El estado de ánimo también se “pinta”: la elección de colores afecta al comportamiento y emociones

La correcta elección del tipo de pintura no debe atender solo a requisitos estéticos, también ayuda a combatir otros retos, como la contaminación interior o la mejora de la higiene.

El verano es la estación del año que más se suele aprovechar para acometer reformas o rehabilitaciones en el hogar. Hay más horas de luz, menos humedad y, sobre todo, tiempo libre para coordinarse. Se trata de la época perfecta para poner a punto la vivienda de cara al invierno.

A este respecto, a parte de la mejora de las condiciones del inmueble, este tipo de acciones también buscan el gusto personal y la individualidad, aspectos que ya no solo se expresan a través una arquitectura atractiva, sino también gracias a un diseño cromático adecuado, otorgando a las estancias o al exterior de la vivienda una inmediata vitalidad emocional. Así, el color que se elija y el tipo de pintura a utilizar serán una de las principales decisiones a considerar durante estos dos meses previos, antes del comienzo de la obra.

Las claves a tener en cuenta a la hora de elegir la pintura y colores adecuados:

¿Cómo quiero que me haga sentir? El primer criterio es atender a las emociones que van a evocar los colores:

  • Blanco. Transmite frescura y tranquilidad y está demostrado que aumenta la capacidad de concentración. Además, a nivel de diseño, aporta luminosidad y amplitud. 
  • Negro. Es sinónimo de misterio, fuerza y seriedad. Pese a que favorece la introversión, aporta mayor elegancia. No obstante, roba mucha luz, por lo que debe aplicarse en pequeñas dosis.
  • Amarillo. Genera positividad y un ambiente agradable. Gracias a su energía y vitalidad, ayuda a combatir la depresión y desarrolla el intelecto. 
  • Tonos rojizos. Debido a su capacidad de transmitir sentimientos de pasión y mayor agresividad, pueden llegar a resultar demasiado estresantes. No obstante, si se utilizan con moderación o para contrastar colores claros, pueden dar un toque diferencial a determinadas partes o elementos de la vivienda: la zona de la televisión en el salón, marcos y ventanas de las puertas…
  • Crema. Es el color más utilizado. Tiene un carácter neutral y suave y, lo más importante, combina con cualquier color y provoca sensación de pulcritud.
  • Gama de verdes. Simbolizan naturaleza y frescura en sus tonalidades más vivas (verde lima), o tranquilidad y estabilidad en tonos más suaves. 
  • Azules. Aportan serenidad, introspección y relajan los sentidos si se utilizan en expresiones claras. Sin embargo, pueden resultar fríos y poco acogedores. En sus tonalidades más fuertes, el azul suprime el apetito y estimula el pensamiento. En pastel o celeste, ayuda a conciliar el sueño.
  • Morados. Es la gama de colores más artística. Presenta cualidades opuestas. Está ligada, por un lado, a la meditación, sobre todo en su gama más suave, por su efecto sedante. Y, por otro, cuenta con un extremo más oscuro y potente que se relaciona con la pasión y la fantasía. No conviene abusar porque tiende a causar un efecto depresivo. 
  • Rosas. Cada vez más generalizado, su uso en estancias interiores es una de las opciones más acertadas para transmitir un ambiente acogedor y reconfortante, sobre todo, en tonos palo, ya que influyen en los sentimientos invitándolos a ser amables, suaves y profundos. 

Si se trata de un chalet o adosado, el color elegido para la fachada mostrara la personalidad de sus habitantes y lo que quieren trasmitir, además de marcar la primera impresión de las personas que visiten la vivienda.

¿Cómo afectará la luz y la orientación? El color puede cambiar enormemente según el nivel de sol que recibe cada estancia o parte de la vivienda, o la intensidad de luz artificial utilizada. De este modo, lo recomendable es testar cómo se percibe una determinada tonalidad en diferentes condiciones de iluminación: natural o artificial, mañana y tarde, soleado o nublado, etc.

Estilo arquitectónico, clave. En caso de que el estilo arquitectónico sea muy marcado, la adaptación de los colores al entorno será clave. Por ejemplo, en una vivienda con techos altos, molduras destacadas, cornisas y rosetones es conveniente no ensañarse con los colores fuertes, siendo mejor optar por otras gamas que destaquen menos. También habrá que tener en cuenta las formas: las habitaciones con irregularidades en este sentido necesitan colores neutros con una misma tonalidad.

Valor añadido: mayor protección frente a la contaminación y desperfectos. Una correcta elección de colores no debe atender únicamente a requisitos estéticos. Ahora mismo, también se premia la calidad y la “utilidad” de las pinturas que se utilicen. De este modo, ya existen algunas que, más allá de su finalidad estética, son capaces de proporcionar una protección fiable contra humedades, suciedad o sustancias nocivas, tanto en el interior como en la fachada. Así, se puede evitar desde la formación de grietas, hasta la suciedad, la proliferación de microorganismos por la humedad y otro tipo de contaminación, proporcionando un ambiente óptimo y mejora de la higiene.

Si se trata de una vivienda unifamiliar aislada térmicamente habrá que tener en cuenta el uso de colores con un valor de referencia de la luminosidad* superior al 20% para evitar la acumulación de altas temperaturas por efecto del sol directo, de este modo se prolonga y garantiza mayor durabilidad del sistema (evitando grietas y la pérdida de color, entre otros).

*Este índice indica cuánto difiere su claridad del negro (reflexión mínima = valor 0) o del blanco (reflexión máxima = valor 100).

Fuene: Sto

Arcilla en la Construcción. Proteger la arcilla del agua y pinturas decorativas. 4ª parte

¿Como proteger la arcilla? En la Parte I de Arcilla en la Construcción hablamos de qué es la arcilla, sus características principales, cómo encontrarla y cómo saber si te sirve para construir, qué clase de cosas se puede hacer con ella, y cómo reacciona en comparación con la Cal y el Cemento. En las Partes II y III aprendimos a preparar el muro para revocar con arcilla, ambos encima de muros “normales” y de muros de balas de paja. También expliqué cómo preparar los ingredientes para el revoco, y cómo hacer y aplicar las mezclas principales. Muchas veces, si se consigue una mezcla fuerte y resistente no hará falta pintar el muro.

Una vez establecida una mezcla base, hay muchos ingredientes que podéis añadir a la mezcla para cambiar sus propiedades, textura y aspecto. En el caso de que tengas acceso gratuito a alguno de los aditivos, puedes elaborar una mezcla basada en ello (boñiga de vaca o viruta de madera, por ejemplo). A veces se añaden ingredientes para “reforzar” la mezcla, y a veces simplemente para conseguir un efecto diferente. No olvidéis que uno de los placeres de un revoco de tierra es su aspecto y tacto “natural.” Jugando con tintes, minerales, texturas y pinturas se pueden conseguir efectos espectaculares. ¡Cómo refleja con la luz una pintura de acabado o revoco fino con trocitos de mica añadida!

Si la “protección” es para el interior de la casa, su función suele ser estética o para que se pueda limpiar más fácilmente. En este caso cualquier material transpirable sirve. Sin embargo si el revoco o pared da al exterior o está en el baño, es posible necesitar una protección extra contra lluvia, agua o granizo.

Hay mucha gente que se echa atrás a la hora de revocar con tierra en el exterior de la casa, por miedo a que se deshaga con la lluvia. Según la tierra que tengas, será más o menos resistente al agua. Hay tierras que no necesitan apenas protección, y otras para las cuales es imprescindible. Por eso hay que hacer pruebas. Si decides que tu tierra elegida necesita protección, hay variedad de pinturas impermeables, transpirables, y naturales que sirven para este fin. Estas mismas protecciones se pueden usar con muros de tapial, de ladrillos de adobe, o cualquier pared hecha o acabada con Tierra.

Aditivos para reforzar la masa

Si tus pruebas te han dado buenos resultados, no hace falta añadir nada a la mezcla. Cuanto más sencillo mejor. Los aditivos te dan muchas posibilidades para rectifi car una tierra poco adecuada, pero su uso complica o encarece el proceso de revocado.

  • Aceite de linaza, oliva o girasol. Dentro de la masa se puede agregar hasta un 3% de aceite. No añadas más, porque el aceite en cantidades mayores impide que sea transpirable el revoco, oscurece la masa y lo hace más resistente al agua.
  • Boñiga de caballo o vaca. En realidad la boñiga es básicamente paja/hierba picada con pegamento natural. Se suele usar “el producto” ya seco. Ponlo a remojo antes de usar. Añade tanto como gustes; en algunos países lo usan como revoco sin más. Hace que la masa sea más resistente al agua y más fuerte.
  • Usar agua con un 2-5% de cal añadida, en vez de agua normal, para hacer la masa. Ten en cuenta que la cal es algo cáustica y siempre hay que manejarla con guantes, gafas y ropa larga. Si te queda en la piel y no la limpias rápidamente te puede dejar quemaduras. Añadir cal hace que el revoco sea más resistente al agua y más duro, también hace que claree el color.
  • Cal en Pasta o Cal hidráulica. Se añade directamente a la masa. Si usas mucha cal puede que tengas que añadir más arena para evitar grietas y aplicar la masa en menor grosor. Hay que hacer pruebas. Encima de muros de paja es preferible usar cal en pasta. La cal mezclada con la masa hace que el revoco sea prácticamente impermeable y más duro. Normalmente cuando se hace una mezcla “Arci-Cal”, se usa menos cal que arcilla.
  • Fibras diversas. Pelo de animales, cáñamo picado, caña triturada, cuerdas de esparto troceadas. Cualquier fi bra da más fuerza a la masa y el revoco se agrieta menos.
  • “Nopal”. Se trocean las hojas del nopal (cactus chumbera) y se dejan en un bidón de metal cubiertas con agua. Se tapa (¡deja respiraderos o puede explotar!) y lo dejas fermentar. Forma un tipo de mucílago espeso que se puede añadir a la mezcla o usar como pintura. Tiene efectos impermeabilizantes.
  • Pasta de Almidón (harina blanca). Es como un pegamento. Actúa como un aglutinante, endurece el revoco y lo hace algo más resistente al agua (para zonas con algo de humedad o dentro de casa, pero no directamente bajo la lluvia). También ayuda a que sea más fácil limpiar (con un trapo húmedo). Se hace mezclando harina blanca (1 parte) con agua fría (2 partes). Hierves 1 parte de agua por cada 1 de la mezcla de harina y agua fría. Cuando está hirviendo el agua, añades la mezcla de agua fría con harina. Deja a fuego lento hasta que se espese. Esta pasta se puede añadir a la mezcla o rebajada con agua sirve de pintura transparente.
  • Viruta de Madera. Es aislante y se forman menos grietas. Hace que la masa se pueda aplicar en capas más gordas (como la paja) por ser muy ligera.
  • Minerales. Arlita, perlita, piedra volcánica (este aditivo se suele usar más en suelos y tabiques que en revocos). Es aislante y pesa poco.
  • Arena de Colores o minerales que reflejan la luz.

Pinturas y protecciones

Impermeabilizantes

  • Lechada de cal. Se hace la lechada de Cal, rebajando Cal en Pasta (Cal áerea o Cal Viva apagada) con agua. Se puede teñir de colores con tintes o minerales naturales. Hace falta reaplicarla de vez en cuando. La primera vez es mejor aplicarla en varias capas muy líquidas (consistencia y color de leche desnatada; debería ser casi transparente a la hora de aplicarla) en vez de una gorda. Se aplica con brocha con un movimiento circular. Esto evita que se hagan escamas. Se puede añadir un 3% de Caseína para que sea más fácil de limpiar y suelta menos polvo. Si dudas de su capacidad protectora, haz unas pruebas. Si vas a teñirla de colores también es importante hacer pruebas porque el color no se aprecia hasta que se seca.
  • Pinturas de Silicato de Potasio (hechos por ti o comprados).
  • Aceite de Linaza, Oliva o Girasol. Aplícala en caliente en varias capas: primero 100% aceite; luego 75% aceite y 25% esencia de trementina; y más tarde 50% de cada producto. Cuantas más capas aplicas, más dura e impermeable se hace. Oscurece el color. Ventaja: Es transparente, si te gusta el aspecto de la arcilla natural esta pintura te permite verla. Problema: El aceite no transpira, así que si hay humedad detrás del revoco no puede salir. Por eso, no es recomendable en climas muy húmedos. Es mejor usarla únicamente en sitios muy castigados por el agua (como la zona donde el agua salpica la pared la base del muro, o en el baño).

Para proteger la arcilla o dar color (interiores):

  • Caseína. En su forma natural, la caseína es el suero que sobra del proceso de hacer queso. Si tienes acceso a ello puedes pintar con el suero tal cual. Si no, se puede comprar en forma de polvo, o cómo Quark (un tipo de queso fresco desnatado); se diluye hasta que tenga la consistencia de leche desnatada (1 Caseína: 8-10 partes agua). Esta pintura “sella” las paredes para que no suelten polvo al tocarlas. Tiene la ventaja de ser barata, natural y transparente. Únicamente para interiores.
  • Pinturas “Alis” (de arcilla). Se puede utilizar Caolín (arcilla blanca) mezclado con tintes naturales o arcilla natural (de colores bonitos). Se mezcla la arcilla con pasta de Almidón (ver Aditivos) y agua en la proporción: 1 de pasta por 2 de agua. A esta mezcla se añade sufi ciente arcilla para que coja la consistencia de pintura, como nata espesa.
  • Pinturas con caseína. La caseína se usa como base de muchas pinturas. Se puede mezclar con sales de bórax, arcilla, cal, polvo de mármol, tiza, tintes naturales u otros ingredientes. Hay mucha variedad de pinturas con caseína.
  • Otras pinturas naturales y transpirables que se pueden comprar en el mercado.
  • Pintar con clara de huevo.

Riki es autoconstructora con balas de paja y artesana, cofundadora de la Red de Construcción con Balas de Paja, www.casasdepaja.com.  Está disponible para asesoramiento y talleres sobre construcción con Balas de Paja y acabados de Arcilla.  Email: rnitzkin@hotmail.com


Articulo aparecido en el nº 10 de EcoHabitar.

Extracto del libro “Casas de paja. Una guía para autoconstructores”  de Rikki Nitkin y Maren Termens.
Puedes encontrarlo en este enlace.


http://www.ecohabitar.org/arcilla-uso-en-la-construccion-que-es-como-encontrarla-y-para-que-se-puede-usar/

Revocos de arcilla. Ingredientes y preparación: 2ª parte

Arcilla en la construcción: cómo mezclar y aplicar revocos de arcilla. 3ª parte