Unidxs por la Tierra

Los grandes generadores a duras penas logran subir unos grados la temperatura de ese pequeño y frío “planeta” rectangular. Es la Cumbre Social del Clima anclada en un aparcamiento de la Universidad Complutense de Madrid. Sentados en las frías sillas de plástico, nadie se desprende de su abrigo. Mucho voluntarismo en medio de condiciones muy militantes. El amarillo es el fondo de toda su adusta cartelería sin concesiones. Rigor de militancia en la gran carpa sobre el duro asfalto, tímido calor revolucionario que no termina de contagiar más allá del ámbito antisistema. Por la ciudad universitaria la mayoría de los estudiantes no han trucado apuntes y libros por pancarta. La revuelta del clima no vacía las aulas durante la Cumbre.
La otra Cumbre, la oficial está en boca de todos. Duras críticas a las grandes empresas que subvencionan el magno evento y a la vez aumentan sus beneficios con el desarrollo de proyectos extractivos sin medida y contaminantes. Escucho los duros testimonios de las mujeres chilenas a las que el Estado ha dejado tuertas por tratar de empujar el país hacia delante. Asombro también ante el coraje de las palabras de la hija de Berta Cáceres. La líder ambientalista e indígena hondureña fue asesinada hace tres años, no sin antes soltar aquella frase premonitoria “Dar la vida por la defensa de los ríos, es dar la vida por el bien de la humanidad y este planeta”. “El capitalismo es contrario a la vida”, también fue otra contundente sentencia de esa mujer generosa que sabía que no alcanzaría los cincuenta años. Su lema esencial también podría ser el de todos esos militantes alternativos enfundados en sus parcas oscuras, blindados en sus ideales. Todo empuja un poco en el túnel del tiempo, cuando no salíamos de esas críticas afiladas, de esos inviernos y sus carpas de batalla.
La Cumbre mundial por el clima oficial no es otra galaxia. El otro planeta verde se encuentra a siete paradas de metro. Líneas gris y rosa y un poco de paseo acelerado para sacudirse el invierno prematuro. El otro planeta más resguardado, se encuentra acomodado en el sistema, pero también es muy crítico con él. Es un ecosistema más tropical, más colorido y confortable para el cuerpo. Es la “Green zone” de la Cumbre en la madrileña feria de IFEMA. Es un espacio inmenso y abierto, luminoso y sin tabiques. El foco mediático está más ahí, tal como lo certifican la gran cantidad de cámaras profesionales que se distribuyen por la gran sala y envían señal al mundo entero. El público muy variado. Cohabitan empresarios trajeados y escolares uniformados. Políticos, scouts, voluntariado de ONG’s, Greta fans, meditadores… animan esa otra “acampada” tan diversa. En torno al ágora central se articulan multitud de satélites muy participativos. Mucho foro, mucho círculo dando a entender que éste es un reto que nos atañe a todos/as. Los cojines tirados por los suelos sugieren igualmente que el empeño ecologista puede ser gozoso; las obras de arte con materiales reciclados, los dibujos y pinturas, los originales paneles explicativos reafirman que la lucha contra el cambio climático puede ser amable y creativa. A los rigores del clima no sería preciso añadir nuevos rigores humanos.
La zona azul es un ecosistema aparte, ése sí tabicado. Allí se urden las grandes decisiones. Allí el común de los mortales tenemos el acceso vedado y sin embargo no quitamos el ojo de sus salas. Deseamos que de su marco amurallado emanen medidas valientes y eficaces, de forma que se cumpla la profecía más verde, al tiempo que esperanzada: “Hemos llegado tarde, pero hemos llegado a tiempo”. Muchas de las corbatas que veíamos en la zona verde procedían de la azul. Con aldeano y cortés inglés, les hubiéramos mostrado el reloj de muñeca al tiempo que suplicado que hagan los posibles para llegar a tiempo.
“Time for action”, pero si puede ser esta vez que sea por fin todos juntos, los que se instalan sobre la blanda y cómoda moqueta y sobre el duro y gris asfalto. La Tierra es la causa que puede unirnos a los de la zona azul, verde y amarilla. Hemos de encontrarnos todos los ecosistemas humanos en este desafío vital. La urgencia planetaria demanda que nos reunamos todas las porciones de humanidad no importa el color, el origen, el estrato social, el “curriculum” de incendiario o de bombero… La defensa de la vida y de un futuro sostenible requiere la mayor suma de corazones y voluntades que nunca jamás concitara otra causa. Las grietas aumentan sobre una tierra reseca. El hielo merma, corre diluido y se olvida de ser hielo. Nuevas catástrofes climáticas se gestan no sabemos dónde. El tiempo es ahora y no podemos perder un minuto.
Ya corrió la sangre altruista, ya han caído cuántos héroes hicieron falta a favor de los ríos y los bosques. Ya hemos pasado frío en las inmensas carpas clavadas a la vera de los inviernos. Ya nadie por favor cuestionando lo palmario, haciendo oídos sordos a la evidencia. Ahora vamos todos juntos/as sin excepción a salvar la Tierra. Es Madre y sólo hay una.

La revolución del amor

Nuestros actos para la Tierra son actos de amor.

El parlamento del Reino Unido ha declarado «emergencia climática» en el país. El icónico presentador de la BBC David Attenborough, de 90 años, la activista sueca de 16 años, Greta Thunberg, están recordando activamente al mundo que la situación de nuestro precioso planeta Tierra necesita atención urgente. 1500 manifestantes pacíficos de la Rebelión de la Extinción han sido arrestados porque exigían una acción inmediata del gobierno para «decir la verdad» y abordar el apremiante problema de la crisis climática.Detrás de estos eventos de alto perfil, millones de ciudadanos comunes, jóvenes y viejos, mujeres y hombres, creyentes y ateos, negros y blancos, pobres y ricos se están comprometiendo a transformar su propia forma de vida y a encontrar soluciones prácticas y promulgar cambios en las políticas.

Además de la resistencia y decir NO a los sistemas que causan la crisis climática, millones de personas también dicen sí desde una actitud constructiva adoptando un estilo de vida bajo en carbono, Están comprometidos en estas actividades radicales pequeñas o grandes y participan en las acciones transformadoras con la creencia de que cuidar el clima y cuidar nuestro precioso planeta es responsabilidad de todos.

Se niegan a comprar con una bolsa de plástico o beber agua de botellas de plástico y té de vasos plásticos desechables.
Están renunciando a los métodos intensivos de carne y energía de la agricultura y el procesamiento de alimentos.
Se suscriben a las compañías que producen energía renovable, colocan paneles solares en sus techos y aíslan sus hogares para reducir las emisiones de carbono.

No te dejes llevar por la fuerza del miedo

Respaldo y apoyo de todo corazón las acciones de School Strikers y Eco Warriors, sean quienes sean y estén donde estén, pero pido a Greta Thunberg y a los jóvenes y viejos activistas de «Fridays for the Future» y «Extinction Rebellion» que, por favor usen el poder del amor para construir el movimiento para el cuidado del clima y no se dejen llevar por la fuerza del miedo. Que nuestro activismo sean actos de amor.

El poder del amor perdura. El poder del amor persuade y transforma, mientras que la fuerza del miedo asusta ”. Los movimientos para acabar con la esclavitud, el apartheid y el imperialismo fueron liderados por los líderes del amor. Las mujeres que lideraron el movimiento sufragista se inspiraron en el amor. Seguiremos sus pasos y podremos proteger al planeta de la catástrofe climática con nuestro profundo amor por el planeta Tierra.

La nuestra es una revolución de amor. El amor es lógico y mágico al mismo tiempo. La tierra es una encarnación del amor. La Tierra es amor y el amor es una palabra tan buena como la Tierra. La Tierra es nuestra maestra y aprendemos el arte del amor de la Tierra. La Tierra nos ama y a cambio nosotros amamos a la Tierra.

Actuamos porque amamos los bosques y las flores. Amamos los ríos y los océanos. Nos encantan las montañas magníficas y el suelo que sustenta la vida. Nos encantan los pájaros hermosos y los animales maravillosos. Amamos a las personas y a las generaciones futuras. Por lo tanto, diremos NO a las políticas y prácticas que dañan la Tierra y causan el calentamiento global, lo que resulta en el derretimiento del hielo ártico y el aumento del nivel del mar. No apoyaremos negocios y productos que dañan la tierra. Iremos a prisión por el bien de la Tierra y lo haremos pacíficamente y felizmente mientras las novias y los novios van a la noche de bodas. No tenemos miedo en absoluto.

Una vida simple y sostenible

Y también diremos SÍ a vivir de manera simple y sostenible. Diremos sí a plantar billones de árboles y sí a la agricultura regenerativa. Comeremos alimentos saludables orgánicos y nutritivos. Apoyaremos a los pequeños agricultores y productores de todo el mundo. Nosotros mismos viviremos como artesanos y artistas. Apoyaremos a artesanos y mujeres del mundo. Resistiremos al mal para que se disuelva y ayudaremos al bien a florecer.

Nunca permitiremos que la desesperación disminuya nuestro optimismo. Los activistas hemos de ser optimistas. El optimismo funciona. Con una esperanza duradera y un compromiso de por vida, emprendemos el camino de la transformación. Sí, el activismo es un viaje y no un destino, es un proceso a largo plazo y no un producto a corto plazo.

Comprométete con la Tierra y vive como artista y activista

Estamos todos juntos en esto. No tenemos enemigos La economía de los desechos y la contaminación, la extracción y la explotación, la avaricia y el ego tienen que terminar con la participación de todos. Políticos y poetas, industriales y artistas, creadores y consumidores, todos debemos unirnos y caminar juntos para superar los peligros de la contaminación y evitar la crisis de la catástrofe climática.

A medida que actuamos para lograr la transformación externa, también actuamos para la transformación interna. Si nuestras mentes están contaminadas por la codicia, el miedo y el anhelo, eso dará lugar al descontento, el consumismo y el materialismo y provocará la contaminación del planeta tierra. El paisaje exterior y el paisaje interior son dos aspectos de una realidad. La naturaleza allá afuera no está separada de nuestra naturaleza interna.

La vieja historia de separación tiene que dar paso a la nueva historia de unidad entre lo interno y lo externo y entre la naturaleza y los humanos. Meditación y acción, intuición y razón, mente y materia, silencio y habla, interior y exterior, izquierda y derecha se complementan entre sí. Cultivar la compasión dentro y la conservación fuera es la forma de adoptar el nuevo paradigma holístico. Necesitamos sanar las heridas causadas por la vieja historia de separación y dualidad, prejuicios de nosotros y de ellos, divisiones de clase, raza, religión, identidades y nacionalidades… Necesitamos aplicar el bálsamo del amor incondicional e ilimitado para curar los conflictos entre las personas y entre las personas y el planeta Tierra.

Debemos trascender las divisiones y celebrar la inclusividad y la diversidad mientras adoptamos la unidad de la vida. Debemos recordar que unidad no es uniformidad. La unidad se manifiesta en la biodiversidad, en la diversidad cultural, en diversidad de credos, pensamientos y opiniones. La evolución favorece la diversidad. Desde la época del Big Bang, la evolución ha trabajado duro durante miles de millones de años para crear diversidad en todas las direcciones. Debemos apreciar la diversidad de opiniones, idiomas, religiones e identidades mientras estamos unidos en nuestro compromiso total de no dañar nuestro precioso planeta Tierra, no dañar a personas, animales, a los bosques ni a los océanos.

Defendemos el ideal de los derechos humanos e igualmente defendemos los derechos de la naturaleza; Los derechos de todos los seres vivos. La Tierra no es una roca muerta, ella es Gaia, un organismo vivo.

Como dijo William Blake, «La naturaleza es la imaginación misma». Shakespeare hablaba de «el idioma de los árboles» – sí, los árboles hablan, no en inglés, sino en «arbolés” , decía que teníamos que aprender de los “Libros en arroyos y ríos”, del libro de la naturaleza y de que no necesitamos ir a los templos, ni a las iglesias para escuchar las enseñanzas de paz, paciencia y resistencia en los sermones silenciosos de las piedras.

Por lo tanto, no medimos el valor de la naturaleza en términos de su utilidad para los humanos, sino que reconocemos el valor intrínseco de la naturaleza y de toda la Tierra. La naturaleza no es simplemente un recurso para la economía, la naturaleza es la fuente de la vida misma.

Por lo tanto, debemos aprender a vivir en armonía con la naturaleza, con la Tierra y con todos los seres vivos; con el humano y con más que el mundo humano. Incluso si no logramos una armonía tan cien por cien, es un ideal por el que vale la pena luchar.

Héroes de nuestro tiempo

Puedo parecer un «idealista». ¿Pero qué han logrado los realistas en el mundo? La crisis climática no es obra de idealistas. Son las actividades de los realistas las que causan la crisis climática, la desaparición de la biodiversidad y la contaminación del aire, el agua y el suelo. Bajo la vigilancia de los llamados realistas, el hambre, las guerras y muchas otras tragedias humanas han crecido a nivel mundial. Los realistas han gobernado el mundo durante demasiado tiempo y lo han desordenado. Ahora es hora de darles una oportunidad a los idealistas, es hora de escuchar a Thunberg y Attenborough, a los eco-manifestantes y eco-pioneros, es hora de prestar atención a los reconstructores y agroecologistas, a la Escuela Los huelguistas y a los defensores de la tierra. Ellos son los gentiles héroes de nuestro tiempo.

Charla de Satish Kumar en la Jornada de Educación para la Vida, organizada por la asociación Poc a Poc.

Crisis climática y la ignorancia. EcoHabitar 63

La emergencia climática está aquí y necesita de nuestra atención y las administraciones de este país deberían ser capaces de afrontarla.

Aquí, en la Europa del sur, ir a la zaga de varios temas de desarrollo es la tónica general. Esta vez se trata de las ayudas al medio ambiente y a la eficiencia energética que, según el informe de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, solo representa el 5% del total, frente a la media de la comunidad europea que es el 62%. Mientras que en otros países de la UE la multiplican, concretamente por cuatro, aquí se divide por dos. Estro se llama oídos sordos a la crisis climática.

Parece ser que este escalofriante dato se debe, según  la CNMC, a la cruzada contra las primas a las renovables que el gobierno de Rajoy emprendió en 2014 en un claro intento para favorecer a sus aliados del oligopolio eléctrico.

Porque hasta 2012 la tendencia en inversiones y ayudas en los países de la UE y España iban en paralelo. Fue a partir de la Orden Ministerial IAT/1045/2014 que la cosa se torció, reduciendo a la mitad estas ayudas mientras que en el resto de Europa se multiplicaban. Read more

Diseñando Culturas Regenerativas de Daniel Christian Wahl próximamente en castellano

«Diseñando Culturas Regenerativas» está prologado por Graham Leicester (Foro Internacional de Futuros) y David Orr (profesor distinguido en Estudios Medioambientales en el Instituto Paul Sears  y profesor de Política en el Oberlin College).

Este es un “Catálogo para todo el planeta”  para el siglo XXI, un análisis impactante y exhaustivo acerca de las deficiencias de nuestras sociedades, organizaciones, ideologías, cosmovisiones y culturas, y sobre cómo corregirlas. El libro abarca el sistema financiero, la agricultura, el diseño, la ecología, la economía, la sostenibilidad, las organizaciones y la sociedad en general.

En este excepcional libro, Daniel Wahl explora formas a través de las cuales que podemos replantear y comprender las crisis que afrontamos actualmente y explora cómo podemos avanzar vitalmentehacia el futuro. La transición desde los patrones de pensamiento y creencias a nuestras prácticas de educación, diseño y de vida comunitaria muestra sistemáticamente cómo podemos dejar de perseguir el espejismo de la certeza y del control en un mundo complejo e impredecible.

 

 ¿Cómo podemos crear condiciones propicias para la vida?

El libro se pregunta sobre cómo podemos colaborar en la creación de diversas culturas regenerativas adaptadas a las condiciones bioculturales únicas del lugar. ¿Cómo podemos crear condiciones propicias para la vida?

«Un recurso intelectual y analítico extraordinario que proporciona la mejor panorámica del pensamiento holístico contemporáneo basado en sistemas como que pueda encontrar».

Jonathon Porritt, Director Fundador del Foro para el Futuro, en la revista Resurgence

Como dice el autor en la Introducción:

«Necesitamos plantearnos la cuestión más profunda de por qué vale la pena nuestra sustenabilidad. Nuestras respuestas conformarán la bases para plantearnos preguntas más funcionales y cómo ponemos en marcha respuestas y soluciones provisionales. Este planteamiento más profundo dará forma al cómo, a la forma en que podríamos emprender acciones inteligentes que nos ayuden a hacer la transición hacia culturas regenerativas.

Empezar por el “por qué” nos ayudará a entender nuestra propia motivación profunda, así como nuestro propósito y nuestros objetivos más profundos.

Necesitamos cuestionar las creencias que determinan nuestra cosmovisión. Sólo empezando por el “por qué” seremos capaces de servir de inspiración para los demáse para que cambien sucomportamiento y para que creen juntos (cocrear) culturas regenerativas

Y añade:
«Necesitamos reflexionar sobre cómo vamos a tener que cambiar individual y colectivamente para crear este futuro. Al plantearnoso juntos estas preguntas es posible que podamos llegar a entender que vamos a tener que colaborar como una sola especie y aprender a trascender e integrar nuestras diferencias si queremos un futuro próspero para toda la humanidad.

Necesitamos plantear preguntas importantes sobre “por qué” y “qué pasaría si…”. Necesitamos redescubrir el terreno común de la comunidad humana. Esto nos permitirá crear juntos (cocrear) un futuro en el que merezca la pena vivir. Necesitamos un discurso colectivo sobre quiénes somos y por qué vale la pena nuestro asegurar la pervivencia d ela especie humana, un discurso compartido lo suficientemente potente como paralograr que mantengamos nuestro espíritu innovador, creativs y cooperativo mientras nos hacemos preguntas sobre el qué, el cómo, el cuándo y el dónde».

Diseñar Culturas Regenerativas: dejar de perseguir la certeza

Este libro explora cómo podríamos dejar de perseguir el espejismo de la certeza y del control en un mundo complejo e impredecible y así caminar hacia el futuro. ¿Cómo podemos colaborar en la creación de diversas culturas regenerativas adaptadas a las condiciones bioculturales únicas del lugar? ¿Cómo podemos crear condiciones propicias para la vida? »

«Una valiosa contribución a la importante discusión sobre la visión del mundo y el sistema de valores que necesitamos para rediseñar nuestros negocios, economías y tecnologías, de hecho, toda nuestra cultura, para que sean regenerativos en lugar de destructivos».

Fritjof Capra, autor: The Web of Lif

 

«Esta es una excelente contribución a la literatura sobre diseño ecológico y, sin duda, va a convertirse en una piedra angular de los cimientos del nuevo estudio de máster de diseño ecológicode la Universidad Schumacher.»

Seaton Baxter OBE , Profesor del programa Ecological Design Thinking, Schumacher College (Reino Unido)


Entra en Goteo y ayúdanos a editar este libro


 

Artículos del autor

Salud y hábitat, pautas a seguir. EcoHabitar 61

En este artículo hablaremos sobre la salud y hábitat.

Ni se sabe cuánto tiempo llevamos dando la matraca con el aspecto de la salud relacionada con la edificación y el hábitat ecológico.

Es una de las indiscutibles señas de identidad del sector de la bioconstrucción y una reivindicación primordial ante una industria irresponsable que ha primado, y prima todavía, los dividendos económicos antes que cuidar a las personas y verificar si un componente es o no dañino para la salud. El desarrollo, el progreso, la modernidad y la avaricia han prevalecido ante la precaución y el sentido común.

Por fin el impacto de la vivienda y del lugar de trabajo o estudio en la salud comienza a ser considerado, y sabemos que la intervención en la nueva construcción o rehabilitación, aplicando los criterios de bioconstrucción, mejoran los resultados de salud y disminuyen los costos de atención médica. Read more

EH 62. Eficiencia con bioconstrucción

El cambio que este planeta necesita para su supervivencia requiere de un esfuerzo por parte de todas las personas que lo habitamos. Y es en el día a día donde podemos realizar estos cambios: nuestros hábitos de consumo, la alimentación, el gasto de energía, cómo nos movemos…

Esta editorial va de cómo ahorrar dinero y recursos en nuestra vivienda con inversiones razonables y de la importancia de emprender estas actuaciones con los criterios que establece la biología del hábitat (bioconstrucción y bioarquitectura) en los que, además, se plantea, entre otros aspectos, la utilización de materiales biocompatibles (saludables) y con la mínima huella ecológica, producidos de forma ética y respetuosa. Read more

Cuenta de correo electrónico anónima

Lo dicho, creo que somos muchos los que estamos hasta el gorro de que nos espíen, y además con el paso de los años parece que hemos dado nuestra dirección a demasiada gente y no todo el mundo es igual de respetuoso. Si habéis volado alguna vez con Ryanair ya sabéis de qué estoy hablando. Esto de mailinator es un buen invento. Es una cuenta real pero fugaz, sirve para darse de alta en esos wifis asquerosos que te piden tus datos (como Ikea o algunas cafeterías), y esta semana lo utilicé para abrir varias cuentas reales dando este correo como referencia en lugar de mi número de móvil. Me funcionó con Outlook sin problemas, pero si detecta que te conectas desde un móvil te pide el número. Con mail.com pude abrir una cuenta sin problemas, a nombre de Clark Kent y con una cuenta fugaz de mailinator. Para hacerla servir te inventas un correo acabado en @mailinator.com y se lo das a quien sea. Luego entras en la web de mailinator, escribes el mismo correo y te aparece el mensaje que te han enviado. Si esperabas un código, lo copias, se lo envías a quien lo pedía y aquí paz y después gloria. Los mensajes se borran al cabo de unas horas de forma automática y uno sigue anónimo. No porque tengamos nada que esconder, sino por privacidad.

Chernobil

La serie de HBO es fantástica. El libro de la premio nobel rusa Svetlana Alexeievich también. Os paso el link al epub. El libro plantea que la explosión del reactor es lo más grave que pasó en el este de Europa en el siglo xx, y no, la Segunda Guerra Mundial fue mucho peor. Está muy bien escrito y tiene momentos muy dramáticos.

https://mega.nz/#!rwZVhKha!3pL9JlKUM360Qx-hIwZbgV0oBxrWPAA4K_Nw_Sy5NCM