Toxicidad de los retardantes en los objetos cotidianos

Los científicos alertan sobre el riesgo tóxico de sustancias retardantes de llama que impregnan objetos cotidianos. Declaración de San Antonio sobre retardantes de llama bromados y clorados

La Declaración ha sido suscrita inicialmente por 150 científicos de 22 países y apoyada por el Panel Internacional sobre Contaminación Química (IPCP).

Muchos científicos están trabajando para concienciar a la sociedad acerca de graves riesgos. No obstante, la población, singularmente la española, pocas veces llega a conocer tales alertas de la comunidad científica. El Fodesam , intermediario entre la ciencia y la población, da a conocer aquí uno de estos importantes textos científicos para la que gente sepa a lo que nos exponemos.

Muchos de los objetos que nos rodean cotidianamente están impregnados en estas sustancias que acaban, por ejemplo, en el polvo doméstico que podemos inhalar.

En este caso, la advertencia tiene que ver con unos contaminantes omnipresentes en nuestro entorno más inmediato. Plásticos, tejidos y otras muchas cosas cotidianas están impregnados con ellos, y podemos respirarlos diariamente en el polvo de nuestras casas. Son sustancias que se aportan teóricamente para dificultar que ardan muchas de las cosas que nos rodean en una casa. Su volumen de toneladas utilizadas es exorbitado.

La declaración científica , que lleva el nombre de la ciudad estadounidense de San Antonio (Texas) es  esta:. San Antonio Statement on Brominated and Chlorinated Flame Retardants (Declaración de San Antonio sobre retardantes de llama bromados y clorados) http://ehp03.niehs.nih.gov/article/info:doi/10.1289/ehp.1003089. Está firmada por decenas de investigadores internacionales y dice lo siguiente:

  1. Las partes firmantes del Convenio de Estocolmo han tomado medidas respecto a tres retardantes de llama bromados que han sido catalogados en el tratado para una eliminación global. Estas sustancias incluyen los componentes de los comerciales  penta-bromodiphenyl éter y el octa-bromodiphenyl éter, con hexabromobiphenyl. Otro retardador de llama con bromo , hexabromocyclododecane, está bajo evaluación.
  2. Muchos retardantes de llama bromados y clorados comúnmente usados pueden ser transportados ambientalmente con largo alcance.
  3. Muchos retardantes de llama bromados y clorados aparecen como  persistentes y bioacumulativos, causando la contaminación de cadena alimentaria, incluyendo la leche materna.
  4. Muchas de estas sustancias carecen de la adecuada información acerca de su toxicidad, pero preocupan los datos que se acumulan de forma creciente sobre ellos.
  5. Muchos tipos diferentes de retardantes de llama bromados y clorados han sido incorporados en productos aún cuando faltaba la adecuada información toxicológica.
  6. Los retardantes de llama bromados y clorados presentes en variedad de productos son liberados a los ambientes interiores y exteriores.
  7. Los productos eléctricos y electrónicos cercanos a su fin de vida o ya en él, son una preocupación creciente como consecuencia del vertido en países en vías de desarrollo, que resulta en un tráfico ilegal de sus componentes peligrosos. Entre ellos figuran los retardantes de llama bromados y clorados.
  8. Hay una falta de capacidad para manejar la basura electrónica en una manera ecológicamente sana en casi todos los países en vías de desarrollo y países con economías en transición, lo que conduce a la liberación de sustancias peligrosas que causan daños a la salud humana y el entorno. Estas sustancias incluyen retardantes de llama bromados y clorados.
  9. Los retardantes de llama bromados y clorados , pueden aumentar la toxicidad de fuego, pero sus beneficios globales en el campo de la seguridad frente al fuego no han sido probados.
  10. Cuando los retardantes de llama bromados y clorados se queman, se forman dioxinas y furanos muy tóxicos.

Por lo tanto, estos datos apoyan lo siguiente:

  1. Retardantes de llama bromados y clorados son sustancias que preocupan por su persistencia, bioacumulation, transporte de largo alcance, y toxicidad.
  2. Hay una necesidad de mejorar la disponibilidad y el acceso a la información sobre los retardantes de llama bromados y clorados y otros compuestos químicos en productos en la cadena de suministro y en todas partes del ciclo de vida de cada producto.
  3. Los consumidores pueden desempeñar un papel en la adopción de alternativas a retardadores de llama dañinos si ellos son conscientes de la presencia de las sustancias, por ejemplo, por el etiquetaje de producto.
  4. El proceso de búsqueda de alternativas a los retardantes de llama no solo deberían incluir alternatvas químicas  sino también innovaciones y cambios del diseño de los productos, los procesos industriales, y otras prácticas que no requieran el empleo de ningún retardador de llama.
  5. Debe hacerse un esfuerzo para asegurar que tanto los retardantes de llama que se usan como sus alternativas químicas no tengan propiedades peligrosas, tales como mutagenicidad y carcinogenicidad , o efectos adversos sobre los sistemas reproductivos, sobre el desarrollo, o sobre los sistemas endocrino, inmune o nervioso.
  6. Cuando se buscan exenciones para los ciertos usos de los retardadores de llama, la parte que solicita la exención debería suministrar alguna información que indique por qué dicha exención que se solicita es técnicamente o científicamente necesaria y por qué las alternativas potenciales no son técnicamente o científicamente viables; una descripción de los procesos potencialmente alternativos, de los productos y materiales, o de los sistemas que eliminan la necesidad del producto químico; y una lista de fuentes investigadas.
  7. 1Los desechos que contienen retardantes de llama con características de contaminantes orgánicos persistentes (COPs), así como los productos y artículos, deberían ser eliminadas de tal modo que el contenido de COPs sea destruido o transformado irreversiblemente de modo que no puedan exhibir las característiicas propias de los COPs.
  8. Los retardadores de llama con características de COPs no debe permitirse que se sujeten a formas de gestión que puedan conducir a la recuperación, el reciclaje, la recuperación, la reutilización directa, o los empleos alternativos de las sustancias.
  9.  Los desechos que contienen retardantes de llama con propiedades de COPs no deberían ser transportados a través de fronteras internacionales a no ser que sea para la disposición de tal modo que el contenido de COPs sea destruido o irreversiblemente transformado.
  10. Es importante considerar la administración de producto y ampliar aspectos de la responsabilidad del productor en la gestión del ciclo de vida de productos que contengan retardantes de llama con propiedades de COPs, incluyendo productos electrónicos y eléctricos.

La revista Environmental Health Perspectives publica además un editorial en el que  desgrana algunos aspectos clave de la grave problemática ecológica y sanitaria derivada del uso de los retardantes de llama. E incide en uno de los aspectos más significativos, como es que a medida que se descubría la peligrosidad de un tipo concreto de sustancias se ponían en uso otras nuevas que generaban problemas a su vez, en una especie de ciega huída hacia adelante. (Brominated and Chlorinated Flame Retardants: The San Antonio Statement. Editorial. (Accesible en http://ehp03.niehs.nih.gov/article/info:doi/10.1289/ehp.1003088 ).

El editorial narra como enseguida se vieron los problemas generados por los polibromobifenilos (PBBs) , con cierta similitud con los PCBs, o con otros compuestos bromados como el tris(2,3-dibromopropyl) phosphate , utilizado en los pijamas infantiles, y con propiedades mutágenas y carcinógenas. Y como cuando sustancias como estas sufrieron restricciones por sus efectos sanitarios y ambientales, se incrementó el uso de los PBDEs ( polibromodifenil éteres ) que también han dado problemas. Cuenta como en 2004 la UE prohibió dos de ellos ( PentaBDE y OctaBDE ) estábleciendose en EE.UU. medidas voluntarias (!) para su retirada. Las dos sustancias pasaron a la preocupante lista del Convenio de Estocolmo sobre COPs. También alerta de como el DecaBDE  es hoy amplísimamente utilizado, a pesar de restricciones en la UE y medidas “voluntarias” en USA. Y así mismo como también las alternativas buscadas para los PBDEs, como sucede con hexabromocyclododecane y deca-bromo-diphenyl ethane, vuelven a ser conflictivas. Comentan como el Chlorinated Tris [tris(2,3-dichloro-propyl)phosphate] es mutagénico , pero que es actualmente usado como sustituto del PentaBDE en espumas de poliuretano. O que el Tetrabromobisphenol A (TBBPA) es vastamente usado en equipos electrónicos y ha sido detectado en los huevos de aves rapaces y en la leche humana, pareciendo tener propiedades  de alteración hormonal. Todas estas y otras cosas, concluyen los autores indican en el sentido de una desastrosa línea de búsqueda de sustitutos. Insisten en la posible similitud con los riesgos que en el pasado se derivaron de la extensa utilización del plomo dentro de los hogares, por ejemplo en pinturas, y todas las consecuencias que ello trajo consigo.

bool(true)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *