Reciclaje de biosólidos para hacer ladrillos sostenibles

¿Cómo puede reciclar las reservas mundiales de lodos de aguas residuales tratadas e impulsar la sostenibilidad en la industria de la construcción, todo al mismo tiempo? Convierte esos biosólidos en ladrillos sostenibles.

Los biosólidos son un subproducto del proceso de tratamiento de aguas residuales que se puede utilizar como fertilizante, en la rehabilitación de tierras o como material de construcción. Alrededor del 30 por ciento de los biosólidos del mundo se almacenan o envían a vertederos, usando tierras valiosas y potencialmente emitiendo gases de efecto invernadero, lo que crea un desafío ambiental.

Ahora, un equipo de la Universidad RMIT ha demostrado que los ladrillos de arcilla cocida que incorporan biosólidos podrían ser una solución sostenible para las industrias de tratamiento de aguas residuales y de fabricación de ladrillos. Publicado este mes en la revista  Buildings , la investigación mostró que la fabricación de ladrillos de biosólidos solo requería alrededor de la mitad de la energía que los ladrillos convencionales.

Además de ser más baratos de producir, los ladrillos de biosólidos también tenían una conductividad térmica más baja, transfiriendo menos calor para dar a los edificios un mayor rendimiento ambiental. La UE produce más de 9 millones de toneladas de biosólidos al año, mientras que los Estados Unidos producen alrededor de 7,1 millones de toneladas. En Australia, 327 000 toneladas de biosólidos se producen anualmente. El estudio descubrió que había una oportunidad importante para crear un nuevo mercado de reutilización beneficioso: los ladrillos. Alrededor de 5 millones de toneladas de los biosólidos producidos en Australia, Nueva Zelanda, la UE, los EE. UU. Y Canadá actualmente se envían a vertederos o reservas cada año. El uso de un mínimo de 15 por ciento de contenido de biosólidos en el 15 por ciento de los ladrillos producidos podría agotar estos 5 millones de toneladas.

Reciclar biosólidos de los vertederos del mundo

El investigador principal, Profesor Asociado Abbas Mohajerani, dijo que la investigación buscaba abordar dos problemas ambientales: las reservas de biosólidos y la excavación del suelo requerido para la producción de ladrillos. «Más de 3 mil millones de metros cúbicos de tierra arcillosa se desentierran cada año para que la industria global de ladrillos produzca aproximadamente 1,5 billones de ladrillos«, dijo Mohajerani, ingeniero civil de la Escuela de Ingeniería de RMIT. «El uso de biosólidos en ladrillos podría ser la solución a estos grandes desafíos ambientales». «Es una propuesta práctica y sostenible para reciclar los biosólidos almacenados actualmente o en vertederos en todo el mundo».

La investigación examinó las propiedades físicas, químicas y mecánicas de los ladrillos de arcilla cocida que incorporan diferentes proporciones de biosólidos, del 10 al 25 por ciento.

Los ladrillos reforzados con biosólidos pasaron las pruebas de resistencia a la compresión y el análisis demostró que los metales pesados ​​están en gran parte atrapados dentro del ladrillo. Los biosólidos pueden tener características químicas significativamente diferentes, por lo que los investigadores recomiendan pruebas adicionales antes de la producción a gran escala.

Los ladrillos de biosólidos son más porosos que los ladrillos estándar, lo que les otorga una conductividad térmica más baja

La investigación también mostró que la demanda de energía para la cocción de ladrillos se redujo hasta en un 48,6 por ciento para los ladrillos que incorporaban un 25 por ciento de biosólidos. Esto se debe al contenido orgánico de los biosólidos y podría reducir considerablemente la huella de carbono de las empresas de fabricación de ladrillos.

Los resultados de una evaluación comparativa del  ciclo de vida  y un  estudio de emisiones  realizado como parte de la investigación confirmaron que los ladrillos de biosólidos ofrecían un enfoque alternativo sostenible para abordar los impactos ambientales de la gestión de los biosólidos y la fabricación de ladrillos.

La investigación, financiada por las becas RMIT University, Melbourne Water y Australian Government Research Training Program, se publica en el «Número especial de materiales de construcción ecológicos» de  la revista Building  (enero de 2019, DOI: 10.3390 / buildings9010014).

Aislamiento textil reciclado en un proyecto que lidera Koopera

El aislamiento textil es uno de los que podemos considerar ecológicos y reciclados. En los últimos meses, en colaboración con empresas especializadas en la construcción y en la fabricación de materiales no tejidos, Koopera ha liderado un proyecto de economía circular que permitirá recuperar, en 5 años, 600 toneladas de textil de algodón post-consumo y darle una segunda vida en la forma de paneles aislantes para la construcción. El trabajo, realizado en colaboración con la empresa técnica Rener, y con Triturats La CanyaLogrotex y RMT, permite aprovechar un residuo textil post-consumo que suele terminar en vertedero o incineradora.

Este proyecto ha sido subvencionado por Ihobe, Sociedad Pública adscrita al Departamento de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda del Gobierno Vasco, en la convocatoria de proyectos de demostración de economía circular.

Resultados del material

El material ha conseguido unos resultados muy buenos en el apartado de comportamiento acústico y térmico, y el trabajo se centra ahora en mejorar su comportamiento ante el fuego. Además, el análisis económico realizado confirma que el producto podría comercializarse con un precio competitivo en el mercado, comparable con los costes de la competencia, pero con el valor añadido para la construcción sostenible de que ha sido desarrollado bajo los principios de la economía circular, contribuyendo a la prevención de residuos y proporcionando una segunda vida al textil post-consumo.

El proyecto para recuperar prendas a través de procesos innovadores de reciclaje es además, junto a las tiendas Koopera Store, una de las vías con las que Koopera Cáritas contribuye a la economía social y a la generación de empleo.

Tiendas Koopera Store

Así, la donación de prendas de miles de personas en los territorios donde está presente ha permitido a Koopera recuperar cerca de 15.000 toneladas de ropa en lo que va de año. Muchas de las prendas son destinadas, a través de las 35 tiendas Koopera Store, a entregas sociales a personas con necesidades a través de Cáritas, en el marco de una tienda de moda donde pueden elegir lo que más necesitan. En ellas también se ponen a la venta las prendas de segunda mano a precios reducidos, fomentando y haciendo accesible la moda sostenible. De este modo, las compras de miles de personas en las tiendas Koopera Store apoyan este proyecto social y medioambiental y hacen posible la creación de empleo.

Aquellas prendas que no pueden ser reutilizadas, por su parte, son sometidas a distintos tratamientos y a proyectos innovadores de reciclaje como el destinado a la fabricación de paneles con materiales aislantes a través del residuo textil. Con todo ello, Koopera da empleo a más de 600 personas, el 55% de las cuales siguen procesos de inserción.

MatMap, una empresa creada para dar una segunda vida a los materiales de construcción

La plataforma web MatMap conecta, desde el programa Garaje de Lanzadera, la aceleradora del empresario Juan Roig, empresas que tienen materiales de construcción que ya no necesitan con profesionales que desean darles una segunda vida en este mismo sector.

La arquitecta María Martínez es la artífice de esta joven startup que, como intermediaria, ofrece la posibilidad a distribuidores y a empresas de demolición de anunciar aquellos materiales, tanto nuevos (por ejemplo, sobrantes de stock) cómo reutilizados que se quieren vender y que se muestran geolocalizados en un catálogo con la información relativa a su disponibilidad y a su cantidad.

De esta manera, cualquier diseñador, arquitecto o constructor puede acceder a estos materiales y cubrir las necesidades de sus proyectos a pequeña escala de una manera económica y responsable con el medioambiente, ya que evita la generación de residuos. Además, la startup ayuda al vendedor a gestionar el transporte del producto.

Los materiales con los que trabajan actualmente a través de su catálogo son maderas, cerámicas y metales, así como láminas de caucho, paneles y revestimientos decorativos y tubos de cartón duros. Según indica Martínez, el equipo tiene en mente también dar uso a las redes sociales para aportar consejos a los posibles compradores sobre cómo utilizar los tipos de producto que ofrecen.

De momento, MatMap está trabajando activamente en la Comunitat Valenciana en la captación de clientes, pero en los próximos meses pretende ampliar su ámbito de influencia al resto del país.

La economía circular aplicada al sector de la construcción español

MatMap toma ejemplo del sistema de economía circular que funciona en países como Holanda. Un cambio de modelo productivo que pretende dejar a un lado la fabricación de bienes con obsolescencia programada a partir de materias primas para centrarse en repensar el uso continuado de estos productos sin desecharlos.

La idea es que si, por ejemplo, la lavadora se te rompe por una pieza que se puede cambiar, no haya que tirar el electrodoméstico para comprar otro nuevo, es decir, evitar generar residuos, pero llevado al sector de la construcción”, explica Marc Martínez, CFO de la empresa.

Sobre MatMap

La creadora y CEO de MatMap, la alicantina María Martínez, como arquitecta apasionada del diseño y de las soluciones sostenibles, comenzó a materializar su proyecto después de su participación en el programa Erasmus para Jóvenes Emprendedores en Holanda, donde aprendió cómo se construía con residuos, y de ganar un concurso europeo en Chipre con el modelo de negocio de su startup. El equipo lo completan Marc Martínez (CFO), Marine Fournier (COO) y Diego Asensio (CTO).

 

Descontaminación de aguas y gases con residuos del corcho

España es, después de Portugal, el mayor productor de corcho a nivel mundial. 

Este mercado, en declive por la  sustitución del corcho por materiales sintéticos, necesita de alternativas de uso para evitar la pérdida de alcornocales, uno de los ecosistemas con mayor biodiversidad y más representativos del área mediterránea.

Con ese fin, investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), la Université de Limoges y el Centre National de la Recherche Scientifique (CNRS) de Francia han desarrollado un procedimiento para la obtención de un nuevo material flotante que permite la descontaminación de aguas y gases. Está fabricado a partir del uso de residuos de la industria corchera que hoy día no se están aprovechando.

Photo-Cork es el nombre que los investigadores han dado al nuevo material. “Se trata de un producto con un marcado carácter sostenible y de ahorro energético, cuyas características adsorbentes y propiedades fotocatalíticas lo convierten en un material idóneo para el tratamiento de gases o aguas con una alta presencia de sustancias orgánicas contaminantes”, explica Evangelina Atanes, del Departamento de Ingeniería Mecánica, Química y Diseño Industrial de la UPM.

Descontaminante óptimo de aguas y gases con presencia de pinturas, disolventes o compuestos orgánicos volátiles, Photo-Cork permitiría la descontaminación en casos en los que actualmente no se realiza limpieza alguna, por los elevados volúmenes de agua.

“No hay que olvidar que, a pesar de las mejoras alcanzadas en algunas regiones, la contaminación del agua a nivel mundial continúa creciendo, y alrededor del 80% de las aguas residuales en los países en vías de desarrollo se descarga sin tratamiento, contaminando ríos, lagos y zonas costeras”, añade Antonio Nieto con referencia a datos de la Unesco (WWDR3 Unesco).

Su empleo en la descontaminación se realizaría in situ y con bajos costes de operación. En pruebas de laboratorio, su uso ha permitido la eliminación de un 50% de un contaminante modelo tras 1 hora de contacto y hasta un 100% de eliminación del contaminante en un contacto superior a las 2 horas.

El uso de este material, que ha dado ya lugar a una patente nacional, “implica la valorización de residuos de la industria corchera y la apertura de un nuevo mercado para el sector con la fabricación de un producto de alto valor añadido”, afirma Francisco Fernández.

Forman el equipo de investigadores de la UPM en este trabajo Antonio Nieto, Evangelina Atanes y Francisco Fernández, de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería y Diseño Industrial de la UPM. El grupo cuenta con amplia experiencia en la valoración de residuos procedentes de diferentes industrias, así como en adsorción y catálisis, y es autor de otras patentes relacionadas con la eliminación de contaminantes.

El Gobierno Vasco concederá una subvención para la instalación de un sistema de depuración natural de aguas residuales urbanas mediante filtros verdes en el barrio Garteiz

AgenciaUN_0928_4_05

El Gobierno Vasco concederá una subvención al Ayuntamiento de Ibarrangelu para la instalación de un sistema de depuración natural para las aguas residuales urbanas mediante filtros verdes, en el barrio Garteiz. El Departamento de Medio Ambiente y Política Territorial del Gobierno Vasco ha elaborado un proyecto piloto de «filtro verde» en el núcleo rural de Garteiz, dentro de la Reserva de la Biosfera de Urdaibai, que incorporará un innovador sistema de depuración de aguas residuales mediante plantas macrofitas flotantes.

El núcleo rural de Garteiz, en Ibarrangelu, Bizkaia, está constituido por una decena de caseríos diseminados, que no cuentan con un sistema de vertidos de las aguas residuales. Es una zona rural aislada, sin red de saneamiento general, y cuya ubicación geográfica impide la acometida por gravedad a la red general de saneamiento existente. Según Ana Oregi, Consejera de Medio Ambiente y Política Territorial del Gobierno Vasco, «con objeto de evitar la instalación de un complicado y costoso sistema de bombeo, se ha planteado la instalación de un sistema no convencional de depuración que permita el tratamiento general de las aguas residuales antes de proceder al vertido de las mismas al medio natural».

El núcleo de Garteiz, ubicado en la Reserva de la Biosfera de Urdaibai, se sitúa sobre uno de los sistemas kársticos que vierten sus aguas al estuario. Es un lugar por tanto, en donde resulta preferente la preservación de los sistemas hidrogeológicos de la cuenca. La Reserva de la Biosfera de Urdaibai forma parte del Programa MaB, programa internacional de investigación, formación, demostración y difusión en materia de conservación y desarrollo sostenible. «Estos espacios están concebidos como áreas para experimentar, perfeccionar, demostrar y desarrollar los objetivos de conciliación entre la conservación de los recursos naturales y el logro de un desarrollo económico y social sostenible» comenta Oregi.

Depuración sostenible
Según Ana Oregi «este proyecto piloto para el estudio de la viabilidad técnica de un sistema de depuración sin necesidades energéticas, permite definir un sistema óptimo para los diversos núcleos urbanos, barrios rurales y/o caseríos aislados. Así, se consigue que éstos no estén sometidos a una economía de escala y además, se eliminen los condicionantes derivados de la ubicación geográfica y orográfica de la zona. Su localización, dentro del enclave de la Reserva de la Biosfera de Urdaibai, resulta idóneo para la implantación de un sistema de depuración no convencional, más sostenible, autónomo y ecológico. Se trata de que de forma experimental se pueda comprobar la idoneidad técnica de la solución y su viabilidad depurativa final».

«Es precisamente en los núcleos rurales donde se pueden desarrollar los llamados «sistemas blandos» para el tratamiento de aguas residuales, cuya característica principal es el imitar el proceso de auto-depuración de las aguas que las plantas producen de forma natural en lagunas y ríos. Consumen poca energía convencional y son de bajo coste» añade la Consejera de Medio Ambiente y Política Territorial del Gobierno Vasco.

Proyecto piloto
El departamento de Medio Ambiente del Gobierno Vasco plantea desarrollar un proyecto piloto con el Ayuntamiento de Ibarrangelu para instalar un sistema de depuración natural de aguas residuales urbanas mediante filtros verdes en el mencionado lugar. Se denomina Filtro Verde a una tecnología de bajo coste y explotación que aprovecha la capacidad física, química y biológica del suelo y las plantas para depurar las aguas residuales y evaluar la viabilidad del sistema y la posibilidad de hacerlo extensivo a otros pequeños núcleos rurales. El presupuesto es de 145.200 euros.

El proyecto prevé una red de recogida entre los distintos puntos de vertido para derivar las mismas a un lugar unificado de tratamiento de las aguas residuales. La recogida y derivación se proyecta con canalizaciones soterradas con colectores por gravedad, con acometidas a los distintos focos de vertido en las salidas de los caseríos y parcelas, y el establecimiento de un tratamiento ecológico mediante filtros verdes mediante el sistema de plantas macrofitas flotantes o en grava.

«Los filtros verdes de estas plantas que flotan, con su mínimo gasto energético, y efectividad ayudan a la consecución de los objetivos incluidos en el Protocolo de Kyoto y la Directiva Marco del Agua» argumenta Ana Oregi. Es en los núcleos de caseríos comos Garteiz el lugar ideal para este tipo de tratamiento de aguas residuales, cuya característica principal es la reproducción del proceso de autodepuración de las aguas que las plantas producen de forma natural lagunas y ríos.» Para ello se proyecta establecer dos vasos independientes, colocando en cada una de ellas una macrofita diferentes para poder estudiar la potencialidad y viabilidad de cada una de ellas. En la primera se proyecta la instalación de la especie espadaña (Typha sp.) y en la otra el carrizo (Phragmites sp.).

Innovación
«Se trata de un sistema innovador que ha sido puesto en práctica en el arco mediterráneo, siendo escasas las experiencias de este tipo en el arco atlántico. Los filtros verdes de estas plantas que flotan, con su mínimo gasto energético y efectividad ayudan a la consecución de los objetivos incluidos en el Protocolo de Kyoto y la Directiva Marco del Agua» argumenta Ana Oregi. Los núcleos de caseríos comos Garteiz, constituyen el lugar ideal para este tipo de tratamiento de aguas residuales cuya característica principal es la reproducción del proceso de autodepuración de las aguas que las plantas producen de forma natural en lagunas y ríos».

En el sistema de depuración mediante Macrofitas en Flotación, estas especies forman una densa esponja de raíces y rizomas que ocupan todo el volumen del vaso (laguna o canal), y obligan a que el agua circule por esta maraña de vegetación, que actúa a su vez de soporte de los microorganismos que degradan la materia orgánica.

Las plantas se disponen de forma que sus raíces, rizomas, y parte del tallo, se encuentren sumergidos. Hasta ahora se ha trabajado especialmente con carrizos (Phragmites sp.), esparganios (Sparganium sp.), juncos (Scirpus, Schoenus), lirio de agua (Iris pseudocorus) y espadañas o eneas (Typhasp.).Las ventajas del sistema son su economía en el mantenimiento y la facilidad de implantación. La vegetación del filtro «digiere» los fangos, lo que evita el problema degeneración de este tipo de residuos.

Otros sistemas blandos que se utilizan tradicionalmente son el lagunaje, donde el agua residual se vierte sobre una serie de lagunas en las que se produce la depuración; los filtros verdes, como es el riego sobre superficies herbáceas, o los filtros verdes de especies leñosas, como es el caso de choperas y cañizales donde se vierte el agua residual. El modelo de Urdaibai es el utilizado por la Fundación Global Nature que ha promovido una iniciativa LIFE de filtros verdes para la región mediterránea.

Fuente: ihobe

España valorizó el 65% de los residuos de envase, embalaje y palet de madera en 2012

FEDEMCO-Ecoleño apoyado por ECOEMBES, ha analizado  la situación  de los residuos de envases, embalajes y palets de madera en España en 2012 respecto a los objetivos de reciclaje en vigor marcados por la Directiva 2004/12/CE para 2008: un 15% para la madera, y un 55% para el conjunto de materiales.

La tasa de valorización  en 2012 ha sido del 65%,  resultado de la relación porcentual entre las 230 mil toneladas valorizadas y las 352 mil toneladas que quedan como residuo en España. Un 58% corresponde a reciclaje material (204 mil toneladas), y un 8 % a valorización energética (26  mil toneladas).

La tasa de reciclaje aumenta 2 puntos porcentuales respecto al 2011 ya que  a  pesar de reducirse el volumen reciclado, la caída del volumen de residuo disponible hace que la capacidad instalada del sistema de reciclaje resulte más eficaz.

Así, el volumen de residuo generado por las empresas en territorio español ha disminuido un 26% debido principalmente a un menor volumen total utilizado por las empresas usuarias (2%), un mayor volumen de envases y embalajes en exportación (2%) y un mayor volumen de reutilización a partir de los gestores de residuos y palet usado (20%).

De hecho, el sector recuperador de madera ha gestionado un 1% más  de volumen de residuo de envase, embalaje y palet, ya que la tendencia entre los gestores se orienta hacia la reutilización de palet, debido a la caída de la demanda de productos reciclados, principalmente tablero aglomerado, así como de productos destinados a la valorización energética.

Más información en  www.fedemco.com o siguiendo el siguiente enlace .

Reciclando plástico… construimos!

1-1La construcción con botellas de PET surge de una sucesión de problemas que este plástico supone para países en vías de desarrollo. Un sistema innovador que optimiza la utilización de recursos disponibles, el trabajo en conjunto  y el fomento al ingenio local.

Honduras es otro ejemplo de cómo las multinacionales introducen productos a un territorio, sin considerar las consecuencias que suponen para el mismo. En la actualidad, las bebidas carbonatadas forman parte de la dieta básica de los hondureños, al grado que en muchas regiones los bebés las toman puesto que la leche resulta muy costosa. El crecimiento mundial del PET se estima en un 6%  lo que supone muchos envases y una infraestructura inmensa de gestión de los residuos.

Sin control, se importan todo tipo de recipientes a base de este material, pero el gobierno no posee un plan de manejo de los desechos sólidos y por lo tanto, constituyen un problema enorme para las comunidades que se ven obligadas a la autogestión de los residuos. De un día para otro, se encuentran con todo tipo de desechos de los cuales no se pueden deshacer regresándolos al medio ambiente y tienen que recurrir a otras maneras de eliminarlos: vertiéndolos a los ríos, enterrándolos o quemándolos; liberando partículas tóxicas que contaminan el medioambiente circundante.

Encuentro con ECOTEC

Fue toda una aventura conocer a Andreas Froese, un personaje muy interesante. Un alemán que después de conocer la difícil situación de las comunidades aisladas de Honduras, ideó el sistema de construcción con PET, que además de ayudar a resolver el inconveniente de los desechos,  ha logrado solucionar problemas básicos tales como la vivienda y el almacenamiento de agua. A partir de ahí, hace aproximadamente 6 años, se fundó ECOTEC (Soluciones Ambientales) que, desde su nacimiento, ha trabajado en las regiones  más  problemáticas de Honduras, lo que ha generado proyectos sucesivos en diferentes países de América del Sur, entre ellos Bolivia y Colombia.

Visité  varias de las obras construidas en colonias marginales de Tegucigalpa. El término marginal se utiliza para denominar aquellas áreas de la ciudad que se mantienen en la periferia y en donde  predomina la pobreza, la suciedad, la violencia y las carencias de servicios básicos, tales como el agua, el suministro de electricidad, el manejo de residuos sólidos, etc.

Conocí los depósitos de agua que se han construido en estos barrios  y también las edificaciones que se han realizado con la participación de mujeres emprendedoras y personas con capacidades especiales. Proyectos de autoconstrucción que manifiestan la importancia de trabajar en conjunto y solucionan las dificultades que atentan contra su supervivencia, aprovechando al máximo los recursos disponibles. Uno de estos proyectos desarrolló el primer techo de botellas en el mundo, un logro sorprendente.

Una de las visitas que más me impresionó fue a la edificación de una escuela en el norte del país, donde los beneficiarios, por medio de la capacitación de ECOTEC construyeron un aula y posteriormente las ocho aulas necesarias para finalizar el proyecto escolar; un excelente ejemplo de una comunidad trabajando en unísono para alcanzar una meta en común que beneficie a todos sus miembros.

 

Construir con residuos, optimizar los recursos

018BAplicar áridos reciclados en obras de ingeniería civil no sólo evita el derroche de recursos naturales sino que también devuelve los residuos al ciclo productivo de la construcción.

Según los objetivos que establece la Unión Europea y la legislación vigente, una de las prioridades en materia de gestión de residuos de la construcción es la de tratar y reciclar los escombros y tierras para aprovechar todas las fracciones reutilizables y transformar los residuos en nuevas materias primeras. El reciclaje de los residuos de la construcción y demolición (RCDs) tiene una justificación social y medioambiental ya que reduce el impacto sobre el paisaje que provoca la explotación de canteras, ahorra recursos naturales y prolonga la vida útil de los depósitos controlados como instalaciones realmente finalistas de los residuos.

Los RCDs son los residuos producidos por la demolición o construcción de edificios e infraestructuras, por las obras de rehabilitación, reforma y ampliación o, en el caso de las tierras, por las excavaciones en obras de infraestructura o cimentación. Las instalaciones de tratamiento de los RCDs reciclan las fracciones pétreas y obtienen, a través de un proceso de limpieza, trituración y selección, una serie de productos aptos para ser reutilizados en la construcción. Cada instalación elabora productos en función de los residuos que acepta, de la maquinaria que usa y de las necesidades de la zona.

Según su composición, los residuos pueden ser simples (con un solo componente) o complejos (mezcla de diferentes componentes). Una de las prácticas que se debe potenciar es la selección en la obra y así evitar que los residuos lleguen a las instalaciones de reciclaje mezclados, encareciendo los costes de tratamiento y limpieza.

Kranthout: el material de construcción del futuro?

Se sabe que de la madera se extrae el papel, pero ¿se puede recuperar el papel para hacer madera?. Grandes cantidades de papel de periódico se reciclan todos los días por lo que la materia prima para kranthout es barato y ampliamente disponible. Es una gran alternativa a la madera, su aspecto que se obtiene mediante una maquina que enrrolla el periódico individualmente por lo que visualmente parece madera y si no se dice nadie se daria cuenta de que son periódicos.

Mieke Meijer ha diseñado un nuevo material hecho con periódicos usados. Se llama Kranthout y lo ha inventado para la empresa holandesa Vij5.

¿Cómo funciona el Kranthout? Al enrollarse el periódico se forman unos tablones que imitan las vetas que contiene la madera original. Este producto se puede utilizar como la madera auténtica ya que soporta pintura y lija.

El pegamento que se utiliza para unir las hojas del periódico ha sido seleccionado por su capacidad de ser separado del papel en un futuro proceso de reciclaje. De igual modo, a partir de él se puede generar otros materiales de construcción.

¿Que te parece el “nuevo” material?, ¿Crees que se podria solucionar la tala desmesurada que se esta produciendo? ¿Crees que podría sustituir a los numerosos tablones que se utilizan actualmente ?

Los diseñadores están refinando el diseño kranthout y trabajan para desarrollar otros productos de la misma. El tamaño relativamente pequeño de los registros probablemente limita sus aplicaciones a un cierto punto, pero es fácil de imaginar atractivas piezas de muebles u otros objetos calidad hechos con este nuevo material de construcción ecológico.

Guixot de 8

juegos3El entretenimiento de inventar y reciclar jugando, crear jugando, esta es la propuesta de Joan.

Hay quien ve en Guixot de 8 los inventos del TBO del profesor Franz de Copenague, otros ven un museo de la ciencia casero, o una ludoteca gigante. Para Joan, el creador de esta  compañía atípica, al resultado de esta mezcla, le añade que también es de teatro de calle, de animación, de exposición plástica, con la especial característica de que todo lo empleado en la construcción de los juegos es de materia de segunda mano. Labor que confiesa harto difícil, en esta sociedad tecnotizada.

Guixot de 8 define el juego como la necesidad de llenar un espacio de tiempo, con una actividad acompañada de movimiento, a lo que entendemos también por pasatiempo de diversión o entretenimiento.

Desde esta intemporalidad, Joan no se siente partícipe de los juguetes de nueva generación, monotemáticos y de un sólo uso. De la que dice restringuir la imaginación, haciendo, del objeto juguete, de un sólo uso, como las muñecas.

“Es por lo tanto necesario”  dice “que la bicicleta en desuso, se vuelva paloma y transmita  transformación a todo aquel que la mire”.

Los juegos de creación que construye Guixot de 8 proceden de dos fuentes de inspiración diferentes, a partir del material o de una idea. En los dos casos, están presentes la curiosidad, la observación y la imaginación, haciendo que recobre la relevancia del juego, entendido como el juego de ingeniárselas, con lo que no está de antemano, ni diseñado, ni fabricado.

Estas tres claves nos conducen a ser concursantes del propio juego, haciendo del reto y la superación de uno mismo, el objetivo principal y máxima satisfacción. Un pasatiempo donde los cinco sentidos funcionan sin parar. Una carrera de obstaculos en la que la meta está en la  complicidad del propio juego.