Un nuevo estudio demuestra los efectos transgeneracionales del BPA

transgenicos

Esto es lo que sugiere un estudio que será publicado en la revista Endocrinology y liderado por la bióloga Jennifer Wolstenholme (Universidad de Virginia, EE.UU.) que demuestra que las alteraciones de comportamiento social, en los ratones expuestos al BPA, persisten hasta la cuarta generación.

Los efectos transgeneracionales de los disruptores endocrinos, o alteradores hormonales, son bien conocidos desde finales de los años 90, pero se refieren principalmente al aumento del riesgo de cáncer y la reducción de la fertilidad.

Este estudio, es el primero en demostrar el carácter transgeneracional de los problemas de comportamiento debidos a la exposición a esta molécula en los ratones. Y esto, incluso a niveles muy bajos de exposición, comparables a los niveles de BPA a los que estamos expuestos la mayor parte de la población humana occidental.

El Bisfenol-A es usado principalmente para hacer plásticos. Productos que contienen plástico, basado en Bisfenol-A, han estado comercializándose durante mas de 50 años. Se usa para fabricar una gran variedad de productos comunes, incluyendo biberones, botellas de agua, latas de refresco en su recubrimiento interior, equipamiento deportivo, dispositivos médicos y dentales, sellantes, anteojos orgánicos, CDs y DVs y electrodomésticos varios.

El BPA está omnipresente, en el aire, el agua, en nuestra comida y en nuestros cuerpos, dijo Emilie Rissman, de la Universidad de Virginia y autora principal del estudio.

El 95% de las muestras de orina de los adultos estadounidenses, contenían niveles cuantificables de BPA.

Los principales afectados, son en su mayoría los bebés, tanto en su etapa embrionaria como en la de lactancia, pues es entonces cuando las hormonas tienen un papel fundamental.

 

Efectos sobre la salud

El aumento de los niveles de Bisfenol-A en la orina, se ha asociado con la disminución en la concentración espermática, disminución del recuento espermático total, disminución de la vitalidad espermática así como de su motilidad.

 

Respuesta gubernamental e industrial

En Canadá (primer país en calificar al BPA como sustancia tóxica), se ha informado a la población en general, que se ha concienciado del problema, y se prohibió inmediatamente su uso. Ante la imposibilidad de utilizar otro tipo de biberones pues, en el momento en el que fueron publicados los artículos y fueron dadas las conferencias, no existían en el mercado biberones sin BPA, se difundió entre la población la idea de que no se calentaran en el microondas los biberones, ni se utilizaran con líquidos calientes, ya que es cuando se liberan los tóxicos que más tarde alteran el funcionamiento normal del sistema hormonal.

El 1 de junio de 2011, la Unión Europea prohibió la venta de tetinas de plástico que lleven el componente bisfenol A (BPA), uniéndose así a los países que ya tienen legislación sobre este tema, como Canadá, Dinamarca, Suiza y algunos estados y ciudades de EE.UU. Argentina adoptó en Marzo de 2012 la medida de prohibir la fabricación, importación y comercialización de tetinas que contengan BPA, debido a que esta sustancia puede causar efectos tóxicos en los lactantes.

No será suficiente prohibir el bisfenol A (BPA) para que sus efectos sobre la población desaparezcan. Tendremos que esperar y esperar lo suficiente para que pasen varias generaciones.

Fuente: doctorhutchinson.blogspot.com.es

bool(true)

One thought on “Un nuevo estudio demuestra los efectos transgeneracionales del BPA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *