Un espacio para la vida hecho a mano

galeria

La obra consiste en dotar a la construcción inicial, una vivienda autoconstruida con bloques de termoarcilla, de un mejor comportamiento térmico a través de una superficie acristalada orientada al sol, además de dar cerramiento al porche existente, protegiéndolo del viento y otorgando mayor compacidad a la construcción.

De esta forma se genera un espacio luminoso y se mejora el aislamiento de buena parte de la vivienda. Las soluciones adoptadas han permitido autoconstruirlo por una sola persona de forma sencilla y con pocas herramientas.

El lugar donde se ubica, cercano a la sierra de Madrid, tiene inviernos fríos y fuertes vientos, pero a la vez, muchos días de sol durante todo el año. En invierno, gracias a las superficies traslúcidas, se produce calor por efecto invernadero, llegando a obtener más de diez grados de diferencia con el exterior, tanto de día como de noche, solo gracias al cerramiento ligero y a la captación solar. Este calor producido se conduce por la casa a través de los huecos de paso y se almacena en parte en los muros de bloques de termoarcilla que tienen mayor inercia térmica, favoreciendo la regulación térmica durante la noche.

Por Daniel Barrio

bool(true)

2 thoughts on “Un espacio para la vida hecho a mano

  1. Qué interesante! ¿se puede saber la ubicación exacta de la casa? o hay alguna pagina web de la misma para tener más información? gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *