La Fundación para la Salud Geoambiental presenta un servicio gratuito de información sobre el gas radón

El tabaco mata y eso lo sabe todo el mundo. Lo que la mayoría ignora es que, después del tabaco y según advierte la propia Organización Mundial de la Salud (OMS), el principal culpable del cáncer de pulmón es el radón. Se trata de un gas radiactivo, inodoro, incoloro e insípido que se filtra desde el subsuelo, sobre todo en zonas graníticas, arcillosas o de arenisca, y que se acumula fácilmente en espacios cerrados o con poca ventilación, como las viviendas. El radón mata cada año a unas 1.500 personas en España, según estimaciones. La OMS señala que entre el 3% y el 14% de los casos de cáncer de pulmón  están asociados a la exposición al radón, y en los fumadores el riesgo de contraer esta enfermedad es 25 veces superior al de los no fumadores.

Por todos estos motivos, y ante el desconocimiento generalizado como consecuencia de una ausencia total de políticas públicas, la Fundación para la Salud Geoambiental ha puesto en marcha un servicio gratuito de información al ciudadano sobre el radón, coincidiendo con la celebración del Día Europeo del Radón el próximo martes 7 de noviembre. Esta Fundación ha recopilado todos los registros existentes sobre la presencia de radón en España, que estaban dispersos, y los ha plasmado en un completo mapa predictivo que puede consultarse en la web vivesinradon.org.

Haz clic para ampliar.

Es la herramienta más completa que existe por el momento, y gracias a ella cualquier persona interesada puede comprobar si su vivienda está en una zona de riesgo y en qué grado, dado que el mapa está detallado no sólo por municipios sino incluso por calles. En esa misma web se explican qué alternativas existen para evitar o mitigar la presencia de radón.

 

Apoyo a planes municipales contra el radón


La Fundación para la Salud Geoambiental también ofrece un servicio de asesoría técnica para los ayuntamientos interesados en desarrollar planes municipales contra el radón, como ya se hace en países como Irlanda y Reino Unido, entre otros. Asimismo, la Fundación pone a disposición de particulares e instituciones un servicio técnico de medición, recomendado en los casos en los que el edificio se encuentre en un área de riesgo. Sólo mediante un diagnóstico realizado por un experto podrá optarse por la técnica de remediación más apropiada, como instalación de membranas antirradón, ventilación del forjado sanitario, sistemas de despresurización activa y pasiva del suelo, etc. No todas son efectivas en todos los casos.

De todas formas, tal y como explica el director de la Fundación para la Salud Geoambiental, José Miguel Rodríguez, “no siempre es necesario hacer una medición ni tomar medidas con un coste económico. En el mapa que figura en vivesinradon.org se pueden ver con detalle qué zonas de España tienen una alta probabilidad de sufrir este problema. Galicia, Extremadura y la sierra noroeste de Madrid son las zonas de más riesgo, por la composición granítica del terreno. Otras zonas tienen solo un riesgo medio, y en muchísimos sitios el radón es un problema inexistente. Por eso, lo prioritario es informarse y concienciarse de la existencia de este problema del que ninguna institución nos ha informado”, recomienda.

El radón procede del subsuelo y se infiltra en las viviendas a través de las pequeñas fisuras, los poros del hormigón, las juntas de las tuberías de desagües y otras acometidas. En los casos menos preocupantes, José Miguel Rodríguez recomienda ventilar a diario y en profundidad, para evacuar el radón que se pueda haber concentrado en el ambiente, aunque en las zonas de riesgo, simplemente ventilar puede no ser suficiente para reducir la exposición a este gas.

Al aire libre el radón no supone un peligro ya que se disuelve en la atmósfera. El problema aparece en espacios cerrados, donde queda concentrado en el aire que respiramos. En una vivienda, el lugar donde se registra mayor presencia de radón es en pisos bajos o sótanos, ya que este gas pesa nueve veces más que el aire, aunque también puede aparecer en plantas altas, ya que por efecto de convección y debido a su gran movilidad el radón se puede desplazar por toda la casa.

 

Una directiva de la UE aún sin trasponer en España


Los estudios epidemiológicos han demostrado convincentemente una asociación entre la exposición al radón en interiores y el cáncer de pulmón, incluso para las concentraciones relativamente bajas que suelen existir en viviendas y oficinas. Por ello, la OMS recomienda que los niveles de radón en el aire no superen los 100 Bq/m3 (bequerelios por metro cúbico). En EEUU el límite está establecido en 150 Bq/m3, y la Unión Europea ha fijado un límite de 300 Bq/m3, tal como figura en la Directiva Europea 2013/59/Euratom. España tiene de límite hasta febrero de 2018 para trasponer esa directiva de 2013 y elaborar un Plan Nacional de Radón.

El Ministerio de Sanidad tiene un grupo de trabajo sobre este asunto pero, según José Miguel Rodríguez, “aún no ha presentado ningún borrador o propuesta”. También estaba previsto que el Ministerio de Fomento tramitase a lo largo de este 2017 un decreto para introducir en el Código Técnico de la Edificación normas de protección frente al radón en edificios residenciales “y vistas las fechas, parece imposible que cumplan”, señala este experto. Países como Francia, Italia o Reino Unido ya tienen una legislación sobre el radón.

“Es previsible que, cuando se trasponga la Directiva, la normativa española fije como nivel de referencia los 300 Bq/m3, pero esto es básicamente como no hacer nada”, adelanta Rodríguez, que cree que la futura normativa debería proponerse como objetivo que ninguna vivienda supere los 100 Bq/m3, en línea con otros países de la UE, “para mejor protección de los ciudadanos, porque los casos de cáncer de pulmón aumentan cada año pese a que el tabaquismo se reduce, y eso significa algo”, insiste.

En cualquier caso, el gas radón es un factor ambiental natural que debemos tener muy en cuenta por su potencial efecto sobre la salud humana. En la actualidad todos tenemos claro que la radiactividad es peligrosa, pero esto no ha sido siempre así: ni siquiera la gran científica Marie Curie, la descubridora del radio, padre del radón, en 1898, fue consciente del peligro de sus experimentos. Hoy se sabe que por cada 100 Bq/m3  de aumento en la exposición a radón, se incrementa en un 16% el riesgo de contraer cáncer de pulmón. Se desconoce el umbral por debajo del cual la exposición no supone un riesgo, y por otro lado está demostrado que la mayoría de los casos de cáncer de pulmón están provocados por concentraciones bajas o moderadas, y no por concentraciones elevadas.


Preguntas y respuestas sobre radón

¿Cómo puedo saber si mi casa tiene radón?

Lo primero es mirar el mapa de zonas de riesgo en vivesinradon.org y, si la vivienda está ubicada en una zona de riesgo, consultar la idoneidad de realizar una medición.

¿Cuándo es recomendable hacer las mediciones?

Si vive en una zona de alto riesgo, lo ideal es hacer mediciones cada 5 años. En zonas de riesgo medio se pueden hacer cada 10 años. España no es un país problemático en este sentido, y una gran superficie del país no tiene riesgo de radón, en cuyo caso no se precisan mediciones.

¿Cómo debe ser la medición?

La medición debe tener una duración de al menos tres meses y debe realizarse en otoño- invierno. Las mediciones de corta duración no son las más adecuadas para una vivienda. Suelen utilizarse en estudios concretos o para obtener una primera indicación de concentración, pero nunca tendrá la precisión de una medición de largo plazo.

Tengo un nivel alto de radón en casa, ¿qué tengo que hacer?

Las medidas de remediación pueden variar sustancialmente de una vivienda a otra, dependiendo de su estructura constructiva. Lo ideal es que busque la orientación y ayuda de un experto.

Voy a adquirir una casa, ¿cómo puedo saber si está protegida frente al radón?

Con la actual legislación no hay garantías de que la casa se haya construido con medidas antirradón. Cuando dichas medidas se incorporen en el Código Técnico de la Edificación, habrá que solicitar al vendedor que le garantice documentalmente la protección frente al radón. En otros países, el constructor expide un certificado garantizando este extremo.

En mi casa tengo granito en el suelo y en la encimera de la cocina. ¿Tendré niveles altos de radón?

En principio el radón exhalado por materiales de construcción no supone un riesgo. Sin embargo, siempre es preferible utilizar materiales que no constituyan una fuente de radón.


Sobre la Fundación para la Salud Geoambiental

La Fundación para la Salud Geoambiental (www.saludgeoambiental.org) es una organización sin ánimo de lucro, aconfesional, independiente y de inspiración tanto humanista como científica. Nace en 2010 por iniciativa privada con el objetivo de impulsar una mejora radical en la salud de las personas y de los lugares que habitan. Su misión es investigar, divulgar y concienciar a la población sobre la importancia de la salud geoambiental y sus consecuencias sanitarias, laborales y económicas; y formar profesionales con el fin de crear una nueva categoría de expertos en salud geoambiental.

 

bool(true)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *