Una casa orgánica pentagonal de Bioterre

P1210742El objetivo principal del proyecto era conseguir una vivienda de tierra cruda saludable y armónica  integrada al riquísimo etorno natural, al pie del Parque Natural del Montseny, a unos cincuenta kilómetros al norte de Barcelona, en una zona residencial exterior de la pequeña villa de Sant Esteve de Palautordera. Los clientes, una familia humilde y de gran corazón con dos hijos pequeños que se están formando en una escuela Waldorf.

Desde el inicio vinieron a buscarme para guiarles y llevar a cabo un proyecto orgánico con una concepción holística, complementando la formación académica en la Bauhaus en Arquitectura de la madre. Se partió de los principios de la Ecoarquitectura. Se concibió como un organismo vivo, que fuera capaz de recoger su propia agua de lluvia, obtener su energía del Sol y que estuviera profundamente enraizada y vinculada a la tierra, como extendiendo sus raíces por la parcela y el huerto contiguo.

El acceso a la información y sabiduría del lugar se hizo mediante un proceso meditativo. En ese estado de no mente, en ausencia de las neuras y pensamientos del ego del arquitecto, y donde todo es Uno, apareció el patrón formal de una flor pentagonal. Esto encajó sorprendentemente con los dibujos esbozados por uno de los niños realizados al mismo tiempo. Nos pareció como si la forma se encontrara en el campo cuántico accesible para ser materializada, lejos del plano mental.

bool(true)

One thought on “Una casa orgánica pentagonal de Bioterre

  1. Un proyecto muy humano, concilia naturaleza, familia y arquitectura. Un referente para todos, desde los que construimos hasta los que habitamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *