Se inaugura en Noruega el rascacielos de madera más alto del mundo, Mjøstårnet

No es una novedad que uno de los pilares de la economía y de la cultura noruega es el aprovechamiento de los recursos y su utilización de forma innovadora. Esto ocurre también en la arquitectura, donde se ha logrado la fórmula perfecta: usar materiales naturales que pueden perdurar durante siglos. El gran éxito de los arquitectos noruegos radica en saber combinar las tendencias actuales en diseño con el uso de materiales tradicionales naturales tales como madera, piedra o metal.

El principio de arquitectura sostenible se basa en cuatro pilares: la funcionalidad, el confort, la salud y la sostenibilidad. Para ello hacen uso de su experiencia, sus avances en I+D e innovación y su respeto por el medioambiente.

Construcción Noruega, fusión de arquitectura y naturaleza

La madera y la piedra son los materiales más utilizados en multitud de construcciones en el país; viviendas, cabañas y edificios representan formas simples y elegantes que recuerdan a las formas de montañas y glaciares.

La fusión de naturaleza y arquitectura es una de las principales características de la arquitectura noruega. El clima y la luz también condicionan la arquitectura de manera que muchos arquitectos se han centrado en crear cálidos espacios abiertos capaces de capturar la luz del día en las pocas horas de sol.

Estas estructuras no se visualizan de forma aislada, sino en elación con los paisajes de alrededor y otros edificios, a menudo con un toque de simbolismo.

Estos principios de la arquitectura se empiezan a ver en la edad media con la construcción de las iglesias de madera medievales, las Stavekirker.

El interés de los vikingos por la construcción de barcos y viviendas en madera hizo que utilizaran este material para la construcción de sus Iglesias que tienen como elemento en común los postes angulares (stave), de ahí su singular nombre.

Objetivo: edificios sostenibles

Los edificios representan cerca del 40% del uso energético en Noruega, por lo que cobra especial importancia tomar medidas de eficiencia energética.

Para conocer los primeros estándares en materia de energía en edificios tenemos que remontarnos a 1949, fue el Ministerio de Gobierno Local y Modernización el encargado de determinar estándares mínimos a través de un Reglamento Técnico.

El concepto de casa pasiva (construcción en la que se utilizan recursos de la arquitectura bioclimática combinados con eficiencia energética superior a la construcción tradicional) entró en el ámbito académico noruego alrededor del año 2000 y desde entonces las viviendas de bajo consumo energético han ido cobrando cada vez más importancia. Tromsøya fue el primer proyecto de casa pasiva en Noruega, su construcción finalizó en diciembre de 2005.

Pero Noruega se ha propuesto llevar más allá la eficiencia y la arquitectura sostenible trasladándolo a complejos proyectos por tamaño y diseño. La ciudad de Brumunddal, a 150 kilómetros de Oslo, alberga la construcción del rascacielos de madera más alto del mundo.

Mjøstårnet es un edificio piloto que trata de demostrar que es posible construir edificios de altura con materiales respetuosos y que supongan una reducción de emisión de gases efecto invernadero de hasta un 85% en la producción de los materiales. Este rascacielos tendrá una altura de 80 metros y 18 plantas que integrarán apartamentos, oficinas, un hotel y restaurantes, y está previsto que abra sus puertas en marzo de 2019.

Arthur Buchardt es el creador de este proyecto con el que se quiere crear un símbolo verde, impulsando la construcción de edificios altos utilizando recursos locales, proveedores locales y un material sostenible y renovable. Este innovador rascacielos ya ha recibido galardones como Norwegian Tech Award 2018 y The New York Design Awards 2018.

Vivienda en madera CLT con calificación ‘A’ de eficiencia energética

House Habitat (www.househabitat.es) ha concluido la construcción de una vivienda unifamiliar pareada con estructura de madera CLT de tres alturas en la localidad de Vilanova i la Geltrú (Barcelona). La casa tiene una superficie de 174 metros cuadrados repartidos en 3 plantas donde se distribuyen 3 dormitorios (uno de ellos suite con vestidor), 3 baños, salón-comedor a doble altura con cocina integrada, sala de juegos y terraza.

La casa ha obtenido la calificación ‘A’ en el certificado de eficiencia energética. Para ello, entre otras actuaciones, la capacidad de aislamiento térmico de un material como la madera se ha reforzado con aislamiento por el exterior de fibra de madera y acabado de fachada combinado SATE (Sistema de Aislamiento Térmico por el Exterior) y machihembrado de madera.

La carpintería exterior es de madera laminada, con doble vidrio bajo emisivo y control solar. Además, se ha instalado un sistema de ventilación mecánica -que garantiza la calidad del aire interior en todo momento-, así como placas solares para calentar el agua.

El sistema de construcción con paneles de madera contralaminados (CLT) aporta una serie de ventajas en entornos urbanos -como es el caso de Vilanova i la Geltrú- respecto a otros materiales convencionales: permite trabajar en seco, no causa molestias como ruido y polvo, y el plazo de ejecución se acorta no solo en relación a la obra tradicional, sino también respecto a otros sistemas de construcción en madera. En este caso la estructura se completó en 4 días.

madera CLT

El diseño de la vivienda es obra de Federico Pesl, del despacho Amomicasa (www.amomicasa.com), y Lucila Pérez-Elizalde. En el mismo se ha dado el mayor protagonismo posible de la madera CLT en el interior, que está a la vista en todos los forjados y la mayoría de las paredes.

Creciente interés por la construcción en madera en España

Tras la crisis económica de los últimos años, la construcción va recuperándose, siendo la construcción en madera la que más ha crecido y está creciendo en los últimos tiempos, tanto la construcción de viviendas como de edificios para cualquier tipo de uso. También han aumentado las remontas y las edificaciones verticales. La madera, como material natural, renovable y reutilizable, es uno de los protagonistas de la economía circular. 

Las edificaciones pasivas reducen las emisiones de carbono; son más eficientes en el consumo de energía; dependen muy poco de la red eléctrica; contribuyen a aumentar la concienciación ambiental y suponen un gran ahorro económico (entre un 75% y un 90% menos que una vivienda tradicional). Poco a poco este tipo de construcciones se van implementado. En la actualidad España está copiando los modelos de Europa de hace 40 años. La sociedad de hoy es cada vez más consciente de que hay que cuidar el medio ambiente.

Esta empresa está especializada en construcción industrializada de edificios de consumo energético nulo o casi nulo, con criterios de arquitectura bioclimática, pasiva y de máxima eficiencia energética, obligatorios para la edificación pública a finales de este mismo año.

Durante 2017 la compañía de edificación sostenible ha realizado numerosos proyectos, entre los que destacan la finalización de 2.000 m² de fachadas del Centro de Medicina Comparativa y Bioimagen de la Fundación Institut d’Investigació en Ciències de la Salut Germans Trias i Pujol de Badalona (Barcelona), el montaje en tan solo tres semanas de los 1.000 m² de estructura y envolvente del renovado Hotel-Balneario de Yémeda (Cuenca) o la certificación de su primera vivienda Passivhaus en Barcelona.

En la actualidad ARQUIMA cuenta con 25 proyectos en marcha, tanto de viviendas unifamiliares y plurifamiliares como de edificios de equipamientos públicos y privados.

El equipo de ARQUIMA, liderado por José Antonio González, está convencido de que «así como el acero fue el material del siglo XIX y el hormigón el material del siglo XX, la madera será el material del siglo XXI».

ARQUIMA ofrece una alternativa respetuosa con el medio ambiente, con la salud de las personas y energéticamente eficiente para reducir el exceso de emisiones de CO2 en el planeta. El tipo de madera utilizado por ARQUIMA para la envolvente de los edificios es el abeto KVH certificado. ARQUIMA sólo utiliza materiales con una mínima huella de carbono, como la madera de bosques gestionados de manera sostenible y certificados con sellos PEFC (Programme for endorsement of Forest Certification Schemes) y FSC® (Forest Stewardship Council).

Las envolventes de los edificios se realizan completamente en la fábrica de ARQUIMA y se transportan los módulos en 2D en camiones hasta el lugar del montaje, donde, con la ayuda de una grúa se monta de manera rápida y limpia. Como las paredes llevan ya integradas las carpinterías exteriores y el revestimiento de fachada, el montaje es muy rápido y además la obra no necesita andamios y apenas genera residuos.

Este tipo de edificaciones aportan más rapidez de ejecución, más confort térmico y más calidad del aire interior. El coste económico constructivo puede ser ligeramente superior al de la construcción tradicional, pero se amortiza en pocos años ya que su ahorro energético es de hasta un 90% respecto a las construcciones tradicionales. El plazo de ejecución puede llegar a reducir en un 50% el plazo de una obra tradicional, y esto, en sectores como el hotelero o el de los promotores inmobiliarios, puede generar muchos beneficios.

Para más información:  www.arquima.net

ARARQUIMA finaliza el montaje de su proyecto de rehabilitación del Balneario de Yémeda

Yémeda (Cuenca), 13 de Diciembre de 2017.- La compañía especializada en construcción industrializada pasiva ARQUIMA (www.arquima.net) ha finalizado, en tan sólo dos meses, la fabricación y el montaje del proyecto de rehabilitación del Balneario de Yémeda (Cuenca).

Para esta obra, ARQUIMA ha fabricado en poco más de un mes, la estructura y la envolvente de una ampliación de más de 1.000 m2 en sus instalaciones de Barcelona, realizando en montaje in situ en tres semanas.

El pasado día 29 de noviembre ARQUIMA realizó una visita guiada, destinada a arquitectos, prescriptores y periodistas, que sirvió para mostrar ‘in situ’ su sistema constructivo de entramado ligero de madera.

El proyecto se enclava en un proceso de recuperación del patrimonio histórico de la provincia de Cuenca y en un marco natural de gran valor paisajístico, por lo que la selección de un sistema sostenible con entramado ligero de madera fue determinante en la adjudicación de la obra a ARQUIMA.

La ampliación albergará parte del uso hotelero del Balneario, proporcionando una envolvente de gran eficiencia térmica que garantizará una demanda energética mínima. Esta característica del sistema ARQUIMA es clave para el sector hotelero, ya que contribuye a reducir de manera significativa los costes de suministros. La reducción de plazos, la limpieza de una obra en seco y el control de calidad que se garantiza, son otros de los beneficios de este sistema tan valorado, tanto por promotores como por técnicos.

La estructura y los cerramientos del edificio están compuestos por módulos industrializados en la fábrica, con entramados de madera de abeto calidad KVH que garantiza una humedad inferior al 18% y no requiere tratamientos específicos contra los xilófagos. Los 15 cm de aislamiento térmico embebido entre los paneles OSB de los entramados proporcionan una transmitancia térmica equivalente a un 25% del límite permitido por el CTE, logrando así una envolvente un 75% más eficiente que un sistema tradicional.

El revestimiento exterior es un revoco de mortero a la cal sobre un sistema SATE que permitirá integrar el edificio con el patrimonio existente y pone de relieve la versatilidad y adaptación del sistema a cualquier proyecto arquitectónico.

 

Sobre ARQUIMA

ARQUIMA es una empresa líder en el sector de la construcción industrializada de viviendas, equipamientos, fachadas y envolventes de edificios, con criterios de construcción pasiva, salud, sostenibilidad y máxima eficiencia energética.

Con dilatada experiencia en el mercado nacional y en proceso de expansión internacional, ARQUIMA fue pionera en Construcción Sostenible y se adelantó al cambio desarrollando un sistema constructivo propio. En 2015 construyó en Barcelona, el primer edificio plurifamiliar en altura de España con entramado ligero de madera. En la actualidad dispone de sede central y fábrica en Barcelona y delegaciones en Madrid, Granada, Valencia y Lugo.

ARQUIMA ofrece una alternativa respetuosa con el medio ambiente, con la salud de las personas y energéticamente eficiente para reducir el exceso de emisiones de CO2 en el planeta, utilizando solo materiales con una mínima huella de carbono, como la madera de bosques gestionados de manera sostenible y certificados con sellos PEFC (Programme for Endorsement of Forest Certification Schemes) y FSC® (Forest Stewardship Council).

House Habitat confirma la tendencia hacia la construcción en sistema CLT en Barcelona

House Habitat, empresa especializada en construcción sostenible, comienza dos nuevos proyectos de construcción de viviendas con sistema de contralaminado de madera (CLT) en la provincia de Barcelona, que se añaden al iniciado recientemente en Sitges donde las paredes y cubierta quedaron instaladas en solo cuatro días.

Uno de los proyectos se sitúa en el distrito Mirasol, de San Cugat del Vallés. Se trata de una casa unifamiliar biopasiva de 227 metros cuadrados de vivienda, distribuidos en dos plantas, más 36 de garaje. La vivienda contará con salón comedor con cocina integrada, 4 habitaciones, 2 baños y 2 aseos.

De cara a minimizar el consumo de energía necesario para obtener una temperatura confortable, House Habitat instalará un sistema de aerotermia mediante suelo radiante y fancoils. Además, la vivienda dispondrá de un sistema de renovación del aire con recuperador de energía. Por su parte, el agua será calentado mediante placas solares. La casa dispondrá también de estufa de leña por deseo de los clientes, aunque no es necesaria.

Como novedad, cabe destacar que la fachada contará con diferentes acabados. Así al SATE (sistema de aislamiento térmico por el exterior) de mortero de silicato sobre fibra de madera habitualmente utilizado en las viviendas de House Habitat, se sumará placa tectiva Equitone y chapa ondulada de acero prelacado

 Sant Esteve de Palautordera

En paralelo, House Habitat acaba de comenzar en la localidad de Sant Esteve de Palautordera, en el Bajo Montseny, la construcción de una casa unifamiliar biopasiva con estructura de madera contralaminada (CLT).

La vivienda, de 243m2 en 2 plantas, contará con un amplio salón comedor, cocina independiente, 4 habitaciones, 3 baños y una sala polivalente. Dispondrá de una instalación de aerotermia para la producción de ACS, a la que se añadirá un sistema de renovación del aire con recuperador de energía en aras de una mayor eficiencia energética, a la que también contribuirá el sistema SATE con mortero de silicato de la fachada.

Avance rápido en Sitges

Hay que recordar que House Habitat instaló a mediados de octubre la estructura de madera CLT de una vivienda entre medianeras en la localidad costera de Sitges. En solo cuatro días de trabajo se llegó hasta la cubierta de esta vivienda que ha sido planificada para cumplir con el estándar de edificación Passvihaus en la zona.

La casa, que estará lista en 4 meses, dispone de una superficie construida de 247 metros cuadrados y consta de sótano, planta baja, planta primera y ático para un total de 3 habitaciones, sala de estar comedor, cocina, dos baños más un aseo.

Ventajas del CLT

El sistema CLT (Cross Laminated Timber) consiste en la utilización de paneles de madera macizos formados por tablas encoladas por capas y cruzadas entre sí. Entre sus principales ventajas se encuentra la rapidez de ejecución, pues al tratarse de elementos estructurales, paredes y techos industrializados su puesta en obra es inmediata.

Además, permite que todos los trabajos se realicen en seco, eliminando así los tiempos de fraguado de materiales convencionales. También acaba con las molestias asociadas a las obras en entornos urbanos como el ruido y el polvo. En el plano del diseño arquitectónico permite crear espacios diáfanos y la eliminación de pilares y jácenas con mayor facilidad.

Hay que resaltar, por otra parte, el ahorro económico -no solo por la disminución de los plazos de obra- sino por tratarse de un material estructural más simple que los tradicionales, que, al ser más ligero, abarata también los costes de cimentación.

Asimismo, el impacto medioambiental del CLT es menor, evita el consumo de agua en obra, a lo que hay que añadir sus elevadas cualidades como aislamiento térmico (de cara a favorecer el ahorro de energía) y acústico.

La madera es un material natural, renovable, reutilizable y reciclable, por tanto, óptimo para la economía circular. Los paneles CLT utilizados en los proyectos de construcción de House Habitat se han fabricado con madera de pino radiata procedente de bosques del Pirineo certificados por PEFC, entidad internacional que promueve la gestión sostenible de los bosques.

Baso eskola o la escuela en el bosque

La escuela en el bosque parece una tendencia.  Desde hace años, las tendencias pedagógicas nórdicas abogan por la incorporación del bosque como espacio de aprendizaje, juego y conocimiento de nuestra naturaleza. El espacio que nos ofrece la finca de robles centenarios de que dispone Fundación Kutxa Ekogunea- Arteaga es especialmente adecuado para esta propuesta ecológica y pedagógicamente pionera.

Su construcción

La empresa constructora Ecohouse, con un diseño del arquitecto navarro Iñaki Urkia, construye esta escuela que se  ha adaptado a la topografía del terreno y se ve como refugios de madera en el bosque.

Las cubiertas son vegetales para que se mantenga bien con las hojas que se caen de los árboles en otoño, dándole encanto y mimetismo al lugar.

 

Se han utilizado dos sistemas constructivos en madera. Baso eskola 1 con tronco macizo laminado y baso eskola 2 con panel contralaminado.

Se han utilizado aislamientos naturales y reciclados, celulosa y fibra de madera.

El sistema de calefacción de las dos escuelas es de biomasa.

Los edificios cuentan con unos grandes miradores acristalados orientados al sur que permiten calentar los edificios de forma pasiva con el sol de invierno que pasa a través de los árboles sin hojas. En cambio en verano los edificios quedarán sombreados por los aleros y las hojas verdes de los robles.

El funcionamiento bioclimático es sencillo y pasivo, para ello la ventilación del edifico es cruzada.

Los retretes son secos, con compostaje debajo, que permite ver a los niños el ciclo de la materia orgánica en la naturaleza. Las aguas grises se depuran en una balsa con plantas acuáticas que garanticen la emisión al terreno del agua limpia.

Proyecto: Iñaki Urkía

Construye: Ecohouse


Te puede interesar:

Escuela en Uganda con materiales tradicionales

Materiales locales para una escuela infantil en Brasil

Jornadas técnicas en el edificio con estructura de madera en Sants (Barcelona)

Con el objetivo de divulgar el sistema de construcción seguido en un proyecto novedoso como el de Sants, House Habitat ha organizado una serie de Jornadas Técnicas en el edificio dirigidas a profesionales del sector. Tendrán lugar los días 20, 21 y 22 de junio, en cada uno de los cuales se realizarán tres sesiones (9.30, 11.30 y 16:00 horas). Se espera una afluencia total de 250 técnicos.

El edificio plurifamiliar dispone de cuatro plantas con estructura de madera y albergará el mismo número de viviendas. Como particularidad, se preserva la fachada principal existente, que data de 1895, catalogada como histórica por parte de Patrimonio.

En las jornadas, los profesionales que están participando en el proyecto, como arquitectos, especialistas en sistemas de madera, calculistas o constructores explicarán cual ha sido su aportación. Además contará con la presencia de las empresas proveedoras de materiales cuya utilización dará como resultado un edificio sostenible, saludable y de consumo de energía casi nulo.

Innovación más tradición

El edificio de madera en altura de House Habitat en Sants tiene como particularidad la preservación de la fachada existente, catalogada como histórica. Lejos de suponer un obstáculo, se ha conseguido su integración en el nuevo edificio dotándole de una estética única que entronca la tradición arquitectónica de la ciudad con la innovación que representa la construcción con madera y de consumo de energía casi nulo.

Para ello, el diseño previó una cimentación conjunta en el solar disponible entre medianeras y empotramientos puntuales en la fachada protegida, que da como resultado un único elemento constructivo. El edificio, que contendrá cuatro viviendas, combinará la utilización de técnicas para lograr altos resultados de eficiencia energética con el empleo de materiales saludables.

Así, además de las cualidades aislantes de la madera, el aislamiento se reforzará con paneles de fibra de madera y celulosa reciclada insuflada. También se instalará un sistema de renovación de aire con recuperador de calor, que ahorrará energía a la vez que mejorará la calidad del aire interior que respirarán sus habitantes. Para calentar el agua se empleará una fuente de energía de origen renovable como es la aerotermia. Para el acabado de la fachada se ha elegido mortero de silicato aplicado sobre panel de fibra de madera de 265 kg/m2 de densidad, así como tabiques pluviales laterales.

Una de las ventajas del sistema constructivo de House Habitat es la rapidez de ejecución. Está previsto que el edificio esté finalizado en seis meses. Quienes quieran asistir pueden inscribirse a través del correo montse@househabitat.es o llamando al teléfono 661.540.007. En cada una de las 9 sesiones habrá un aforo máximo de 30 personas.

Más información

www.househabitat.es

www.facebook.com/househabitat

Estructuras tradicionales de madera aserrada (2ª parte). Las uniones

cercha españolaEn el artículo anterior, mostramos las principales características de la madera aserrada como material estructural. Como pudimos ver, la madera es un material anisótropo, su comportamiento depende de la dirección de las fibras que componen la pieza.

Las uniones tradicionales eran diseñadas de manera que, sin apenas emplear elementos accesorios metálicos se consiguiera, mediante cortes y cajeados, una unión que hiciera trabajar a las fibras de madera en la dirección más favorable para el esfuerzo a la que se sometía.

En la actualidad la accesibilidad y bajo coste de los elementos metálicos (sobre todo clavos, estribos y pletinas), hacen que en muchas ocasiones se combinen con las uniones antiguas como refuerzo de las mismas.

Las estructuras de madera aserrada tradicionales, habitualmente se ayudan del peso de los materiales que gravitan sobre ellos, dificultando que las uniones cambien de forma de trabajar por efecto de acciones variables como el viento.

Los entramados de madera tradicionales no empleaban uniones rígidas entre piezas, sino que se conformaban mediante simples apoyos. El recorrido de cargas del entramado estructural es intuitivo: si eliminamos una pieza, es muy sencillo adivinar cual caerá después, al menos teóricamente.

Un ejemplo de la simplicidad en el desarrollo de los entramados, lo encontramos en una de nuestras cubiertas más empleadas, la denominada “cercha  española”.

El origen de la misma muy probablemente fuera una cubierta sencilla, a dos aguas, que empleaba la simple oposición simétrica de piezas inclinadas (llamadas pares). Es el mismo principio que empleamos cuando, con las cartas de una baraja, conseguimos estabilidad enfrentándolas hasta el punto de poder culminar un castillete.

Cuando las distancias entre apoyos fueron creciendo, los esfuerzos horizontales que provocan los pares se fueron haciendo demasiado grandes, necesitando una nueva pieza que, trabajando a tracción, fuera capaz de impedir que la cubierta se abriera, aparece “el tirante” y con el la cubierta tradicional denominada de “par e hilera”.

Al continuar aumentando la longitud de los pares y el tirante, tienden a doblarse por efecto del peso, necesitando nuevas barras que impidan su deformación. El empleo de una barra horizontal, trabajando a compresión cerca de la cumbrera, daba forma a la cubierta denominada “de par y nudillo”. Si por el contrario, se empleaban tres piezas, con ellas se conformaba el entramado inclinado más habitual en la construcción tradicional de nuestro país, la cercha española.