32 toneladas de algas cubren este techo

Andrines House es una construcción construida alrededor de 1790 (no se sabe con precisión) ha sido restaurada. Podemos decir que es una de las construcciones más interesantes construida en Læsø (la isla más grande del estrecho del Kattegat, en el mar del Norte, perteneciente a Dinamarca, y está localizada a 19 km de la costa nordeste de la península de Jutlandia).

Se protegió en 1989 y ahora ha sido renovada respetando todos los detalles, incluyendo su nuevo techo compuesto por más de 30 toneladas de algas marina del tipo zostera y colocadas a modo tradicional que proporcionan un buen aislante al interior calor geotérmico.

Techo de algas

 

La durabilidad de un techo de algas

Debido a la alta concentración de sal en la zostera ésta no arde y tiene una vida útil muy larga. Un techo de algas suele durar normalmente unos 200 años, pero algunos han llegado a los 400.

A un precio de unas 5000 coronas danesas/ m2 (90 $ / m²) el costo de las algas es 4 veces más caro que el de la paja utilizada para techar en Dinamarca, pero ésta solo dura unos 30-40 años.

El proyecto de esta casa, ahora en venta (Adam Schnack), sirve como un recordatorio de un patrimonio cultural que, con el tiempo, ha ayudado a poner a Læsø en el mapa de la historia de la arquitectura.

Andrines House es la primera de una serie de restauraciones realizadas por el consejo cultural en cooperación con el estudio Erik Einar Holms. Se han incluido comodidades contemporáneas en la cabaña, aunque se respetan sus cualidades tradicionales.

En Ibiza era tradicional la utilización de posidonia como aislamiento en las cubiertas. Recientemente el proyecto de catorce viviendas de protección pública que lleva a cabo el Instituto Balear de la Vivienda (IBAVI) en la calle de Sant Jaume, en Sant Ferran de ses Roques, en Formentera la utilizó como aislante (ver noticia).

 

Te puede interesar:

El hombre de las torres y las cabañas

Posidonia como aislante en viviendas en Formentera

Ha que destacar La posidonia oceánica será utilizada como aislante en un proyecto de viviendas de protección pública oficial en Formentera.

El Gobierno invierte 1.510.697 euros construcción de la promoción de catorce viviendas de protección pública que lleva a cabo el Instituto Balear de la Vivienda (IBAVI) en la calle de Sant Jaume, en Sant Ferran de ses Roques, en Formentera.

Este proyecto, de gran demanda en la isla, se ofrece en régimen de alquiler y que contará con viviendas de dos dormitorios, con jardín o terraza.

Las obras comenzaron en el mes de mayo y se reanudarán en octubre cuando finalice la temporada turística.

En este primer mes, se han realizado los movimientos de tierras para preparar el terreno y se han empezado a hacer los cimientos. Durante el verano, se aprovechará para recolectar y secar los restos de posidonia oceánica, residuo que se utilizará como material de aislamiento térmico y acústico de las viviendas.

El uso de posidonia como material de construcción ha sido una de las medidas innovadoras que han merecido que el proyecto Life Reusing Posidonia haya sido premiado en varios certámenes de bioconstrucción y merecedor de financiación por parte de la Unión Europea mediante el programa Life+2012. En el marco de este programa europeo se ha obtenido una ayuda de 754.012 euros, importe que permite cubrir el 50% del presupuesto del proyecto, que incluye tanto la construcción como la monitorización de las viviendas.

Las otras medidas de carácter ambiental que han contribuido al reconocimiento de este proyecto son la reducción de hasta un 75% del consumo de energía durante su vida útil y de hasta un 60% del consumo de agua del inmueble, la disminución de hasta un 50% de las emisiones de CO2 durante el proceso de construcción, y de hasta un 50% de los residuos de obras.

Este proyecto ha sido elaborado íntegramente por el personal técnico del IBAVI y ha contado con la colaboración de la Dirección General de Medio Natural, Educación Ambiental y Cambio Climático para solicitar esta ayuda europea.

Premios Endesa 2012

Tenemos que destacar el reconocimientos que ha obtenido destaca también haber resultado finalista en los Premios Endesa 2012 a la Promoción Inmobiliaria más Sostenible, y en el concurso internacional de arquitectura bioclimática Bioarquitectura Mediterránea BAM012, en el que fue finalista en la categoría de Legislación y Certificación y nominado en las categorías de Territorio y Materiales.

Esta promoción es fruto del convenio de colaboración firmado en 2010 entre el IBAVI y el Consejo Insular de Formentera y se adecua a las normas subsidiarias del municipio, cumpliendo con las exigencias de protección derivadas de la declaración de Bien de Interés Cultural de la iglesia de Sant Ferran, cercana a futuras viviendas.

Las obras han sido adjudicadas a Ferrovial Agroman SA y tienen un plazo de ejecución previsto de dos años.


Más info: