Agricultura urbana. Laboratorio para cultivar la ciudad del mañana

Un proyecto innovador, abierto a la ciudad, es este edificio de agricultura urbana diseñado por la firma de arquitectura Ilimelgo. Un edificio responsable del desarrollo de un sector de producción de alimentos, que ofrece a los residentes locales productos frescos con una huella ecológica baja, reduciendo el uso del transporte por carretera a la vez que genera puestos de trabajo y formación.

Es la unión del invernadero hortícola y el edificio industrial, el proyecto está organizado en volúmenes  racionales y flexibles, lo que facilita la organización de los flujos y las áreas de producción.

Las plantas se benefician del sol natural optimizado gracias a la exposición favorable de las fachadas del edificio. Diseñado como un entorno bioclimático controlado, el edificio combina sistemas para la producción de calor, ventilación e iluminación en envolturas térmicas eficientes  adaptadas a las plantas.

Este futuro edificio de agricultura urbana tiene como objetivo participar en  la vida del vecindario y transmitir valores y  principios de economía circular. El edificio también es un espacio abierto a residentes y visitantes locales  para desarrollar el conocimiento y la práctica de la  cultura en la ciudad.

Un edificio innovador

El diseño, los volúmenes y los materiales se han diseñado para maximizar la cantidad de luz natural. Las instalaciones interiores, técnicas y de almacenamiento satisfarán las necesidades de los operadores, lo que garantiza unas condiciones de trabajo óptimas.

Para garantizar la producción ecológica, el proyecto proporciona ventilación natural, recolección de agua de lluvia y el uso de compost.

Finalmente, ansiosos por llevar a cabo un proyecto sostenible, los diseñadores del proyecto han ideado una envoltura reforzada para un mejor aislamiento del edificio, pantallas móviles y térmicas para limitar la pérdida de calor en invierno y luchar contra el sobrecalentamiento en verano. La gestión y el control de las instalaciones técnicas se optimizarán para permitir una regulación fina del riego. Finalmente, se ha favorecido el uso de materiales de origen biológico (aislamiento en balas de paja y fibra de madera).

Ficha:
Costo de las obras :  5.138.678 € HT.
Superficie útil: 2184m².
Fase: Obra en curso, entrega primavera 2019.
Cliente: Ciudad de Romainville
Ubicación: Romainville (Francia)
Dominio del trabajo: Secousses architectes en colaboración con Ilimelgo architectes (agente)

Estructura BET / Economista: Alcance
BET HQE: Estambre; Agrónomo: Terre’eau Ciel
Paisajista: LAND’ACT

Perspectiva: Poltred

Vivienda en madera CLT con calificación ‘A’ de eficiencia energética

House Habitat (www.househabitat.es) ha concluido la construcción de una vivienda unifamiliar pareada con estructura de madera CLT de tres alturas en la localidad de Vilanova i la Geltrú (Barcelona). La casa tiene una superficie de 174 metros cuadrados repartidos en 3 plantas donde se distribuyen 3 dormitorios (uno de ellos suite con vestidor), 3 baños, salón-comedor a doble altura con cocina integrada, sala de juegos y terraza.

La casa ha obtenido la calificación ‘A’ en el certificado de eficiencia energética. Para ello, entre otras actuaciones, la capacidad de aislamiento térmico de un material como la madera se ha reforzado con aislamiento por el exterior de fibra de madera y acabado de fachada combinado SATE (Sistema de Aislamiento Térmico por el Exterior) y machihembrado de madera.

La carpintería exterior es de madera laminada, con doble vidrio bajo emisivo y control solar. Además, se ha instalado un sistema de ventilación mecánica -que garantiza la calidad del aire interior en todo momento-, así como placas solares para calentar el agua.

El sistema de construcción con paneles de madera contralaminados (CLT) aporta una serie de ventajas en entornos urbanos -como es el caso de Vilanova i la Geltrú- respecto a otros materiales convencionales: permite trabajar en seco, no causa molestias como ruido y polvo, y el plazo de ejecución se acorta no solo en relación a la obra tradicional, sino también respecto a otros sistemas de construcción en madera. En este caso la estructura se completó en 4 días.

madera CLT

El diseño de la vivienda es obra de Federico Pesl, del despacho Amomicasa (www.amomicasa.com), y Lucila Pérez-Elizalde. En el mismo se ha dado el mayor protagonismo posible de la madera CLT en el interior, que está a la vista en todos los forjados y la mayoría de las paredes.

El síndrome del edificio enfermo: diagnóstico sensorial de factores microambientales

Cada vez es más patente el problema del síndrome del edificio enfermo. Hace unos pocos años fue noticia en todos los medios el brote de Lipoatrofia semicircularis que aún afecta a los trabajadores de inmuebles tan singulares como Gas Natural y Agbar, una plaga que se extiende a más de 400 edificios laborales sólo en Cataluña.

Hoy día está oficialmente reconocido por el Ministerio de Trabajo que muchos edificios presentan factores microambientales que pueden resultar patógenos para los trabajadores, es lo que conocemos como Síndrome del Edificio Enfermo (SEE).

La mayor parte de la gente percibe, de manera más o menos consciente, esos factores del clima interior de los edificios que definen su confort y habitabilidad, y en la práctica todo el mundo detecta el Síndrome del Edificio Enfermo sin necesidad de instrumentos técnicos, gracias a su sensibilidad natural.

A continuación analizamos los principales factores microambientales en cinco breves sainetes:

síndrome del edificio enfermo1. Ahaaág! Me ahogo

Todos hemos sentido la sensación de ahogo, debida a la atmósfera cargada,  al penetrar en ciertos locales. Con frecuencia la calidad del aire en un ambiente cerrado puede favorecer la aparición de síntomas como rinitis, conjuntivitis, reacciones cutáneas, y las personas más sensibles pueden presentar crisis de asma o alergias.

Esto se debe a la calidad del aire respirable dentro del edificio, donde existe déficit de ventilación, pues necesitamos 10.000 litros de aire por persona y día, y ese aire debe ser puro y fresco. Sin embargo el aire respirable dentro de muchos edificios tiene un exceso de polvo, polen, ácaros, y es caldo de cultivo de legionella o aspergillus, además de otros agentes químicos tóxicos. El informe Greenpeace sobre el polvo doméstico, encuentra más de 100 productos tóxicos en el polvo de nuestra casa.

Otros factores de confort son la humedad, la temperatura, y en particular la ionización, pues el exceso de iones positivos favorece la proliferación de agentes patógenos e incrementa las molestias descritas.

La publicidad nos ofrece ahora máquinas que fabrican “aire medicinal”, purificadores de aire, algo tan simple como el aire limpio y fresco de alta montaña, pero a un precio de mercado capitalista.

síndrome del edificio enfermo2. Toy cansao, tengo “depre”…

Muchas personas que están deprimidas en casa, sienten necesidad de huir del trabajo y escaparse al bar de la esquina, deben saber que el primer motivo puede ser la necesidad de ver el sol. El primer factor microambiental mensurable es la cantidad de luz, literalmente podemos afirmar que vivimos en la oscuridad. Los “urbanitas” pasamos hasta el 80% del tiempo en entornos cerrados, casa, transporte o trabajo, unos recintos opacos, con poca o ninguna la luz solar. Frente a la escasa iluminación artificial que tenemos dentro de los edificios, entre 300 y 500 lux, la luz natural del sol nos ofrece en un día nublado más de 50.000 lux, intensidad luminosa que puede alcanzar los 150.000 lux en un día luminoso de verano.

La falta de luz natural es la causa de la aparición de la depresión otoñal (TAE), y es un factor de riesgo en muchas patologías como la fibromialgia o el cansancio crónico. En la naturaleza el ciclo circadiano de la luz, noche-día, produce una estimulación cíclica de los neurotransmisores, los mensajeros de la información entre neuronas. A través de la glándula pineal nuestro reloj biológico responde a la luz, y la luz diurna favorece la producción de serotonina y dopamina, que activan la atención y estimulan la actividad. Por el contrario en ausencia de estímulos luminosos, aumenta la melatonina, que induce el sueño y el descanso reparador. La falta del ritmo luminoso natural del sol, altera el ciclo melatonina-serotonina, lo que causa somnolencia matinal e insomnio de noche. El 30% de la población mundial, la mayoría en los países desarrollados, sufre de fatiga matinal e insomnio crónico.

También nos afecta cierta arquitectura monocromática, con exceso de blanco (o beige), pues las frecuencias vibratorias de los colores son imprescindibles para estimular los chacras, armonizar los órganos internos, y activar el sistema inmunitario. La solución, mientras no podamos montar la oficina en la playa, nos la proveen las lámparas del tipo fullspectrum, con temperatura de color de 5.400 ºK o superior, lo que nos asegura una luz idéntica al sol de mediodía, con alta intensidad y todos los colores el arco iris.

Necesitamos luz ¡más luz! mucha luz de calidad biológica para verlo claro.

3. Sacadme de aquiií!!!

Muchos sentimos sensación de opresión, incluso una aguda claustrofobia, al penetrar en ciertos edificios. Esto es natural pues tenemos una necesidad vital de espacio, y un buen piso se cotiza por su panorámica, por tener amplia perspectiva. Como sabe cualquier agente de la propiedad inmobiliaria las ofertas comerciales nos anuncian un pisito con vistas, lo que lleva a evitar los pisos interiores, e incrementa la demanda de áticos.

La especulación en construcción lleva a que en la mayoría de casas nos falta espacio, espacio para libros o trastos, espacio para respirar, espacio para el silencio, espacio para bailar, espacio para vivir. Los pasillos o las puertas son demasiado estrechos, no permiten pasar con una bandeja, y menos con una silla de ruedas o una camilla, la despensa o el trastero han desaparecido, y la pregunta es ¿donde guardo la bici o el triciclo del niño?

Con los mini pisos de 30 m2 vemos que el espacio horizontal es cada vez más estrecho, y sin darnos cuenta también nos roban también el espacio vertical. Desde mediados del siglo XX los pisos han pasado de 4 m de altura, a un techo cada vez más bajo, hoy la norma permite construir con altura de 2,50 m. Donde antes se construían seis plantas, hoy caben casi diez alturas, o sea que nos ha robado el 40% del volumen habitable, y los pisos son un zulo.

Como decía un anuncio de televisión ¿Y si el verdadero lujo fuera el espacio?

4. Estoy que hecho chispas

Esa sensación de sentirse saturado, agresivo, sobrecargado de energía, corresponde literalmente a estar cargado de electricidad. El cuerpo humano es una máquina bioeléctrica, los órganos funcionan eléctricamente y la actividad electromagnética del entorno nos afecta. La carga eléctrica de la atmósfera modifica la resistencia eléctrica de la piel, afecta al ritmo cerebral y cardíaco, cambia el metabolismo e incluso altera la polaridad de la membrana celular. En un entorno artificialmente electrificado, caminando sobre un suelo aislante como parket plástico, o calzados con materiales sintéticos, esta carga eléctrica se incrementa. La tensión eléctrica del cuerpo se reduce rápidamente al tumbarse sobre la arena o el césped, pues se produce una descarga a tierra que normaliza las constantes biológicas y favorece el relax y el descanso.

La medición de la tensión eléctrica en el cuerpo humano revela que permanecer cerca de equipos o materiales que generen campos eléctricos o magnéticos modifica las constantes bioeléctricas del organismo, y produce estrés electromagnético, o electroestrés. Un individuo sano, en estado de reposo, presenta una descarga eléctrica corporal del orden de 100 mV, y durante una actividad física moderada (trabajo, deporte), esa tensión eléctrica puede alcanzar hasta 500 mV, Sin embargo la tensión eléctrica de diversos operarios de ordenado puede subir a más de 10.000 mV, e incluso hasta 24.000 mV. La causa puede ser los campos eléctricos artificiales, o la carga  electrostática de materiales, revestimientos y vestuario sintéticos, por ser aislantes eléctricos. Nos carga la cercanía constante de redes eléctricas, ordenadores, electrodomésticos y telecomunicaciones, y nos descarga instalar una buena toma de tierra, con menos de 5 Ohm de impedancia y usar materiales naturales.

La dolorosa descarga eléctrica al tocar la lavadora, que puede ser visible al sacarse un jersey. sintético en la oscuridad, nos permite tomar conciencia de que realmente ¡estoy que echo chispas ¡ Quizá necesitemos sentirnos como un gorila de montaña, trepar a un árbol, y caminar por el césped o la arena descalzos.

5.  ¡¡¡ Me disuelvo !!!

Con el brote descrito de Lipoatrofia semicircularis. el efecto de los campos eléctricos aparece de modo visible y palpable y el Ministerio de Sanidad tendrá que revisar su afirmación de que es inocuo, o no está demostrado.

Cualquiera puede ver que la grasa del muslo se disuelve, generalmente formando una depresión en semicírculo, como si llevásemos una prenda apretada. La evidencia muestra que la patología remite espontáneamente cuando la persona está unas semanas fuera de ese entorno agresivo, con frecuencia un puesto de trabajo informatizado, plastificado y excesivamente electrificado.

Los investigadores saben que la grasa es el aislante de los nervios, vaina de mielina, y la desmielinización es la causa del Parkinson, ya que dificulta o impide la señal eléctrica que controla los músculos. La pregunta es ¿la grasa del cerebro también se disuelve? Si fuera así estaríamos identificando una posible causa de la demencia de Alzheimer, y otras patologías como la esclerosis, cuyo primer síntoma es la desmielinización, que hoy puede observarse con la resonancia magnética.

No es casualidad que el incremento de estas patologías coincida con la electrificación intensiva de nuestro hábitat, gracias a la aparición de los electrodomésticos a partir de los años 50. Hoy la informática y la telefonía móvil se han generalizado en la casa y en le trabajo y llevan la invasión electromagnética hasta el interior de nuestras neuronas.

Epílogo optimista

Después de preocupar al lector con los riesgos de los factores microambientales, y motivarle quizás al urgente cambio de hábitat, vamos a abrir una ventana al pensamiento positivo.

Según el Instituto de Higiene y Seguridad en el Trabajo el 30% de los edificios laborales están enfermos, donde el ambiente interior resulta molesto o nocivo para los trabajadores. Con los criterios más exigentes de la biología del hábitat el 80% de los edificios pueden ser considerados insanos, o claramente nocivos para las personas.

Sin embargo, con nuestra praxis profesional demostramos cada día que se pueden rehabilitar, o construir casas sanas a un coste competitivo, la solución es la Bioconstrucción, edificios naturales, saludables y sostenibles.


©  EcoHabitar y Carlos M. Requejo. Domobiotik. Oct. 2008. www.domobiotik.com.

© de las ilustraciones EcoHabitar y Marta Folqués


Te puede interesar:

El estado de ánimo también se “pinta”: la elección de colores afecta al comportamiento y emociones

Manual de construcción con fardos de paja. Nuevo libro

«Manual de construcción con fardos de paja» es el último libro editado por la editorial EcoHabitar, en una ya extensa colección de libros sobre bioconstrucción.

La paja es un material de construcción económico y con muy buenas propiedades de aislamiento térmico. En esta nueva edición los autores describen los métodos de construcción y sus características estructurales, importantes cuando se trata de la paja como material de construcción.

En este libro se muestra, concreta y prácticamente, técnicas y detalles de ejecución que se pueden utilizar para construir viviendas bien aisladas y duraderas construidas con paja: una descripción característica del fardo de paja; la física de la construcción con fardos de paja, balance de CO2, diseño estructural, construcción de muros, bóvedas, aislamiento del techo, de la solera; aspectos constructivos especiales; revoques, pinturas; hidrofibración; fachadas ventiladas. Con instrucciones concretas para el proceso de la construcción, costes de construcción, seguros de edificios. Acompañan gráficos, tablas, dibujos técnicos, fotografías.

Manual de construcción con fardos de paja

Manual de construcción con fardos de paja

Finaliza el libro con 36 ejemplos de edificios construidos con balas de paja, con explicaciones técnicas y fotografías en Alemania, Austria, Eslovaquia, España, Francia, Hungría, Irlanda, Italia, Países Bajos, Portugal, Suiza, Brasil, Chile, Uruguay y EE.UU.

Sobre los autores

Gernot Minke, reconocido arquitecto, ha escrito otras obras de gran relevancia, como Techos Verdes y Manual de construcción en tierra. Su dilatada experiencia se ha forjado entre el Instituto Kassel en Alemania y las muchas construcciones que ha realizado en todo el mundo. En América ha desarrollado técnicas adaptándolas a las características propias de cada lugar, a los materiales, morfología, sismicidad, etc. Actualmente es profesor emérito en la Universidad de Kassel, en Alemania. Dirige el Departamento de Arquitectura del Laboratorio de Investigación para la Construcción Experimental (FEB). Benjamin Krick es Dr. Ingeniero, arquitecto y experto en bioconstrucción y en construcción con fardos de paja, e investigador en el Passivhaus Institut, en Darmstadt, Alemania.

Manual de construcción con fardos de paja > puedes encontrarloaquí
Gernot Minke y Benjamin Krick
151 páginas. 195 x 260 mm
Color. Fotografías e ilustraciones
Edita EcoHabitar V.S. S.L.


Te puede interesar:

Entre paja y tierra

Casas de paja. Nueva edición actualizada y ampliada

GreenBelly huertas verticales urbanas sobre muros de edificios

GreenBelly huertas verticales, es una idea que utiliza los muros existentes de las ciudades, materiales reciclados y desechos orgánicos de los vecinos, para producir ensaladas frescas y ecológicas. Una conexión ideal entre la naturaleza, la arquitectura existente y la participación ciudadana.

Las ciudades modernas sufren una saturación urbana vinculada al progresivo aumento de la población mundial. Unido a la contaminación, la mala alimentación ciudadana y la vida sedentaria, generan formas de vida insostenible.

Producir comida local e incorporar la naturaleza en las grandes ciudades es una una reinvindicación urbana, además de una necesidad ciudadana y medioambiental.

El proyecto GreenBelly, encabezado por el arquitecto Alex Losada junto a otros arquitectos e ingenieros agrónomos, convierte los espacios residuales urbanos en centros productivos para los ciudadanos.

GreenBelly huertas verticales

“La idea es convertir los espacios verticales inutilizados en centros productivos para los vecinos y la gente necesitada“.

Muros sin uso

Todas las ciudades tienen muchos muros sin ventanas, espacios verticales sin utilidad como las medianeras. Mediante una estructura de andamios se cultivan alimentos para los vecinos en las diferentes plataformas horizontales que lo componen, donde nada se desperdicia. Se aprovechan todos los recursos gratuitos disponibles en entornos urbanos, como el agua de lluvia, la radiación solar y los desechos orgánicos de los vecinos que aportarán los nutrientes para las plantas, gracias al compostaje.

GreenBelly huertas verticales

“Utilizamos materiales que sobran en las grandes ciudades, como los andamios, madera de pallets o desechos orgánicos de los vecinos para generar el compost, por lo que el proyecto resulta económico y sostenible”.

La construcción es modular, económica, fácil de construir, desmontable y sin necesidad de maquinaria especial. La estructura está compuesta por sistema de andamios, muy utilizado en las ciudades y que abunda en épocas de crisis. Los módulos de cultivo se presentan como “cabinas de producción”, diseñadas para un cultivo optimizado a un precio muy bajo. Se ensamblan entre ellos como piezas de “Lego”, formando el conjunto de la huerta, y puede desmontarse fácilmente.

“Ciudad más saludable, participación vecinal y economía local”.

Los vecinos pueden alquilar módulos individuales para su cultivo personal o la huerta puede tener un control centralizado para vender la comida en la planta baja, distribuirla a los comercios locales, o ayudar a personas sin recursos.

GreenBelly huertas verticales

Otra opción es instalar la huerta en el patio de los colegios, en prisiones, manicomios, hospitales, supermercados, fábricas, oficinas para educar a las personas el valor de la naturaleza, una ayuda en tiempos de crisis, conocer el origen de los alimentos consumidos y un pasatiempo saludable tanto para niños, trabajadores o ancianos.

“Un proyecto local con un beneficio global”.

GreenBelly huertas verticales un gran beneficio ecológico

GreenBelly genera un beneficio ecológico (aumentando la superficie verde de la ciudad), un beneficio social (creando un punto de sociabilización vecinal) y un beneficio económico (produciendo comida local mediante el reciclaje de espacios y recursos urbanos). Por lo tanto se produce una conexión ideal entre naturaleza y arquitectura para mejorar las ciudades modernas de una forma sostenible.

«Estamos seguros que reciclando espacios inutilizados, materiales reciclados, usando de forma correcta la tecnología disponible para generar más espacios verdes, reducir la contaminación y producir alimentos locales de alta calidad durante todo el año, el proyecto va a ayudar a crear ciudades más saludables y ecológicas, convirtiendo a GreenBelly en un elemento esencial de la sostenibilidad urbana» opinan sus diseñadores.

Vídeo del proyecto:

https://www.youtube.com/watch?v=Qz_vGCiJDVU

Campaña en Kickstarter para construirlo en un barrio desfavorecido y alimentar a gente sin recursos:

http://kck.st/2x3n6fA

Mitigando la huella ecológica

¿Como podemos mitigar nuestra huella ecológica? El presente informe se basa en el estudio realizado por Ingeniería Ismael Caballero SL “Grupo MEIC”, titulado “Afecciones medioambientales por persona en el ámbito doméstico de España”. Los datos fueron obtenidos entre Enero de 2003 y Diciembre de 2005 tomando como referencia viviendas-tipo de todo el estado español y a escala proporcional al nº de habitantes, tanto en el ámbito urbano como rural.

En dicho estudio se analizan los requerimientos energéticos de los ciudadanos españoles en el ámbito doméstico, el consumo doméstico de agua y la generación de residuos producidos en las viviendas, todo ello englobado en el concepto de “Huella Ecológica”, es decir, lo que cada ciudadano español consume y el impacto que genera este consumo en el medio. Pero no se queda ahí, sino que propone soluciones alternativas para minimizar e incluso compensar totalmente el impacto medioambiental producido por nuestra forma de vivir – consumir.

Estas soluciones provienen de las aportaciones de la Arquitectura Bioclimática y diferentes sistemas de ahorro y aumento de la eficiencia energética empleadas en la Bioconstrucción, así como de la utilización de las Energías Renovables.

 

huella ecológica

Toda esta energía consumida se puede producir con renovables.

Nuevos edificios

Según el estudio, en los edificios de nueva construcción, dotándolos de criterios bioclimáticos, puede conseguirse un ahorro energético de entre un 56% y un 83%, con sólo un incremento del coste de un 17%. Uno de los originales sistemas que aporta es el de “Climatización Natural mediante Shunt Termosolar”. Consiste en una chimenea o Shunt, situado en la parte superior de la vivienda que, al calentarse por la radiación solar, produce una depresión natural en el aire, que puede atraer a través de un sistema de conducción, el aire fresco de la parte inferior que circula por una serie de conducciones cerámicas enterradas. A más incidencia solar, mayor recirculación y enfriamiento. Otra solución propuesta es la climatización por sistema termo-hidráulico  con energía geotérmica mediante “Zocalos o Muros Radiantes”, por donde circula agua (caliente o fría) para conseguir las condiciones higrotérmicas idóneas según sea invierno o verano.

 

Edificios ya existentes

En cuanto a los edificios ya existentes,  es relativamente sencillo conseguir ahorros superiores al 50% con buenos criterios de rehabilitación. Por ejemplo, dotándolos de un forro en la fachada, con un aplacado de plaqueta ligera (por ejemplo, paneles de viruta de paja aglomerada con cal) y cubiertas aisladas inundables. También dotando las fachadas Sur y Oeste con sistemas de sombreado vegetal y/o fachadas ventiladas.

Según el autor, con amplia experiencia en llevar a la realidad proyectos en los que se emplean estas soluciones, las alternativas son completamente factibles y, además, se consiguen con un coste muy inferior al esperado. Para hacernos una idea, el coste por persona estimado en el estudio será de 20800 euros en las viviendas ya construidas y de 10300 en las de nueva construcción. Su amortización económica rondará entre 14 y 29 años, pero el ahorro de emisiones resulta espectacular. La vida útil de los equipos de producción limpia, ronda entre 20 y 40 años para los de producción térmica y de más de 60 años para los solares fotovoltaicos. Los beneficios medioambientales son de tal magnitud que parece  absurdo no poner en práctica las soluciones que se proponen.

Conclusiones

Entre las conclusiones del informe se expone que con una voluntad política adecuada es posible conseguir que todas las viviendas del estado sean autosuficientes en el plazo de 17 años, creando1.340.000 puestos de trabajo.

También se plantean soluciones en lo relativo al ahorro de agua y es notorio como cada vez es más apremiante adoptar medidas en este sentido.

Por ejemplo, se plantea la reutilización de las aguas grises (procedentes de fregaderas y baños), que constituyen el 68% de cuantas vertemos por los desagües, con un sistema tan simple como tratar este agua en un filtro separador de grasas y un digestor anaerobio para su posterior reutilización en cisternas de inodoros y riego. Sólo con esta sencilla operación se puede conseguir ahorrar más de 1/3 del agua que consumimos.

En aquellos lugares donde más escasee el agua se propone la instalación de WC-secos o “deshidratadores orgánicos”, como alternativa a los inodoros convencionales. Este sistema, garantiza la deshidratación de la materia orgánica con energía solar, para su posterior compostaje.

En cuanto a la necesaria depuración de las aguas residuales domésticas se apuesta por el empleo de sistemas biológicos.

El presente informe pretende, partiendo de la realidad, aumentar la conciencia de los ciudadanos en cuanto a la huella ecológica que deja nuestra forma de vida en el entorno. Pero además, se aporta una visión optimista y esperanzadora en cuanto a las soluciones posibles para re-equilibrar los impactos que generamos. De alguna manera, es necesario saber que existen medios para contribuir a un desarrollo sustentable, que es posible.


Te puede interesar:

La huella ecológica del Estado Español en el sector energético

http://www.ecohabitar.org/la-huella-ecologica-de-una-sociedad-sin-limites-faltan-planetas-o-sentido-comun/

Módulo orgánico, viviendas biológicas

El módulo orgánico adaptado a la viviendas biológicas. Construir con tierra, el diseño pasivo, ahorro energético, eco-tecnologías para el diseño activo, la geometría sensible, materiales ecológicos, sanos, identidad social y personal de sus habitantes, conforman la vivienda biológica.

En los últimos años se amplían cada vez más las definiciones propuestas en base a una arquitectura sustentable. En nuestra opinión se debe al factor de quedar corta la palabra para las distintas corrientes que se desarrollarán como propuestas para una arquitectura sana a nivel de materiales, humanizada a nivel de trabajo, eficiente a nivel de gasto energético y optimizada a nivel de espacios. En la más simple y humilde de las visiones deberíamos, simplemente, creer en una arquitectura consciente del ser humano y su entorno para un habitar permanente, o sea, en la Arquitectura. Pero no se trata aquí de diferenciarse, sino de dar un marco conceptual al trabajo hecho en los últimos años por el grupo Ecohacer, ejemplificando con dos proyectos concluidos en la cordillera de los Andes, en Argentina. Ambos proyectos son de construcción con tierra y ubicados en zonas frías, para ello se han incorporado eco-tecnologías y adoptado el máximo de estrategias de diseño pasivo.

“Si, por un lado, la naturaleza se nos presenta de manera permanente en nuestro entorno y en nuestro propio cuerpo, por otro lado, como proyectistas necesitamos del dibujo como traductor del conocimiento de la naturaleza para su aplicación en la arquitectura. El mismo dibujo, como herramienta interpretativa, tiene la prioridad a la hora de descifrar y elegir la naturaleza como entorno (lugar y clima de implantación), como forma (geometrías y proporciones presentes de manera permanente en la naturaleza biológica), como materia (los materiales naturales, sanos y locales) y con el ser humano (sistemas asociativos, cooperativos y horizontales). Las cuatro temáticas que determinan la investigación a nivel de proyecto y a nivel de obra se cruzan y se mezclan en morfologías arquitectónicas, pensadas, sentidas, hechas y direccionadas al ser humano. Tales temáticas del hacer práctico y teórico definen la Arquitectura Biológica”.

Exigencias de la Arquitectura Biológica

De esta forma, la morfología deriva de las exigencias de la Arquitectura Biológica con la incorporación de:

  1. El diseño bioclimático para la eficiencia del diseño pasivo y la conquista de un ahorro energético.
  2. La utilización de eco-tecnologías para la eficiencia del diseño activo.
  3. La incorporación en el proyecto de patrones vitales y proporciones aritméticas, geométricas y armónicas presentes en la naturaleza, junto con entidades simbólicas (Geometría Sensible).
  4. La utilización de materiales ecológicos, naturales y sanos.
  5. La incorporación de identidad asociada al gusto del cliente y a sus tendencias personales.

Vivienda M&M

Este proyecto está constituido por una construcción de 1 planta que cuenta con 110 m2 de área útil.

La morfología ha sido generada por la aplicación de una geometría de simetría rotatoria: polígono regular central (octógono) y 8 núcleos (4+4), alrededor que corresponden a los lados del octógono (fig. 2).

En el núcleo axial del proyecto se encuentra el espacio de compartir donde cohabitan la cocina, la sala y el comedor.

Uno de los núcleos de 4 espacios corresponden a 4 habitaciones en las 4 orientaciones opuestas: no, so, ne, y se.

Otro de los núcleos de 4 espacios corresponde a la entrada (Hall de frío y lavadero), al invernadero, a la galería y a los baños al este, norte, oeste y sur respectivamente.

El espacio central se destaca con un techo recíproco que se eleva en mayor pendiente y los demás espacios perimetrales funcionan como un gran alero, como si de un sombrero se tratase (foto 3).

A nivel de entorno, el terreno de implantación está ubicado en la zona bioambiental de Argentina V (frío) según la norma IRAM 11603. Para ello se han adoptado el máximo de estrategias de diseño pasivo para mejorar el equilibrio térmico en el interior de la casa y promover el ahorro energético no sólo de la construcción propuesta, también de la existente.

Los vientos predominantes son los del norte (de mayor fuerza), por ello, como medida de protección, la vivienda se encastró ligeramente en el terreno aprovechando la pendiente existente. 

Se eligió una morfología compacta para disminuir las pérdidas y favorecer la máxima exposición al norte, donde se encuentra el mayor porcentaje de vidrio, a modo de obtener ganancias directas durante los meses más fríos. Al este el espacio de la galería protege la vivienda de pérdidas térmicas. Por otro lado al sur se achicarán los paños de vidrio, haciendo caso a los valores mínimos para iluminación y ventilación natural.

La climatización

La calefacción de la casa, a parte de la radiación directa, está a cargo de una estufa de masa tipo Rocket que tendrá la parte de carga en el espacio central y la masa térmica en el área de circulación, para irradiar el calor hacia la habitación (“intimidad”).

El espacio central funciona como chimenea en el caso de la necesidad de enfriamiento de la vivienda y como contenedor de energía (calor) en el invierno. El espacio al oeste, de salida al exterior, permite una mayor radiación directa en el espacio central, además de permitir la iluminación/radiación directa en la habitación de suroeste. Es también estratégico a nivel de ventilación cruzada, creando diferenciales de presión con entrada y salida de los vientos de verano.

Todos los pisos, muros y techos cumplen con el nivel B de aislación térmica exigido para la región (norma IRAM).

A nivel de sistema constructivo la vivienda se caracteriza por una estructura independiente de madera de ciprés para las columnas y de pino Oregón para las vigas. Como técnica de paredes tenemos una mampostería hecha con adobe (300 mm x 300 mm x 80 mm). Los mismos son hechos con arcilla y bosta y tienen un 25% de contenido de fibra (paja de trigo) en su composición, para mejorar su capacidad de aislamiento térmico. Fue importante que tuviesen una densidad de aproximadamente 1.300 kg/m3. El aislamiento térmico es reforzado por un revoque grueso de 3 cm a base de arcilla y paja.

Los techos son de madera a excepción de una de las habitaciones que es de “bovedillas”, estas son un sistema estructural que por forma resisten a las fuerzas gravitatorias de la cubierta: de una mezcla de cemento/arena, armado con una red de plástico y dos hierros de 6 mm colocados longitudinalmente en la parte lateral. En el encuentro entre bovedillas se colocan 3 hierros de 8 y se rellena con arcilla y arena volcánica hasta nivelar la losa.

 


Vivienda «Mayum»

Este proyecto está constituido por una construcción de 2 plantas, sobre una base de implantación plana y cuenta con 140 m2 de área útil.

La morfología orgánica adoptada no interfiere con el entorno dominante y privilegia la entrada de luz, así como el libre flujo visual entre el interior y el exterior.

La planta corresponde a una lemniscata, dividiendo el interior en dos núcleos complementarios y opuestos.

Esta geometría está definida en múltiples manifestaciones de criaturas y procesos vivientes del macro y micro cosmos, tales como las formas que encontramos en un campo magnético o en una simple manzana. La morfología del techo corresponde a la Curva de Viviani originada por la intercepción de una esfera con un cilindro y acompaña la forma de la planta, dado que sería su proyección en el plano horizontal. Esto deriva de la intención de hacer un espacio orgánico en la plenitud tridimensional (fig.1).

módulo orgánico

Figura 1

La lemniscata fue generada por el mecanismo de Watt, definiendo dos rectas que pasan por dos centros ubicados a una distancia igual (4,40 m) del centro en el eje este/oeste. Luego su adaptación a la tipología de vivienda hizo aparecer el arco central y los demás elementos geométricos.

La morfología fue también coincidente con el culto budista de los propietarios y con el universo simbólico de esta cultura. En la mayoría de las decisiones está el equilibrio entre dos polos opuestos y complementarios (yin/yang, positivo/negativo, este/oeste…). Esta intención está materializada también en los arcos, diseño de la estructura del techo o la propia pared del segundo piso al este. La lemniscata en su eje mayor tiene 15 m y en sus ejes menores 7 m. Esto se debe a un principio de suma en las proporciones orientales, donde sobra la unidad. Así 3/7 (3+3=6+1=7), 4/9 (4+4=8+1=9), 7/15 (7+7=14+1=15).

Los dos núcleos adicionados al norte y al sur son secciones de círculo con centro en el centro de la lemniscata. Estos dos espacios son espacios de menor importancia en su uso, pero determinantes para el equilibrio energético y estructural de la Forma sirviendo como dos apoyos (“contrafuertes”) a la totalidad del volumen edilicio.

El espacio interior permite alguna variedad de funciones según los cambios que el propietario determine con el tiempo, por eso la decisión de hacer espacios continuos y fluidos con el mínimo de barreras arquitectónicas. La división es dada en la mayoría de las veces por la forma.

Aún así, el espacio central es el foco de la casa. Está determinado por un arco que asume mayor importancia por el diseño derivado del gusto de los propietarios confiriendo al espacio identidad y vitalidad en la transición de su campo magnético.

El entorno

A nivel de entorno, el terreno de implantación está ubicado en la zona bioambiental de Argentina VI (muy fría) según la norma IRAM 11.603.

Como primera medida todas las ventanas son de doble vidrio y con marcos protegidos de la entrada de aire desde el exterior. Como decisión de diseño se ubicó el mayor porcentaje de vidrio al norte con el objetivo de obtener ganancias directas durante los meses más fríos. Por otro lado al sur se achicaron los paños de vidrio, haciendo caso a los valores mínimos para iluminación y ventilación natural. Al norte se incorporaría un “muro acumulador ventilado” dentro del invernadero (foto 2) que, en conjunto, permite calefaccionar aproximadamente el 10% del área del espacio interior ayudando en el ahorro de leña. Otra de las estrategias de diseño pasivo es el jardín de invierno al norte que funciona como efecto de invernadero con fuerte eficacia por su máxima exposición a la trayectoria del Sol.

módulo orgánico

Foto 2

Otra de las primeras medidas tenidas en cuenta fue el proyecto de los muros para satisfacer los valores medios de trasmitancia térmica de una pared para el verano e invierno, establecidos por la Norma IRAM 11605.

La calefacción del espacio está hecha por estufas de masa de alto rendimiento. De este modo es posible calentar los espacios de la planta alta, así como retardar el punto de enfriamiento después de terminada la combustión de la leña.

El sureste se destinó para el sistema de tratamiento de aguas hecho por una cámara de piedras que funciona como filtro granulométrico, seguido de un estanque de oxigenación con plantas (foto 3).

Sistema de tratamientos de aguas

Foto 3

La entrada al sur, protegida por un alero, es un espacio utilizado como cámara de frío que permite estabilizar la temperatura en el interior, a parte de poder ser un lugar de guardado.

En el segundo piso, al oeste, se encuentra la habitación de la pareja con su baño privado y vestidor; al este está el área de meditación, culto y escritorio con acceso directo a un balcón de techo vivo. El techo permite la continuidad visual con el entorno verde.

Sistema constructivo

Como sistema constructivo se adoptó por una estructura independiente de madera con columnas de ciprés y vigas de pino Oregón. Para refuerzo de la estructura se adoptó por una estructura de bastidores de madera. La misma forma se asume como resistente, por su característica volumétrica orgánica, a los vientos dominantes y a los vientos fuertes. Otra de las premisas fundamentales para la elección de la morfología del proyecto fue su resistencia a los sismos, dado que el lugar de implantación es considerada zona sísmica 2, sismicidad media. Es importante la forma curva continua sin quiebres, tal como la planta del proyecto, para la distribución uniforme de los esfuerzos. Los dos volúmenes acoplados al norte y al sur funcionan como pies (contrafuertes) que simétricamente refuerzan la totalidad del volumen edilicio.

Las paredes exteriores son con la técnica de paja encofrada. Para tal, se clavan fenólicos a las columnas que sirvan de encofrado para colocar la mezcla dentro. Se introduce una mezcla de barro y paja en el encofrando de unos 70 cm de altura y se compacta con pisones manuales livianos, resultando un muro alivianado y con suficiente aire intersticial. Este proceso se vuelve a realizar nuevamente elevando el encofrado hasta cubrir toda la altura del vano.  La mezcla es mayoritariamente de paja ensuciada de barbotina (arcilla líquida). Aunque para la vivienda en cuestión y beneficiando del material de la zona, se utilizó también piedra pómez como material alivianado. Las paredes interiores son de adobe de 15 cm x 30 cm x 6 cm hechos en obra con arcilla, arena y fibra, garantizando inercia térmica en el interior para acumulación de energía (foto 4).

módulo orgánico

Foto 4

Todos los muros son revestidos con pinturas naturales y sanas ejecutadas en obra y con los pigmentos naturales elegidos con la participación del propietario. Estas pinturas son a base de arcilla, con aceite de lino y óxidos de hierro.

Artículo escrito con la colaboración de Giulia Scialpi y Jorge Bautista.

Este artículo apareció en el nº 48 de EcoHabitar, invierno de 2016. Puedes encontrar la revista aqui.

Módulorgánico

Marco Aresta, Giulia Scialpi
124 pág. 21 x 27,7 cm
Color. Fotos, gráficos, dibujos, tablas

En busca de una alternativa para la universalidad de la vivienda digna y sana, el arquitecto Marco Aresta junto con el constructor Jorge Belanko, impulsan el Módulorgánico para la autoproducción de la vivienda de bajo coste.

La voluntad de proyectar está íntima y sutilmente vinculada a la realidad del deseo. Para los surrealistas el deseo era el sustrato ético y estético que tiende a cambiar la vida, por lo que el deseo era considerado como el acto proyectual que llevaba a la innovación, es decir, el acto revolucionario que producía cambios.

Guiados por ese deseo revolucionario del reconocido constructor autodidacta, Jorge y Marco trabajaron durante los últimos años tratando de encontrarle una respuesta a la compleja situación actual de la vivienda: ¿Cómo pasar del deseo de tener una vivienda a conseguir hacérsela?

En este libro se describe, paso a paso, la construcción de una vivienda con materiales cercanos, económicos, accesibles, de forma viable tanto en el diseño como en la construcción.

Un libro especialmente escrito para facilitar la autoconstrucción.

Puedes conseguir este libro aquí.


Te puede interesar:

La elección de los materiales

Arquitectura orgánica

CAD aplicado a la Arquitectura Orgánica

Cosecha de agua y tierra con permacultura y línea clave

Cosecha de agua y tierra es hablar de Keyline (línea clave) y hablar de los orígenes mismos de la permacultura. En el mundo de los permacultores, mientras todos conocen a Bill Mollison, unos pocos conocen a David Holmgren y casi nadie sabe de P. A. Yeomans, uno de los hombres más visionarios que han existido en los últimos tiempos y que merece ser reconocido mundialmente por haber resuelto de manera genial uno de los dilemas más antiguos de la humanidad, la relación que existe entre el paisaje y la agricultura.

Fue Yeomans quien, hace más de 40 años, hablaba ya de agricultura permanente, término del que posteriormente se derivó la palabra permacultura. Su legado aún perdura, y de la mano hábil de sus hijos Alan y Ken Yeomans y de la de carismáticos expertos como Darren Doherty, sus conocimientos siguen dejando huella en miles de hectáreas por todo el mundo. Terrenos cultivados con los geniales patrones de Keyline (Línea Clave), van cosechando agua y tierra y capturando carbono bajo la superficie, incrementando con ello el patrimonio natural del agricultor, su tierra y por consiguiente sus cosechas.

Yeomans  lo tenía muy claro, “conforme la tierra se enriquece, el agricultor también lo hace”. Para lograrlo el agricultor debe saber que su riqueza, la de su comunidad y la de su propio país están basadas en la fertilidad de sus tierras. Una tierra fértil es la que está llena de vida. En un suelo sano crecen plantas sanas, que a su vez alimentan animales y humanos que, nutridos de esta manera, se mantienen sanos.

Yeomans desarrolló una serie de técnicas y estrategias a cuyo conjunto llamó Keyline (Línea Clave), que permite al agricultor dedicarse a actividades agropecuarias y, a la vez, crear las condiciones necesarias para la regeneración de sus suelos.

Suelos y humus

Para producir buenos cultivos es necesaria la fertilidad de la tierra, y para ello hay que mantenerla con suficiente actividad biológica. Cuando la materia orgánica ha pasado por todos sus procesos biológicos y llega a su estado final de descomposición dentro del suelo, se conforma en enormes moléculas orgánicas relativamente estables a las que la ciencia llama humus.

El humus es un compuesto rico en minerales que, aunque disponibles a las plantas, no se lixivian con el agua. Esta substancia, además de almacenar agua y nutrientes, es capaz de retener algunos metales pesados y hasta radioactividad, y por si fuera poco, perdura miles de años en el suelo si no se la expone al sol y al aire.

Mientras todavía existen miles de ingenuos agrónomos creyendo que la fertilidad del suelo se compra en sacos de fertilizantes químicos, actualmente se facturan billones de dólares al año vendiendo “salud del suelo” en forma de microorganismos benéficos tales como micorrizas, bacterias diazotróficas (que fijan nitrógeno atmosférico) y biotecnología.

Yeomans

YEOMANS ya hablaba, hace 40 años de agricultura permamente.

Yeomans, con la ayuda de sus hijos, desarrolló implementos agrícolas como el arado que lleva su nombre.

Estos sirven para crear las condiciones necesarias para que la actividad microbiológica en el suelo se multiplique rápidamente y la producción de materia orgánica se incremente notablemente, condiciones idóneas para la producción de humus.

Como lo menciona Owen Hablutzel, experto permacultor en Keyline, en su excelente artículo recién publicado «Planificación con la escala Permanencia de la Línea Clave de Yeomans«, los temas principales desarrollados por la permacultura fueron inicialmente explorados por P. A. Yeomans  .

Él fue el primero en conceptualizar la planificación o diseño de un terreno destinado a convertirse en una  finca agrícola o ganadera considerando las siguientes características:

  • Centrarse en el conjunto, con un enfoque holístico.
  • Reconocer la importancia fundamental de los objetivos, prioridades y sobre todo, considerar la toma de decisiones para la planificación de manera integral.
  • Reconocer el papel de las personas como parte crucial del sistema, tomando en cuenta que el mantenimiento de la salud de la tierra es «un reflejo directo de la gente».
  • Conceptualizar un diseño acorde a las características del paisaje agrícola.
  • Integrar el pastoreo como herramienta de mejora de las tierras con la tecnología Arado Yeomans para Línea Clave con el fin de acelerar el desarrollo de la fertilidad.
  • Prestar atención a la importancia de la organización a escala de los agro-ecosistemas.
  • Aumentar la flexibilidad, la capacidad de adaptación y la resistencia de toda la granja.

Como señala Owen, Yeomans ideó un esquema claro para avanzar hacia la «agricultura permanente», que hoy se llama «sostenible» o incluso «regenerativa», lo que fue la pasión, y el propósito de su vida.

La Escala de Permanencia de la Línea Clave

La verdadera columna vertebral del sistema de diseño de la Línea Clave de Yeomans y el resultado de quince años de experimentación adaptativa en una enorme cantidad de hectáreas caracterizadas por la variabilidad climática, es la Escala de Permanencia de la Línea Clave.

  1. El clima.
  2. La forma de la tierra.
  3. El abastecimiento de agua.
  4. Los caminos de acceso.
  5. Los árboles.
  6. Las estructuras.
  7. Las cercas de división.
  8. El suelo.

Pero, ¿qué significa esta lista de 8 factores y qué se puede hacer con ella? El nombre que le da Yeomans  a esta lista nos ofrece una orientación al respecto. Él la llama: la Escala de permanencia de la línea clave relativa a los aspectos agrícolas, para la planeación, desarrollo y gestión de las tierras agrícolas.

Escala de Permanencia de YEOMANS

La Escala de Permanencia de YEOMANS ilustrada por OWEN HABLUTZEL.

Al igual que muchos agricultores experimentados y exitosos, Yeomans  era un pensador de los sistemas naturales y como tal reconocía que “la planificación de un aspecto del territorio influye en todos los demás” . Por esta razón desarrolló su escala como una herramienta para la priorización y como guía para la toma de decisiones en la planificación de los paisajes agrícolas resistentes a los cambios.

Un buen diseño

En un buen diseño, el patrón de la línea clave de Yeomans comienza considerando lo general y después se consideran todos los factores y sus interacciones. El clima, la topografía y el movimiento del agua sobre el terreno son los factores que a gran escala marcan las pautas del diseño. La distribución espacial del agua afecta a la ubicación de las vías de acceso, de las franjas protectoras de árboles y así sucesivamente en el orden descendiente de la escala de permanencia. En esencia se “diseña del patrón a los detalles o de lo general a lo particular”, tal y como David HOLMGREN reveló años después.

Mediante la creación de un proceso de diseño simple y ordenado, que trabaja directamente con la naturaleza, Yeomans mostró el camino correcto a los agricultores y diseñadores de terrenos agropecuarios en todo el mundo para poder trabajar de forma más sencilla y adaptar sus actividades a la compleja dinámica de la naturaleza.

Línea Clave y la cosecha de agua y tierra

La planificación y Diseño en Línea Clave para la cosecha de agua y tierra consiste en una serie de principios, técnicas y sistemas que se utilizan para coordinar un plan de desarrollo rural o urbano que redunda en la regeneración y embellecimiento de las tierras y el paisaje.

Canales de conducción y/o infiltración de agua, embalses, caminos, franjas de árboles en curvas a nivel y desnivel, cercas, subdivisiones, cultivos, huertas, praderas para el pastoreo, y construcciones encajan con todo un sentido lógico dentro de la planificación, cuyo eje es el movimiento del agua sobre el terreno.

Todas estas infraestructuras modifican las líneas originales de agua, parteaguas y desagües, para redefinir el paisaje en zonas bien delimitadas a las que Yeomans llamó: 1) zona de captación, 2) zona de infiltración, 3) zona de riego y 4) zona de aprovechamiento. Todas ellas bellamente delineadas en este diseño de Darren  DOHERTY .

cosecha de agua y tierra

Diseño en Línea Clave realizado por DARREN DOHERTHY en Australia.

 

El Diseño en Línea Clave implica cambios en la topografía, algunos pueden ser implementados a mano, como los canales, caminos y zonas boscosas; otros requieren de maquinaria pesada para la construcción de reservorios de agua. También implica técnicas y estrategias de cultivo muy diferentes a las utilizadas en la agricultura convencional.

En lugar del convencional arado que voltea la tierra provocando la pérdida de su fertilidad y degradación, Yeomans inventó el arado para el cultivo subterráneo.

Todo este trabajo prepara las tierras para absorber rápidamente, y cada vez más, el agua de lluvia, manteniéndola en el terreno, mejorando así sus características físicas y biológicas. Además ayuda a desarrollar y hacer más profunda la capa vegetal, regenera la estructura del suelo y elimina su erosión y salinidad.

La actividad microbiológica

Además, un buen diseño puede incrementar mucho la actividad microbiológica del suelo respecto a la que tendría en su estado natural, lo cual redunda en el aumento de la fertilidad de las tierras y elimina el consumo de costosos abonos químicos.

La lluvia y el movimiento del agua en la superficie son las bases para la planificación y rediseño de cualquier terreno.

Comprender la influencia de la topografía sobre la escorrentía es esencial para planificar los cambios necesarios en el diseño en Línea Clave.

Topografía para  la cosecha de agua y tierra

La topografía “trata” de sacar el agua de los terrenos en el menor tiempo posible, conduciéndola desde las laderas a las vertientes, las cuales inexorable y rápidamente la desaguan hacia el mar. En climas áridos y secos, el agua se concentra y forma corrientes cuyo ímpetu y velocidad arrastra miles de toneladas de tierra anualmente y se aleja  de las tierras demasiado rápido sin impregnarlas adecuadamente.

Para remediar esto, Yeomans desarrolló estrategias que minimizan la velocidad del agua a su paso por los terrenos, reteniéndola y promoviendo su infiltración en el lugar más económico para almacenarla, el suelo. El agua infiltrada puede ser utilizada en praderas, cultivos y árboles, mientras que la escorrentía se puede almacenar en reservorios para beneficio del paisaje, control de incendios, abrevaderos, riego, etc.

Diseño en línea clave con curvas a desnivel, dirigiendo el corte del paso y la escorrentía de la vertiente a la ladera. Cortesía de DARREN DOHERTY.

 

Las curvas de nivel

Uno los trabajos mas importantes que realizó Yeomans fue establecer las bases para la decodificación de terrenos a partir de una curva a nivel. Él mostró como, al trazar curvas paralelas a determinada curva a nivel, las nuevas curvas quedan a desnivel y éste puede ser utilizado para conducir el agua en la dirección deseada.

De esta forma, en climas secos o con lluvias estacionales, la escorrentía se dirige intencionalmente hacia la ladera como se muestra en la fotografía 3. Si se desea drenar las laderas, por ejemplo en lugares con precipitaciones excesivas, las curvas a desnivel llevarán el agua hacia las vertientes.

Todos estos conceptos están explicados en el libro «Cosecha de agua y tierra«, parte del cual está inspirado en el libro «Water for every farm» escrito por P.A. Yeomans, cuya lectura recomendamos a quien desee profundizar en el tema.

Yeomans  dedicó décadas al desarrollo y diseño del paisaje y maquinaria agrícolas que promoviera la regeneración acelerada del suelo y, con tenacidad a toda prueba, encontró soluciones geniales a la problemática del campo para beneficio de los agricultores y sus tierras en todo el mundo para llegar a lo que llamamos cosecha de agua y tierra.

En España, el permacultor experto en Línea Clave y cosecha de agua y tierra, Jesús Ruiz,  está desarrollando un importante trabajo de regeneración de tierras de cultivo y pastoreo aplicando y enseñando todo este conocimiento de manera notable.

*Eugenio Gras es Ingeniero Industrial. Es uno de los permacultores pioneros en México, experto en Diseño Línea Clave (Keyline), para la cosecha de agua y tierra; ha realizado su preparación en permacultura en Australia, donde se certificó en 1995 por el Permaculture Institute con BILL MOLLISON y con DAVID HOLMGREN. Actualmente colabora intensamente como miembro de Mashumus en la capacitación de agricultores, productores, universitarios y catedráticos a lo largo de Latinoamérica. Ha sido ponente en más de 18 Diplomados Internacionales de Agricultura Orgánica y Permacultura Ha realizado decenas de talleres y cursos de permacultura, diseño línea clave, biofertilización y regeneración del suelo en diversos países.

Cosecha de agua y tierra

Materiales locales para una escuela infantil en Brasil

Materiales locales y un diseño bioclimático han sido conjugados por los estudios de arquitectura Rosenbaum y Aleph Zero para construir esta aldea infantil en Tocantins, Brasil , para albergar a 540 estudiantes del internado Canuanã.

Tierra del lugar en forma de adobes tradicionales y métodos de construcción autóctonos se conjugan de maravilla en este edificio y se representan la conexión de las personas y el lugar.

Los arquitectos Rosenbaum y Aleph Zero diseñaron dos grandes espacios, uno para chicos y otro para chicas, ubicados en puntos estratégicos cercanos a los límites del lugar, para dirigir el crecimiento del complejo agrícola y permitir un mejor programa espacial y funcional.

Los arquitectos involucraron a la comunidad local, los docentes, la administración y los niños en el proceso que atravesó etapas de investigación, inmersión y diversos talleres con el objetivo de aumentar la autoestima de los niños, la individualidad, el sentido de pertenencia y la responsabilidad por el medio ambiente.

Las residencias incluyen 45 unidades para seis estudiantes cada una, agrupadas en grupos de cinco y organizadas alrededor de tres grandes patios llenos de vegetación tropical. Alrededor de los dormitorios, varias áreas de interacción como espacios para la lectura, salas de televisión, áreas de juego y otros, se han diseñado, junto con los estudiantes, para mejorar la calidad de vida general y vincularse a la escuela y servir como espacios de aprendizaje complementarios.

Los materiales locales como los adobes de tierra, fabricados de suelo local, se han utilizado para la construcción de las paredes y las celosías que separan los espacios, elegidos por sus óptimas propiedades térmicas, valor técnico y estético.

Los elementos estructurales se componen de madera eucaluptus laminada encolada por su versatilidad, prefabricación y características sostenibles, que soporta un techo metálico delgado siguiendo una grilla regular de 5,90 m por 5,90 m.

Materiales locales para una escuela infantil en BrasilMateriales locales para una escuela infantil en BrasilMateriales locales para una escuela infantil en Brasil

Materiales locales para una escuela infantil en BrasilMateriales locales para una escuela infantil en BrasilMateriales locales para una escuela infantil en BrasilMateriales locales para una escuela infantil en BrasilMateriales locales para una escuela infantil en BrasilMateriales locales para una escuela infantil en Brasil

 

escuela en brasil

Baso eskola o la escuela en el bosque

http://www.ecohabitar.org/talleres-de-bioarquitectura-y-sostenibilidad-para-escuelas/