La arquitecta Àngels Castellarnau gana el accésit de sostenibilidad y medio ambiente de los Premios de Arquitectura García Mercadal

La arquitecta está trabajando en nuevos proyectos pioneros con tierra: dos alojamientos de turismo rural, una residencia con estructura enterrada y varias viviendas

La apuesta cada vez mayor por la arquitectura sostenible y respetuosa con el medio ambiente se ha mostrado de nuevo esta mañana en Zaragoza en la entrega del Premio de Arquitectura Fernando García Mercadal. La arquitecta Àngels Castellarnau, fundadora de Edra Arquitectura km 0 y una de las pocas especialistas en arquitectura en tierra en España, ha recibido el Accésit de Sostenibilidad y Medio Ambiente con su casa de tapial ubicada en Ayerbe (Huesca). Tal como ha señalado el jurado, han valorado especialmente “las estrategias pasivas de diseño, la sensibilidad a los valores medioambientales en la utilización de materiales y el proceso constructivo”.

Este proyecto único de arquitectura bioclimática llevada al máximo ya resultó galardonado en 2016 con el Terra Award, el Premio Internacional de Arquitectura Contemporánea en Tierra Cruda, entre los más de 350 presentados de todo el mundo. Y a principios de este año también recibió los Premios de Construcción Sostenible de Castilla y León, galardones de referencia en el sector a nivel nacional, en la categoría de residencial unifamiliar.

La arquitecta afincada en Ayerbe (Huesca) ha agradecido el premio, “que nos anima a seguir trabajando en esta línea”, y ha valorado “que con este accésit relacionado con el impacto ambiental de la arquitectura se amplíe el prisma desde el que se calibra la excelencia en nuestro sector, más allá del compromiso estético y poético de los espacios y edificios, adquiriendo un compromiso con el medio ambiente y nuestras comunidades”.

La casa de tapial ubicada en Ayerbe (Huesca) está inspirada en las construcciones locales antiguas de tierra de la zona en lo que respecta a orientación, morfología y materiales locales. El análisis del ciclo de vida realizado por la arquitecta ha demostrado la reducción del 50% de las emisiones de CO2. En su construcción se utilizaron materiales km 0 como piedra, tierra y paja de la zona, que representan el 80% del peso del edificio. También se usaron tejas, cal hidráulica, madera y lana de oveja que proceden de un radio de 150 km. Con su propia vivienda, Castellarnau ha llevado al límite todas las técnicas y materiales posibles de bioconstrucción para lograr una casa natural, sostenible, con la mayor eficiencia energética y comprometida socialmente con su entorno. Ventanas diseñadas especialmente para un mayor aprovechamiento de la luz, contraventanas correderas termoprotectoras, aljibe para el reutilización de agua de lluvia, revocos interiores de arcilla que acumulan la temperatura, caldera de biomasa, etc.

Àngels Castellarnau lleva más de diez años investigando, recuperando, reinterpretando y difundiendo la arquitectura tradicional, renovando las técnicas y depurando los sistemas constructivos utilizados en cada zona. La arquitecta está inmersa en dos interesantes proyectos, pioneros en tierra, que están a punto de empezar a construirse: un hotel bioclimático de cinco estrellas en la turística zona del Matarraña (Teruel), de tapial, que prevé finalizar en 2019; y otro alojamiento turístico, la rehabilitación de una masía del siglo XIX en Collbató (Barcelona), con bloques de tierra comprimida (BTC), que a su vez contará con un muro trombe. En ambos casos se trata de proyectos globales que buscan recuperar el vínculo del hombre con el territorio, interviniendo también con huertos, campos de olivos o viñedos.

Su apuesta por la arquitectura sostenible le ha hecho comprometerse con la exposición itineranteArquitectura en tierra de hoy” del Premio Terra Award, que exhibe las obras de los 40 finalistas de la edición de 2016. Edra Arquitectura km 0 será la empresa responsable de que esta interesante exposición, que ha viajado por todo el mundo, sea exhibida en distintas ciudades españolas, acompañada de actividades paralelas que fomenten la difusión de la arquitectura respetuosa con el medio ambiente.

Castellarnau y su equipo también están trabajando en el anteproyecto de una residencia para artistas plásticos en los Mallos de Riglos (Huesca), zona famosa por su relieve único para amantes de la escalada que ha sido recientemente declarada Monumento Natural para su especial protección. El proyecto del edificio en tierra, promovido por CQTC Branding Talent para Riglos Creative Nest, consiste en una estructura enterrada que se inspira en la técnica local de construcción en cueva. Propone aprovechar el desnivel de la zona para lograr su integración en el paisaje, usar materiales km 0 y técnicas de biocontrucción, como emplear la misma inercia de la tierra para su control higrotérmico, para lograr la reducción de un 40 % de consumo de energía.

Además, la arquitecta está ejecutando varios proyectos tanto de obra nueva como de rehabilitación de viviendas en el Pirineo y pre Pirineo aragonés. Se trata de edificaciones tradicionales o nuevas que han sido diseñadas bajo estándares de casa pasiva. Además, en estas edificaciones se han empleado materiales de proximidad como tierra, paja, cal, piedra, lana de oveja y madera pirenaica. También comenzará en 2018 con la construcción de una casa de tapial, madera y paja en Almudévar (Huesca).

Edra Arquitectura km 0 forma parte de Edra Cultura y Natura junto con la empresa vinícola Edra Bodega, abordando proyectos que aúnan agricultura y arquitectura con criterios ecológicos.

FOTOS DE LA CASA: Xavier d’Arquer (Doblestudio)

Impresión 3D robótica para la construcción usando una pequeña cantidad de tierra “in situ”

El Instituto de Arquitectura Avanzada de Cataluña (IAAC) ha investigado la aplicación de la impresión 3D al sector de la construcción y ha desarrollado una tecnología llamada Pylos.

El método surgió de un proyecto de investigación cuyo objetivo consistía en crear una nueva técnica de impresión tridimensional arquitectónica que se basara en el estricto uso de materiales naturales y biodegradables, de origen local y que pudieran ser reutilizados después de haber servido a su propósito.

El método Pylos se diferencia en que en vez de alterar el material natural para adaptarlo a sus necesidades, permite que el material dé forma a la tecnología.

Según el IAAC, el proceso de investigación incluyó la optimización de la mezcla de materiales utilizando sólo aditivos naturales, así como la mejora de los tiempos de fabricación, y el material no puede ser otro que el suelo.

En la primera fase del proyecto se ha logrado un material que está basado en un 96% en el suelo y que tiene tres veces más resistencia a la tracción que la arcilla industrial. Tampoco está horneado, lo que significa que se puede reutilizar una y otra vez o, simplemente, devolverlo a la Naturaleza, a diferencia del barro cocido.

El proyecto Pylos se enmarcó en el programa TerraPerforma, con el que se trataba de demostrar la capacidad de la arcilla para servir como un material eficaz dee construcción para plasmar cualquier tipo de diseño arquitectónico, a pesar de que la arcilla está generalmente asociada con la construcción en áreas subdesarrolladas y pobres.

 

El IAAC utilizó software como Rhino, CFD, Ladyburg y Karamba para simular el efecto del viento, del sol y el comportamiento simulado de la arcilla y probó las simulaciones digitales y las estructuras fabricadas mediante impresión 3D para evaluar el rendimiento de los materiales cuando se exponen a las características climáticas naturales. Así, se probaron factores como la radiación solar, la luz, la conectividad térmica, la convección térmica, la masa y el comportamiento estructural.

El IACC creeque un enfoque de construcción mediante módulos sería el más adecuado, debido a la dificultad de trasladar una impresora 3D robótica a sitios con duras condiciones climáticas que podrían afectar a los proyectos de construcción en los mismos.

Cada módulo ha sido diseñado de forma paramétrica, para un rendimiento óptimo dependiendo de la radiación solar y eólica y fue impreso en 3D como un gradiente tanto horizontal como vertical, con el fin de optimizar la luz solar desde el Este y el Oeste. Para maximizar aún más la luz del sol y el canal del viento, los módulos se han diseñado con varias aberturas estratégicamente colocadas.

El IACC también trabajó con la empresa Tecnalia y su robot CoGiro, de gran tamaño, lo que permitió al equipo crear la mayor pieza monolítica del proyecto.

Ambas entidades han colaborado no sólo en TerraPerforma, sino también en un proyecto llamado On Site Robotics, encaminado a demostrar la eficacia de la impresión 3D y la robótica en la construcción automatizada.

Fuente: http://imprimalia3d.com/

Arcilla en la Construcción. Proteger la arcilla del agua y pinturas decorativas. 4ª parte

En la Parte I de Arcilla en la Construcción hablamos de qué es la arcilla, sus características principales, cómo encontrarla y cómo saber si te sirve para construir, qué clase de cosas se puede hacer con ella, y cómo reacciona en comparación con la Cal y el Cemento. En las Partes II y III aprendimos a preparar el muro para revocar con arcilla, ambos encima de muros “normales” y de muros de balas de paja. También expliqué cómo preparar los ingredientes para el revoco, y cómo hacer y aplicar las mezclas principales. Muchas veces, si se consigue una mezcla fuerte y resistente no hará falta pintar el muro.

Una vez establecida una mezcla base, hay muchos ingredientes que podéis añadir a la mezcla para cambiar sus propiedades, textura y aspecto. En el caso de que tengas acceso gratuito a alguno de los aditivos, puedes elaborar una mezcla basada en ello (boñiga de vaca o viruta de madera, por ejemplo). A veces se añaden ingredientes para “reforzar” la mezcla, y a veces simplemente para conseguir un efecto diferente. No olvidéis que uno de los placeres de un revoco de tierra es su aspecto y tacto “natural.” Jugando con tintes, minerales, texturas y pinturas se pueden conseguir efectos espectaculares. ¡Cómo refleja con la luz una pintura de acabado o revoco fino con trocitos de mica añadida!

Si la “protección” es para el interior de la casa, su función suele ser estética o para que se pueda limpiar más fácilmente. En este caso cualquier material transpirable sirve. Sin embargo si el revoco o pared da al exterior o está en el baño, es posible necesitar una protección extra contra lluvia, agua o granizo.

Hay mucha gente que se echa atrás a la hora de revocar con tierra en el exterior de la casa, por miedo a que se deshaga con la lluvia. Según la tierra que tengas, será más o menos resistente al agua. Hay tierras que no necesitan apenas protección, y otras para las cuales es imprescindible. Por eso hay que hacer pruebas. Si decides que tu tierra elegida necesita protección, hay variedad de pinturas impermeables, transpirables, y naturales que sirven para este fin. Estas mismas protecciones se pueden usar con muros de tapial, de ladrillos de adobe, o cualquier pared hecha o acabada con Tierra.

Aditivos para reforzar la masa

Si tus pruebas te han dado buenos resultados, no hace falta añadir nada a la mezcla. Cuanto más sencillo mejor. Los aditivos te dan muchas posibilidades para rectifi car una tierra poco adecuada, pero su uso complica o encarece el proceso de revocado.

  • Aceite de linaza, oliva o girasol. Dentro de la masa se puede agregar hasta un 3% de aceite. No añadas más, porque el aceite en cantidades mayores impide que sea transpirable el revoco, oscurece la masa y lo hace más resistente al agua.
  • Boñiga de caballo o vaca. En realidad la boñiga es básicamente paja/hierba picada con pegamento natural. Se suele usar “el producto” ya seco. Ponlo a remojo antes de usar. Añade tanto como gustes; en algunos países lo usan como revoco sin más. Hace que la masa sea más resistente al agua y más fuerte.
  • Usar agua con un 2-5% de cal añadida, en vez de agua normal, para hacer la masa. Ten en cuenta que la cal es algo cáustica y siempre hay que manejarla con guantes, gafas y ropa larga. Si te queda en la piel y no la limpias rápidamente te puede dejar quemaduras. Añadir cal hace que el revoco sea más resistente al agua y más duro, también hace que claree el color.
  • Cal en Pasta o Cal hidráulica. Se añade directamente a la masa. Si usas mucha cal puede que tengas que añadir más arena para evitar grietas y aplicar la masa en menor grosor. Hay que hacer pruebas. Encima de muros de paja es preferible usar cal en pasta. La cal mezclada con la masa hace que el revoco sea prácticamente impermeable y más duro. Normalmente cuando se hace una mezcla “Arci-Cal”, se usa menos cal que arcilla.
  • Fibras diversas. Pelo de animales, cáñamo picado, caña triturada, cuerdas de esparto troceadas. Cualquier fi bra da más fuerza a la masa y el revoco se agrieta menos.
  • “Nopal”. Se trocean las hojas del nopal (cactus chumbera) y se dejan en un bidón de metal cubiertas con agua. Se tapa (¡deja respiraderos o puede explotar!) y lo dejas fermentar. Forma un tipo de mucílago espeso que se puede añadir a la mezcla o usar como pintura. Tiene efectos impermeabilizantes.
  • Pasta de Almidón (harina blanca). Es como un pegamento. Actúa como un aglutinante, endurece el revoco y lo hace algo más resistente al agua (para zonas con algo de humedad o dentro de casa, pero no directamente bajo la lluvia). También ayuda a que sea más fácil limpiar (con un trapo húmedo). Se hace mezclando harina blanca (1 parte) con agua fría (2 partes). Hierves 1 parte de agua por cada 1 de la mezcla de harina y agua fría. Cuando está hirviendo el agua, añades la mezcla de agua fría con harina. Deja a fuego lento hasta que se espese. Esta pasta se puede añadir a la mezcla o rebajada con agua sirve de pintura transparente.
  • Viruta de Madera. Es aislante y se forman menos grietas. Hace que la masa se pueda aplicar en capas más gordas (como la paja) por ser muy ligera.
  • Minerales. Arlita, perlita, piedra volcánica (este aditivo se suele usar más en suelos y tabiques que en revocos). Es aislante y pesa poco.
  • Arena de Colores o minerales que reflejan la luz.

Pinturas y protecciones

Impermeabilizantes

  • Lechada de cal. Se hace la lechada de Cal, rebajando Cal en Pasta (Cal áerea o Cal Viva apagada) con agua. Se puede teñir de colores con tintes o minerales naturales. Hace falta reaplicarla de vez en cuando. La primera vez es mejor aplicarla en varias capas muy líquidas (consistencia y color de leche desnatada; debería ser casi transparente a la hora de aplicarla) en vez de una gorda. Se aplica con brocha con un movimiento circular. Esto evita que se hagan escamas. Se puede añadir un 3% de Caseína para que sea más fácil de limpiar y suelta menos polvo. Si dudas de su capacidad protectora, haz unas pruebas. Si vas a teñirla de colores también es importante hacer pruebas porque el color no se aprecia hasta que se seca.
  • Pinturas de Silicato de Potasio (hechos por ti o comprados).
  • Aceite de Linaza, Oliva o Girasol. Aplícala en caliente en varias capas: primero 100% aceite; luego 75% aceite y 25% esencia de trementina; y más tarde 50% de cada producto. Cuantas más capas aplicas, más dura e impermeable se hace. Oscurece el color. Ventaja: Es transparente, si te gusta el aspecto de la arcilla natural esta pintura te permite verla. Problema: El aceite no transpira, así que si hay humedad detrás del revoco no puede salir. Por eso, no es recomendable en climas muy húmedos. Es mejor usarla únicamente en sitios muy castigados por el agua (como la zona donde el agua salpica la pared la base del muro, o en el baño).

Para proteger o dar color (interiores):

  • Caseína. En su forma natural, la caseína es el suero que sobra del proceso de hacer queso. Si tienes acceso a ello puedes pintar con el suero tal cual. Si no, se puede comprar en forma de polvo, o cómo Quark (un tipo de queso fresco desnatado); se diluye hasta que tenga la consistencia de leche desnatada (1 Caseína: 8-10 partes agua). Esta pintura “sella” las paredes para que no suelten polvo al tocarlas. Tiene la ventaja de ser barata, natural y transparente. Únicamente para interiores.
  • Pinturas “Alis” (de arcilla). Se puede utilizar Caolín (arcilla blanca) mezclado con tintes naturales o arcilla natural (de colores bonitos). Se mezcla la arcilla con pasta de Almidón (ver Aditivos) y agua en la proporción: 1 de pasta por 2 de agua. A esta mezcla se añade sufi ciente arcilla para que coja la consistencia de pintura, como nata espesa.
  • Pinturas con caseína. La caseína se usa como base de muchas pinturas. Se puede mezclar con sales de bórax, arcilla, cal, polvo de mármol, tiza, tintes naturales u otros ingredientes. Hay mucha variedad de pinturas con caseína.
  • Otras pinturas naturales y transpirables que se pueden comprar en el mercado.
  • Pintar con clara de huevo.

Riki es autoconstructora con balas de paja y artesana, cofundadora de la Red de Construcción con Balas de Paja, www.casasdepaja.com.  Está disponible para asesoramiento y talleres sobre construcción con Balas de Paja y acabados de Arcilla.  Email: rnitzkin@hotmail.com


Articulo aparecido en el nº 10 de EcoHabitar.

Extracto del libro “Casas de paja. Una guía para autoconstructores”  de Rikki Nitkin y Maren Termens.
Puedes encontrarlo en este enlace.


Arcilla: uso en la construcción. Qué es, cómo encontrarla y para qué se puede usar. 1º parte

Revocos de arcilla. Consideraciones, ingredientes y preparación: 2ª parte

Arcilla en la construcción: cómo mezclar y aplicar revocos de arcilla. 3ª parte

Viviendas construidas con adobe, bambú, paja y tapial fueron reconocidas en el pabellón de México en Venecia

Las tipologías de distintas regiones de México y los materiales con los que se construyen —adobe, tapial, bambú, madera, entre otros— tienen a menudo características de habitabilidad superiores a las que se realizan con materiales industriales y a partir de diseños estandarizados. Además, su producción está por lo general vinculada a sistemas de participación e identidades locales.

Muchos de los proyectos en el pabellón de México en la Bienal de Venecia buscan recuperar o promover el uso de materiales locales. Entre ellos se encuentran los trabajos de Cooperación Comunitaria en Guerrero, Comunal en Puebla, Laboratorio Arquitectura Básica en Oaxaca y Chihuahua, y CapaLab en Baja California Sur.

Cada uno de ellos responde a un sitio específico, y ejemplifican maneras en que los arquitectos pueden promover y enriquecer saberes locales.

Cooperación Comunitaria y el adobe

El proyecto de Cooperación Comunitaria que se presenta en el pabellón se desarrolla en la sierra de Guerrero. En años recientes, muchas casas de adobe en esta región sufrieron daños por terremotos y huracanes. El equipo de arquitectos e ingenieros de Cooperación Comunitaria realizó un diagnóstico y descubrió que los adobes no eran lo suficientemente resistentes.

cooperacion_comunitaria_techo

A partir de un proceso participativo, se construyó una vivienda vernácula con adobes de tamaño adecuado y con ciertas modificaciones—como contrafuertes y ciertos elementos de piedra y concreto—que la hacen más resistente. Los habitantes de la región han implementado los aprendizajes de este proceso de construcción en la reparación de sus viviendas y en la construcción de casas nuevas.

iso_construcciones_de_adobe_en_guerrero_cooperacion-jpg_comunitaria

Algunas instituciones públicas ofrecen casas de block como alternativa a las casas de adobe vernáculas. Además de ser caro llevar materiales industriales a la sierra, las casas que se construyen con ellos son de menor calidad. En contraste, las estrategias de Cooperación Comunitaria permiten dar continuidad a procesos constructivos y formas de habitar adaptadas a su medio natural y cultural.
cooperacion_comunitaria

Comunal y la vivienda de bambú

El despacho Comunal ha desarrollado proyectos habitacionales en la sierra de Puebla. De manera similar a Cooperación Comunitaria, su trabajo parte de la tipología habitacional existente, y propone ciertas modificaciones que mejoran su habitabilidad y hacen que los procesos constructivos sean más baratos y eficientes.

comunal_2

En los alrededores de Cuetzalan abunda el bambú. Comunal eligió una comunidad en la zona, Tepetzintan, y realizó, de manera participativa con sus habitantes, una casa tipo con estructura de bambú. Esta casa—la cual se usa hoy como centro comunitario—tiene además piezas prefabricadas de bambú y tierra del sitio.

comunal_prototipo_2

Las técnicas introducidas por Comunal han comenzado a multiplicarse en la región—quienes participaron en la construcción de la casa tipo han empleado sus técnicas constructivas en otras edificaciones. Esto ha permitido que la comunidad aproveche el bambú y no tenga que recurrir a materiales más caros y menos sustentables como el cemento, el block o la lámina.

comunal_prototipo_2-4

Laboratorio de arquitectura básica y la paja

A lo largo de dos décadas, Juan Casillas se ha dedicado a construir “viviendas regenerativas”. Es decir, no son únicamente ecológicas, sino que buscan tener un impacto positivo en el medio ambiente. Una de las especialidades de su taller es la construcción en paja. Los muros de pacas aprovechan un material residual (que de no ser usado se incineraría), y son además fáciles de construir de manera participativa.

casa_pet_2

Este es el caso de uno de los proyectos de Casillas que se presenta en el pabellón: con su guía, el Colectivo Chopeke de Ciudad Juárez construyó una pequeña casa de paja para un grupo de migrantes rarámuri. El colectivo y los rarámuri han realizado otras construcciones con la misma técnica, fortaleciendo a partir de este proceso sus lazos como comunidad.

casillas

Casillas ha experimentado con otras estrategias constructivas que son también procesos de reciclaje. En otro caso que se presenta en Venecia, el arquitecto construyó una casa en la costa de Oaxaca con bajareque y PET. Tradicionalmente, las casas en esta zona se construían con conchas que sus constructores recolectaban en la playa; hoy escasean las conchas y abundan las botellas de PET. Esta situación motivó a Casillas a integrar las botellas a los procesos constructivos.

casa_pet_1

CapaLab y el tapial

El trabajo del despacho CapaLab que se presenta en el pabellón de México en Venecia es la Casa O. Se trata de un prototipo de vivienda construido para damnificados del huracán Odile que devastó Los Cabos en 2014.

4-_casao_capalab_social_housing_los_cabos-11

Los Cabos es una población reciente; antes de ser un desarrollo turístico, era una zona mayormente deshabitada. Así, no existe una arquitectura vernácula arraigada. Con la Casa O, CapaLab propone una arquitectura local que aprovecha los materiales disponibles y responde a las condiciones específicas del sitio. Los cuartos de la Casa O están organizados en torno a un patio central, el cual permite ventilar todos los espacios naturalmente; algunos de ellos tienen celosías que filtran la luz hacia el interior. La Casa O está construida de tierra apisonada extraída del sitio. Algunos de sus muros son de block, los cuales están rellenos de tierra para que sean más térmicos en un contexto árido y caliente.

5-_casa_o_manual

Como parte de la experimentación con materiales locales, CapaLab ha también producido blocks de tierra, los cuales tienen muy alta resistencia y representan una alternativa económica y ecológica al block de cemento.

2-_casa_0

3-_casao_capalab_social_housing_los_cabos-25

Materiales y estrategias locales

Tres de los proyectos aquí descritos—los realizados por Cooperación Comunitaria, Laboratorio de arquitectura básica y CapaLab—cuentan con manuales que permiten a no expertos conocer e implementar sus diseños y técnicas constructivas. Los cuatro proyectos, más allá de ser experiencias aisladas, son estrategias para la utilización de materiales apropiados para condiciones locales, así como alternativas a la industrialización y estandarización de los procesos constructivos en el país.

Las leyes y reglamentos que rigen la vivienda en México muchas veces no reconocen la riqueza de las arquitecturas vernáculas ni los beneficios del uso de materiales locales. Las cuatro experiencias que presentamos muestran que es posible promover la continuidad de sistemas de producción vernáculos y el desarrollo de otros ligados a procesos y condiciones regionales. En el corto plazo, es conveniente adaptar los esquemas de financiamiento para nuevas viviendas y para adecuaciones, de manera que respondan a las características de distintos contextos geográficos en el país.

Por:  

La arquitecta Àngels Castellarnau gana el Terra Award 2016, el premio internacional de arquitectura contemporánea de tierra, con su casa de tapial en Ayerbe

Àngels Castellarnau, fundadora de Edra Arquitectura km 0, recibió ayer el Terra Award, el Premio Internacional de Arquitectura Contemporánea en Tierra Cruda, en la categoría de vivienda individual, con su casa de tapial ubicada en Ayerbe (Huesca).

Este proyecto de vivienda sostenible, presentada como una casa vernácula del siglo XXI, ha sido seleccionado entre los más de 350 presentados de todo el mundo. El premio fue entregado ayer tarde en el marco del XII Congreso Mundial de las Arquitecturas de Tierra que se ha celebrado esta semana en Lyon (Francia).

La arquitecta agradecía ayer el premio a todos los que han apoyado el proyecto y señalaba que “estoy segura de que este premio va a ayudar a nuestra comunidad y otras a comprometerse con nuestra identidad, nuestro territorio y las generaciones futuras”. “Construir con tierra nos liga con el territorio”, añadió.

La casa está inspirada en las construcciones locales antiguas de tierra en cuanto a orientación, morfología y materiales locales. El análisis del ciclo de vida ha demostrado la reducción del 50% de las emisiones de CO2. Piedra, tierra y paja representan el 80% del peso del edificio, y todas son kilómetro 0. También se han utilizado cal hidráulica, tejas, madera y lana de oveja que proceden de un radio de 150 km. Con su propia vivienda, Castellarnau ha llevado al límite todas las técnicas y materiales posibles de bioconstrucción para lograr una casa natural, sostenible, con la mayor eficiencia energética y comprometida socialmente con su entorno. Ventanas diseñadas especialmente para un mayor aprovechamiento de la luz, contraventanas correderas termoprotectoras, aljibe para el reutilización de agua de lluvia, revocos interiores de arcilla acumuladores de temperatura, caldera de biomasa, etc.

Àngels Castellarnau ha investigado la arquitectura tradicional desde hace diez años, renovando las técnicas y depurando los sistemas constructivos utilizados en cada zona. La arquitecta catalana afincada en Ayerbe ya está inmersa en dos interesantes proyectos, pioneros en tierra, que empezarán a construirse en 2017: un hotel bioclimático de cinco estrellas en la turística zona del Matarraña (Teruel), de tapial, y otro alojamiento turístico, la rehabilitación de una masía del siglo XIX en Collbató (Barcelona), con bloques de tierra comprimida (BTC), que a su vez contará con un muro trombe. En ambos casos se trata de proyectos globales que buscan recuperar el vínculo del hombre con el territorio, interviniendo también con huertos, campos de olivos o viñedos.

Edra Arquitectura km 0 forma parte de Edra Cultura y Natura junto con Edra Bodega, empresa vinícola, abordando proyectos que aúnan agricultura y arquitectura con criterios ecológicos.

Una casa de tapial en Ayerbe, entre los 40 finalistas de Terra Award 2016, el premio internacional de arquitectura contemporánea de tierra

Una nueva forma de hacer arquitectura es posible, más sostenible, de menor impacto ambiental, con materiales naturales y comprometida con el territorio. Así piensa la arquitecta Àngels Castellarnau, fundadora de Edra Arquitectura km 0, que ha investigado la arquitectura tradicional desde hace diez años y ha renovado las tecnologías, depurando los sistemas constructivos utilizados en cada zona.

Su proyecto más complejo hasta el momento, una casa de tapial situada en el centro en Ayerbe (Huesca), ha sido seleccionado para ser uno de los 40 finalistas de Terra Award, el Premio Internacional de Arquitectura Contemporánea en Tierra Cruda, entre los más de 350 presentados de todo el mundo. Los ganadores se harán públicos a mediados de este mes en Lyon. Además, la arquitecta ya está inmersa en dos nuevos interesantes proyectos pioneros en tierra: un hotel de cinco estrellas en la turística zona del Matarraña (Teruel) y otro alojamiento turístico, la rehabilitación de una masía del siglo XVII en Collbató (Barcelona), a los pies de la montaña de Montserrat.

La vivienda de Ayerbe, seleccionada para el premio internacional, ha sido presentada como una casa vernácula del siglo XXI. La migración rural sufrida en esta localidad oscense durante el siglo XX propició la desaparición de las técnicas tradicionales de arquitectura. Con esta casa, la arquitecta Àngels Castellarnau busca reavivar la curiosidad de la comunidad por este tipo de construcciones más sostenibles y ligadas con el medio. El proyecto está inspirado en las construcciones locales antiguas de tierra en cuanto a orientación, morfología y materiales locales. El análisis del ciclo de vida ha demostrado la reducción del 50% de las emisiones de CO2. Piedra, tierra y paja representan el 80% del peso del edificio, y todas son kilómetro 0. También se han utilizado cal hidráulica, tejas, madera y lana de oveja que proceden de un radio de 150 km. La casa presenta detalles de bioconstrucción como ventanas diseñadas especialmente para un mayor aprovechamiento de la luz y contraventanas correderas termoprotectoras,  aljibe para el reutilización de agua de lluvia, revocos interiores de arcilla acumuladores de temperatura, caldera de biomasa, etc.

Con su propia vivienda, Castellarnau ha llevado al límite todas las técnicas y materiales posibles de bioconstrucción para lograr una casa natural, sostenible, con la mayor eficiencia energética y comprometida socialmente con su entorno. La arquitectura solar pasiva desarrollada está permitiendo además un trabajo de investigación del funcionamiento térmico de los muros de tapia, al monitorizar el comportamiento de distintas orientaciones del muro, así como una muestra de muro trombe para su posterior aplicación en este y otros proyectos.

Tal como explica la arquitecta, “me gusta lograr lo que llamo soberanía constructiva: materiales km 0, sin transformar, que luego pueden volver al medio, gestión de residuos, independiente de sectores industriales, edificios más salubres para alérgicos e hipersensibles, y un tipo de construcción más accesible a todo el mundo por ser más económica”.

La construcción en tierra (con tapial, adobe…), que cuenta con muy pocos arquitectos especializados en España, ofrece multitud de opciones de diseño y presenta numerosas ventajas: excelente regulación térmica y de la humedad interior, aislamiento acústico y electromagnético, material sano y ecológico, bajo impacto ambiental, eficiencia energética, etc. Una tendencia en arquitectura que cuenta cada vez con más interés en un sector que tiende a proyectos cada vez más sostenibles y comprometidos con su entorno.

Àngels Castellarnau ya está trabajando en dos nuevos proyectos con tierra, pioneros en el sector del alojamiento turístico en España. En primer lugar, un edificio del siglo XVII situado en Monroyo, dentro de la turística zona del Matarraña (Teruel), que será transformado en hotel bioclimático de cinco estrellas, con 18 habitaciones, zona wellness y restaurante. De tapial, se emplearán materiales locales, contará con una caldera de biomasa y se aprovechará el calor con un invernadero. En segundo lugar, la rehabilitación de una masía del siglo XIX en Collbató (Barcelona) para convertirse en un alojamiento turístico rural de 15 plazas. En este caso se aplicará la técnica de bloques de tierra comprimida (BTC) que a su vez contará con un muro trombe. En ambos casos se trata de proyectos globales que buscan recuperar el vínculo del hombre con el territorio, interviniendo también con huertos, campos de olivos o viñedos.

Àngels Castellarnau es licenciada en Arquitectura por la ETSA Vallès, Universitat Politècnica de Catalunya y ha desarrollado su doctorado en Ámbitos de Investigación en Energía y Medio Ambiente en Arquitectura. Ha investigado la arquitectura tradicional y ha publicado numerosos trabajos e investigaciones a nivel internacional. Además, ha impartido talleres y ha participado como conferenciante en distintos países. Además, ha diseñado lámparas y mobiliario.

Edra Arquitectura km 0 forma parte de Edra Cultura y Natura junto con Edra Bodega, empresa vinícola, abordando proyectos que aúnan agricultura y arquitectura con criterios ecológicos.

Para más información: Rosa Casbas Tel. 657 97 01 70 rosa@doblestudio.com

Doblestudio Comunicación y Fotografía

FOTOS: Xavier d’Arquer (Doblestudio)

SOStierra2017, Congreso Internacional sobre Arquitectura Vernácula de Tierra

SOStierra2017, Congreso Internacional sobre Arquitectura Vernácula de Tierra, su Conservación y Sostenibilidad, se desarrollará en el marco del proyecto SOStierra: “La restauración y rehabilitación de arquitectura tradicional de tierra en la Península Ibérica. Líneas guía y herramientas para una intervención sostenible” (Ref.: BIA2014-55924-R) financiado por el Ministerio español de Economía y Competitividad.

El congreso tendrá lugar los días 14, 15 y 16 de septiembre de 2017, en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universitat Politècnica de València. Dentro del Congreso SOStierra2017 se incluyen ResTAPIA 2017, III Congreso de Restauración de Arquitectura de Tapia, y VerSus 2017, III Congreso sobre las Lecciones de la Arquitectura Vernácula para la sostenibilidad.

El programa de SOStierra2017, además de la presentación de las comunicaciones y posters seleccionados, incluye conferencias destacadas impartidas por conferenciantes invitados expertos a nivel internacional sobre los tema del congreso.

Más información en http://sostierra.blogs.upv.es/