Eficiencia energética: climatización, iluminación y equipos

Los edificios son unos de los elementos que suponen mayor consumo de energía primaria a nivel mundial y concretamente en España y Europa. Suponen aproximadamente un tercio del consumo total, por lo que la eficiencia energética en es clave para garantizar una sostenibilidad en los edificios a corto y medio plazo.

Un edificio requiere energía fundamentalmente para tres aspectos:

  • Climatización y agua caliente: pudiendo ser sólo para calefacción o para calefacción y refrigeración
  • Iluminación
  • Equipos

Para proporcionar una solución integral de eficiencia energética se deben abordar todos los puntos de consumo. La eficiencia energética es la relación que mide cuánta energía se aprovecha en forma de energía útil frente a la energía utilizada. Se expresa en forma de rendimiento. Por ejemplo, un equipo con un rendimiento lumínico (bombilla) del 85% convertirá en energía luminosa el 85% de la energía eléctrica consumida. A medida que usamos equipos con mayor eficiencia energética logramos mantener el mismo nivel de servicio y confort (iluminación, temperatura…) disminuyendo el consumo de energía.

Un aspecto previo y fundamental es la concepción y diseño de edificios que tengan la menor demanda de energía, de este modo necesitaremos menos energía útil en los mismos. Esto, combinado con equipos de alta eficiencia, permite reducir notablemente el consumo de energía. Por ejemplo, a nivel de climatización esto se consigue diseñando edificios con un alto nivel de aislamiento, que requieren poca energía para ser calentados o enfriados. En este caso requerimos menos energía útil (calor para el edificio), y si además usamos equipos eficientes, reducimos aún más el consumo de energía primaria.

En los edificios, para aportar una solución global de eficiencia energética se deben combinar varias estrategias y equipos, para lograr que actúen de forma integral y mejoren el comportamiento. Analizamos las soluciones más importantes para cada tipo de consumo de energía.

Climatización

El uso de equipos de calefacción de alta eficiencia, como por ejemplo las calderas de gas natural de condensación, reduce el consumo de combustible para producir el mismo calor, suponiendo un importante ahorro energético. Además, estos equipos se pueden combinar con energías renovables, como biomasa o energía solar.

Es importante utilizar además sistemas de control y regulación para adecuar las temperaturas a la ocupación real del edificio y además mantener un nivel de temperatura confortable, pero sin que suponga un derroche de energía. La ventilación del edificio es importante ya que supone la entrada de aire del exterior que debe de calentarse o enfriarse hasta alcanzar la temperatura deseada. En equipos de climatización la etiqueta energética (A, A+, A++…) sirve para clasificar su nivel de eficiencia energética y aunque supongan una inversión inicial mayor ahorraremos mucha energía en el medio plazo.

Iluminación

Se debe primar el uso de la iluminación natural, para disminuir la necesidad de uso de equipos de iluminación artificial y además es muy importante usar equipos de alta eficiencia energética. Las soluciones actuales de iluminación LED y los sistemas fluorescentes son muy eficientes y permiten obtener niveles muy buenos de iluminación con un bajo consumo de energía. El etiquetado energético de las lámparas permite también conocer su nivel de eficiencia energética, facilitando la elección al consumidor.

Equipos

Los equipos utilizados en los edificios, tanto a nivel laboral como doméstico, suponen un consumo energético elevado. Existe también un etiquetado energético que permite comparar niveles de eficiencia energética entre electrodomésticos, ordenadores y otros dispositivos corrientes. A medida que optemos por equipos con mejor etiquetado energético garantizamos que tenemos un buen servicio sin que exista un consumo elevado de energía, por lo que es importante fijarnos en estos detalles a la hora de comprar cualquier equipo.

Integrando todas las soluciones que hemos mencionado anteriormente podemos conseguir mantener nuestro nivel de calidad de vida y confort en los edificios y viviendas reduciendo notablemente el consumo de energía. Esto redunda en un importante ahorro económico, pero también en una disminución del consumo de energía y de las emisiones de gases de efecto invernadero, mejorando a nivel global la situación ambiental, evitando el calentamiento global y haciendo las ciudades y edificios más sostenibles. Medidas de eficiencia energética similares deben adoptarse en el resto de sectores, como el transporte, la industria o la agricultura, lo que da lugar a un importante descenso en el consumo de energía.


Más info:

Diseño ecológico en la climatización

La Comisión Europea abre una consulta pública para la normativa de ahorro y eficiencia energética

Las metas climáticas son realistas con edificios energéticamente eficientes

Diseño ecológico en la climatización

El concepto de diseño ecológico en la edificación va tomando fuerza durante los últimos años hasta convertirse actualmente en un requisito en muchos casos, aportando mucho valor añadido a las construcciones y siendo un requisito indispensable para garantizar una sostenibilidad adecuada de los edificios. Ante este concepto de diseño ecológico habitualmente no se abordan todos los aspectos que deben englobarse para que se considere no sólo los materiales o la energía, sino el conjunto del edificio y su integración con el entorno.

Es importante mencionar que podremos considerar que es ecológico si logra una adecuada integración con el entorno y el medio ambiente, siendo por lo tanto un diseño relacionado con la sostenibilidad o la minimización de recursos energéticos, pero que va más allá. Estos términos son habitualmente mezclados y confundidos porque están habitualmente relacionados, pero deben analizarse cada uno con claridad e independencia. Los objetivos generales que podríamos definir para un diseño ecológico son:

  • utilizar materiales que sean naturales y no contaminantes, buscando el menor impacto en todo el ciclo de vida de la instalación
  • promover el ahorro energético en los edificios
  • utilizar energías renovables para el suministro de energía
  • reducir al máximo los impactos asociados a la construcción: esto debe englobar tanto el uso de recursos para la edificación, considerando como principal el suelo, y las emisiones producidas durante la vida útil de la edificación

Centrándonos en el uso de materiales deberemos, desde un punto de vista de diseño con el menor impacto, usar materiales que tengan un ciclo de vida con la menor huella de emisiones y de agua, tanto desde la fase de toma del material hasta su posible reciclaje o reutilización final.

El edificio debe de integrarse de forma idónea en el entorno, reduciendo su impacto visual, acústico y de emisiones, teniendo en cuenta que las emisiones engloban todos estos aspectos, como emisiones sonoras, gases, efluentes líquidos o contaminación electromagnética. Centrándonos en el principal aspecto de consumo de recursos durante la vida del edificio, el consumo energético, es clave identificar el binomio que regula el consumo durante toda la vida útil del edificio. El consumo de energía es el cociente entre la demanda y el rendimiento de los equipos utilizados para suplir esa demanda, térmica o eléctrica. Esto implica que la reducción del consumo de energía final puede lograrse mediante una menor demanda energética en el edificio, aumentando el rendimiento de las instalaciones o de forma conjunta. Se debe buscar una solución global durante toda la vida útil de la instalación, en todos los aspectos consumidores de energía, siendo habitual el no tener clara la necesidad de combinar dichos criterios de diseño. Analizando las principales demanda de energía en el edificio tendremos que:

  • refrigeración y climatización: se deben seguir criterios de disminución de la demanda energética mediante el análisis de la ubicación, factor de forma, materiales (mejorando el aislamiento y tratando de pasivizar al máximo el edificio respecto de las condiciones ambientales exteriores) y captación de energía gratuita. Esto puede lograrse mediante el uso de cerramientos de alta inercia térmica, sistemas de sombreamiento y ganancia solar activos o pasivos y ventilación controlada, entre otros. Una vez que se logrado un diseño que reduce al máximo la demanda de energía debemos plantear el sistema que con el mejor rendimiento y menores emisiones permita suplirla, para lo que debemos optar por soluciones basadas en equipos de alta eficiencia energética, como por ejemplo bombas de calor geotérmicas o aerotérmicas, alimentadas con energías renovables. Como ejemplo de diseño óptimo tendremos la alimentación con energía fotovoltaica de estos equipos que proporciona una solución basada en energías renovables pero tiene un impacto global en la sostenibilidad, al reducir, por ejemplo, las necesidades de construcción de centrales eléctricas remotas o de líneas de transmisión de energía eléctrica. Este diseño ecológico local tiene grandes ventajas globales sobre el medio ambiente, que es el objetivo que hemos fijado desde el primer momento.
  • iluminación: optando por un diseño que maximice el uso de la iluminación natural pero sin que repercuta de forma negativa en otros aspectos, como por ejemplo en un aumento excesivo de la demanda térmica para climatización, por excesiva radiación solar incidente en el interior del edificio. Una solución de compromiso buscará minimizar el consumo global de recursos, y una vez establecidas las necesidades de iluminación interior deberemos optar por equipos con altas eficiencias lumínicas, siendo el referente actual los equipos LED. Con este prisma de diseño global utilizaremos equipos que cuenten además con cantidades muy bajas o nulas de elementos altamente contaminantes (por ejemplo metales pesados) y que además sean reciclables, sin obsolescencia programada, y con una gran vida útil.

Todo esto demuestra que el concepto del diseño ecológico engloba todos los impactos asociados al edificio durante su fase de construcción, explotación y posterior desmantelamiento. Además de esto es muy importante asegurar una adecuada ventilación del edificio en caso de incendio para evitar que se produzcan intoxicaciones por inhalación de estos productos de combustión. Con este criterio lograremos que los edificios y sus entornos (ciudades) sean entornos placenteros para el habitante y que no pongan en compromiso el futuro del planeta.

Siber presenta su red de ventilación Siber® Pure SafeFix

Las normas nacionales y europeas apuntan hacia edificios cada vez más eficientes. Entre las varias soluciones que se completan para conseguir este tipo de edificio, está el sistema de ventilación, que aporta calidad de aire interior, ambiente saludable y eficiencia energética. Bajo estas premisas, Siber ha presentado su nueva red de conductos para sistema de ventilación denominada Siber® Pure SafeFix.

Estos conductos consiguen una calidad de aire más pura para un ambiente saludable, evitando problemas de salud o incomodidades. Además, gracias a sus características antiestáticas y antibacterianas, los conductos Siber Pure eliminan el 99% de las bacterias presentes en la red de ventilación e impiden la retención de polvos.

Con los accesorios Siber® SafeFix y su junta de EPDM integrada, la red de conductos alcanza una estanqueidad máxima clase D, impidiendo fugas de aire que provocan aumento del caudal, permitiendo dimensionar la red sin previsión de sobredimensionamiento, provocando la disminución de gastos energéticos y evitando molestas sonoras a los usuarios.

La red Siber® Pure SafeFix no provoca ruidos, ni vibraciones, ni corrientes de aire molestos garantizando un mayor confort acústico, térmico, aerólico y sano del usuario. Gracias a un clip de fijación patentado e integrado en todos los accesorios, la red Siber® Pure SafeFix tiene alta resistencia al desencaje y permite montaje rápido y instalación simple; y dado su material de termoplástico técnico, se evitan riesgos de deterioros debidos a la humedad, para una larga vida útil del sistema.

Al ser cada vez más estancos, los edificios ya no respiran, impidiendo la eliminación de los contaminantes presentes en el interior de las viviendas producidos por la actividad humana – húmedad, productos de limpieza, etc.- o por el edificio – componentes de la construcción, pinturas, etc. – pudiendo provocar malestar y síntomas físicos en los habitantes.

En este tipo de ambiente, para mantenerlo saludable, es necesario instalar un sistema de ventilación mecánico controlada.

Actualmente en el mercado existen varias soluciones de ventilación mecánica, sea de simple flujo – aportación natural de aire nuevo con extracción mecánica del aire viciado – o de doble flujo – aportación de aire nuevo y extracción de aire viciado ambos mecánicos.

Para un edificio eficiente tanto a nivel térmico, acústico como aerólico, se recomienda el uso de un sistema de ventilación de doble flujo por sus características de recuperación de calor y aportación mecánica de aire nuevo que mantienen un nivel térmico de confort sin molestias de corrientes de aire frío.

Al instalar un sistema de ventilación, se toman en cuenta las características del grupo de ventilación pero no se debe olvidar de tomar en cuenta la red de conductos que completará el sistema, que por sus características permitirá o no incrementar el rendimiento de la instalación y mejorar de manera significativa la calidad del aire interior.

siber2

Siber consideró la importancia y el aspecto imprescindible de ofrecer redes de conductos de prestaciones que garanticen el buen funcionamiento del sistema.

Con la red Siber® Pure SafeFix, Siber ha alcanzado este objetivo.

Mediante los conductos Siber® Pure, se consigue una calidad de aire más pura para un ambiente saludable, evitando problemas de salud y/o incomodidades debidos al síndrome del edificio enfermo o reacciones alérgicas.

Gracias a sus características antiestáticas y antibacterianas, los conductos Siber® Pure eliminan el 99,99% de las bacterias presentes en la red de ventilación e impiden la retención de polvos que podrían provocar molestías respiratorias.

Con los accesorios Siber® SafeFix y su junta de EPDM integrada, la red de conductos alcanza una estanqueidad máxima clase Dimpidiendo fugas de aire que provocan aumento del caudal, permitiendo dimensionar la red sin previsión de sobredimensionamiento, provocando la disminución de los gastos energéticos, evitando molestias sonoras para los usuarios.

La red Siber® Pure SafeFix no provoca ruidos, ni vibraciones, ni corrientes de aire molestos garantizando un mayor confort acústico, térmico, aerólico y sano del usuario.

Más información: http://www.siberzone.es/siberpuresafefix/

Abierta la convocatoria ‘Ventilación natural como ventilación básica’

La Asociación Sostenibilidad y Arquitectura (ASA) ha abierto la convocatoria ‘La ventilación natural como ventilación básica’ para la adjudicación de la realización de un estudio técnico. El Concurso se destina a arquitectos y equipos pluridisciplinares de trabajo integrados por profesionales de la Arquitectura, Ingeniería y el Urbanismo, coordinados y dirigidos por un arquitecto.

El trabajo realizado formará parte del estudio que ASA aportará al Ministerio de Fomento dentro del proceso que lleve a la actualización del Documento Básico DB HS de Salubridad del Código Técnico de la Edificación (CTE) en materia de ventilación.

El estudio se desarrollará con el propósito de evaluar las posibles estrategias de ventilación natural capaces de asegurar unas condiciones de calidad del aire interior conformes con marco de la reglamentario (Código Técnico de la Edificación y su Documento Básico de Salubridad -sección HS-3: Calidad del aire interior-), así como su incidencia en la eficiencia energética del edificio.