Zona blanca Zona cero

La invasión de tecnologías agresivas en el hábitat residencial, genera múltiples patologías de etiología medioambiental y crea la necesidad de establecer espacios con Polución Cero. Los afectados necesitan un entorno para poder vivir.

Somos sensibles al entorno, natural o artificial, que nos rodea, y nuestra salud depende de la calidad ambiental, si dormimos mal y nos despertamos cansados y confusos cada mañana, sin causa objetiva, posiblemente estamos en un entorno nocivo, con factores ambientales perjudiciales para la salud, es decir, tenemos el enemigo en casa.

Como impartimos, ya en 1997, en un postgrado que tuve el honor de coordinar en la Universidad Politécnica de Barcelona, la existencia de domopatías en nuestro dormitorio o puesto de trabajo puede afectar a la salud, especialmente al sistema inmunitario y al equilibrio neurológico.

En particular la polución electromagnética de alta frecuencia de la telefonía móvil ha llevado a muchos afectados de Electrosensibilidad (o électro-hypersensibilité, EHS), hay personas que tienen que emigrar de las ciudades para buscar “zonas blancas” (ya existentes en Suecia, Canadá y Francia), e incluso a algunos les lleva a vivir bajo tierra, en una bodega, o incluso en una cueva, para poder dormir y superar la sintomatología del síndrome de las microondas.
Según datos de Francia (Next-Up, Dr. Roger Santini) la EHS afecta ya al 14% de la población, aunque sólo 3-4% lo manifiesta, y globalmente se puede prever que el 50% de la población será electrosensible en veinte años. En Francia esta alarma social se concreta en la creación del primer “Ecovillage Zone blanche-zone santé” (Ecovilla zona blanca-zona salud), destinado a la recuperación de las personas electrohipersensibles (electro-hypersensibilité EHS).
Por otro lado, surge la preocupación por la contaminación química ambiental, se asocian vecinos para protestar por el ruido de las discotecas y los aeropuertos, y surgen entidades que denuncian la intoxicación crónica por el mercurio, presente en las amalgamas y vacunas, y cada vez más en el pescado.

Respondiendo a una demanda creciente de los afectados, el grupo de expertos de Domosalud está estudiando una normativa que determina qué es una ZONA BLANCA – ZONA CERO, y proponer su reconocimiento ante la Administración.

bool(true)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *