Un espacio autónomo, ecológico, libre y soberano

Universidad de Ecología Aplicada y Solidaria (UEAS). Cuando una pasa unos días allí, el mundo frena su vertiginoso declive y los aires de libertad te apoderan. La UEAS nació para dar forma a todas aquellas ideas que siempre dudamos sean realizables.

En la región francesa de Le Gard, en el sur de las Cevennes, rodeada de bosque mediterráneo y de matorral espeso, se halla la Universidad de Ecología Aplicada y Solidaria (UEAS), un cúmulo de sueños e inquietudes hechos realidad, un concentrado explosivo de ingenios prácticos, investigación y experimentación para una vida autónoma.

Michel compró el terreno hace años, y desde entonces no ha parado de socializar su experiencia a las más de diez mil personas que han pasado por allí. Hasta hoy, la UEAS ha abierto sus puertas a los aprendices y curiosos una vez al mes. Durante diez intensivos días, el trabajo práctico se combina con el ritmo enérgico y contagioso de Michel, en un ambiente de autonomía y compañerismo que nos recuerda cuán cerca estamos de la autogestión y qué alejada nos la pensamos.

Pasearse por el centro resulta un ejercicio creativo y ameno, donde los ingenios y las obras van dejando sus huellas en el camino.

Arquitectura sin arquitectos

A pesar de ser arquitecto, Michel aclama en todo momento el derecho a un techo para todas. “De los 510.101.000 km2 de superficie terrestre, frente a los 6.000 millones de seres humanos que la pueblan, cada uno cuando nace tiene derecho a 8,5 ha, 2,5 ha de suelo y 6 ha de mar, que bien podrían estar repartidas por el planeta en parcelas, de por ejemplo, 1.000 m2, resultando un total de 25 parcelas de suelo y 60 de agua por habitante”. Es por ello que, el centro muestra un vasto abanico de técnicas solidarias en bioconstrucción con recuperación y autogestión, solidarias con los individuos de la especie humana y con el planeta. Tras los terremotos en Turquía del 1999, donde se cobraron 15.000 víctimas, 40.000 heridos y 200.000 sin techo, y los recientes en Marruecos con 600 víctimas e Irán con 20.000, en la UEAS se realizó un modelo de vivienda de bajo coste económico de 4.380 € por 100 m2 habitables, con cimientos antisísmicos hechos de materiales reciclados y de realización autónoma. Esta casa garantiza las necesidades vitales de un individuo y su familia, es decir, alojarse, cuidarse, comer, no contaminar, amar, amarse y transportarse gratuitamente, dado que la organización espacial de la construcción genera el 70% de un salario medio: techo verde con cultivo de plantas medicinales, ¡lo que sitúa la farmacia bien cerca!-, recuperación y almacenamiento de aguas de lluvia, captadores solares, encofrado de planchas de madera, aislamiento con materiales fibrosos recuperados, jardín huerto, patio interior, etc. Debido a la utilización de cal en el revoque y al techo verde, el edificio puede retener 37 tn. de CO2 en vez de producir 44 tn. como lo hacen las construcciones de cemento de igual aspecto exterior.

bool(true)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *