Nº 53 de EcoHabitar. Editorial

¿Realmente, hay grandes corporaciones del sector de materiales de construcción convencional, la que se denomina sostenible, que estén realizando esfuerzos por un cambio hacia una construcción ecológica y saludable? Es una pregunta que me gustaría debatir en el seno del sector de la bioconstrucción, pues es posible que no todo lo que estamos viendo sea un Green washing y no sería justo tachar de «oportunistas» esfuerzos que se están realizando. Es evidente que estamos ante una tarta, la construcción ecológica-verde-sostenible, que cada vez será más apetecible y habrá de todo: compromisos serios y algunos que querrán buscar un atajo.

¿Asistimos a un cambio de actitud por parte de algunos de estos gigantes forzados por un incremento de la sensibilidad del consumidor o hay algo más?

«Una mezcla de políticas y reglamentos que priorizan la eficiencia energética y el diseño verde, el aumento de herramientas voluntarias de certificación para edificios verdes, la reducción de costes de los materiales verdes, la mayor sensibilidad del consumidor y, por consiguiente, una mayor demanda; el hecho de que los edificios verdes confieren ventajas de mercado cuantificables origina un crecimiento real y un mercado con un evidente futuro», ha comentado Eric Bloom, analista de investigación de Navigant, consultora especializada en mercado verde . Read more

¿Qué es el diseño de ecoaldeas? La formación EDE

En su forma más general, diseño es el arte de lo posible. En términos más técnicos, diseño es el proceso consciente y deliberado por el cual elementos, componentes, potenciales, tendencias, etc. se disponen de forma intencionada en el continuo espacio-tiempo con el fin de lograr un resultado deseado. En su expresión más potente, diseño es imaginar y alumbrar nuevos mundos. Podríamos decir que el diseño es una actividad muy humana.

En última instancia, todo diseño se origina en la fuente creadora de todo lo que es. Sea como consecuencia de la necesidad, la especulación, el deseo o la fantasía, surge una visión, un impulso creativo que aparece en la mente como un flash intuitivo de conocimiento, o tal vez como imágenes difusas. Es, con todo, un impulso cargado de energía, ¡que debe ser perseguido! A través de la contemplación, y de una mayor definición y familiaridad con los parámetros y el propósito, el impulso creativo se hace más preciso. A través de varios ensayos de prueba y error –la verificación de hipótesis y prototipos, los inevitables ajustes que vienen del feedback, las diferentes variaciones sobre un tema–, finalmente, el impulso creativo toma forma. Si se prosigue en su conclusión, algún día este impulso creativo aparecerá al mundo como una expresión tangible de realidad, una realidad que empezó como una luz tenue en la imaginación de alguien. ¿Se podría llegar a decir que el diseño es la función de la actividad humana? Obviamente, si el diseño consiste en usar el poder y el ingenio de la mente humana en una fuente universal de creatividad para alcanzar resultados deseados, es de suponer que la calidad y el carácter de las mentes individuales que hacen el diseño tendrán algún efecto en los resultados. ¿Qué influye en las decisiones de diseño de una persona? Es evidente que la creatividad personal puede ser alimentada y cultivada, pero en este punto lo que realmente guía y da forma a la articulación y manifestación del diseño en cada paso del proceso es el conocimiento y experiencia de cada uno, incluyendo aspectos difíciles de medir como valores, visión del mundo e, incluso, el sentido que cada persona da a su vida. Confiada y segura en una base firme de teoría y praxis, la intuición es entonces libre para elevarse a alturas virtuosas.

Diseño de Ecoaldeas

El Diseño de Ecoaldeas es una forma de diseño muy especial. Aquí, el resultado deseado es una forma de asentamiento humano que no sólo ha de ser sostenible, sino un entorno habitable, de apoyo, donde los seres humanos pueden prosperar hacia una plenitud personal y planetaria, que les permite realizar así su pleno potencial. Éste sería, a día de hoy, el reto de diseño más complejo en el mundo, y cuya aplicación a gran escala es necesaria con más urgencia.

Convertirse en un diseñador de ecoaldeas competente y capacitado es una búsqueda para toda la vida, ya que se requiere un amplio espectro de habilidades, conocimientos y comprensión. La Educación para el Diseño de Ecoaldeas es la forma más consumada del aprendizaje multi- y transdisciplinar, pues todo es pertinente, desde la física a la fontanería, del feng shui a las ordenanzas municipales, de la biología evolutiva a la arquitectura, de la ingeniería civil a la asociación de plantas y, sí, también las finanzas. El diseñador de ecoaldeas avanzado ha de ser un generalista ágil, capaz no sólo de acceder de forma simultánea a numerosas y diversas disciplinas, sino también de polinizarlas, haciendo nuevas conexiones y relaciones entre ellas. En este sentido, la idea de un diseñador de ecoaldeas “experto” –tan exaltado en la excesivamente especializada economía reduccionista– es una idea ligeramente contraria, pues cada uno de nosotros se halla en diferentes etapas de un largo proceso de acumulación e integración de un conocimiento tan valioso como diverso.

Distintos tipos de diseño

Existen diferentes metodologías relacionadas con el Diseño integral de Ecoaldeas. Algunas de las más importantes son el Diseño Permacultural, el Diseño Ecológico, el Diseño Regenerativo, el Diseño de Sistemas Totales (Whole Systems Design) y el Diseño Salutogénico (que genera salud) de Daniel Wahl. Aunque todas son complementarias en concepto y alcance, cada uno de estos diseños tiene sus propios principios normativos y sus propias formas de aplicación en las distintas etapas o niveles del proceso. Igualmente importante en una visión integral del Diseño de Ecoaldeas es la aproximación multi-capa de Ian McHarg desarrollada en su libro “Proyectar con la naturaleza”, y el enfoque atemporal y orgánico de Christopher Alexander, con su ”Lenguaje de patrones”. Un estudiante serio y dedicado hará bien en familiarizarse con todas estas metodologías, pues cada una tiene un lugar especial en el diseño.

Cursos de ecoaldeas integrados

El plan de estudios EDE se presenta como un diseño de ecoaldeas integrado. La teoría ha evolucionado hacia una estructura de cuatro dimensiones reconocidas plenamente en el Diseño de Ecoaldeas. Estas cuatro dimensiones son: Ecológica, Social, Económica y Visión del Mundo (Cultural-Espiritual). El EDE se organiza de esta manera para enfatizar la importancia –de hecho, la necesidad– de considerar por igual cada una de estas dimensiones durante el proceso de diseño. Si el objetivo, como he comentado, es un tipo de asentamiento donde los seres humanos puedan florecer y alcanzar su plenitud personal en condiciones de prosperidad sostenible, será entonces de vital importancia que todas las dimensiones estén presentes y funcionen bien. De esta manera, tras exponer todas estas consideraciones, los veinte módulos de las cuatro dimensiones de la formación del EDE, se convierten en una excelente introducción a la complejidad del Diseño de Ecoaldeas.

Una empresa multidimensional, polifacética y holística

El arte y la ciencia del diseño e implementación de asentamientos humanos verdaderamente sostenibles es una empresa multidimensional, polifacética y holística que abarca toda la experiencia humana. Como tal, un diseñador de ecoaldeas experto y competente tendrá un acceso conceptual a la visión y al propósito como un todo desde el que poder identificar, circunscribir, y manejar numerosos y diversos subsistemas que contribuyen o dan forma a ese todo. Este baile estratégico, esta habilidad de comunicar y poner la atención desde el todo hacia las partes y de las partes hacia el todo, es un criterio fundamental de maestría en el diseño integral de ecoaldeas. En contextos filosóficos, este movimiento interpretativo de ida y vuelta se denomina círculo o espiral “hermenéutica”, otro ejemplo claro de la naturaleza transdisciplinar del diseño integral de ecoaldeas. En todos los aspectos, la clave está en maximizar las relaciones beneficiosas (dentro, entre y a lo largo de las escalas).

Curso formal de estudios

Existe, por tanto, un curso formal de estudios y un camino de ascenso hacia niveles cada vez más avanzados de diseño. Diseñar una ecoaldea es una las tareas más complejas, colorida y multidimensional que una persona puede llevar a cabo, por lo que es necesario prepararse de manera rigurosa. Fórmate cuanto puedas, realizar un curso de Diseño de Ecoaldeas es un buen punto de partida, pues el aprendizaje que se adquiere está basado en la comunidad, en la experiencia, en lo táctil y lo contextual. Toma lo que has aprendido y sigue practicando. Al principio, empieza con sistemas de pequeña escala y, a medida que vayan evolucionando, registra los errores realizados. Aprende de los errores, haz cambios y continúa creando sistemas cada vez más autónomos, más eficientes energéticamente, más diversos y productivos. Mantén el equilibrio de las cuatro dimensiones mientras practicas diversas metodologías. Tal vez tengas suerte y algún día tengas la oportunidad de aprender con alguien con experiencia en el diseño e implementación de una ecoaldea.

Piensa que, de la misma manera que en un cuadro los primeros trazos son determinantes en la imagen final que aparecerá en el lienzo, las primeras decisiones que tomes en el caso de un diseño integral determinarán poderosamente la forma y viabilidad de la comunidad. Asegúrate bien de que empiezas de una forma adecuada, porque otras personas vivirán con las consecuencias de tus decisiones durante varias generaciones. Sólo este hecho justifica la necesidad de una formación avanzada.

diseno_ecoaldeas2

Recuerdo cuando tuve la oportunidad de diseñar y presentar mi primer curso de Diseño de Ecoaldeas, en Fairhaven College, en la primavera de 2001. Hice un gran esfuerzo en organizar las diez semanas de tal manera que toda la información relevante fuera llegando en el momento adecuado y terminar con el diseño de un proyecto. Diseñé el curso de tal forma que simulara un proceso de diseño integral: visión de conjunto y antecedentes históricos, dinámicas para crear comunidad, excursiones al lugar y ejercicios de observación, lluvias de ideas, diagramas de afinidad, consenso grupal para los criterios de diseño, diagramas de burbujas, análisis por sectores, articulación del programa, lecturas, presentaciones y ponencias, es lo que creía esencial para el proceso de diseño y así presenté el curso. Aun así, hubo un estudiante en particular, uno de los más brillantes del grupo, que se sentaba en el círculo con impaciencia, buscando la oportunidad de preguntar cada semana: “Pero, ¿cuándo vamos a empezar con el diseño?”. Y cada semana, independientemente de donde estuviéramos, le respondía: “¡Pero esto es parte del diseño!”. Claro, mi amigo equiparaba “diseño” con dibujar planos. Espero que su participación en mi proceso le convenciera de que el diseño es mucho más que eso. En realidad, diseñar es un proceso continuo que nunca se completa del todo.

La observación

Max Lindegger, uno de los más importantes diseñadores de ecoaldeas del mundo, es claro en este punto cuando afirma que “la observación es el elemento más importante en la creación de un buen diseño ecológico. Y requiere tiempo”. La observación incluye investigar un trozo de tierra y su historia, reunir datos útiles y diversos, hablar con vecinos y veteranos, y  seguramente permanecer sentado en diferentes lugares durante un buen rato y con los sentidos bien abiertos. Lindegger dice sobre esta fase que “estamos ‘observando’, pero aún no estamos ‘diseñando’. Si pasamos demasiado pronto a la acción, abreviando la fase de observación, saltándonos una importante fase des diseño, nos arrepentiremos después”.

diseno_ecoaldeas4

Ojalá que todos esos ingenieros y constructores del “destino manifiesto”, que durante años han atravesado mi Norteamérica nativa creando precipitadamente cuadrículas bidimensionales abstractas dondequiera que iban, hubieran tenido la oportunidad de escuchar y seguir el consejo de Max. Desafortunadamente, muy poco del modelo de asentamientos en Norteamérica fue de hecho diseñado. En lugar de eso, nos encontramos con conjuntos mecánicos de parcelas y edificios desplegados superficialmente en el paisaje, según el prescriptivo y limitante dictado de reglamentos de ordenación territorial. Ha sido algo más parecido a rellenar bloques según un guión aburrido y estándar, que una explosión creativa de placemaking adaptada a cada lugar. En la escala de los asentamientos, no hay ninguna relación coherente entre las diferentes parcelas individuales, ningún sentido de un tema unificador, ningún vestigio de herencia cultural, ninguna relación con las ecologías subyacentes, ningún escape del utilitarismo sin sentido y, con una triste falta de atención a crear espacios públicos, tampoco hay ningún sentimiento de identidad cívica o de comunidad. Este es el brutal paisaje al que han dado forma los especuladores, los diseñadores sin formación ni conocimientos. El mandato dominante ha sido maximizar el beneficio para la inversión privada, no crear espacios que pudieran ser bellos, memorables, vivibles, o que valiera la pena cuidar.

Reducir, relocalizar y realinear

¿Será quizás porque he sido testigo de una belleza y gracia tan esplendorosas en el vibrante placemaking de otras partes del mundo que he desarrollado esta pasión por la perspectiva de un diseño bueno, sano e inteligente? El modelo de asentamientos de Norteamérica, no diseñado y energéticamente despilfarrador, pronto se revelará cada vez menos funcional a medida que nos adentramos en la era del descenso energético. Es de esperar una renovación total. Se requerirán habilidades de diseño sofisticadas, a emplear en múltiples escalas, para poder dar marcha atrás, reducir, relocalizar y realinear lo hecho con los patrones y procesos naturales. Buckminster Fuller pronosticó esta situación hace cuarenta años, cuando llamó a una “revolución del diseño”, en la creencia de que el único camino de la humanidad tecno-industrial para superar su dilema era diseñar cómo salir de su estado.

gaia-wheel_v9

Nunca subestimes el poder del diseño. El imperativo por la sostenibilidad podría conducir a todo un nuevo renacimiento de la ciencia del diseño. Para prepararnos, deberíamos concentrarnos en la formulación y transmisión de una epistemología efectiva del diseño e introducir habilidades prácticas de diseño en todos los programas educativos. Y poder ofrecer así a muchos graduados informados la posibilidad de comenzar a caminar el sendero del diseñador capacitado.

Desarrollando todo nuestro potencial

Pero esto sólo es el principio. Mientras el mundo se estabiliza hacia un futuro de un nuevo nivel de reducción de carbono, podemos empezar a pensar y diseñar en términos de más allá de la sostenibilidad. Si el potencial de una cultura está íntimamente –algunos dirían determinadamente– relacionado con la calidad y características de los entornos donde la gente desarrolla su vida, entonces, ¿no será posible, a través del poder del diseño, crear entornos concebidos holísticamente, donde la gente puede desarrollarse y alcanzar todo su potencial? ¿No podemos, de hecho, influir en la misma evolución de la consciencia a través de los espacios que diseñamos? Con este objetivo por delante, podemos utilizar la paleta completa: proporciones en geometría sagrada; despertar, persuadir y, por qué no, estimular suavemente el sistema nervioso a través de interacciones vibrantes de colores, tonalidades, texturas, formas, sonidos y olores; una sutil secuencia de eventos, transiciones y acercamientos; jerarquías de espacios sociales distribuidos entre nodos policéntricos; uso juicioso del punto y contrapunto, de la perspectiva y la percepción profunda; un adorno elegante hasta el más fino detalle; reafirmación de la herencia cultural y biorregional a través de motivos vernáculos; simbolismo arquetípico del inconsciente colectivo; reconocimiento y participación de energías y fuerzas invisibles; imitación y mejora de los patrones, estructuras y procesos de la Naturaleza; celebración permanente de la vida a través de la belleza; oportunidades selectivas para visualizar la magnificencia y grandeza; imitación de la representación disposicional del pensamiento en el cerebro mediante la creación de agrupaciones dentro de agrupaciones, etc. En verdad, a la hora de alumbrar nuevos mundos, las posibilidades son ilimitadas, sin fin. Diseño es la forma en la que los seres humanos participan en la co-creación del Universo.


Bibliografía:
Alexander, Christopher; Ishikawa, Sara; y Murray, Silverstein  et al. (1977) A Pattern Language. Oxford University Press; New York.
Fuller, R. Buckminster (1969) Utopia or Oblivion: The Prospects for Humanity. Bantam Books; Toronto.
Lindegger, Max (2002) “Permaculture for Ecovillage Design,” in Jackson, H. and K. Svensson, eds., Ecovillage Living: Restoring the Earth and Her People. Green Books; Devon, U.K.
Mare, E.C. (2004) “Theoretical Framework for the Ecovillage Design Education.” Village Design Institute; Seattle.
McHarg, Ian (1967, 1992) Design With Nature. John Wiley & Sons, Inc.; New York
Mollison, Bill (1988) Permaculture: A Designer’s Manual. Tagari Publications; Tyalgum, Australia.
Van der Ryn, Sim and Stuart Cowan (1996, 2007) Ecological Design. Island Press; Washington, D.C.
Wahl, Daniel C. (2006) “Design for Human and Planetary Health: A TransdisciplinaryApproach to Sustainability,” in WIT Transactions on Ecology and the Environment, Vol. 99. WIT Press; London.


Por E. Christopher Mare, Village Design Institute www.villagedesign.org

Traducción: Ana Pardo y Ulises.


Artículo aparecido en el nº 41 de la revista Ecohabitar aquí

http://www.ecohabitar.org/ecoaldeas-que-son-por-que-son-importantes/

Un viaje por el mundo de las ecoaldeas

Viaje a las ecoaldeas alemanas

Nº 50 de EcoHabitar. Editorial

EH50Me parece un autoengaño mayúsculo creerse la idea de que vamos a cambiar el mundo creando una sociedad más justa, parar el deterioro medio ambiental, el calentamiento global, la desaparición de las especies y todas las trastadas que el ser humano está haciendo, con pequeños gestos individuales. Creo que fomentar esta idea es un mecanismo del propio sistema capitalista para seguir perpetuándose eternamente. La base del problema, bajo mi modo de ver, es creer que un sistema político-económico, que cree que el bienestar está en el crecimiento y que este hay que basarlo en el consumo, lo vamos a parar cambiando las bombillas de nuestra casa o utilizando un coche eléctrico súper eficiente.

La urgencia del problema no da para esto. Quizás, si al comienzo de la revolución industrial hubiésemos implementado un código de obligatorio cumplimiento para no desarrollar una cultura del despilfarro, la transición o evolución hacia una súper civilización tecnificada verde hubiese podido ser una realidad, pero lo que ahora nos piden los hechos es algo mucho más radical y urgente o no llegaremos a tiempo. Read more

Nº 49 de EcoHabitar. Editorial

EH49wNos llaman fundamentalistas porque defendemos espacios libres de tóxicos en contra de una injusta legislación promovida por una industria sin escrúpulos que ensucia el planeta y hace enfermar a las personas.

Hay que trabajar duro para que acabe una vez la impunidad de algunas grandes corporaciones, auténticas organizaciones criminales, que continúan sin adquirir ningún compromiso después de haber sembrado enfermedad y muerte, aún sabiendo que lo que fabrican y colocan en el mercado es perjudicial para la salud.

Desde la década de los 40, en que se comenzó a fabricar en España por Rovira y Cia el fibrocemento con fibras de amianto, el genocidio laboral  va a costar, según los estudios, entre 40 y 50 mil muertos hasta 2030. Una cifra muy elevada teniendo en cuenta que, junto al daño irreparable para las familias, existe un coste en tratamientos médicos que asume en su totalidad la sociedad. Un negocio redondo ya que, además, cuando tu producto es declarado ilegal en tu país, te marchas a otro de los llamados emergentes y montas allí tu fábrica.

La heredera de Rovira, Uralita (hoy Ursa), jamás asumió ninguna responsabilidad y no fue hasta el 2002 cuando se prohibió en España, 20 años después de que se prohibiera en los países del norte, y que siguió fabricando este veneno, aún sabiendo que durante todo este tiempo estaban sembrando muerte a su alrededor1.   

La industria es muy poderosa y no duda en comprar médicos, políticos, sindicalistas, publicistas y periodistas con tal de contrarrestar lo que creen que va en contra de sus intereses, aunque estemos hablando de sufrimiento y muerte de muchas personas. Una industria que funciona igual que las organizaciones criminales pero que muchas veces juega con ventaja, ya que, gracias a sus magníficas relaciones, son impunes.

Pocas veces pagan por sus crímenes y uno de los pocos casos ha sido la condena a 18 años de cárcel por un tribunal italiano, a S. Schmidheiny, propietario y ejecutivo de una “gran empresa multinacional” del amianto.

El Presidente del tribunal, el juez Ogge, comparó a Schmidheiny con Hitler. El juez comparó la estrategia de Eternit2 con la estrategia nazi de deportar judíos a Madagascar (1939 a 1941), un plan que más tarde fue reemplazado por las deportaciones a los campos de exterminio.

Hay muchos aspectos escalofriantes en toda esta trama y lo que venimos a contar aquí es que todo lo que viene ocurriendo desde la década de los 40 se repite hoy de una u otra forma, ya sea con el traslado a otros países de productos prohibidos en Europa o con la fabricación de productos que, aún sabiendo que son perjudiciales, se siguen autorizando: PVC, ftalatos, formaldehídos y multitud de compuestos químicos que entran, de una forma u otra en nuestros hogares.

Esta oscura industria encabezada por empresas como URSA, Saint Gobain, Rokwool, y algunas otras que lideran los ránking en el sector de materiales de construcción, se erigen, como si nada ocurriera,  en adalides de lo que se viene a denominar arquitectura sostenible. Vaya ironía.

Toni Marín
Director de EcoHabitar

 

1.- Los tribunales demostraron  que en la conferencia de Neuss celebrada en Alemania en 1976, S. Schmidheny, ante una audiencia de unas 30 personas todos ellos gerentes de sus empresas Eternit en Europa, dijo que él sabía que el asbesto era nocivo y peligroso para la salud, que ellos debían ser conscientes de ello, pero que si otras personas se hacían también conscientes, tendrían que cerrar o tomar medidas económicas al respecto.

2.- El mayor fabricante de fibrocemento de Europa.


boton_contenido2

Nº 48 de EcoHabitar. Editorial

portada48_72dpiDe los compromisos acordados estos días pasados en la Conferencia de París por el Cambio Climático COP21 y CMP11 no sabemos que va a ocurrir al final ya que, como depende de que cada gobierno ratifique lo acordado, hay posibilidades de que salga algo que pueda ser satisfactorio pero que luego en los parlamentos se tire para abajo, como puede ocurrir en EE.UU por ejemplo.
Hay varios factores que reman y con fuerza hacia el lado del abismo, sobre todo intereses económicos y políticos, que constantemente han puesto trabas en conferencias anteriores durante estos últimos 20 años a un acuerdo global a favor de tomar medidas contra las emisiones de gases invernadero. Aunque hay un compromiso, firmado en Lima en diciembre del pasado año, de abandonar el 100% de los combustibles fósiles para mediados de siglo; la experiencia de tantos años luchando contra las presiones de las corporaciones que sustentan los sistemas políticos, no dejan de desanimarnos.

La Cumbre de Copenhague también despertó tantas o más expectativas que París y acabó, con un decepcionante debate entre países ricos y pobres sobre a quién le correspondía afrontar el problema, en un tira y afloja.

Por otra parte, existen indicios de que habría posibilidades de un avance en conseguir algo que nos encamine hacia una sociedad libre de carbono.

Es cierto, por lo menos en los papeles, que Francia, elegida como sede para esta COP 21, hará todo lo posible para que la Unión conserve su puesto puntero en la lucha contra el cambio climático. El presidente de la República, J.F. Hollande, anunció en su discurso en la conferencia medioambiental de Polonia que defendería una posición ambiciosa, centrada en el objetivo de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 40% en 2030 y un 60% en 2040 (respecto a 1990), en el marco de las próximas discusiones europeas. Otro objetivo fundamental es limitar el aumento de la temperatura global en menos de 2º C.

La idea es prometedora y si se llevaran a cabo las propuestas podríamos estar ante un compromiso que cumpliese las expectativas más ambiciosas, aunque los tres principales puntos de desacuerdo en la negociación son la financiación para mitigación y adaptación al cambio climático en los países más vulnerables; la diferenciación o no entre países ricos y pobres y la ambición del acuerdo más allá de una mera declaración de intenciones; lo que está claro es que casi todos han aceptado que no existen dudas sobre los impactos del cambio climático y la responsabilidad humana en él, debido a nuestros hábitos de producción y consumo insostenibles.

Alianza por el Clima1, la entidad que convocó las marchas del 29 de noviembre pasado, instaron a los Gobiernos a cerrar un acuerdo ambicioso que ponga rumbo a un futuro donde no se emitan a la atmósfera gases de efecto invernadero.

Es que lo tenemos a huevo: hasta el Papa Francisco ha dedicado una Encíclica al cambio climático considerando que combatirlo es “una cuestión moral” y del “bien común” y los líderes islámicos le han secundado con una declaración, apelando al compromiso climático de los 1.600 millones de musulmanes.

¿Quién queda por tenerlo claro?

Toni Marín. Director de EcoHabitar

boton_contenido2

 

 

 

Listado de anunciantes:

Alen y Calche. www.alenycalche.es icon_external_link

 

 

Sociocracia de la competición a la cooperación

«El término «sociocracia» se refiere a un modo de Gobernanza y de toma de decisiones que permite que una organización se comporte como un organismo vivo, capaz de auto organizarse.

Para hacer esto posible, la  sociocracia permitirá a todos los componentes de la organización  ejercer el poder soberano sobre la gestión de la totalidad, como es el caso de los organismos vivos”.

G. Enderburg y John Buck

La palabra «Sociocracia» fue acuñada por Auguste Comte, filósofo francés de principios del siglo XIX,  considerado uno de los padres de la Sociología. Este término a través de su etimología griega significa: “la Gobernanza del  «Socios», es decir del lazo entre personas que mantienen relaciones significativas entre sí.

Gerard Enderburg pionero de la Sociocracia actual, experimentó con este método en su empresa en Holanda; este “experimento” fue determinante en la gestión que esta empresa hizo de la crisis de los 70, y su éxito se comunicó con rapidez en los ámbitos empresariales de aquel pais. Poco a poco se ha ido introduciendo como una herramienta de desarrollo organizacional en empresas de todo el mundo.

En la actualidad comienza a explorarse y aplicarse en otro tipo de organizaciones (cooperativas, empresas sociales, municipios, ong, ecoaldeas, comunidades, etc…), siendo, cada vez más un método capaz de dar soluciones a los diversos problemas que surgen en las organizaciones.

El método de Círculos Sociocráticos se basa en dos grandes principios y cuatro reglas derivadas de los  descubrimientos de la ciencia de la cibernética que incluyen: la teoría de los sistemas, los conceptos relacionados con las estructuras disipativas y el fenómeno de auto-organización.

Prigogine, químico Belga y Haken, físico alemán demostraron a finales de los años 70 que para autoorganizarse, un sistema necesitaba dos condiciones:

Primero: los elementos del sistema deben ser equivalentes; es decir, no debe haber un control de los unos sobre los otros. Podemos objetar a esto que un sistema donde no hay un control mutuo se vuelve rápidamente caótico. Hace falta pues que otra condición intervenga para permitir al sistema autoorganizarse. Esta segunda condición es la existencia para los elementos de una fuente de energía externa. En una organización esta fuente de energía externa se expresa en su fuerza motor, la visión, los valores, el propósito de la organización.

Por Mauge Cañada

Un espacio para la vida hecho a mano

galeria

La obra consiste en dotar a la construcción inicial, una vivienda autoconstruida con bloques de termoarcilla, de un mejor comportamiento térmico a través de una superficie acristalada orientada al sol, además de dar cerramiento al porche existente, protegiéndolo del viento y otorgando mayor compacidad a la construcción.

De esta forma se genera un espacio luminoso y se mejora el aislamiento de buena parte de la vivienda. Las soluciones adoptadas han permitido autoconstruirlo por una sola persona de forma sencilla y con pocas herramientas.

El lugar donde se ubica, cercano a la sierra de Madrid, tiene inviernos fríos y fuertes vientos, pero a la vez, muchos días de sol durante todo el año. En invierno, gracias a las superficies traslúcidas, se produce calor por efecto invernadero, llegando a obtener más de diez grados de diferencia con el exterior, tanto de día como de noche, solo gracias al cerramiento ligero y a la captación solar. Este calor producido se conduce por la casa a través de los huecos de paso y se almacena en parte en los muros de bloques de termoarcilla que tienen mayor inercia térmica, favoreciendo la regulación térmica durante la noche.

Por Daniel Barrio

¿Los LED producen luz sucia? Calidad de luz y electropolución (2)

¿Los LED pueden producir luz sucia? En este segundo capitulo seguimos explicando como y porqué.

La luz pulsada puede provocar ataques epilépticos. Por eso, en las discotecas se han prohibido los estroboscopios, esos dispositivos que conectan y desconectan rítmicamente la luz que emiten y causan dichos ataques con esos «destellos» periódicos.

Por las mediciones de las altas frecuencias sabemos que las ondas de radio pulsadas a 100 hercios de los teléfonos inalámbricos o los 217 hercios de los móviles deberían considerarse particularmente sensibles. ¿Cómo podemos afirmar entonces que una luz pulsada similar no supone riesgo alguno para la retina y el sistema nervioso y no causa trastornos? ¿Es posible que algunas molestias oculares, indisposiciones, dolores de cabeza, etc., que se sienten al trabajar ante una pantalla de ordenador o al leer bajo una luz de LED vengan causados por la luz pulsada? En ámbitos científicos esta problemática es prácticamente desconocida, pues los LED se han popularizado desde hace poco tiempo. Los procesos armoniosos, tales como los conocemos de las bombillas incandescentes son, en este caso, la excepción.

Al contrario, los dispositivos electrónicos convierten los voltajes de alimentación senoidales (representados por la línea roja en la figura 6) de la luz emitida en impulsos agudos con forma de aguja (línea azul). Todas las frecuencias que provienen de la red eléctrica, las unidades de alimentación, los atenuadores y los componentes electrónicos de las lámparas se transforman proporcionalmente, como se ha señalado, y reaparecen en la luz de algunos LED.

Por Joachim Gertenbach

http://www.ecohabitar.org/los-led-producen-luz-sucia-calidad-de-luz-y-electropolucion-parte-1/

Ecología y procomún, a través del código abierto

manitas

Lo común, un concepto que nos acompaña desde el principio de los tiempos, se está poniendo en valor en las últimas décadas como estrategia para romper el debate entre lo privado y lo público.

Lo común resurge de los movimientos altermundistas y ecologistas como una nueva forma de oponerse al capitalismo, incluso de plantear su superación. También surge como una forma de dar la espalda definitivamente al comunismo estatal, aniquilador del individuo como ser. Este espíritu lo podemos ver reflejado perfectamente en esta frase, surgida de la batalla por el agua en Cochabamba: “Hemos sufrido un gran robo cuando no éramos propietarios de nada”.

Lo común implica cierta obligación de reciprocidad, ligada al ejercicio de responsabilidades compartidas. Esta coobligación la estamos viendo implementada en nuestra sociedad a través del movimiento que podemos llamar “coeverything” donde englobamos los coworking, las cooperativas, los cohousing y toda la cultura colaborativa que ha surgido últimamente, donde la propiedad pierde valor frente al acceso. Frente a este momento de explosión de lo procomún y lo colaborativo, tenemos un ataque feroz y desesperado a las cosas comunes de la humanidad, lo que el derecho romano entendía como res comunes. Chardereaux lo refleja en su libro Les Choses communes, planteando lo que el derecho romano diferencia como res communes y res nullius: “Las llamadas res nullius (cosas sin amo), están factualmente vacantes: tienen vocación de pertenecer al primer ocupante que se apodere de ellas. Como, por ejemplo los animales salvajes. Las otras, llamadas res communes omnium, son cosas que por su naturaleza no pertenecen a nadie y cuyo uso es común a todos. Son tales como el aire, el agua, el mar y la orilla del mar, que se extiende hasta donde llegan las olas en las grandes mareas de invierno”.

Por Iñaki Alonso

Vivienda-jardín de energía casi nula

FachadaNorte

Don Perro, residencia de perros y gatos, es una empresa familiar situada en la vega zaragozana, entre el río Ebro y el canal Imperial de Aragón. Sus propietarios, Stephan y Noelia,nos encargaron la realización de su vivienda en la parcela colindante a la actividad, con el fin de poder estar al tanto de los animales en todo momento y la reorganización del conjunto de la actividad.

La parcela, de 2.385 m2, se agregaba a la existente de 8.035 m2, en la que se desarrolla una actividad de residencia de perros y gatos. Un condicionante que preocupaba a Stephan era el hecho de tener la vivienda muy cerca de la residencia, causa de un fuerte nivel de ruido por los ladridos, sobre todo, en las horas nocturnas. Además, el lugar está muy cerca del aeropuerto y de la base militar, por lo que es frecuentada por aviones a reacción que producen, puntualmente, una gran cantidad de ruido, por encima de los 100 dB.

Por Alberto Monreal y Elisa Duran, arquitectos