Un innovador eco-social

IMG_2007Gunter Pauli es un dinámico emprendedor belga, un economista atípico que aprende y se inspira en los ecosistemas, un tipo especial de innovador: un innovador eco-social.

Gracias a mi amigo Luis Camargo, tuve la preciosa oportunidad de conocer y hablar con Gunter Pauli a su paso por Barcelona. Aunque relativamente breve, la conversación fue  realmente interesante. Tenía un encuentro creativo con Jorge Wasenberg, director del museo de la Ciencia Cosmocaixa.

Master en administración de empresas por una prestigiosa escuela de negocios francesa, cruzó, durante varios años, Europa como lector y consultor de IBM. En esa época escribió ocho libros de gestión. Viajero incansable. Habla fluido en seis lenguas.

Creó varias empresas, entre ellas Ecover; pequeña pero con una gran idea: reinventar el negocio de la limpieza. Es todavía una floreciente empresa que produce detergentes ecológicos. Sus productos sólo usan jabones biodegradables y materias primas renovables: extractos vegetales, aceites naturales… Pero no sólo eso, para fabricarlos construyó una de las fábricas más ecológicas del mundo, cerca de Malle en el norte de su Bélgica natal.  Una maravilla verde. La cubierta de hierba la mantiene fresca en verano y cálida en invierno. Energías renovables, sistemas naturales de tratamiento de aguas residuales, los ladrillos de las paredes hechos con arcilla reciclada de las minas de carbón. La fábrica causó sensación en Europa, cuando abrió en 1992 un gran número de políticos, ecologistas, reporteros y cámaras de TV estuvieron presentes.  Desde entonces ha sido una especie de atracción turística “biodegradable”.

Por ella recibió el Premio Mundial del Medio Ambiente, concedido por la Organización de las Naciones Unidas.

De Ecover a ZERI

Ecover tuvo mucho éxito, pero un día Gunter Pauli se dió cuenta de que mientras contribuía a que el Rin estuviese menos contaminado, en Malasia e Indonesia donde se proveía de las materias primas naturales, por cada kilo de coco o de aceite de palma que compraba quedaban atrás 20 kilos de residuos. Y lo que es peor, el incremento de la demanda que la producción de Ecover estimulaba, conducía a amenazar el bosque tropical. Básicamente, su muy festejado negocio exportaba polución de Europa a Asia. Cuando instó a sus socios mayoritarios a replanteárselo, estos no quisieron….. así que se marchó. Se fue a Tokio, a la Universidad de las Naciones Unidas, donde lanzó el programa “Iniciativas para la Investigación en Cero Emisiones” -ZERI- en 1994.  “Una red internacional de científicos, empresarios, gobiernos y educadores que buscan soluciones para responder a las necesidades básicas de la humanidad: agua, comida, salud, vivienda, energía y trabajo”. 

 

 

bool(true)

One thought on “Un innovador eco-social

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *