido el término biosfera porque es el más adecuado a nivel dimensional, del Hombre.

Según J.B. Lamark, creador del término Biosfera, luego Suess (1875) y a su continuación Verdnasky (1929), la biosfera indica las regiones del planeta, constituidas por el conjunto de los ecosistemas, o sea el conjunto de los seres vivos, vegetales ,animales y microorganismos, así como los elementos del medio en el cual se efectúan los intercambios de energías y de materia, que permiten y caracterizan su funcionamiento.

Esta constatación toma en cuenta los intercambios de los seres vivos con los componentes fisicoquímicos del medio ambiente.

La biosfera representa una masa ínfima a escala del Planeta Tierra, ya que es en promedio trescientas veces mas pequeña que la de la atmósfera. Pero esta interfase, por su composición y su actividad fisicoquímica, tiene una característica única: la de dar la Vida, la posibilidad de desarrollarse permanentemente. Es en una fina capa del espacio terrestre en que vive el Hombre, totalmente sumergido en los intercambios que se desarrollan entre la Tierra y el sistema solar, en el cual el Sol desempeña un papel considerable de genitor biótico. (generador de vida)

Pero la biosfera es en realidad un subconjunto de un sistema global que se llama la ecosfera.

La rotación de la tierra

La tierra posee en relación con el Sol, que le suministra sus radiaciones, fuente de toda la vida, una dinámica generada por su sistema de rotación, que a su vez determina en su superficie una heterogeneidad, a la vez espacial y temporal, que interviene plenamente en los factores del ambiente.

El ritmo cotidiano de los días y noches está vinculado a la rotación de la Tierra alrededor del eje de sus polos. Las variaciones estacionales dependen del ángulo (inclinación) resultante entre este eje y el plano determinado por su rotación alrededor del Sol (eclíptico).

Los parámetros vinculados a la vibración mecánica del globo terrestre durante su rotación (fuerzas de Coriolis) intervienen bastante sobre las masas de agua y de aire y crean desviaciones de movimientos, hacia la derecha en el hemisferio norte y hacia la izquierda en el hemisferio sur. Recordemos que la fuerza de Coriolis es nula a nivel del ecuador  y aumenta con relación a la latitud para volverse máxima en los polos.

A todo este séquito de situaciones variables en el tiempo y sobre el conjunto del planeta, se adjuntan las variaciones de las posiciones de las salidas y puestas del Sol, así como las alturas solares y las inclinaciones de los rayos del Sol que varían en relación con la latitud.

Las radiaciones solares recibidas por la Tierra son modificadas  permanentemente por estas variaciones y diferencias, cuyas interacciones actúan sobre las lluvias, los vientos, la humedad del aire, la temperatura, los intercambios eléctricos naturales etc, lo que significa que existen, en las distintas regiones del globo, climas variopintos dominados por las fluctuaciones de los promedios estacionales  y totalmente relacionados a los principales factores del entorno, tal como la situación geográfica, la estructura geológica y las características geofísicas.

Los parámetros de análisis son muy numerosos, la tecnología actual es capaz de determinar y cuantificar muchos de ellos. Todos estos aparatos demandan una verdadera competencia, una formación técnica específica y, sobre todo, son carísimos. Son materiales concebidos para especialistas e investigadores.

En lo que atañe a lo nuestro, nos importa ser capaces de apreciar la relación Tierra/Bioesfera y poder evaluarla, ya que esta evaluación nos informa sobre el valor biótico del lugar en el que estamos.

El valor biótico indica la capacidad de desarrollo de la Vida en un lugar dado.

Para obtener estas indicaciones recurrimos al método “Biosensible”.

Desde el comienzo de la humanidad, el ser humano ha  intentado, con más o menos éxito, desarrollar su propia sensibilidad y su percepción vinculada al ambiente en el que vive y hemos convenido llamar  a este estado “Biosensibilidad”.

Biosensibilidad

La “Biosensibilidad” es un término creado por Raymond Montercy y Valerie Cusset en 1992, y significa: “cualidad natural, común a todo ser vivo, que le da la capacidad de percibir de forma sensible las interrelaciones sutiles con su entorno inmediato, por medio de su comportamiento psicosensorial”.

Para desarrollar esta capacidad psicosensorial, simplemente hay que entrenarse. Desde su nacimiento, algunos individuos son dotados de esta posibilidad, los otros podrán adquirirla por la práctica de la detección biosensible.

Existen muchos instrumentos de ayuda en este campo, pero nosotros preferimos trabajar con los sistemas de antenas tipo “rod-masters” o con la antena de “Lecher”.

Recordemos que el aparato racional permite obtener una medida, lo mas exacta posible, en relación con los datos de la física racional y de un protocolo muy preciso. Sin embargo, el resultado depende del operador y de su competencia.

El aparato biosensible permite obtener una horquilla de evaluación de un fenómeno y situarlo. En ningún caso es una medida “estricto sensu”, es una constatación con una tolerancia que depende de la capacidad del operador, de la gestión de su sensibilidad en el momento en que efectúa la operación y de un protocolo elegido que permitirá establecer analógicamente una escala de medida relativa.

En realidad, el método biosensible debería ser utilizado sólo cuando el aparato racional no puede intervenir.

Ejemplo: es aberrante evaluar el valor de una toma de tierra con las antenas (rod-masters) mientras existen medidores específicos y asequibles adaptados a este tipo de medición. Esto es aún más patente cuando sabemos que detectar con el método biosensible en una zona afectada por un campo eléctrico, nos lleva indefectiblemente a errores de apreciación, ya que el campo eléctrico modifica en un primer tiempo las características biofísicas del operador y en consecuencia su comportamiento psicosensorial.

Lo hemos mencionado anteriormente, el ser humano se sitúa de forma particular en el contexto Tierra/Biosfera. Nuestros pies están en contacto con la Tierra, según donde nos encontremos los intercambios son diferentes, por la geología local y también por la interacción de fuentes eléctricas tecnológicas, campos eletromagnéticos, antenas, etc…

Todos estos criterios hacen que variemos permanentemente en nuestra receptividad en relación con el entorno inmediato, y esto la mayoría de las veces sin que nos demos cuenta.

Los procedimientos y los aparatos de detección, nos permiten tomar conciencia de estados particulares del medio ambiente.

Principio y metodología de la biosensibilidad aplicada a la detección 

Nuestros trabajos de aplicación a la detección se efectúan con las antenas sensibles llamadas “Rod-Masters”, hemos elegido esta tecnología porque el aprendizaje es rápido, muy sensible y muy rico en cuanto a las informaciones recogidas.

Es posible emplear el péndulo, pero hemos constatado a lo largo del tiempo una falta de fiabilidad.

Recordemos que la calidad y el valor de la señal detectada, dependen esencialmente de las características del operador en el momento de la detección y más aún, de la interpretación de las constataciones de la situación.

Para efectuar una medición correcta de los intercambios Tierra/Bioesfera, es aconsejable trabajar sobre todo por la mañana cuando sube el Sol, o sea 1 hora después de la salida del Sol hasta el mediodía solar.

La detección es más rápida, más franca y sobre todo menos agobiante, después del mediodía solar la detección es también menos sensible.

Este tipo de detección que llamamos “Ambiente” es la resultante de la relación existente entre la Tierra y la Biosfera.

Recibimos del cosmos una gran cantidad de emisiones diversas de partículas y frecuencias, que penetran en la atmósfera y algunas llegan hasta la tierra. Estos bombardeos de rayos cósmicos y otros, varían según las condiciones solares, pero globalmente permanecen constantes y se enfrentan a las características del suelo terrestre.

Los intercambios pueden variar muy rápidamente sobre distancias cortas, siendo condicionados por la geología local, la hidrología subterránea, las fallas del terreno, los vegetales, las construcciones según su implantación y orientación, las líneas eléctricas, los transformadores, las antenas de repetidores, etc…

1.-  Sobre más de un millar de mediciones, hemos notado que cuando el telurismo de un lugar, o su tecnología, son muy activos, esta situación tiende a frenar la actividad de los intercambios, y por consiguiente el valor de la relación Tierra/Biosfera.

Son lugares donde uno se siente pesado, lugares con dominante Tierra.

Muy a menudo esta sensación se sitúa a nivel de piernas o de plexo solar dependiendo de los individuos y pueden a veces ocasionar jaquecas (reacción hepática), estos comportamientos psico-fisiológicos pueden generar irritación, hasta agresividad, pesimismo, o estados depresivos según el terreno y el temperamento de los ocupantes del lugar.

Con las antenas en las manos, durante el desplazamiento de indagación, el movimiento se hace automáticamente hacia el interior, decimos que “cierran”, esto corresponde a un defecto o falta en cuanto a los intercambios (fig. 1) que se ven sometidos a una dinámica inestable.

2.-  Cuando el ambiente es correcto, o sea cuando la relación Tierra/Biosfera se encuentra en un estado de equilibrio dinámico, resulta un estado de armonía, esta condición favorece el desarrollo de lo “vivo”, estamos en presencia de un estado Biótico.

Se trata de lugares donde tenemos ganas de estar, de descansar, lugares de paz y serenidad.

En estas condiciones las antenas se posicionan en ligera apertura, ( 0* a 15*)  nos encontramos en presencia de un estado armónico (fig.2).

3.-  El tercer estado concierne el exceso, vinculado a las emisiones cósmicas. Esto se manifiesta por una debilidad de carácter variable de la actividad terrestre, en relación con las estructuras geológicas y las condiciones tecnológicas del medio ambiente.

Dicho de otra forma, las características locales de la tierra se oponen poco a las emisiones provenientes de la biosfera, en este caso constatamos un exceso (fig.3) .

La observación muestra que los ritmos de vida, en este caso, se encuentran más afectados a nivel de la psiquis que a nivel físico. Los individuos funcionan más en ciclotimia, o sea en inestabilidad, optimismo en exceso y pesimismo se siguen y crean un cierto malestar.

En este caso de detección, constatamos que las antenas se abren a veces hasta 180*, felizmente este caso es raro.

Raymond Montercy ha sido ingeniero electrotécnico en el CERN, en Suiza.

Publicadas las «Condiciones Marco» para las mediciones técnicas

bernd kinze con sus aparatos de mediciónEl Instituto Español de Baubiologia acaba de traducir las «Condiciones Marco para las mediciones técnicas y aclaraciones».  Estas condiciones marco y aclaraciones complementan y profundizan de forma resumida los criterios esenciales para la realización experta de mediciones, análisis y procedimientos. Adicionalmente hay que tener en cuenta las instrucciones de uso de los fabricantes de los aparatos, las indicaciones de las asociaciones, los contenidos de las normas y la literatura especializada.

Se trata de un complemento a la Norma Técnica de Medición en Baubiologie SBM-2008 y a sus valores de referencia para zonas de descanso en Baubiologie.

Fuente: Instituto Español de Baubiologia.

Jornada sobre Arquitectura Sostenible y Biohabitalidad en Madrid

La Consejería de Economía y Hacienda, a través de la Dirección General de Industria, Energía y Minas de la Comunidad de Madrid y la Fundación de la Energía de la Comunidad de Madrid, con la colaboración de KNAUF GmbH, organizan una Jornada técnica de Arquitectura enfocada hacia la sostenibilidad en la edificación, no sólo centrada en la rehabilitación energética, sino también en la biohabitabilidad y la geobiología para los edificios más saludables.

Las nuevas tendencias en la construcción así como los avances tecnológicos en la industria, han propiciado una reducción de los consumos de energía así como en los impactos medioambientales, pero surge un concepto más, no por ello novedoso, que debe ir acompañado de la arquitectura sostenible: la biohabitabilidad y geobiología, los edificios deben ser saludables, un edificio sostenible no implica directamente que sea saludable.

En el horizonte actual de edificios de demanda energética reducida, se necesitan herramientas fiables para comprender el comportamiento energético real del edificio. Por ello, la jornada proporcionará una visión completa sobre procedimientos de medición y verificación del rendimiento energético de proyectos de arquitectura sostenible, tanto de vivienda como edificio terciario, en fase de proyecto, de construcción y uso. Acercando las posibilidades de la caracterización energética, como instrumento fundamental para tomar decisiones de diseño, mejorar el control de ejecución y ajustar el funcionamiento final de los espacios construidos.

Esta nueva Jornada se celebrará el próximo 22 de enero en la Dirección General de Industria, Energía y Minas de la Comunidad de Madrid y tratará de ofrecer un enfoque más holístico alrededor de la arquitectura sostenible, respetando los recursos naturales y a los propios usuarios, desde el punto de vista de los prescriptores, constructoras e industria desde la atenta mirada de los laboratorios quienes pueden medir, de una manera real, el cumplimiento de los cálculos sobre el papel.

  • Fecha: 22 de enero de 2014
  • Hora: 9:00 – 14:00
  • Lugar: DG de Industria, Energía y Minas de la Comunidad de Madrid. C/ Cardenal Marcelo Spínola, 14
  • Inscripción
  • Programa
  • Jornada
Más info:  www.fenercom.com

Emisiones debidas a las formas. Formas de pensamiento. Parte 4ª

geobioloiaNuevamente nos introducimos en un tema que por sí solo requeriría muchísimo tiempo, pero no lo podemos obviar dentro de un artículo sobre las Emisiones de Forma.

Hemos tenido la oportunidad de aprender durante los últimos 5 años, de la mano de Anne Givaudan y dentro del ámbito terapéutico, el conocimiento de los Cuidados Esenios, y la Lectura del Aura, o deberíamos mejor decir de las auras de las personas. Y es a partir de este punto cuando nos hemos dado cuenta de la importancia que tienen las Formas Pensamiento en nuestra vida.

Nacidas de nuestro propio pensamiento, y alimentadas constantemente por nosotros bien de un modo consciente, bien de un modo inconsciente; bien porque resonamos con lo que nos trae el ambiente, o porque nos afectan por algo muy subjetivo; estas formas cobran vida alrededor de nosotros, en nuestros cuerpos sutiles y las vamos transportando como una pesada carga en muchas ocasiones. No vale cualquier pensamiento para construir una forma pensamiento, esta requiere una vivencia con un sentimiento, con emociones muy grandes que se despiertan ante un hecho en nuestra vida, incluso desde que estamos en el útero de nuestra madre, y que se pueden repetir a lo largo de la misma. Esto es lo que les da fuerza llegando a parasitarnos e imponiéndonos un tipo de pensamiento que no deseamos y que no nos hace bien, más bien nos hace sufrir. Es la intensidad emocional, la mirada que ponemos sobre los acontecimientos que la vida nos propone lo que da cuenta de la creación de una Forma Pensamiento, a veces de varias unidas entre ellas, ligadas a alguno de nuestros centros energéticos.

Entrevistas y lecciones de geobiología en el programa ‘Geobiología, la tierra viva’, disponible a través de la red (vídeo)

La Fundación para la Salud Geoambiental ha puesto en marcha un nuevo proyecto para divulgar las diferentes esferas que engloban el mundo de la Geobiología. Se trata de ‘Geobiología, la tierra viva’, un programa basado en entrevistas y vídeos didácticos que tendrá una edición semanal. Presentado y dirigido por el geobiólogo Fernando Pérez, este programa puede verse a través de la página www.geobilogia.com.

La Geobiología estudia la relación existente entre los campos geofísicos producidos por la actividad geológica de nuestro planeta y su interacción con los organismos vivos que la habitan. “Esta influencia se ve claramente por ejemplo a través de las plantas, que crecen mejor en algunos puntos de la casa, o los animales. Los perros siempre descansan en puntos ‘limpios’, libres de toda radiación, mientras que los gatos todo lo contrario, buscan los puntos ‘alterados’. Estas variaciones energéticas también tienen una influencia indiscutible en nuestra salud. Patologías que no remiten, dolores articulares, cansancio, etc, pueden ser debido a que se pasa demasiado tiempo en una zona donde la vibración energética no es armónica”, explica Fernando Pérez.

Las variaciones en el campo magnético terrestre pueden producirse por cruce de líneas magnéticas, por un torrente de agua, una falla…  ‘Geobiología, la tierra viva’ quiere acercar este conocimiento a todo el que se interese por saber un poco más del lugar donde vivimos.

De la mano de sus protagonistas, los geobiólogos, en el programa se hablará de salud, bioconstrucción, arquitectura y lugares sagrados, de oficios y profesiones… desde la perspectiva de las influencias energéticas sobre los lugares donde transcurren nuestras vidas.  A lo largo de los capítulos nos introduciremos en la práctica de las diferentes técnicas y aplicaciones de las artes y las ciencias de las energías de la tierra.

“Nos hemos acercado a los principales geobiólogos nacionales e internacionales para que las entrevistas sean auténticas lecciones impartidas por los primeros espadas en esta materia”, cuenta Fernando Pérez. Entre los entrevistados están Pere Vila, Daniel Rubio Guerrero, Javier Petralanda o Richard Benishai entre otros muchos.

Para todos los públicos

El programa se completa con el apartado ‘Apuntes de geobiología’, vídeos donde se hace una introducción al campo geobiológico, se definen los elementos geobiológicos, se habla de las diferentes redes, etc.

‘Geobiologia, la Tierra Viva’ no está diseñado sólo para profesionales e iniciados en la materia, sino para cualquier persona que quiera conocer un poco más las características de la tierra y el lugar donde vive. “El ser consciente de todas las fuerzas vivas que hay en la naturaleza nos abre los ojos a todo un mundo que aunque no lo veamos ejerce una influencia indiscutible sobre todos los seres vivos.

El programa arranca con una entrevista a Pere Vila para conversar sobre geobiología y su relación con la salud. Pere Vila es geobiologo, profesor de geobiología y feng shuí, acupuntor, y kinesiólogo. Es presidente y fundador de la asociación de geobiología Geonatura, y autor del libro: El compromiso secreto. 

 

Tradición y observación de la naturaleza

Una muestra de los vídeos que puedes ver en la web www.geobilogia.com.

Emisiones debidas a las formas 3ª parte

piramidesComún a los apartados que hemos comentado  relacionados  con el subsuelo, curvas, tejados, techos, etc… y tendríamos que incluir ahora paredes. Es importantísimo tener mucho cuidado con eliminar cualquier hueco que no nos interese tapándolo, cegándolo y dejando una cámara de aire dentro.

Del mismo modo que nos hemos referido anteriormente a los techos de escayola, se producen a veces huecos en el subsuelo por donde van tuberías, por ejemplo, que quedan totalmente estancos, o en las paredes quedan huecos con aire estancado, especialmente donde existen angulaciones, chimeneas que no se usan en una reforma y se tapan, antiguos aljibes que existían en una vivienda y también se tapan, hornacinas en alguna pared, etc… Todo lo que significa un hueco de cualquier tipo que se queda tapado totalmente sin posibilidad de ventilación, implica un efecto de emisión tremenda de verde eléctrico negativo que se va acrecentando a medida que pasa el tiempo. Es como si el aire contenido en su interior se viciara y a medida que pasa el tiempo se va complicando. No sabemos por qué sucede, pero sabemos que sucede.

Los hemos encontrado en los últimos pisos de un edificio o de un chalet adosado, o un dúplex, donde los tejados inclinados del edificio hacen verdaderas angulaciones con las paredes verticales interiores. Descubriremos cómo en la mayoría de las ocasiones todos estos techos abuhardillados están huecos en la parte que corresponde a la pared vertical.

La solución es clara, todo lo que tenga que quedar tapado con espacios que contengan una gran cantidad de aire (quizás también pequeña), conviene que tenga rejillas de aireación con el fin de que el aire circule, de esta manera habremos evitado un problema importante.
Cuando no tengamos más remedio que tapar o cerrar un hueco de cualquier tipo en el que no sea adecuado colocar rejillas de ventilación, entonces será necesario cerrarlo de un modo macizo, completo.

Uno de los elementos importantes a tener en cuenta son las paredes decoradas con papeles pintados o telas que producen relieves; algunos de ellos pueden ser focos emisores en fase eléctrica, (aunque otros muchos no lo son)

Geobiología y Bioconstrucción. Los que habitan el lugar. 5ª parte

varillaHay otras áreas que aún podríamos profundizar como nos enseña por ejemplo la Telurología1, capaz de establecer una carta de tipo telúrico exactamente del mismo modo que se establece una carta de tipo astrológico y establecer una relación con las fuerzas dominantes del sitio, sus relaciones, su alcance, etc… entramos en un dominio netamente espiritual, que escapa ahora al alcance de estas reflexiones, pero que  no podemos dejar fuera porque es una herramienta realmente importante y que puede ayudar en gran manera.

Una vez que hemos obtenido todos estos datos, podemos llegar a una serie de conclusiones, nuevamente repito, allí hasta donde conocemos, pero con el alcance de toda la combinación de elementos posibles que hemos mencionado; un estudio de los mismos nos permite una panorámica muy completa de lo que podemos encontrar y de las posibilidades que nos permite.

A partir de aquí se establece una nueva investigación que es, además, muy importante, dado que se trata de saber qué podemos hacer realmente con todo esto.

En el caso de una vivienda construida es muy importante ser muy honestos y no engañarnos a nosotros mismos de entrada y por supuesto mucho menos a otras personas. Recuerdo una conversación hace muchos años con una de las personas que me inició en el mundo de la Geobiología, donde me decía que había que ser cuidadoso cuando se le decía a una persona que le convenía cambiar de lugar. Y por supuesto que hay que ser cuidadoso, pero a su vez comprometido con la verdad. Si un lugar es tan insano y con tan pocas posibilidades de armonización que, a medio plazo, se detecta que corre riesgo la salud, uno tiene que decirlo sin disfrazar para nada lo que encontramos. Si nos encargan un trabajo es para eso, más cuando nos encontramos problemáticas muy severas. También son conclusiones lo suficientemente importantes como para no decirlas a la ligera. Lo que es cierto es que, en según que condiciones cuando un lugar ya está construido no nos deja muchas posibilidades de movimiento. Sólo si existen zonas neutras en la vivienda (lo cuál es afortunadamente más común de lo que pareciera) podemos recomendar los suficientes cambios bien estructurales, con las obras pertinentes, bien simplemente de cambio de sitio para dormir, que permitan la mejor solución posible.

Otra cuestión que ahora se ha puesto cada vez más de moda en este ámbito son los diferentes armonizadores que han comenzado a proliferar.  Es cierto que hay personas que están investigando con ganas y de un modo honesto, pero también es importante que sean puestos a prueba cada vez y en cada lugar y circunstancia. Pues podemos ver que existen armonizadores que funcionan mucho a la medida de cada cuál (lo he podido comprobar no pocas veces), o algunos que podrían funcionar en determinadas condiciones y no en otras diferentes. Otros pueden tender a saturarse; y otros pueden ser efectivos. Pero todos ellos requerirían siempre un seguimiento, para comprobar que efectivamente están funcionando.

Aunque éste será otro de los temas específicos, y también interesantes, donde habremos de profundizar, aporto algunos de los materiales o vías que me han parecido interesantes. Me han gustado los cristales taquionizados, que, curiosamente trabajan mucho con la intención. He encontrado resultados muy interesantes con la gemoterapia2 aunque no me atrevería nunca a generalizar en ningún aspecto. He podido comprobar como hay lugares donde la gemoterapia funciona de maravilla, y sin embargo, en otros no ha sido posible encontrar un efecto adecuado. Investigando el tema he llegado, en unas ocasiones, al resultado de que podía existir una influencia marcada de la interacción de las personas que vivían con relación a las piedras y a las gemas, mientras que en otros realmente los límites venían establecidos por la propia realidad del lugar.

Geobiología y Bioconstrucción. Los que habitan el lugar. 4ª parte

varillaUno de los factores más importantes es realizar el estudio geobiológico siempre en función de las personas que habitan el lugar. Son muchas las variables que podríamos encontrar que interaccionan de un modo individual en relación al sitio, al lugar, a los materiales, a las formas y a cada una de las personas.

Nuestra actuación ha de tener en cuenta ese criterio para poder minimizar errores, sobre todo en aspectos que pueden ser en algunas ocasiones muy subjetivos. Hemos de trascender la influencia que tienen los lugares en nosotros para ubicarnos realmente en el otro, en los que están interaccionando cotidianamente con esas energías.

Uno de los peligros que he visto en algunas personas que se dedican a la Geobiología, reside en lo que yo llamo verdaderas tomas de poder sobre las personas o sobre los lugares. Muchas veces con buena intención, pero otras muchas con un ego muy grande, donde lo que prima es lo que yo soy capaz de decir, o de ver…, y es absolutamente necesario tener una verdadera posición de respeto y de honestidad. Incluso para ser capaces de decir que hay algo que no conocemos, o no sabemos o que no podemos llegar a ello cuando nos lo encontramos, simplemente porque las cosas son así. Como hemos dicho anteriormente, este bello trabajo requiere un verdadero compromiso con la verdad allí hasta donde somos capaces de conocerla.

Después de señalar las dificultades que pueden existir en torno a este significante ¿Justificaría, sin embargo, el dejar de hacer un estudio geobiológico?, ¿lo justificaría todavía más cuando queremos realizar una vivienda en la que, además, intentamos recoger lo mejor de los aportes de la bioconstrucción en la medida de nuestras posibilidades.? En mi opinión sería un error…

Lo habitual es que al plantearnos un estudio siempre vamos a obtener datos que nos van a permitir una elección más acertada. Sólo en el caso de que diéramos con una persona que no es fiable o que haga mal las cosas podría no servirnos. Es cierto que esto nos pasa, absolutamente, en todos los ámbitos de la vida. Si un carpintero (como he visto en el caso de dos buenos amigos) hace unos tejados que en las primeras lluvias hacen que la vivienda se inunde, o que las puertas y balcones no cierren, u otros detalles por el estilo, está claro que hemos dado con un profesional no adecuado; pero no por eso vamos a cuestionar todos los beneficios que la Geobiología puede aportarnos. Es más, cuando nos encontramos esas dificultades en la vida, y todos nos encontramos muchas de ellas, será una buena posición preguntarnos porqué hemos atraído esa experiencia a nuestra vida en vez de la contraria. Eso no va a eliminar la tensión ni el enfado, pero nos puede ayudar a encontrar nuevas posiciones de comprensión en nuestra vida.

Tal como hemos señalado ya, no podemos separar todas las cuestiones de las personas que nos encargan un estudio, de sus intenciones, de sus valores, de su relación con el medio y la naturaleza, con la propia vida. La interacción del lugar no pasa sólo por los materiales o por las energías cosmotelúricas, en un intercambio que se produce en función de todos los criterios vitales que se dan en el sitio. Las personas, sus egos, sus emociones, sus intenciones, el psiquismo, las energías individuales y las globales, el propio acto de creación que supone una construcción, también producen efectos, algunos de los cuáles pueden ser muy duraderos en el lugar.

 

Geobiología y Bioconstrucción 3ª parte

varillaLa Geobiología requiere una formación teórica importante porque es una disciplina que se acerca a su vez a muchas otras, los terrenos a nivel geológico por ejemplo, la biología, la salud, la medicina y las terapias, la geología,  la antropología, la hidrogeología, la física y de un modo especial la física cuántica, por citar algunos de un modo global.

Me recuerda mucho al proceso psicoanalítico o psicoterapéutico. Uno realmente tiene que estudiar, conocer, saber lo más posible de aquello en lo que trabaja; pero en el momento del trabajo práctico debemos ser capaces de olvidarnos de todo, para que se manifieste la verdad de lo que allí acontece, ya que el más mínimo prejuicio, una comprensión prematura o esquema mental impuesto haría que ésta se fuera al traste. Pues de la misma manera, cuando trabajamos en Geobiología, tenemos que conocer todos los procesos, los conceptos, las claves de lo que estamos buscando, los efectos que producen las alteraciones, los efectos de los campos eléctricos, de forma, etc… aunque en el mismo momento en que estamos realizando la operación del estudio, de sentir el lugar, se trata de sentirlo, no de conceptualizarlo, sino de conocerlo desde dentro; y eso requiere forzosamente olvidarnos de todo lo que sabemos, crear un pequeño vacío mental que permita un hueco, para que llegue el conocimiento de lo que es y acontece en ese sitio y en ese momento.

Luego está el aspecto de las mediciones de tipo técnico que se pueden realizar con el uso de aparatos, y que requieren, en primer lugar, una concepción clara de los conceptos teóricos de aquello que estamos midiendo (calidad del aire, radiactividad campos electromagnéticos, campos eléctricos de alta frecuencia, niveles de contaminación acústica, campos electrostáticos, etc…) sin olvidarnos del manejo adecuado de dichos aparatos.

A su vez esta formación se va haciendo más compleja si tratamos de encontrar las aplicaciones adecuadas en todos los terrenos, ya sea  en la vivienda, aunque  también para la jardinería, el paisajismo, la agricultura, los árboles, etc…;  en realidad, por un lado puede parecer muy complejo y por otro no lo es; no se trata de tener que convertirnos en expertos de todo, pero sí de aquello que estamos haciendo cuando aconsejamos, en un área determinada, en función de lo que conocemos y podemos aportar.

Quizás la formación más importante sea la de la propia humildad en el sentido de que cada vez que parece que llegamos a saber algo se abren muchas más puertas de las que no sabemos nada.

El Geobiólogo y los estudios

En el momento de elegir a una persona, o a un equipo de trabajo, se plantean algunas cuestiones que conviene tener en cuenta.

¿Cuál es la persona adecuada a la que puedo confiar un estudio? Afortunadamente cada vez hay una oferta mayor en este sentido. También es cierto que a veces se puede tener la duda legítima sobre si el estudio que realiza una persona puede llegar a ser distinto del que realizaría otra. Si se pueden encontrar variables diferentes. Además todos los que trabajamos en este campo sabemos que la propia sensibilidad puede tener altibajos, variaciones que hacen que haya momentos más idóneos para trabajar desde el punto de vista biosensible que otros, y del mismo modo que, en según que condiciones, conviene no realizar un trabajo.

¿El encargo de un estudio a un geobiólogo y a otro van a dar siempre los mismos resultados? Teóricamente deberíamos responder que sí, si bien, en la práctica puede suceder que no sea así; sin embargo, ésta, es una pregunta de gran complejidad dadas las diferencias que existen entre unos y otros.

Es cierto que existen factores de medición más objetivos, que vienen determinados por el uso de aparatos de medición; en estos aspectos no tendría porqué haber diferencias salvo que los aparatos no estén bien calibrados. (Este es un dato importante, porque hemos observado en algunas ocasiones, contrastando el uso de los mismos aparatos, que a veces las mediciones obtenidas podrían variar y en algunos casos con diferencias muy notables. También sucede con el uso de aparatos diferentes que deberían obtener las mismas mediciones o mediciones similares).

Emisiones debidas a las formas 2ª parte

emisionesdeformaEste artículo nos introduce en un tema apasionante y fundamental para todos aquellos que trabajan por un lado en la bioconstrucción, y por otro en el desarrollo de una vida alternativa; en realidad para todo lo que hacemos en lo cotidiano. El poder penetrante de las formas se da en todos los ámbitos de nuestra vida. Desde lo más físico a lo más sutil. Ninguno de los reinos de la vida quedan fuera de las influencias de las formas.

Belizal y Morel desarrollaron en 1936 el péndulo universal a partir de la esfera, que nos permite testar una a una cada una de las radiaciones del espectro mencionado; contaría con un meridiano magnético, otro eléctrico, y un ecuador electromagnético donde podemos fijar cada uno de los puntos que corresponden a la radiación específica que queremos buscar, en la fase correspondiente y realizar el testing oportuno.

Jean de la Foye simplifica con el péndulo ecuatorial el proceso de estudio, también a partir de una esfera, se trabaja directamente en el ecuador, bien con 12 radiaciones, bien con 24 (la versión denominada unidad). Agujereado por el centro de la parte superior al inferior, la cuerda que pasa nos permite cambiar el extremo de uso y de este modo cambiar la fase magnética o la eléctrica con un simple movimiento. Un aro de cobre en la zona del ecuador con un punto de marca se puede girar para buscar la radiación precisa que necesitamos.

Existen péndulos como el egipcio que también nos permiten trabajar las emisiones de forma1. Tomada su forma del péndulo encontrado en una tumba en Egipto, puede ser realizado en gres, en madera o en metal. Y presenta una sensibilidad enorme en todo lo relacionado con las emisiones de las formas. Existen algunos trabajos dedicados al tema de un modo especializado2. Nosotros lo hemos usado reiteradamente con unos resultados muy buenos.