En Europa la desertificación destruye un área del tamaño de Madrid cada año

Voluntaria en Sunseed trabajando en el compost.

Voluntaria en Sunseed trabajando en el compost.

Tecnología del Desierto Sunseed ha invitado 50 personas de Andalucía para visitar el proyecto Sunseed en el pueblo de Los Molinos del Río Aguas el 20 de junio. El evento se dividirá en dos partes; primero el grupo descubrirá cómo vivir de manera autosuficiente y sostenible en una zona semiárida y luego aprenderán métodos para combatir específicamente la desertificación.

El grupo que vienen a visitar el proyecto aprenderá a hacer eco-barreras para detener el agua de lluvia y permitir que las plantas crezcan, así como reducir la erosión del suelo. Una parte práctica del día incluirá hacer barreras de caña de estructura y rollos bio, que ayudan a reducir la desertificación en la región.

Los visitantes recibirán una introducción al uso de las plantas y la presencia de micorrizas, lo que aumenta el sistema radicular de una planta y apoya su desarrollo. Verán el funcionamiento de un aseo seco y tendrán la oportunidad de hacer compost, lo que mejora el suelo y es vital para el sistema alimentario.

 » Sobre 1.000 km2 se pierden cada año en Europa debido a la urbanización, que es el tamaño de Berlín o casi el doble del área del tamaño de Madrid. Con el incremento de la urbanización y el cambio climático, aprender a interrumpir la erosión y aplicar nuevas técnicas para regenerar el suelo se ha vuelto vital. Sunseed trata de incorporar la investigación académica con una estrategia práctica y realista sobre el manejo de la tierra,» dijo Delfina Eymard, Coordinadora de Gestión de las Zonas Áridas, Tecnología de Desierto Sunseed.

 «Más de un tercio de la tierra está amenazada por la desertificación, lo que lo convierte en uno de los mayores retos ambientales de nuestro planeta hoy en día. El enfoque del día este año es el logro de la seguridad alimentaria para todos a través de sistemas alimentarios sostenibles y Sunseed es el proyecto perfecto para mostrar esto «, continúa Eymard.

 Sunseed está situado en una zona semiárida y tiene como objetivo estudiar, desarrollar y demostrar un enfoque sostenible a largo plazo. Los objetivos del departamento de las tierras secas son la conservación y regeneración de la cubierta vegetal local, utilizando técnicas nuevas y tradicionales. Estos permiten el desarrollo de la vegetación local y fomentar el desarrollo de los aumentos a largo plazo de la biodiversidad y la estabilidad en el parque natural, donde se encuentra Sunseed.

La degradación persistente de los ecosistemas de tierras secas por las actividades humanas, incluyendo la agricultura insostenible, la minería y el pastoreo excesivo han ido aumentando el efecto invernadero. Cada vez mas suelo está perdiendo su cubierta vegetal y está reflejando cada vez más el sol. La NASA ha informado de que en los últimos 650.000 años nunca ha habido tanto dióxido de carbono en la atmósfera, lo que pone de relieve la importancia de proteger el frágil ecosistema del planeta.

Acerca de la tecnología Desierto Sunseed

Sunseed Tecnología del Desierto  es un centro de práctica para vivir con bajo impacto y un centro de educación ambiental ubicado en Andalucía, España. En esta animada comunidad internacional el personal de la asociación y voluntarios trabajan y aprenden juntos para desarrollar, demostrar y comunicar formas alternativas de tener un menor impacto ambiental en un ambiente semi-árido. Sunseed Tecnología Desierto está una entidad no gubernamental registrada como asociación inglesa (n. ° 1.098.353) y española (n. ° 162660). www.sunseed.org.uk

Para obtener más información, póngase en contacto con: communication@sunseed.org.uk

Sostenibilidad 2.0 una evolución necesaria

Sostenibilidad. Muy joven y probablemente la palabra más tergiversada y degradada de nuestro vocabulario. Unos dicen que sostenibilidad nació con el “Informe Brundtland” (1987), y otros se remontan a la “Declaración de Cocoyoc”(1974) de Naciones Unidas en Cuernavaca, México cuando la diplomacia americana quiso evitar que el concepto de  ecodesarrollo se impusiese en la sociedad (*1) . Independientemente de su nacimiento, hasta el 2010 no ingresó en el diccionario de la Real Academia de la Lengua y en 2013 ya es difícil entender su significado por la explotación a la que está sometida, tanto que algunos la llaman “sostemible” (*1) o “sosteniblablá” (*2).

El sistema de mercado es muy voraz y depredador, con su necesidad imperiosa de  crecimiento económico es capaz de desertizar territorios, talar bosques, contaminar mares, exterminar tribus, y también de robar significados, destrozar el lenguaje y convertir  la sostenibilidad en pura retórica.

El tomate fue tomate hasta que un día dejó de saber a tomate. Ese día el significante dejó de corresponderse con el significado. Desde entonces, si queremos comer un buen tomate tenemos que buscarlo como bio-tomate o eco-tomate, o trabajar un poco más y cultivar una huerta. Esta lógica la podemos trasladar a muchos productos y servicios, entre ellos la arquitectura.

La palabra sostenibilidad está totalmente desgastada, manoseada y vacía de contenido. Por otro lado es la palabra que representa el concepto del siglo XXI, un siglo donde los hombres y mujeres tenemos la gran responsabilidad de definirnos como especie sostenible o insostenible para vivir en el planeta Tierra, un concepto en el que mucha gente esta trabajando, desde la responsabilidad y la ilusión de construir un planeta más habitable para todos, los que estamos y los que vienen.

¿Por qué está vacía de contenido la palabra sostenibilidad?

Tenemos a las principales empresas del oligopolio energético español a la cabeza de las campañas de sostenibilidad, enfrentadas en una carrera frenética por ver quién vende más sostenibilidad, al mismo tiempo que tienen sobre sus espaldas (balances ambientales) cantidades ingentes de emisiones de CO2. Venden sostenibilidad y no quieren que se regulen opciones bastante más sostenibles como el autoconsumo, descentralización y generación distribuida de la electricidad, para no perder parte del pastel. Hipotecan nuestro futuro con la sostenibilidad como bandera y la hipocresía como ADN. Obviamente muy bien posicionadas en todo el mercadeo y greenwashing de índices de sostenibilidad tipo Dow Jones Sustainability Index,  Clean Tech & Energy Awards 2012 de New Economy, etc.. Esto es lo que el director de Worldwach Institute, Robert Engelman define como “sosteniblablá” en su último informe.

Multinacionales de los hidrocarburos como Repsol venden sostenibilidad porque saben que es una demanda social y una necesidad vital (basta poner unos coches eléctricos en el parking de la sede para justificar sostenibilidad mientras hago prospecciones de petróleo en el mar, o  fracking y agoto la última gota de carburante no renovable. Se estima que unos 2,8 billones de toneladas de CO2, suficientes para una auténtica catástrofe climática, duermen en las tripas de la Tierra, esperando que gobiernos y compañías insensatos y ciegos como nuestro ministro Soria saquen a la superficie por un buen precio, con la excusa de revitalizar la economía.

Otros casos como el de URSA uralita, una empresa que está presente en todos los actos de la sostenibilidad relacionada con la construcción y pertenece a un grupo que ha sido el mayor fabricante de amianto en España, Uralita, SA, descendiente de la antigua Rocalla, SA.  y responsable de una gran contaminación carcinógena por asbestos que  numerosas muertes por amianto, prohibido en España desde 2002. Igual me equivoco y es un cambio de rumbo radical en la compañía pero actualmente no tenemos herramientas de medición de la sostenibilidad real en todo su estructura empresarial, una especie de Análisis de Ciclo de Vida de la empresa, solo informes parciales de lo que quiere comunicar cada empresa, memorias de sostenibilidad o de responsabilidad social ambiguas pura estrategia de marketing, de greenwashing.

El Banco Santander fue elegido el banco sostenible global del año 2012 en la octava edición de los premios Sustainable Finance Awards del Financial Times (FT) e International Finance Corp. (IFC), agencia perteneciente al Banco Mundial, al mismo tiempo el Banco Santander tiene inversiones en armas y se refugia en numerosos paraísos fiscales. ¿Tenemos una radiografía real del aporte a la sostenibilidad de estas compañías?, ¿qué parámetro son sostenibilidad y cuales no se valoran?, ¿podemos considerarlas sostenibles?, o cómo dice el humorista Randal Munroe “La palabra sostenible es insostenible” (*4)

Por otro lado están los gobiernos y administraciones que se desviven por utilizar la sostenibilidad en sus proyectos y en las leyes que regulan nuestro presente; “Ley de la Economía Sostenible” 2/2011, para justificar recortes en aspectos sociales, medioambiente y cultura, “Proyecto de Ley de Protección y Uso Sostenible del Litoral y de Modificación de la Ley de Costas” que en definitiva lo que hace es permitir construir más en las costas, “Ley para el Desarrollo Sostenible del Medio Rural”, para hacer más sostenible el campo han pasado de un presupuesto de 200 millones en 2011 a 28 millones en 2012, “Ley de Viviendas Rurales Sostenibles” 5/2012, la ley de la Comunidad de Madrid para poder construir en suelo rústico si tienes una finca grande, más de 60.000 m², o el famoso “Factor de Sostenibilidad” que van a introducir para regular y recortar  las pensiones.

Eso sí, los mismos gobernantes han desmantelado el Observatorio de la Sostenibilidad Española (OSE) porque supongo que estaba observando demasiado. En el año 2012 el gobierno dejó de incluir al Observatorio en su presupuesto, y al poco tuvo que cerrar. Algo parecido están haciendo con el Centro de Energías Renovables (CENER), matándolo por asfixia pero España se ha gastado ochocientos millones de euros en los últimos seis años en compra de derechos de emisión de CO2 a otros países.

Estrategias “botton-up”.

Parece que los de arriba, gobiernos, bancos, multinacionales, están ciegos y sordos, son incapaces de cambiar las reglas de la partida, siguen a lo suyo, neoliberalismo económico y crecimiento desenfrenado, absortos en el PIB como herramienta de medición. Muchas declaraciones de intenciones, en el 2007 en la Cumbre del Clima Zapatero llegó a Copenhague diciendo que los ecologistas tenían razón y había que tomar medidas con el clima,  Sarkozy llegó diciendo que era urgente reformular el capitalismo y Obama que había que acabar con los paraísos fiscales, ¿dónde ha quedado todo eso?.

Puesto que de arriba no podemos esperar nada, solo nos queda construir estrategias desde abajo, “bottom-up”. Está claro que la sostenibilidad es una preocupación general. ¿Conocéis a algún político que no sea sostenible?, ¿algún arquitecto?, ¿a alguna persona que se declare insostenible?, creo que ya casi todos nos definimos como sostenibles en este mundo insostenible.

Ahora es el momento de medir la sostenibilidad en toda su complejidad y con toda la transparencia posible.Sostenibilidad 2.0, (*5) una palabra que supera el concepto inicial, que está muy ligada al mundo digital, a la medición y la gestión transparente de  la información. Debemos medir, parametrizar y visualizar los indicadores de la sostenibilidad. No se puede gestionar lo que no se mide.

Junto a medición y transparencia,  solo cabe tener una esperanza puesta en la inteligencia colectiva responsable, no para solucionar lo que ya es irremediable sino para no acentuar más las consecuencias de nuestra insostenibilidad.

El camino, ¿herramientas de medición o transparencia?

Solo podemos evolucionar si medimos científicamente, para luego hacer balances y sacar conclusiones o siendo muy transparentes en todos los procesos. En ese sentido hemos evolucionado mucho desde los años 70 cuando empezamos a cuantificar las emisiones y los recursos de nuestro modelo de desarrollo en el famoso informe de “Los límites del crecimiento”.

Actualmente podemos ver ejemplos de medición en iniciativas y herramientas que han aportado mucha luz cómo la Huella Ecológica y el Análisis de Ciclo de Vida. En el campo de la construcción podemos encontrar herramientas muy interesantes que están en desarrollo como la implantación de los DAPs (Declaraciones Ambientales de Productos) sistemas que miden todos los impactos de cualquier producto en su ciclo de vida. En la economía, podemos encontrar herramientas un poco menos maduras pero con mucha proyección como la Economía del Bien Común (EBC), una manera de parametrizar a las empresas desde el triple balance, social, económico y ecológico. O las voces que cuestionan el PIB como instrumento de medida del progreso y desarrollo de un país para empezar a plantear otros indicadores. Desde el punto de vista del usuario aparecen con más frecuencia programas y aplicaciones que miden diferentes impactos y dan al consumidor más información que la puramente económica como “piensaenclima” o la goodguide. Todas herramientas de medición que dan información al consumidor, al sujeto como actor principal capaz de transformar la realidad, y como dice Juan Luis Sánchez, si la TV creó ciudadanos pasivos, internet está creando ciudadanos activos.

Podemos observar detalles interesantes (aunque de momento insignificantes) de transparencia en acciones como la de que un periódico presente todas sus cuentas a sus lectores (eldiario.es), la de que una la banca ética publique dónde invierte todo el dinero que recibe (coop57, Fiare, Triodos), o en iniciativas de democracia directa y transparente como la de Compromís-Equo, donde los ciudadanos pudieron decidir por Internet qué enmiendas precisamente a la “Ley de Transparencia”, o la “Ley de la Reforma Eléctrica”, debía apoyar o rechazar el diputado Joan Baldoví. Una pena que a al final nos quede una “Ley de Transparencia” descafeinada y sin consenso, a la cola de Europa, y una “Ley Eléctrica” retrograda y ciega al futuro.

Y como crecimiento del consumo responsable podíamos referirnos al aumento del 73% de clientes de Triodos desde 2008, o los 10.000 socios de Som Energía en dos años de vida, o las 30 monedas sociales que se están implantando, o las 30 iniciativas de transición que han salido en cinco años, o las innumerables cooperativas y pymes que están trabajando en sostenibilidad social y ambiental.

Nos roban el sol, el agua y el lenguaje pero somos el 99% (*6) y en nuestras manos está construir otra realidad, una Sostenibilidad 2.0, que se mida, que sea transparente, que se comparta y que se cree desde la multitud activa. Efectivamente, como dice Eduardo Galeano el mundo está podrido y agonizante pero como usted dice está embarazado de otro que está naciendo, lo que no sabemos es si llega a tiempo o ya viene tarde como insinúa el reciente informe “La situación del mundo 2013” del Worldwatch Institute.


(*1) Del texto de José Manuel Naredo “Sobre el origen, el uso y el contenido del término sostenible”
“Se trata de la declaración en su día llamada de Cocoyoc, por haberse elaborado en un seminario promovido por las Naciones Unidas al más alto nivel, con la participación de Sachs, que tuvo lugar en l974 en el lujoso hotel de ese nombre, cerca de Cuernavaca, en Méjico. El propio presidente de Mejico, Echeverría, suscribió y presentó a la prensa las resoluciones de Cocoyoc, que hacían suyo el término “ecodesarrollo”. Unos días más tarde, según recuerda Sachs en una reciente entrevista [Sachs, I. , 1994], Henry Kissinger manifestó, como jefe de la diplomacia norteamericana, su desaprobación del texto en un telegrama enviado al presidente del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente: había que retocar el vocabulario y, más concretamente, el término “ecodesarrollo” que quedó así vetado en estos foros. Lo sustituyó más tarde aquel otro del “desarrollo sostenible”, que los economistas más convencionales podían aceptar sin recelo, al confundirse con el “desarrollo autosostenido” (self sustained growth) introducido tiempo atrás por Rostow y barajado profusamente por los economistas que se ocupaban del desarrollo. Sostenido (sustained) o sostenible (sustainable), se trataba de seguir promoviendo el desarrollo tal y como lo venía entendiendo la comunidad de los economistas. Poco importa que algún autor como Daly matizara que para él “desarrollo sostenible” es “desarrollo sin crecimiento”, contradiciendo la acepción común de desarrollo que figura en los diccionarios estrechamente vinculada al crecimiento.” JMN
(*2) Sostemible, del Glosario de la vida moderna, consumista y buenrrollista, ENCICLOMIERDA de Basurama. 
(*3) Sosteniblablá término acuñado por Engelman en el reciente informe del WORLDWACH INSTITUTE, “¿Es aun posible lograr  la sostenibilidad?.”  Icaria Editorial 2013.
(*4) Randal Munroe en www.xkcd.com/1007
(*5) Término que escuché por primera vez al Dr. Diego Ruiz. Doctor en Ciencia e Ingeniería de Materiales (UC3M), Máster en Medio Ambiente y Arquitectura Bioclimática (UPM) y Licenciado en Ciencias Físicas (UCM). Consultor Sénior y Responsable de Formación en Cyclus Vitae Solutions. Miembro del equipo técnico y la junta directiva de la asociación El Ecómetro.
(*6) Metáfora utilizada por el movimiento Occupy Wall Street y desarrollada en su último libro por el premio nobel de economía Joseph Stigliz “El precio de la desigualdad: El 1 % de la población tiene lo que el 99 % necesita”.

Para saber más:

Huella ecológica y desarrollo sostenible

Convirtiendo savia de pino en plástico «Siempre-Verde»

0220-resinaLas bolsas de plástico son una maldición para la naturaleza. Y no sólo los bolsas, casi todos los plásticos, en verdad. La mayoría están hechos de petróleo, y un trozo de plástico, si se echa a la papelera de reciclaje y acaba en un vertedero, probablemente durará más que la civilización humana.

Pero Chuanbing Tang, de la Universidad de Carolina del Sur, está desarrollando nuevos plásticos que son “verdes” de la cuna a la tumba. Dado que los nuevos polímeros que está trabajando a menudo provienen de pinos, abetos y otras coníferas, le está dando resonancia a la palabra “perenne”.

En lugar de tomar un barril de petróleo para obtener los materiales originales, el grupo de investigación de Tang comenzó con resinas naturales que se encuentran, en especial, en los árboles de hojas perennes. La colofonia y trementina derivadas de la madera son ricas en hidrocarburos, similares pero no idénticos a algunos componentes del petróleo.

Los materiales básicos ricos en hidrocarburos, ya sea a partir del petróleo o de la resina de árbol, se pueden convertir en diferentes formas de lo que comúnmente se denominan “plásticos” a través de la polimerización. Con los derivados del petróleo, los científicos han invertido más de cien años de investigación en la refinación química de los polímeros involucrados, y su éxito de ese esfuerzo son evidentes en la gama de plásticos que ahora forma parte del lenguaje común, como el plexiglás, el policarbonato y el PVC.

Pero los procesos para el desarrollo de plásticos a partir de fuentes renovables, como la colofonia y trementina, no están tan desarrollados. “Los polímeros renovables adolecen actualmente de un rendimiento inferior en comparación con los derivados de petróleo”, dijo Tang.

Su laboratorio es un líder nacional en procurar el cambio en esa situación. Tang acaba de recibir un premio CAREER de la Fundación Nacional para la Ciencia para desarrollar la química de polímeros que ha estado perfeccionando desde que llegó como profesor de química en la universidad de las Artes y las Ciencias de USC en el 2009. El premio de la División de Investigación de Materiales del NSF apoyará el laboratorio de Tang hasta el 2018.

“El objetivo es entender cómo las composiciones macromoleculares y las arquitecturas definen las propiedades de los materiales que fabricamos”, dijo Tang. “Si podemos establecer claras relaciones estructura-propiedad, seremos capaces de lograr el tipo de resultados que ahora obtenemos de los polímeros derivados del petróleo.”

Según Tang, las moléculas derivadas de los productos de la madera son objetivos particularmente valiosos. “Son una rica fuente de estructuras cicloalifáticas y aromáticas que dan como resultado buenos materiales después de la polimerización”, dijo. “Ellos tienen las rígidas estructuras moleculares y la hidrofobia que los científicos de materiales saben que funcionan bien”.

También tienen una ventaja en el final de su ciclo de vida. En virtud de ser un producto directo de la biología, los materiales básicos renovables son familiares para los microbios responsables de la biodegradación. “Generalmente, la mayoría de los plásticos de recursos no renovables no son biodegradables”, dijo Tang. “Con un marco de polímeros derivados de fuentes renovables, somos capaces de hacer que los materiales se descompongan más fácilmente en el medio ambiente.”

Junto con el estudiante graduado Wilbon Perry, Tang trabajó con Fuxiang Chu de la Academia China de Silvicultura para preparar el primer análisis amplio de los terpenos, terpenoides y la colofonia, tres componentes de la resina de los árboles (y otros productos naturales también) que son fuentes abundantes de cicloalifáticos y estructuras aromáticas. Publicado como el artículo de portada en la revista Macromolecular Rapid Communications de Wiley en enero de 2013, este adelanto es un prototipo del enfoque único que está encarando Tang para desarrollar polímeros sostenibles desde la más verde de las fuentes.

Esta investigación fue financiada en parte por un premio CAREER de NSF (1252611).

Fuente: Science Daily. Aportado por Eduardo J. Carletti

http://axxon.com.ar/noticias/2013/02/convirtiendo-savia-de-pino-en-plastico-siempre-verde/

Nace Re_planet. El impulso al consumo responsable

RE_PLANET-logo-tests-1Re_planet nace con el objetivo de fomentar la economía sostenible y lanza el primer Directorio gratuito de productos y servicios sostenibles, además de una plataforma enfocada al consumidor para comunicar de una forma cercana, fiable y transparente lo que realmente quiere saber sobre la ecología y los productos que consume.

Re_planet está pensado para dar servicio a dos niveles. Por un lado, a las empresas en su búsqueda de proveedores comprometidos con la sostenibilidad, y por otro, al consumidor guiándole en su consumo diario ofreciéndole un directorio que recoge todos los productos de uso cotidiano y unos contenidos dirigidos a acercarle y despertar en él una actitud más ecológica.

Ante una decisión de compra una empresa solicita entre tres y cinco presupuestos distintos ¿por qué no incluir entre estos la opción de un producto o servicio sostenible? Con Re_planet descubrirán que no tiene que ser más caro, que nos beneficia a todos y que podrá formar parte de su política empresarial, Re_Planet apuesta por las marcas y compañías comprometidas, para ello crea el directorio gratuito con 26 categorías, 124 subcategorías que reúnen a más de 3.500 empresas .

El objetivo es agrupar a todas las empresas u organizaciones que están colaborando con el desarrollo sostenible. Dependiendo de la industria o el producto que se trate, existen reconocidos sellos o certificados ecológicos. En el directorio se encuentran todos los productos o empresas que cuentan con estos sellos. Y en el caso de sectores donde no se existe ninguna certificación oficial, se utilizan criterios corporativos, productivos y otros criterios basados en estándares internacionales de sostenibilidad. La finalidad, evitar el greenwashing y que tanto empresas como consumidores cuenten con una plataforma de confianza.

Enlace: www.replanet.es

La repetición de la promesa

Es común hoy escuchar o leer en discusiones sobre la crisis y el (des)orden global referencias a la relación entre tecnología y economía. Pero no se habla de qué tipo de economía. Se asume que hay una sola. En esas discusiones hay un tema que interesa explorar: la idea de que la “innovación” (palabra mágica) tecnológica para el desarrollo económico sustentable, y el empleo de energías renovables que eviten la polución y el envenenamiento de campos y agua en la agricultura y la minería, nos aseguran un futuro sano y próspero. El paraíso. Estamos presenciando la repetición y renovación de la retórica de la Modernidad que promete llegar al paraíso mediante la tecnología. La “tercera revolución industrial” la denomina Jeremy Rifkin, consejero de la Unión Europea.

Para explicarla se apoya en cinco columnas (toda semejanza no es intencional):

  1. el cambio en el uso de la energía no renovable por la energía renovable;
  2. la construcción o instalación en cada continente de millones de microplantas para recoger y almacenar energía renovable en cada lugar;
  3. el despliegue de hidrógeno y otras tecnologías de almacenamiento a través de toda la infraestructura para almacenar energía intermitente;
  4. el empleo de la tecnología de redes para transformar la matriz de poder energético en cada continente y poder así compartir energía intermatricialmente. “Compartir” energía funcionará como Internet: cuando millones de unidades generen pequeñas cantidades de energía en cada lugar, será posible vender el excedente a la matriz y compartir la electricidad con los continentes vecinos;
  5. convertir la flota de transporte en vehículos eléctricos que pueden comprar y vender electricidad. Todo esto Rifkin lo anuncia como “un nuevo paradigma económico” que integra y armoniza. Es así que “la tercera Revolución Industrial” ofrece la esperanza –según él– de que podamos llegar a una era sostenible post-carbón para mediados de siglo.

Hay varios aspectos que merecen atención en esta propuesta. El primero y más urgente es su orientación económica: presupone la economía de acumulación. La economía de la que se trata es la economía que acumula, margina y controla. La estructura propuesta estará incrustada en una estructura matricial de poder, que la tecnología no cambiará. En segundo lugar, queda fuera de toda consideración que el horizonte social futuro sea poner la economía en primer plano y no las condiciones para vivir en plenitud y para la reproducción de la vida en y del planeta. En tercer lugar, la propuesta no menciona quién tendrá el control de la estructura matricial intercontinental que hace circular energía como información en Internet. En este caso, el almacenamiento e intercambio de energía será como el almacenamiento e intercambio de información. En cuarto lugar, la promesa y la esperanza hacia el futuro es una renovada retórica de la modernidad. No es, en realidad, un nuevo paradigma, sino el antiguo, renovado en su vocabulario y en sus tecnologías.

Por lo tanto se trata de una propuesta que, al mismo tiempo, mantiene la lógica de la colonialidad y reorganiza las piezas del tablero sobre la base de:

a) las necesidades energéticas de los países industriales;
b) la crisis económica de los países industriales (la Unión Europea y los Estados Unidos); y
c) la necesidad de controlar la innovación tecnológica para que China no vaya a la delantera.

Durante los años álgidos de la invasión a Irak y sus devastadoras consecuencias, asistí a una conferencia, en Duke University, dictada por una profesora de Stanford que era parte de un equipo cuyas investigaciones versaban sobre el caos y la necesidad de una organización democrática en Irak. La presentación en PowerPoint mostraba fórmulas lógico-matemáticas. Durante toda la conferencia no pude dejar de pensar cómo se había llegado a una situación en la que un grupo de académicos y académicas en Stanford proponían soluciones para la crisis interior de Irak provocada por la invasión apoyados en fórmulas lógico-matemáticas… La propuesta de Rifkin me hizo recordar aquella conferencia y me hizo volver a pensar en los malabares conceptuales y las ficciones que se construyen para mantener una creencia: la fe y la sacralización de las ideas de progreso y de-sarrollo que generan las crisis, y las ideas de progreso y desa-rrollo que se mantienen para resolver esas crisis. Lo alarmante es no sólo la incapacidad sino la falta de voluntad para aceptar que hay otras maneras de pensar y de vivir. Pero, en fin, ésa no es la tarea de Rifkin y los líderes de la Unión Europea, sino de la sociedad política global: de quienes viven/vivimos las consecuencias de castillos construidos en el aire, montados sobre metáforas que esconden consecuencias nefastas detrás de la esperanza.

* Profesor e investigador de Duke University (EE.UU.) y de la Universidad Andina Simón Bolívar (Ecuador).

Fuente: www.arqsustentable.net

Vandana Shiva, registradora de la biodiversidad

Vandana Shiva* es una mujer comprometida con su tiempo: física teórica, pacifista, seguidora de Ghandi, premio Nobel alternativo y premio Vida Sana 1993, ha escrito multitud de libros. Ha sido capaz de movilizar en la India 5 millones de campesinos contra la Unión General de Tarifas de Comercio (GAT) y de ponerse a la cabeza de la gran movilización en contra de la globalización del comercio en Seattle a finales de 1999. Fundadora de Navdaya un movimiento social de mujeres para proteger la diversidad y la integridad de los medios de vida, especialmente las semillas.

Esta mujer ha estado en Mallorca en sendas conferencias en la Fundació la Caixa y la Universitat de les Illes Balears (otoño de 1999).

Tiene una potente capacidad, además de una eterna sonrisa, para comunicarse con la gente y explicar lo que está ocurriendo: la batalla genocida por el control mundial de los alimentos y de la vida. Un poder machista que representa un estilo de vida depredador y no sostenible.

Con ella hemos hablado de la diversidad, sobre la política de las corporaciones, de globalización del comercio, control de los alimentos y de la vida y esto es lo que piensa sobre:

La biodiversidad

Los sistemas que se desarrollan libremente se adaptan, la naturaleza evoluciona por la propia diversidad. La diversidad es un indicador de una naturaleza saludable. Actualmente la diversidad es atacada por las grandes corporaciones, por la multinacionales, que ejercen así un poder absoluto sobre la vida, las gentes y los gobiernos a los que quieren controlar. Esta destrucción es una violencia que engendra más violencia.
La eliminación de la biodiversidad, la desaparición de especies animales y la desaparición de culturas son formas de violencia.
Actualmente la colonización y el control social no se realiza con las armas pero tiene la misma consecuencia genocida y esto esta ocurriendo a muchos niveles.
La libertad en el mundo occidental es heredera de la revolución industrial y piensa que todas las cosas son distintas y sin ningún tipo de relación entre si. Pero las cosas están relacionadas y tienen capacidad de reorganizarse.
Cuando escribi el libro “Live” hablaba de un estilo de supervivencia que se ve amenazada. La cultura y la identidad del campesino están amenazadas.
Si aumenta la biodiversidad las especies no tienen tanta tendencia a producir plagas.
Las alternativas existen y son más eficientes pero se están destruyendo porque no son beneficios para unos pocos, para la multinacionales.
Nuestro compromiso es seguir trabajando y resistirse a esta invasión.
Debemos tener la preocupación de vivir dentro de los límites que marca la diversidad y los conocimientos locales.
Para una agricultura sostenible es necesario una agricultura multidimensional. La agricultura protege el medio ambiente.

La gricultura industrial siempre promete

Es una ilusión de punta a punta. Promete crecimiento pero en realidad produce escasez (nos dijeron que daría más, pero algo nos decía que se puede destruir más de lo que se produce). Los tipos de escasez son tres:

De recursos. Hoy se utilizan más recursos que nunca para producir menos alimentos (la agricultura tradicional emplea menos de la mitad de la energía que la industrial para obtener la misma cantidad de calorías en forma de alimentos). Y la contaminación que producen los nitratos vertidos a ríos y a aguas subterráneas, obstruyen los ecosistemas.
Escasez de medios de vida y de trabajo. Hoy está sucediendo un episodio mayor que en la revolución industrial de expulsión de campesinos del cultivo de la tierra y no hay colonias dónde mandarlos.
La escasez de alimentos. De seguridad alimentaria y de alimentos sanos y buenos.

Si no somos capaces de tratar estos tres tipos de escasez, no podremos resolver el problema. Podremos poner parches, pero no soluciones completas.
Se ha pasado de 1 ó 2 a 10 calorías aplicadas para obtener 1 de alimento. (Ejem. diferencias entre conseguir 1 kg. de proteína animal y uno de proteína vegetal).

El hambre en el Tercer Mundo

El hambre ocurre porque las personas no tienen derechos no porque no haya alimentos.
La idea central de este tipo de productividad es que estamos produciendo más alimentos para toda esa gente que se muere de hambre en el Tercer Mundo, para evitarla hay que ponerla en duda. Sólo nos la recuerdan cuando hay alguna multinacional que quiere enviar algo obteniendo beneficios políticos o publicitarios. Luego se olvidan.
Cada vez que nos quieren vender algo como por ejemplo la Revolución Verde, ponen el hambre en las noticias de las tres, en informes científicos, folletos publicitarios, etc. La revolución tenológica actual hace lo mismo, el hambre se usa como pretexto para dar otra vuelta de tuerca que crea más hambre, más escasez.
La Revolución Verde es un ejemplo de promesa de más que en realidad nos ha dejado en menos. Unos suelos agotados: el 50 % de nuestros suelos en el estado de Punjab están devastados, el 10 % de nuestro estado, con unos suelos que fueron tan fértiles que los registros agrícolas de más de 10 siglos dicen que la productividad no decreció, hemos logrado en 10 años convertirlos en desierto con la agroquímica. Ahora el 10% de Punjab es un desierto.

Libre comercio

La liberación del comercio nos dejará todas nuestras estructuras en la ruina.
Mucha de la publicidad sobre el libre comercio argumenta que con una economía libre habrá más libertad, pero está ocurriendo justo lo contrario. La diversidad esta desapareciendo y esto es antidemocrático. Los problemas vienen de un comercio no demócrata puesto que la eliminación de los aranceles es ilegal. La solución pasa por consumir productos locales, reconstruir la economía y estar orgullosos de ello.
Actualmente el control de los gobiernos se realiza mediante un control de sus alimentos.
El verdadero problema en el Tercer Mundo es el tipo de exportaciones americanas acogidas a un tipo de subvenciones soterradas que protegen a la industria de producción de alimentos en EE.UU.
En la última crisis asiática el Banco Mundial dio 2.000 millones de dólares a Indonesia para recuperarse. El dinero fue a parar a los agricultores americanos para reducir los precios de los alimentos exportados a Indonesia. Esto son subvenciones a la exportación.
La negativa de aceptar el comercio único es indispensable. Esta negativa pude sugerir muchas posibilidades como por ejemplo el darnos cuenta de la falsa dependencia de cosas supérfluas.
Bill Clinton dijo en la reunión del GAT que la población mundial necesita teléfonos móviles aunque tengan escasez de agua ¿?.
Entonces los teléfonos móviles se convierten en indicadores del nivel de vida.
Somos nosotros los que tenemos que definir estos indicadores, debemos cambiar los indicadores de riqueza por otros que reflejen una ecología sana, una educación sana una cultura sana etc.

La globalización ahora está en boca de todos

La globalización es una dictadura económica y la democracia parlamentaria se convierte en una farsa. Si se crea una economía mundializada controlada por multinacionales no tendremos alternativa, nuestras formas de vida desaparecerán.
Las víctimas de desastres naturales son víctimas del sistema de globalización por querer introducir tecnología (vehículos, industria…) donde no es necesario. Estos desastres están relacionados con la economía y la explotación no sostenible de los recursos naturales.
En estos momentos 100 millones de agricultores tienen problemas de supervivencia y en un año 2 millones de tejedoras dejarán su trabajo para coger basura en las calles. Esta es una forma de perder diversidad.

El significado de todo lo ocurrido el año pasado en Seattle

Seattle ha sido el comienzo de una nueva perspectiva social.
Los medios de comunicación no recogieron la verdad. No recogieron la manifestación de multitud de personas por la paz.
El fracaso de la reunión interministerial de la Organización de Comercio Mundial (WTO) en Steattle ha demostrado que la globalización no es un fenómeno inevitable que ha de ser aceptado a cualquier precio, sino un proyecto político que puede ser respondido políticamente.
Los ministros de África, Asia y el caribe fueren excluidos de las conversaciones lo que demuestra lo antidemócrata de estas conversaciones.
Se han definido unos aspectos como comerciables que hasta ahora nunca se habían comerciado: semillas, plantas y células humanas.
Unas pocas corporaciones lo controlan todo y esto es antidemócrata.
El control de la sociedad está escondido y la gente no se da cuenta. La gente debe despertar y darse cuenta cuales son los peligros
La biodiversidad es la base de las sociedades y está rompiéndose con violencia.
Actualmente veo una nueva amenaza en Europa: la xenofobia y violencia racial. En la India y en muchas lugares del planeta los políticos crean la violencia entre diferentes etnias.
Los sistemas sociales que crean monoculturas crean violencia por falta de la diversidad. La base de la diversidad cultural relacionada con la diversidad de la naturaleza esta destrozada y esa pérdida de identidad lleva a la gente a refugiarse en el integrismo y la xenofobia.

Los recursos naturales

En nuestro planeta hay suficiente para las necesidades de todos pero no hay para el que quiere demasiado. Si consumes más de lo que necesitas estás robando a otra persona.
El control actual de la sociedad viene de mensajes mediáticos. La nueva dictadura se basa en que la empresa es una persona ficticia.
La búsqueda de la libertad es importante sobre todo ahora. No debemos ceder nuestra libertad ni ceder nuestra soberanía. Intentemos crear nuestra libertad conservando nuestras semillas. Busquemos la libertad para que la tierra no sea agredida.

  • Libertad para la tierra
  • Libertad para los agricultores
  • Libertad para los consumidores
  • Libertad para los animales
  • ¿Las multinacionales?

A las multinacionales les preocupa que cada cultura tenga sus propias preferencias.
Si todo se dejara en manos de las gentes todo funcionaria de una forma natural, pero no es así.
Cargil (multinacional americana) controla el 60% de la agricultura mundial. Cargil ha sido la que ha redactado las reglas del comercio de agricultura en el GAT.
Existe una evidente corrupción de multinacionales y gobiernos.
Estas empresas han destruido la vida y los trabajos y sólo generan el 2% de la ocupación.
Quien determina que la reserva de un país y quien tiene un buen balance de pagos es el Banco Mundial. La OMC actúa a nivel mundial y actúa tanto de tribunal, como de parlamento y de gobierno.
EE.UU. consiguió en India eliminar las restricciones . La 2» economía del mundo se ha visto forzada a importar productos básicos cuando jamás había hecho falta. Debemos luchar contra la acusación de proteccionismo. Proteger la salud, la cultura, la economía es un derecho indiscutible.
No es inevitable que las leyes de las grandes corporaciones gobiernen nuestras vidas.
En la India se suicida gente por no poder competir con las grandes corporaciones.

La biopirateria

El sistema de propiedad intelectual multiplica la escasez. Antes con una semilla obteníamos muchas semillas, ese es un sistema de abundancia. En un sistema de propiedad intelectual una semilla no da más semillas, hay que ir a la empresa a comprar nuevas. Visto desde la perspectiva del agricultor del Tercer Mundo los derechos de propiedad intelectual aumentan la escasez de material biológico necesario como base de la agricultura.
La Biopirateria es un saqueo a la naturaleza.
Actualmente son 4 empresas que controlan todo el mercado mundial: Novartis, Monsanto, Dupont, Cargill.

… ¿la llave está en la toma de conciencia de la gente?

Para que la gente tome conciencia de cambio tiene que recibir un dolor muy profundo que les haga despertar.
Muchas pequeñas movilizaciones consiguen poner en marcha pequeños cambios.
En los próximos años debemos prestar mucha atención a los mensajes ecologistas debemos aprender a distinguir.
La única forma de disponer paz y protección de las identidades culturales es la democracia social y económica. La globalización económica que lleva a la globalización social aboca irremediablemente a la violencia.

… lo qué podemos hacer

Hay cuatro cosas muy importantes que debemos hacer:

  • Proteger las semillas
  • No destruir a los campesinos
  • Evitar la industrialización
  • Evitar que la gente del campo venda sus tierras.

Debemos olvidar los mitos de la eficiencia, las economías locales son mas eficientes y ecológicas, debemos estar orgullosos de lo que uno hace y no caer en la trampa de la colonización cultural y debemos saber afrontar y ver las mentiras que inundan los medios de comunicación.
La nueva política de biodiversidad debe recoger todas las culturas.
Todos estamos inmersos en el cambio. El cambio paradigmático debe cambiar la experiencia de inseguridad.
Hay que cambiar las mentalidades y ofrecer alternativas.
Resistirnos y hacer bancos de semillas, buscar marcas importadas y boicotearlas.
Crear una alianza para luchar contra la invasión alimentaria y cultural, estas son algunas cosas que podemos hacer.
Hay 2 razones para no tirar la toalla:
El deber moral que tenemos como seres humanos de que las cosas vayan siempre mejor.
Hay que tener iniciativa para el cambio.

Porque necesitamos alternativas para parar esta máquina y necesitamos alternativas por si no lo conseguimos.
No queremos renunciar a la libertad, para nosotros está claro que la libertad consiste en que el pequeño agricultor sobreviva en el siglo XXI y en que los pobres tienen derecho a alimentarse.
Todos deberíamos tener el derecho a vivir responsablemente respetando a los demás y al medio. Esta libertad no puede tomarse con frivolidad.
Hemos de ser capaces de responsabilizarnos y obtener el espacio para ejercer una responsabilidad desde la que hemos de enfrentarnos creativamente a un viejo sistema que necesariamente va a su destrucción y es demasiado arrogante para reconocer la escala y la velocidad de la destrucción..

*Física Teórica y Filósofa de la Ciencia.
Directora de la Fundación de Investigaciones para Políticas de Ciencia, Tecnología y Recursos Naturales, de la India; Visiting Fellow, Universidad de Oslo, Noruega.
Vandana Shiva, co-autora del libro «Ecofeminismo» tiene una interesante web en inglés. Uno de los apartados de la web es Género y Medioambiente.
http://www.indiaserver.com/betas/vshiva/
La referencia de su organización es: Secretariat of Diverge Women for Diversity Research Foundation for Science, Technology and Ecology A-60, Hauz Khas / New Delhi – 110 016, India / Tel: 91-11-6968077 / Fax: 91-11-6856795
Email: vshiva@giasdl01.vsnl.net.in / vandana@twn.unv.ernet.in

 

Eco-gestos en el hogar

Esta es una lista de eco-gestos (o gestos ecológicos), de muy fácil aplicación, que cada uno de nosotros puede hacer desde su hogar para haced contribuir a mejorar el Medio Ambiente.

En casa

1.- Descongele cada tres meses su refrigerador y congelador : una capa de 4mm de hielo multiplica por dos el consumo de electricidad.

2.- Diluya sus detergentes en agua (lavaplaos, shampoo, jabón). Usar menos cantidad y seguirá siendo igual de eficaces ya que los fabricantes suelen prescribir dosis mayores para asegurarse de que limpien como lo dicen.

3.- Evite los aerosoles, contienen CFC y son causantes de la destrucción de la capa de ozono, u otros gases que también contribuyen al efecto invernadero. Los pulverizadores son una buena alternativa y son recargables.

4.- Los ambientadores no eliminan los malos olores sino que desprenden otros más fuertes que nos impiden detectar los primeros. Prefiera tener flores frescas en un jarrón que perfuman naturalmente el ambiente.

5.- Evite usar productos agresivos: limpiahornos, etc. que impiden los procesos biológicos de depuración del agua. Nunca tire productos tóxicos, pintura o aceite de cocinar al desagüe.

6.- Repare sus grifos. Una gota por segundo son 30 litros al día.

7.-Para ahorrar agua, instale un sistema de doble descarga en el inodoro, o bien recurra al método de llenar una botella de plástico con agua, tápela y póngala en el estanque, así al haber menos espacio disponible cabrá menos líquido y por lo tanto al descargar el estanque se usará menos agua.

8.- Es mejor cocinar con gas natural, es mucho más barato que con electricidad.

9.- Tape sus ollas, sobre todo para calentar agua: así hervirá en menos tiempo y ahorrará energía.

10.- Al lavar su ropa en lavadora baje la temperatura: 80% de la electricidad utilizada sirve para calentar el agua.

11.- Desenchufe sus electrodomésticos (televisores, computadores, etc) cuando no los utiliza. Así evitará estar en un permanente campo electromagnético remanente perjudicial para su salud y ahorrará hasta 10% de electricidad ya que estos aparatos suelen seguir energizado al estar en modo stand by, a la espera de ser activados por control remoto.

12.-Prescinda de los electrodomésticos innecesarios como cepillos de dientes, abrelatas, cuchillos eléctricos, etc.

13.- Tenga en cuenta los criterios de ahorro energético al comprar nuevos frigoríficos, lavadoras, etc.

14.-Las bombillas incandescendentes pierden el 80% en energía térmica. Prefiera las de bajo consumo que quizás son más caras que las normales, pero duran hasta 8 veces más y consumen la quinta parte de energía para dar la misma cantidad de luz.

15.- No olvide apagar la luz al salir de una habitación. Tres habitaciones iluminadas “por nada” consumen igual que un refrigerador.

16.- Conecte sus aparatos a la red de suministro de electricidad siempre que esto sea posible. Si le es imprescindible usar pilas, procure que sean recargables.

19.-Aproveche bien el papel: úselo por ambas caras. Rechace el papel blanqueado con cloro. Prefiera alternativas ecológicas como papel reciclado o papel con sello FSC que protege los bosques.

20.- Las ventanas con doble vidrio ahorran 10% de energía. En su defecto, se puede también colocar gruesas cortinas frente a las ventanas que amortiguarán el efecto térmico.

21.- No pretenda estar en manga corta durante el invierno, a costa de gastar mucha calefacción. Es preferible ponerse un suéter. En verano no abuse del aire acondicionado, que también libera CFC.

22.- ¿Por qué no pensar en una instalación solar? Algunos paneles solares pueden cubrir el 50% de necesidades de agua caliente y calefacción en una casa.

23.- En cuanto a la basura, recuerde siempre la regla de las “3R”. Recicle (el vidrio, el papel, etc), Repare (en vez de ser botados algunos productos pueden ser reparados), Reutilice (los envases de tetra pack, por ejemplo, pueden ser ideales para plantar semillas), Regale (la ropa usada por ejemplo) y Reduzca su nivel de basura (al hacer compost sus desechos orgánicos, por ejemplo).

Al comprar

24.-Antes de comprar un producto pregúntese si realmente lo necesita. Cualquier consumo innecesario es en esencia anti-ecológico.

25.- Evite comprar bebidas en lata, el envase vale más que el contenido.

26.- Evite comprar productos sobre-embalados. Compre productos a granel o en grandes cantidades esto permitirá reducir su cantidad de desechos.

27.- Prefiera consumir verduras y frutas de su región y de la temporada.

28.- Prefiera los envases biodegradables (papeles o cartones) o reciclables (vidrio, metal, etc.) en vez de los envases plásticos, sobre todo los que contienen PVC que producen furanos y dioxinas al ser incinerados.

29.- Prefiera comprar detergentes para ropa libre de fosfatos y con menos tensio-activos.

30.- Prefiera los productos locales cuyo transporte no ha sido muy grande y por ende muy costoso (tanto en término económico como energético).

31.- Lea las etiquetas de los electrodomésticos y las ampolletas : allí se indica su consumo y compare entre unos menos derrochadores de energía.

32.- Limite el consumo de bolsas de plástico en las cajas. Prefiera que se las envuelvan en cajas de cartón o bien lleve Ud. mismo su bolsa.

33.- Opte por los productos recargables: pilas, detergentes, etc.

Huella ecológica. Hasta fin de existencias


Desde mediados de los años ochenta del pasado siglo, son muchos los científicos y activistas que se han tomado en serio las señales de agotamiento de la capacidad física del planeta para soportar la voracidad sistemática del consumo de masas y han visto la necesidad de construir indicadores que nos proporcionen información acerca del impacto «humano» sobre la capacidad de los sistemas naturales para abastecernos. Hay cientos de estos indicadores de sostenibilidad física que informan de otras tantas dimensiones de la crisis ecológica pero, sin duda, el que tiene todas las papeletas para convertirse en vara de medir nuestra destructividad es la huella ecológica.

La huella ecológica fue formulada por primera vez por el economista ecológico Mathis Wackernägel y consiste en una traducción a hectáreas de tierra biológicamente productiva de los patrones de consumo de un país, una ciudad o un individuo. Aunque luego se complican con miles de tecnicismos, hay cinco dimensiones básicas en el cálculo de la huella ecológica:

  1. Superficie artificializada: cantidad de hectáreas utilizadas para urbanización, infraestructuras o centros de trabajo.
  2. Superficie necesaria para proporcionar alimento vegetal.
  3. Superficie necesaria para pastos que alimentan ganado.
  4. Superficie marina necesaria para producir pescado.
  5. Superficie de bosque necesaria para servir de sumidero del CO2 que arroja nuestro consumo energético.

Una de las cosas que ha hecho célebre la huella ecológica es que está disponible para una escala muy amplia: desde el individuo hasta el mundo entero. Para hacerse una idea de la novedad que esto supone basta imaginar la posibilidad de que cualquiera pudiera entrar en una página web, calcular sin mayor problema su aportación personal al PIB y verificar (a no ser que se tratara de alguien muy propietario) lo que ya se imaginaba: su salario es una estafa descarada.

A nivel mundial sabemos que la biocapacidad existente es aproximadamente de 1,7 hectáreas por habitante en el mundo, es decir, que si repartiéramos el terreno biológicamente productivo tocaríamos a 1,7 hectáreas por individuo. Ahora bien, la huella ecológica media mundial es actualmente de 2,8 hectáreas por habitante, lo que significa que se necesitarían dos mundos para satisfacer el actual ritmo de consumo y generación de residuos.

Esterilicemos a los ricos

La archifamosa teoría malthusiana de la escasez sostiene que, por encima de cierto nivel de población, la tierra no tiene capacidad productiva para satisfacer las necesidades de todos. La conclusión que sacó Malthus fue declarar a los pobres población sobrante y no les dejó más solución que morir altruistamente en hambrunas y guerras para no poner en peligro la afluencia (equilibrio decía él) de recursos naturales que necesitan las potencias coloniales. Por decimonónica y filonazi que pueda parecer esta visión, es sorprendente la cantidad de veces que reaparece en los análisis actuales sobre población y recursos, sobre todo en forma de políticas de control demográfico pensadas para ser impuestas tan sólo en los países más pobres del Tercer Mundo.

Aunque los resultados de la huella ecológica nos muestran un mundo de escasez más parecido al panorama de Malthus que al edén liberal de Adam Smith, una de las virtudes de este indicador es que pone cifras a algo que ya sabíamos intuitivamente: cuanta más riqueza, más destructividad ambiental. Los países con huellas ecológicas más altas son, cómo no, los más ricos. La palma se la lleva Estados Unidos, con una huella de 12,5 hectáreas por habitante. Es decir, para sostener el american way of life se necesitan algo más diez mundos. España tiene una huella de 5,5 hectáreas por habitante, que la sitúa entre los países ricos con menor huella (aún así, si extrapolamos vemos que se necesitan 3,7 mundos para sostenerla), aunque si continúan fomentándose los caprichos de nuevo rico como el adosado y los dos o tres coches, el índice no tardará en crecer exponencialmente. Contrastan estos datos con la huella de 0,7 hectáreas de la India o las 1,8 hectáreas de China, por poner un ejemplo de dos países con fuertes tasas de crecimiento a los que desde Occidente se suele señalar como futuros culpables de la crisis ecológica final.

Resulta sorprendente que, aunque son técnicamente posibles, no abundan los cálculos de la huella ecológica por clases sociales. Las investigaciones relacionadas con este indicador han sido muy apoyadas por instituciones como la Unión Europea o la ONU (frente al negacionismo gringo) que aceptan la evidencia de la crisis ecológica pero hacen esfuerzos ímprobos por evitar que se asocie a los «viejos» conflictos de clase dentro de cada país. En España, sin ir más lejos, es bastante más fácil acceder a los secretos oficiales que saber cuántos recursos comunes se apropian las clases altas.

No al perdón de la deuda

Existe un indicador complementario de la huella ecológica: la capacidad de carga del territorio. A partir de una unidad territorial cualquiera, se calculan las mismas cinco dimensiones de la huella ecológica y se obtiene la capacidad de ese territorio en hectáreas de tierra productiva para satisfacer la demanda de la población que vive en él manteniendo un determinado nivel de consumo. Si se resta la huella ecológica de un país a su capacidad de carga se obtiene el déficit ecológico de un país.

A pesar de los muchos dones que Dios ha entregado a la tierra de los hombres libres, cada gringo le debe 7 hectáreas de tierra productiva al resto del mundo. Cada japonés debe 4,8 hectáreas, los muy concienciados daneses deben 4,7 hectáreas y España, 3,4. El máximo acreedor mundial, en cambio, es Brasil, país al que se deben 8,7 hectáreas por habitante y año.

Si se observa el mapa mundial de la deuda ecológica se ve inmediatamente que constituye el opuesto exacto del de la deuda monetaria al Banco Mundial. Salvo los países ricos muy extensos, con muchos recursos y poco poblados como Canadá, el resto de los países occidentales debe grandes cantidades de tierra productiva a los países del Sur. Otra vez, la huella ecológica presta apoyo empírico a las viejas teorías del imperialismo y el colonialismo que siempre han sostenido que, sin el robo institucionalizado de recursos naturales y el sometimiento político de sus legítimos usuarios, es impensable la expansión capitalista. Y sin expansión no hay capitalismo.

La culpa es suya

Si hay un lema clásico del pensamiento ecologista es el que sostiene que el derroche consumista de las clases medias y altas está acabando con la tierra y, lo que es lo mismo, con sus habitantes. Las llamadas a la frugalidad y a la autocontención siguen siendo consideradas por muchos como los delirios beatos de unos aguafiestas inadaptados: «llevan más de treinta años diciendo que la catástrofe está cerca y aquí estamos, yendo en nuestro todoterreno al chalecito». La persistencia de esta obcecación egoísta está llevando cada vez más a los expertos en medio ambiente, algunos nada sospechosos de subversivos, a sostener posturas parecidas a las del geógrafo Horacio Capel: «El despilfarro no se resuelve con más educación ambiental. Hemos de hablar menos del medio ambiente y más de impuestos, de control del derroche y de redistribución de la riqueza».

Una manera muy común de mirar hacia otro lado consiste en pensar que estos asuntos se resuelven sólo a escala sistémica y como, además, a esta escala no se ha resuelto nunca nada, ya puede hacer uno lo que le dé la gana. Pues de eso nada: la huella ecológica también permite depurar responsabilidades individuales. Sólo con hacer 24 km en coche al día durante 230 días al año, la huella individual crece hasta 3,4 hectáreas al año. Esos mismos kilómetros durante el mismo período en autobús suponen una huella de 0,07 hectáreas y en bicicleta (si no te mata un coche), de 0,02 hectáreas.

Para calcular la huella ecológica individual: www.ecofoot.org

Nota: Los datos utilizados en este artículo proceden de Redefining Progress y corresponden al año 1997. Los cálculos parciales posteriores procedentes de otras fuentes apuntan hacia el crecimiento de las huellas de los países ricos.

Sunseed Desert Technology

Una experiencia de un modo de vida sostenible de bajo impacto en un medio desértico.

En la zona sur-este de España, el sol se alza sobre las colinas iluminando el maravilloso valle. La luz ilumina las huertas ecológicas de la pequeña asociación inglesa-española sin ánimo de lucro, Sunseed Desert Technology. Hace 15 años que este proyecto lleva funcionando en Almería. Esta zona de España es la parte más árida del país, formada por paisajes pedregosos, llena de pitas y a su vez con escasa vegetación. El valle puede presumir de un sistema de riego árabe, que ha permitido que parte de este valle permanezca increíblemente verde.

El objetivo de Sunseed es desarrollar, demostrar y extender un modo de vida sostenible, de bajo impacto y accesible en medios semiáridos. Como método organizativo para conseguir nuestro objetivo, Sunseed esta dividido en 6 áreas claves o departamentos. Estas áreas son: Tecnología, Regeneración de Zonas Desérticas, Construcción y Mantenimiento, Publicidad-Educación y Recaudación de Fondos, Cultivo Ecológico y Grupo Familiar y Comunidad.

Cada uno de estos departamentos colaboran de común acuerdo para que Sunseed progrese para convertirse en una comunidad de trabajo sostenible que ocasione el menor impacto posible sobre el delicado ecosistema. Sunseed practica y difunde modos de vida en áreas semidesérticas que minimizan, en la medida de lo posible, la utilización de materiales no reciclables y potencian la utilización de materiales ecológicos y de energías renovables.

 

Modos de utilizar y reducir la generación de residuos

En Sunseed, llevamos una alimentación vegetariana y todos nuestros residuos orgánicos son recogidos dentro del proyecto de cocina y almacenados en los huertos o en el plantel de árboles, junto a los restos de la huerta y de plantas secas. Este material es agitado con cierta frecuencia para permitir una correcta aireación y control de la humedad, hasta que está completamente compostado y puede utilizarse como aporte de nutrientes para las huertas y los árboles.
El año pasado, Sunseed edito su primer vídeo ‘Cómo hacer compost’ (en español) que puede ser empleado como una herramienta educativa. El vídeo es una demostración paso a paso, que dura 8 minutos, de cómo compostar. Este trabajo tuvo una gran aceptación durante la semana de la Red de Permacultura en Murcia (the Murcia Permaculture Network) que tuvo lugar en Sunseed a mediados de enero.

Los wáteres secos son otro método que empleamos para reciclar nuestros desechos. Los residuos humanos son recogidos en letrinas, cuando éstas se encuentran llenas, se les añade una última capa de tierra y se cierran. Permanecen así durante 6 meses. Después se vacían y se colocan en un montón sobre el huerto, para asegurar que se genera el calor necesario para su compostaje. Este segundo proceso dura unos 6 meses, pasado este tiempo, podemos utilizar el compost de forma segura para nuestros huertos. Las únicas plantas para las que no utilizamos los residuos humanos compostados, son para las hortalizas de hoja como las lechugas.

También tratamos nuestras aguas residuales, las tuberías conectadas directamente a los urinarios y a la cocina son conducidas hacia los huertos después de pasar desde un sistema simple de filtración a un colector y posteriormente a un segundo sistema de filtración que se basa en la fitobiorremediación, al ser alimentado por un lecho de cañas. El líquido filtrado se dirige a una red de depósitos que tienen la propiedad de ser empleados para el cultivo hidropónico (cultivo de plantas en soluciones salinas, sin tierra). Esta es un área en la que estamos investigando actualmente.
El departamento de Grupo Familiar y Comunidad recibe a los visitantes y se encarga del buen funcionamiento día a día de la comunidad, alentando a los visitantes a reducir tanto como sea posible la cantidad de residuos no reciclables. En este aspecto, hemos conseguido reducir considerablemente la proporción de basura no biodegradable o no reciclable.

El huerto de Sunseed

Nuestros huertos son de gran interés para muchos visitantes que disfrutan trabajando en las diferentes áreas de cultivo de las que disponemos. Utilizamos métodos ecológicos para cultivar nuestros productos y aumentar la fertilidad del suelo. Sunseed esta situado en el Karst de yeso del Parque Natural, por lo que la tierra es de baja calidad debido, principalmente, al contenido en yeso, los años cultivando sin compost y la lixiviación provocada por el riego por inundación. Actualmente producimos el 20% de lo que consumimos y nuestro objetivo es aumentar gradualmente este porcentaje.

También poseemos un jardín bosque, que estaba muy descuidado, y que fue puesto en marcha de nuevo con la ayuda y el entusiasmo de la Red de Permacultura de Murcia (Murcia Permaculture Network ), en enero de este año, y del que pretendemos sacar el máximo partido con un mínimo de mantenimiento. Las frutas recogidas de todos los bosques se emplean en el proyecto de la cocina para fabricar conservas, compotas y mermeladas. Las hierbas crecen salvajes y se recogen por sus propiedades medicinales y culinarias, para condimentar y dar más sabor a nuestras comidas.

Energías renovables

Toda la electricidad que abastece a Sunseed es generada por el sol. En el verano acumulamos aproximadamente 1.8KWH de electricidad por día gracias a nuestras células fotovoltaicas, que nos permiten utilizar ordenadores portátiles y otros aparatos eléctricos.
En los meses de invierno, época en la que obtenemos aproximadamente 0.5KWH por día, nos aseguramos de optimizar el uso de la energía acumulada en la batería y apenas hemos tenido temporadas en las que no contásemos con electricidad.

También utilizamos las radiaciones solares como fuente de energía de cocinas solares y para el secado. El plato parabólico solar nos permite durante los calurosos meses de verano, hervir agua de un caldero en menos de 5 minutos, incluso podemos calentar aceite lo suficiente como para freír patatas.

La bomba de ariete hidráulico es un dispositivo increíblemente ingenioso, que utiliza la energía producida por un volumen relativamente grande de agua cayendo desde una corta altura, para bombear una pequeña cantidad de agua a una altura mucho mayor. Este sistema es utilizado por Sunseed y por todo el pueblo desde hace años. A través de un diseño de reparto del agua para lavar y fregar, actualmente, el agua es bombeada hacia 8 viviendas y después dirigida a un kilómetro de distancia hacia las tierras de cultivo.

 

Regeneración de las zonas áridas

Tenemos dos áreas de trabajo dentro del departamento de Regeneración de Zonas Áridas. Las investigaciones biológicas dentro de un proyecto de gran magnitud, realizadas por dos miembros del personal de Sunseed, en España y Tanzania. El proyecto intenta desarrollar un método que permita aumentar la presencia de micorrizas provocando así un ascenso de la fertilidad del suelo para el cultivo de árboles y arbustos. Las micorrizas son hongos que viven en simbiosis con las raíces de las plantas provocando un efecto beneficioso, porque ayudan a la planta a asimilar los nutrientes y mantener la humedad que necesita, en condiciones de suelos pobres. Los experimentos que se han realizado tienen como fin estimular las relaciones del terreno. El éxito de estos experimentos ayudaría a conseguir un aumento en el grado de supervivientes en medios semidesérticos. Este trabajo se lleva a cabo en colaboración con nativos de Tanzania y se está empezando a desarrollar también con otros países cuyas condiciones de cultivo son similares.

La segunda área de trabajo, dentro del departamento de Regeneración de Zonas Áridas, es mantener y trabajar en el crecimiento de nuestros árboles y plantel de arbustos, para emplearlos en proyectos de regeneración de la vegetación y en la investigación y desarrollo de técnicas, que proporcionen un aumento del potencial de cultivo en medios semidesérticos.

Ve a visitarlos
Visitantes de todas las nacionalidades y edades han venido a trabajar, en los diferentes departamentos del proyecto, como voluntarios. Para realizar una estancia en Sunseed se aporta una donación semanal que cubre la alimentación y el alojamiento, a la vez que proporciona una ayuda económica en el mantenimiento del proyecto. Los visitantes pueden incorporarse al proyecto como “Trabajadores-Voluntari@s” (WWs) o Voluntari@s a tiempo completo (FTVs). Como trabajadores voluntari@s tienen que estar un mínimo de una semana trabajando 4 horas al día y como voluntari@ a tiempo completo trabajan 7 horas al día, dedicando las tardes a trabajar en sus proyectos personales. El voluntariado a tiempo completo es ideal para estudiantes o individuos interesados en concentrarse en un tema en concreto. Los voluntarios a tiempo completo permanecen en Sunseed de 5 semanas a un año.
El personal coordinador normalmente trabaja durante un año y recibe una pequeña asignación semanal para cubrir sus gastos, además del alojamiento y la comida. Actualmente, estamos buscando nuevo personal para trabajar en los departamentos de Tecnología y Grupo Familiar y Comunidad, en marzo de 2004.
La mayor parte de los voluntarios que han trabajado en Sunseed han disfrutado durante su estancia, indicando que el espíritu de comunidad es lo que más han apreciado. Varios de estos voluntarios han regresado cada año para pasar de nuevo un tiempo en Sunseed. Aunque la lengua más utilizada en Sunseed es el inglés, mucha gente, especialmente los que llevan mucho tiempo entre nosotros, están ansiosos por aprender y hablar español, así que las personas cuya lengua materna sea el español son siempre bienvenidas. Contacto: http://www.sunseed.org.uk