Jornades de Permacultura i Educació Renaturalització d’espais educatius

Les jornades proposen posar de manifest el paper de la permacultura com a eina de disseny al servei de l’educació.

Dijous dia 3 de maig

15:45 h
Presentació de les Jornades. 
Mamen Artero, Toni Marín

16.00 a 17.00 h
Una conversa natural sobre escoles. Heike Freire, Pitu Fernández, Sergi Caballero.

17.00 a 18.00 h
Renaturalitzar els patis des de la permacultura. Oscar Gussinyer, permacultor.

18.00 a 19.00 h
Taula d’experiències de centres educatius en transformació. Presentació de 5 experiències, per part dels dissenyadors.

19.00 a 18.30 h
Conclusions sessió. Mamen Artero

Divendres dia 4 de maig

16.00 a 17.00 h
“Com està el pati” al nostre territori? Pitu Fernández i Carme Cols. Representants del grup de treball “Com està el Pati” de l’ Associació de Mestres Rosa M. Sensat.

17.00 a 18.00 h
Repensar els espais educatius des del marc legislatiu. Maite Mínguez. Cap Del Servei de Gestió de Construccions Escolars del Dept. Ensenyament.

18.00 a 19.30 h
Taula d’experiències de centres educatius en transformació. Presentació de 5 experiències, per part de les comunitats educatives.

19.30 h
Conclusions de les jornades. Mamen Artero. És convenient fer inscripció prèvia, l’aforament és limitat, dirigir-se a: gestión@ecohabitar.org. Assumpte: Inscripció Jornades de Permacultura i Educació – Renaturalització d’espais educatius.


Més info: www.ecohabitar.org
www.elglobusvermell.org

 

Organitza

Patrocinen i col.laboren

 

 

Jornada de Arquitectura ecológica y salud

Construyendo en RED. Biocultura Barcelona

Cubierta ajardinada con huerto

En la ciudad de Manacor (Mallorca) hemos construido nuestra propia vivienda, un edificio de planta baja y dos pisos entre medianeras, siguiendo criterios de bioconstrucción, sostenibilidad y eficiencia energética. El estudio geobiológico, la buena orientación, la ventilación natural, el uso de materiales ecológicos como el corcho negro, la fibra de madera o la lana de oveja, los forjados de madera, los morteros de cal, el uso de energías renovables como la solar térmica y la biomasa han sido los elementos utilizados en este proyecto. Además, se ha construido una cubierta ajardinada de 40 m2, con un grueso de 25 cm de tierra, que se está utilizando como huerto urbano ecológico. Las ventajas de un techo verde son muchas: reducción de superficies pavimentadas, producción de oxígeno y consumo de CO2, limpieza del aire, regulación de la temperatura ambiente, regulación de la humedad, protección de la membrana impermeable y gran aislamiento térmico y acústico.

Ésta, además, produce alimentos. Veamos paso a paso como se construyó.

A partir de la primera planta el elemento estructural predominante es la madera: viguetas de madera laminada GL24h de 10×20 cm y tableros estructurales de OSB de 22 mm del tipo 3 (medio húmedo), combinados con pilares y jácenas metálicas. Es muy importante a la hora de realizar una cubierta ajardinada asegurarse de que la estructura es capaz de aguantar la carga prevista. Para un sustrato aligerado saturado de agua se puede considerar una carga de 100 kg/m2 para cada 10 cm de tierra al que hay que añadir la sobrecarga de uso.

Las pendientes se han realizado con el mismo aislamiento con el fin de reducir peso, en este caso se ha colocado un mínimo de 8 cm de corcho natural. El corcho es un excelente aislante térmico, tiene un buen comportamiento acústico, es transpirable, imputrescible, resiste el ataque de insectos y hongos, no emite vapores ni partículas tóxicas, tiene una elevada resistencia a la compresión, es ignífugo (M-2) y tiene una buena relación calidad precio. Debajo del corcho, en la cara caliente del aislamiento se ha colocado una barrera de vapor para evitar las posibles condensaciones intersticiales.

La impermeabilización utilizada ha sido EPDM de 1.14 mm, sin adherirla al soporte de base y rematada con un perfil lateral de sujeción. El EPDM, dentro del mundo de las telas impermeables, es la mejor a nivel de flexibilidad, resistencia y durabilidad y permite la recogida de agua potable. Es, sin duda, la más ecológica comparada con las de PVC o las asfálticas. Es la que se suele utilizar en los pequeños y grandes embalses. Realizamos la prueba de estanqueidad preceptiva. Las uniones en este tipo de tela se hacen “vulcanizadas”, similar a una soldadura en frío. Es el mismo procedimiento que se utiliza cuando se pone un parche en una rueda de bicicleta.

Empezamos la cubierta ajardinada propiamente dicha. Las capas de abajo hacia arriba son: 1.- Manta retenedora: absorbe agua para mantener más tiempo la humedad y ahorrar agua, y también protege la tela impermeable. 2.- Placa drenante de polietileno: también hace las funciones de retener parte del agua y de drenar el resto, además de proporcionar protección a las capas inferiores. 3.- Manta separadora: geotextíl anti-raíces, que evita que las raíces pasen por debajo de este nivel. También evita que las tierras pasen a un nivel inferior y sean lavadas por el agua.

Ha llegado la hora de colocar el sustrato o la tierra preparada. En este caso un amigo nos preparó una tierra donde había mezclado fibra de coco, turba, estiércol y piedra pómez, para que fuera ligera, esponjosa, con suficientes nutrientes y con capacidad para retener el agua.

Ya podemos empezar a plantear el huerto con el sistema de “Parades en Crestall” del mallorquín GASPAR CABALLERO. Se hacen como mínimo 4 paradas con caminos entre ellas para pasar. Con este sistema, la tierra que se cultiva no se pisa, se colocan bovedillas en medio de cada parada para poder poner el pie si es necesario. Dentro de cada parada se coloca “compost”, entre las bovedillas se siembran flores y plantas aromáticas para favorecer la polinización de los cultivos. También es conveniente montar un sistema automático de riego para ahorrar trabajo. El recomendado es el tipo de tubo exudante. Después, dentro de cada parada, se siembran las semillas o el plantel según las familias a plantar. Cada parada tiene unas familias asignadas y cada año se hace una rotación para garantizar que un mismo cultivo no vuelva a pasar por la misma parada hasta dentro de 4 años, de esta manera los nutrientes que aporta o quita cada cultivo se van compensando.

Aquí tenemos el resultado unos meses después de haber hecho la siembra: judías, tomates, pimientos, berenjenas, lechugas, pepinos, cebollas, remolachas, y más adelante ajos, coles, zanahorias, rábanos, puerros… sin prácticamente haber tenido que quitar malas hierbas y sin utilizar pesticida. Un elemento adicional que no puede faltar en el huerto es la compostera, en ella pondremos los restos de fruta y verdura de las comidas de cada día, así como los restos de la poda del huerto. De esta manera fabricaremos nosotros mismos el “compost” para las siguientes temporadas y cerraremos el ciclo.

 

Tableros OSB 22 mm

16,30 €/m2

Barrera de vapor

1,80 €/m2

Corcho natural negro de 8 cm

22,36 €/m2

Tela impermeable de EPDM de 1.14 mm

15,00 €/m2 (incluye mano de obra)

Perfil lateral de anclaje paravtela EPDM

9,00 €/m2 (incluye mano de obra).

Manta retenedora

4,75 €/m2 (incluye mano de obra)

Placa drenante

14,00 v/m2 (incluye mano de obra).

Membrana protectora

2,25 €/m2 (incluye mano de obra).

Sustrato de tierra

80,00 €/m3

Material de riego 40 m2

60 € (incluye programador de riego).

Artículo aparecido en el nº 38 de EcoHabitar. Verano 2013

¿Te ha gustado este artículo?

Si es así tenemos que pedirte un pequeño favor. EcoHabitar es un proyecto independiente y constantemente estamos incluyendo artículos e información para que muchas lectoras y lectores como tú puedan estar al día sobre los temas que te interesan. Los ingresos por publicidad, una publicidad seleccionada entre empresas y profesionales comprometidos, no son suficientes para mantener este proyecto, y tampoco hemos colocado un muro de pago como hacen otras publicaciones.

Ayúdanos a ser independientes y a mantener este sitio en beneficio de todas y del planeta.

Aportación

Premio de Humanidades y medio ambiente del ayuntamiento de Camargo a Natureskola

El Ayuntamiento de Camargo (Cantabria) entregó el pasado 15 de diciembre los premios del “22 Certamen de Humanidad y Medio”. A Natureskola nos han otorgado el segundo premio de la modalidad de Proyectos sostenibles en España, categoría Especial Sostenibilidad.

Natureskola es una asociación sin ánimo de lucro que desarrolla un proyecto para la educación ambiental, la soberanía alimentaria y la transformación social. Impulsa el cambio para la sostenibilidad desde lo local y pretende ser una referencia en la educación ambiental, cultivo ecológico, compostaje, alimentación sostenible, y transformación social. El proyecto está orientado a toda la sociedad en su conjunto. En un espacio experimental, Aula de la Naturaleza de Berriozar, acoge diferentes iniciativas y programas en torno a la huerta, el contacto con la naturaleza y la sostenibilidad. El espacio dispone de un edificio de bioconstrucción y energías renovables.

El proyecto se inició en el año 2014 cuando el Ayuntamiento de Berriozar cedió la gestión del Aula de la Naturaleza a la Cooperativa Sumaconcausa que, dos años más tarde, vio la necesidad de crear una asociación dentro de la cooperativa que se ocupara del proyecto.

Entre las actividades que realizan se encuentran: programa de sensibilización y formación en salud y medio ambiente (cursos, talleres y charlas), colaboración en el proyecto de promoción de hábitos saludables del Ayuntamiento de Berriozar, colaboración en programas educativos del Colegio Mendialdea de Berriozar tales como talleres de huerto educativo escolar, comedor saludable, y reciclaje de restos orgánicos para compostaje, programa de visitas guiadas dirigido a centros escolares y público en general en castellano, euskera y francés, jornadas de puertas abiertas, gestión de las huertas urbanas municipales de Berriozar…

La agricultura sostenible y la conservación de los hábitats. Forestería análoga 1

En 2011 se celebró el Año Internacional de los Bosques, lo que es una importante iniciativa mundial, y muy positiva, hacia la conservación de las áreas forestales. Es un año para concienciarnos de que los bosques son una parte esencial del desarrollo sostenible de nuestro planeta.

Entre muchas cosas, los bosques producen oxígeno, conservan el suelo, regulan el clima y acogen a un sin fin de especies. Cada año el mundo pierde 130,000 Km2 de bosque debido a la deforestación lo cual, según el Banco Mundial, es el equivalente al 20% de las emisiones totales mundiales de gases de efecto invernadero.

Por lo tanto es urgente gestionar los recursos naturales de forma sostenible a nivel mundial y motivar la restauración de áreas degradadas. Estamos convencidos de que la Forestería Análoga es la solución para lo planteado dentro del marco de la resolución de las Naciones Unidas para conmemorar 2011 Año Internacional de los Bosques.

¿Qué es Forestería Análoga?

Concebida durante la década de los 80 por el Dr. Senanayake (Sri Lanka), la Forestería Análoga – FA – es un sistema de restauración forestal que busca establecer ecosistemas análogos en estructura arquitectónica y funciones ecológicas a la vegetación clímax, aumentando la biodiversidad y fortaleciendo, a la vez, a las comunidades rurales a nivel social y económico.

Es una metodología muy atractiva para los agricultores forestales puesto que les suministra una fuente de ingresos en su entorno natural o semi-natural. Se diferencia de otros sistemas agroforestales en que tiene una gran importancia la utilización de la flora y fauna forestal nativa, ya que su conservación es uno de los objetivos prioritarios de la FA.

La Forestería Análoga cumple muy bien con las necesidades de los agricultores puesto que les permite seleccionar y utilizar las especies de forma compatible ecológicamente, socialmente, económicamente y culturalmente con el medio-ambiente.

Más específicamente los objetivos principales de la Forestería Análoga son:

  • La restauración de hábitats conservando el equilibrio ecológico, respetando la propia área y los territorios vecinos.
  • La capacitación de las comunidades locales.

 

 


Los Forest Garden Products (FGPs)

Los Forest Garden Products (FGPs) o Productos de Jardín Forestal, en español, son productos recolectados exclusivamente de los bosques que han sido producidos según los procedimientos de la Forestería Análoga que certifican que las prácticas contribuyen a la sostenibilidad agrícola, la conservación de la biodiversidad y la estabilidad ambiental y, además cumplen con los estándares de la producción orgánica.

La Red Internacional de Forestería Análoga – International Analog Forestry Network (RIFA-IAFN)

Fundada en 1997, la Forestería Análoga es aplicada en más de 20 países y en casi todos los continentes del mundo (Suramérica, Norte América, Asia, etc.) El principal objetivo de la RIFA es de restaurar la estabilidad y la biodiversidad de los ecosistemas a través de la investigación, diseño y aplicación de la metodología/sistema de Forestería Análoga.


La aplicación de la FA en el Mediterráneo

El Mediterráneo es una de las eco regiones de gran diversidad de especies vegetales, 15.000 a 25.000 especies, 60% de ellas endémicas (UICN 2008). Los bosques mediterráneos son un tapón climático que regula el microclima local y forman parte de uno de los paisajes por donde transitan millones de turistas todos los años, donde el ecoturismo tiene cada vez más importancia socio-económica y además un gran depósito de CO2 atmosférico. Existe por lo tanto una urgencia para proteger este bioma. Curiosamente la aplicación de la Forestería Análoga en Europa está todavía en sus inicios. Hasta el día de hoy la Red Mediterráneo de Forestería Análoga (AFMed) es la única organización que implementa la Forestería Análoga en el Mediterráneo.

Actualmente AFMED está desarrollando varios proyectos relacionados con la implementación del método de FA en el bioma mediterráneo. 

 


Finca “Sa Pedrisa”. Mancor de la Vall, Illes Balears

Bosque mediterráneo de aprovechamiento múltiple, se trata de una finca de 14 Ha donde predomina como cultivo principal el olivar, en ella se ha favorecido el crecimiento de especies propias mediterráneas tanto arbóreas como arbustivas. Esta finca forma parte de un proyecto de colaboración para la protección del “burro mallorquín-ase mallorquí”, raza autóctona en peligro de extinción. El proyecto de restauración con la metodología de FA lleva implementándose 10 años.

“Son Rullán”. Deiá, Illes Balears

Se trata de una finca de montaña de aproximadamente 8 Ha de olivar. La característica principal radica en los olivos centenarios entre los que se ha venido llevando a cabo un proyecto de permacultura. Actualmente se encuentra en fase de diseño hacia la FA tanto para la producción de aceite y olivas en FGPs como ejemplo-modelo de gestión agroforestal FA.

Arboretum Marbella

Centro de recursos ambientales, donde se desarrollan diversos proyectos en los que se incluye una parcela demostrativa de 1,3 Ha, donde se lleva a cabo un proyecto de restauración de alcornocal (Quercus suber) sub-húmedo mediterráneo, siguiendo la metodología FA.


Sa Pedrisa, Mallorca


Artículo aparecido en el nº 30 de EcoHabitar.

Puedes leer la editorial aquí

Quieres comprar un ejemplar? aquí

Huerta y limonada, clásicos renovados

Dicen que versionar buenas canciones viejas sirve para que lleguen a los jóvenes y no se olviden. La onda de recuperar cosas del pasado y de buscar satisfacción en algo hecho por uno mismo nos invita a volver a cultivar flores y verduras en cajas recicladas o en el jardín y a asomarnos desde la ciudad al paisaje del mundo rural.

Hablar de los problemas de la agricultura y su importancia para que los pueblos y su historia sigan vivos, sería salirnos del tema, aunque no está de más el recordar las dificultades, sobre todo de las pequeñas explotaciones, para mantenerse a flote y combinar economía y ecología. Los inmuebles pierden valor pero el terreno agrícola se vuelve caro pasando a grandes manos y las pequeñas ciudades en el campo sin subvencionespierden población, servicios, gremios y vida propia. Read more

Usos de los Estanques en la Permacultura

Los estanques en la Permacultura, son algo sumamente vital. Nos entregan agua para el riego, además de la posibilidad de criar peces, regular la temperatura mediante la generación de microclímas, debido a la propiedad de absorber y liberar calor y crean zonas borde entre ecosistemas.

Es por esto que en el diseño permacultural un buen estanque es algo esencial. A continuación analizaremos los principales detalles a tener en cuenta en cuanto a su construcción.

La Forma del estanque.

Una de las características centrales en el diseño permacultural es la maximización de los bordes. Esto se refiere a los lugares donde dos ecosistemas diferentes se enfrentan unos con otros. Cada ecosistema se beneficia de la interacción entre sí, por lo que estas estas zonas de borde se encuentran entre las ubicaciones más productivas y biodiversas en un diseño de permacultura.

El principio del borde se puede aplicar al diseño del estanque usando una forma no estándar que tiene porciones de entradas y de espuelas. Un estanque con un perímetro “ondulado” tiene mucho más borde que uno circular. Este aumento en la cantidad de borde permite el uso de un mayor número de plantas, lo que tendrá el efecto de atraer a una mayor variedad de insectos, aves y anfibios.

Profundidad del estanque.

Con un estanque, el efecto de borde se puede aplicar en tres dimensiones. La variación de la profundidad del estanque proporciona una mayor variedad de nichos para plantas acuáticas y animales para poblar. Por ejemplo, algunas plantas prefieren sus raíces en el agua, pero sus hojas por encima de la superficie, mientras que otros flotan en el agua.

Los renacuajos y los peces pequeños buscan agua menos profunda que los peces y crustáceos más grandes, mientras que al menos una zona de agua más profunda en su estanque proporciona alivio para todos los habitantes en épocas de altas temperaturas, que es cuando los niveles de agua pueden caer.

 

También se podría considerar tener una isla en medio del estanque. Este tramo de tierra, rodeado de agua, tendrá un microclima ligeramente diferente, incluso desde los bordes del estanque, ofreciendo otro entorno para el crecimiento de variedades vegetales. Esta variedad de profundidad es la razón por la cual los estanques que son cavados y luego forrados con un material flexible como las geomembranas son preferibles.

Plantas en el estanque.

La gran cantidad de bordes en el estanque de permacultura permite plantar una amplia variedad de especies de plantas alrededor del perímetro del estanque.

Como con en el resto de la parcela, elegir especies nativas siempre que sea posible. Esta variedad no sólo proporcionará diferentes hábitats y fuentes de alimento para insectos y animales, sino que también aumentará el atractivo visual del estanque.

También se deben plantar una variedad de especies en el estanque en sí. Ya sea en las aguas poco profundas a las variedad que necesitan estar totalmente sumergidas. Esto crea más nichos de hábitat y ayuda a mantener el agua sana y oxigenada.

Animales.

Como todo cuerpo de agua el estanque atraerá a animales de toda la zona, sobre todo si se trata de un estanque de permacultura que hace hincapié en la biodiversidad y por lo tanto ofrece una gran cantidad de vida vegetal.

Esto traerá en un montón de insectos terrestres, así como acuáticos que a su vez traerá ranas, lagartos y aves. Si desea puede producir pescado o crustáceos como mejillones y camarones. Elija las especies que ocurren naturalmente en la zona, ya que se adaptarán mejor a las condiciones locales, y consiga buenos ejemplares para la siembra que provengan de otro productor orgánico.

Sombra.

En los estanques que reciben una gran cantidad de luz solar directa y sobre todo cuando recién lo construimos, el crecimiento de algas puede ser un problema. Estás algas  pueden bloquear la luz del sol agotar el oxigeno y no permitir crecer correctamente al resto de las plantas.

La adición de plantas que sobresalen de los bordes del estanque puede ayudar, evitando que el sol llegue a toda la superficie y, por lo tanto, disminuya la temperatura general del estanque. Esta sombra también es beneficiosa para los animales en el estanque, proporcionando refugio para las criaturas más pequeñas de los depredadores y los elementos.

Habitat.

Es necesario crear espacios habitables para los peces y otros pobladores que les puedan proporcionar protección. Esto se logra colocando piedras, troncos, tocones y otras elementos naturales alrededor del estanque.

Al igual que con las plantas, algunos van sumergidos, algunos en forma parcial y otros en la tierra alrededor del perímetro. Esto también crea más nichos de hábitat para que diferentes especies de animales e insectos pueden prosperar. Evite el uso de elementos inorgánicos prefabricados en su estanque, para evitar la introducción de químicos no deseados y otros contaminantes potenciales.

Agua.

Probablemente el mejor momento para cavar un estanque es en el otoño, después de las primeras lluvias. Esto significa que el suelo es lo suficientemente suave para cavar con facilidad, y el estanque puede llenarse naturalmente con agua de lluvia y nieve durante los meses de otoño e invierno.

Su estanque debe ser un ecosistema natural, por lo que es normal dejar bajar el nivel del agua en verano cuando se produce más evaporación, también es conveniente mantener el agua en movimiento, para oxigenarla.

Visto en: https://ecocosas.com 

Más info:

Zona I: Planificación contra los incendios y gestión del agua

Espiral de aromáticas

Piscinas ecológicas. Darse un chapuzón de forma natural

Piscinas naturalizadas. Bañarse en agua cristalina y saludable

http://www.ecohabitar.org/zona-i-planificacion-contra-los-incendios-y-gestion-del-agua-2/

Selvas de comida en la ciudad. Vídeo de presentación

Presentación del libro Selvas de comida en la ciudad por su autor Julio Pérez en Oslo.

Esta publicación es una mirada profunda a lo que podría y quizás debería ser la arquitectura para las personas y para el planeta. Julio propone una concepción diferente de la arquitectura unida a la naturaleza, a la producción de los alimentos de forma cercana y especialmente de respeto al planeta; nos ofrece una concepción crítica, reflexiva, profunda sobre la ecología, la economía, la sociedad, el consumo, partiendo de los principios de la permacultura. Arquitectura para la vida: la civilización industrial, las biociudades, ciudades para la vida, la nueva cultura urbana, la agri/arquitectura. Pequeños huertos urbanos: las selvas, el modelo a copiar, los fundamentos básicos de la ecología, la naturaleza y sus leyes, semillas, suelo, agua, sol. Amor hacia la vida. En la segunda parte desarrolla técnicas básicas, sencillas y viables para crear las selvas de comida en la ciudad; el diseño, la actitud del diseñador, los principios de la permacultura, ejemplos de diseños realizados; preparar la tierra, el compostaje, almacigueras, el gallinero, pasando inevitablemente por el amor. Ese amor que siente hacia la vida. Del diseño para crear un pequeño huerto urbano natural: principios, la parte racional o consciente, la parte intuitiva, proceso de trabajo, criterios de diseño. Técnicas básicas: composteros, almacigueras, gremios de plantas, huertos instantáneos, de camas alta, circulares, en espiral, estanques, gallinero… Y ejemplos de diseños de huertos construidos.

Parte 1

Parte 2

Parte 3

Parte 4

Parte 5

Parte 6

Parte 7

La pérdida de carbono del suelo puede acelerar el cambio climático

La investigación revela que con el aumento de la temperatura de la Tierra los suelos podrían liberar más carbono hacia la atmósfera, lo que haría aumentar aún más la temperatura. Esto nos haría entrar en un círculo redundante difícil de parar. “La activación de esta retroalimentación puede acelerar e intensificar el cambio climático”, alerta Peñuelas. Los suelos de las regiones boreales y de latitudes aún más altas, que hasta ahora han estado en parte congelados y almacenando grandes stocks de carbono, serían los más sensibles al aumento de la temperatura.

El estudio explica cómo el calentamiento terrestre puede comportar que los suelos liberen, según la previsión más conservadora, más de 55 petagramos de carbono (55 billones de kg) hasta el 2050. Este valor es el equivalente a aumentar un 17% las emisiones humanas de carbono a la atmósfera previstas para este periodo.

Los autores del estudio calculan que el aumento en 1 ºC de la temperatura terrestre puede provocar que los suelos liberen de dos a tres veces el carbono emitido en un año por las actividades humanas. Una perspectiva preocupante ya que el acuerdo de la COP21 en París del año pasado fijaba como objetivo que el aumento no supere los 2 ºC en 2100.

suelos2

Los suelos de altas latitudes tienen una baja actividad de los microorganismos debido a las bajas temperaturas. Autor: Hannes Grobe (CC-BY-SA-2.5)

La investigación muestra cómo los suelos más sensibles al aumento de la temperatura son los de las regiones más frías. “Los suelos árticos y subárticos están fríos y a menudo congelados, como lo han estado durante siglos o incluso milenios. Con el frío, la actividad microbiana ha sido menor y los restos vegetales no se han descompuesto. Así, estos suelos han liberado poco carbono a la atmósfera y han acumulado grandes stocks”, explica Marc Estiarte. Como estas regiones son las que más se calentarán, según indican los modelos, “se puede liberar una enorme cantidad de carbono a la atmósfera”, añade Estiarte.

De hecho, otro estudio donde también han participado Josep Peñuelas y Marc Estiarte, publicado el pasado 14 de noviembre en la revista estadounidense Proceedings of the National Academy of Sciences, explica por qué los suelos de latitudes altas son los más sensibles al cambio de temperatura de la Tierra. En esta investigación se ha visto que la liberación de carbono por parte del suelo aumenta hasta que la temperatura del suelo alcanza los 25 ºC, y más allá de este umbral se van reduciendo las emisiones de carbono.

La temperatura de los suelos de regiones templadas y tropicales es más cercana a este límite, no así la de los suelos boreales más al norte que tienen, por tanto, más recorrido para aumentar sus emisiones de carbono a la atmósfera. Esto, sumado a los grandes stocks de carbono que albergan, hace que los suelos árticos y subárticos sean claves para las predicciones de cambio climático.


Artículos

Crowther, T.W., Estiarte, M., Peñuelas, J. et al. (2016). Quantifying global soil carbon losses in response to warming. Nature. DOI: 10.1038/nature20150

Carey, J.C., Estiarte, M., Peñuelas, et al. (2016). Temperature response of soil respiration largely unaltered with experimental warming. Proceedings of the National Academy of Sciences. DOI: 10.1073/pnas.1605365113

El acolchado de paja reduce en un 78% el nivel de erosión en suelos

En la cuenca mediterránea se dan varias circunstancias que han favorecido la degradación del suelo. Por un lado, el propio clima mediterráneo, cálido y con precipitación relativamente baja y muy variable de un año a otro, lo que produce períodos de sequía más o menos intensos. Por otro, el uso agrícola del suelo durante los últimos dos mil años, que ha favorecido la pérdida de materia orgánica y nutrientes, así como otros procesos de degradación. La erosión en la región Mediterránea no es un proceso continuo sino que en ocasiones bastan una o dos lluvias intensas para generar tasas altas de erosión anuales.

Un equipo de científicos, entre los que se encuentran invetigadores de la Universidad de Sevilla, han publicado un artículo en la revista Science of The Total Environment, en el que analizan el efecto de un acolchado de paja de cebada sobre la pérdida de agua y sedimentos en suelos de viñedo frente a episodios de lluvia intensa poco frecuentes, característicos del clima mediterráneo.

“Las prácticas agrícolas tradicionales contribuyen a agravar esta situación, ya que eliminan la protección del suelo y favorecen la erosión. En situaciones de riesgo, la pérdida de la capa de suelo fértil puede tener fuertes impactos económicos y sociales. Por esta razón, es necesario investigar sobre el manejo agrícola de suelos en riesgo de erosión y encontrar tipos de manejo que favorezcan la protección del suelo a un coste razonable para el agricultor como es el acolchado de paja”, afirma el profesor de la Universidad de Sevilla y uno de los autores del estudio, Antonio Jordán.

Los investigadores han comparado la erosión producida en suelos sin protección con la de suelos bajo acolchado de paja de cebada y han calculado la tasa de aplicación teniendo en cuenta el coste económico de la compra, transporte y aplicación del material, que debe ser rentable para el agricultor.

Para controlar la intensidad de lluvia, su duración e incluso el tamaño de las gotas, se ha utilizado un simulador de lluvia portátil diseñado por investigadores de la Universidad de Valencia.

“El uso de simuladores de lluvia en la investigación sobre erosión es útil, porque permite controlar fácilmente todos los factores implicados. En este caso, simulamos tormentas intensas, relativamente frecuentes en la zona, que son las que originan la mayoría de los procesos erosivos más intensos en el área de estudio”, explica Antonio Jordán.

Para el estudio se realizaron 20 experimentos sobre suelo desnudo y otros tantos sobre suelo acolchado, y en cada caso se calcularon parámetros hidrológicos como el tiempo de encharcamiento, el tiempo de generación de flujo de agua superficial, las tasas de infiltración y formación de escorrentía, así como la pérdida de suelo producida.

De la Universidad al campo

La aplicación de acolchados de paja es muy sencilla y barata, y es útil para todo tipo de suelos cultivados. En general, es una práctica muy beneficiosa en varios sentidos. Trabajos anteriores señalan que el acolchado favorece tanto la fertilidad física como química del suelo, además, diversos investigadores han comprobado que también contribuye a reducir el riesgo de contaminación del suelo y los acuíferos.

Es un sistema que se ha utilizado también con éxito en la recuperación de suelos afectados por incendios. “Sin embargo, es necesario conocer cuándo aplicarlo, dónde y en qué cantidad. Además de menos rentables, cantidades excesivas, mal utilizadas o materiales inadecuados pueden producir efectos no deseados”, añade el profesor de la Universidad de Sevilla.

Este trabajo ha sido dirigido por Massimo Prosdocimi (Universidad de Padova, Italia) en colaboración con el Med_soil Research Group de la Universidad de Sevilla, Paolo Tarolli (Universidad de Padova, Italia), Saskia Keesstra (Universidad de Wageningen, Holanda), Ágata Novara (Universidad de Palermo, Italia) y Artemi Cerdà (Universidad de Valencia).


Referencia bibliográfica:

Massimo Prosdocimia, Antonio Jordán, Paolo Tarolli, Saskia Keesstra, Agata Novara, Artemi Cerdà.”The immediate effectiveness of barley straw mulch in reducing soil erodibility and surface runoff generation in Mediterranean vineyards”.  Science of The Total Environment 547, 15 March 2016, Pages 323–330. doi:10.1016/j.scitotenv.2015.12.076


Agencia SINC

http://www.agenciasinc.es/

Vida secreta de tu huerto. Ecología para la nueva agricultura

En marzo de 2013, impartí una serie de charlas en La Rioja sobre “biodiversidad auxiliar en las explotaciones agrícolas” junto con los compañeros de la Asociación Riojana de Educación Ambiental (ARDEA). Durante las mismas, explicábamos a los agricultores las ventajas de tener un agrosistema diverso para reducir el impacto de las plagas en las explotaciones.

A raíz de las preguntas y conversaciones que tuvimos con aquellos agricultores, me di cuenta de lo poco que se conoce normalmente sobre el funcionamiento de los ecosistemas y su biodiversidad fuera de los círculos académicos. Especies indudablemente beneficiosas, como murciélagos, sapos, reptiles o arañas, así como plantas adventicias de todo tipo que pueden aportar ventajas a los agricultores, siguen siendo hoy perseguidas y exterminadas con rabia y odio por culpa de mitos y bulos, algunos tradicionales, a veces, y otros originados por grupos económicamente interesados en crearles mala fama.

Pero lo más preocupante no era que los propios agricultores no supieran lo que están haciendo, sino que muchas veces las autoridades supuestamente competentes (en toda España y Europa en general) toman medidas claramente contraproducentes para la estabilidad de los agrosistemas.

Contra toda recomendación científica, vemos habitualmente cómo se permite la dispersión de cebos envenenados contra los topillos, provocando la muerte de sus depredadores y aumentando las posibilidades de que haya nuevas plagas en años venideros, cómo se permite la caza libre del zorro en zonas consideradas como afectadas por los conejos, o cómo se permite incendiar linderos y ribazos en zonas afectadas por ácaros.

Todo esto, además, bien regado y condimentado con décadas de reinado de los agrotóxicos sobre el sentido común, hace que nuestros campos estén siendo sometidos a un asedio constante a unos niveles que no se habían visto en la historia de la Tierra.

Y lo peor, es que los ecosistemas responden a estas agresiones de manera cada vez más virulenta e impredecible, como todos sabemos.

Los estudios científicos llevados a cabo a lo largo y ancho de todos los continentes donde se practica la agricultura, demuestran que existe una alternativa real y efectiva a las malas prácticas agrícolas realizadas por particulares y administraciones. Pero debemos ser nosotros quienes las pongamos en marcha.

Los conocimientos científicos que se tienen actualmente sobre el papel de la biodiversidad auxiliar en los agrosistemas, nos permite abrir los ojos de agricultores y gestores del medio sobre la importancia de mantener ecosistemas completos y complejos.

Es necesario comprender el funcionamiento de los ecosistemas, la pirámide trófica, la importancia de la biodiversidad, la historia del Control Biológico de Plagas (no confundir con la Regulación Biológica de Plagas) y otras técnicas de agricultura ecológica; comprender que un agrosistema es un ecosistema que ha sido simplificado por el agricultor y que cualquier efecto que causen los seres vivos sobre el mismo va a ser amplificado y probablemente catastrófico.

Por ello, lo más importante para una agricultura ecológica fructífera y sostenible a lo largo del tiempo, es aumentar la complejidad de ese agrosistema.

Esto se consigue, básicamente, de dos formas: aumentando la disponibilidad de comida o agua para los seres vivos y aumentando la disponibilidad de refugio. Obviamente, si aumentamos demasiado la disponibilidad de comida, les estamos quitando a los controladores naturales de nuestras plagas el interés que puedan tener en… ¡comerse a nuestras plagas! ¿Por qué digo entonces esto?

La respuesta es sencilla: Las plagas suelen afectar en momentos puntuales del año, por lo que es en esos momentos cuando necesitamos que sus controladores estén cerca. Pero el resto del año no podemos permitir que se vayan, por si acaso una racha de calor fuera de época hace que los gorgojos y demás familia salgan de sus escondrijos y nos pillen con el paso cambiado.

Por eso, tenemos que asegurar a nuestros amigos comida suficiente para permanecer en nuestro terreno durante todo o la mayor parte del año.

Esto generalmente se consigue con bancales de insectos, setos vivos y otras estructuras que aportan flores nectaríferas y presas alternativas, mientras las plagas no están todavía en modo “destruir”.

Por otra parte, al labrar la tierra, sobre todo en grandes zonas de cultivos intensivos como el valle del Ebro o la estepa castellana, estamos destruyendo también la vegetación autóctona, la capa de humus del suelo y, en general, cualquier refugio que pueda tener la fauna local para resguardarse de las inclemencias del tiempo, reproducirse, esconderse de sus propios depredadores, etc.

Así, muchas veces, el problema principal que tiene la biodiversidad para establecerse y mantenerse en una zona determinada es precisamente esa falta de refugios.

¿Cómo podemos solucionar esto?

Pues aportando estructuras que permitan a los seres vivos aprovecharse de todas estas ventajas, como son (una vez más) los setos vivos, pero también las cajas nido o los muros de piedra seca.

En el fondo son actuaciones sencillas y que se han utilizado durante milenios en la agricultura tradicional. Lo que ocurre es que nuestros ancestros no tenían porqué saber que estas actuaciones y estructuras eran no solo buenas para sus cultivos, sino que también eran positivas para la agrodiversidad de su localidad (o precisamente eran buenas para los cultivos… ¡porque eran buenas para la agrodiversidad!).

La idea es devolver este conocimiento a los hortelanos y permitir que, entendiendo los procesos que rigen la naturaleza, podáis diseñar vuestras propias estrategias para aumentar la biodiversidad en los terrenos agrícolas, beneficiando de este modo a la naturaleza, a vuestros cultivos, a vuestros bolsillos, y a todos los demás habitantes de este planeta.

Vida Secreta de tu huertowVida secreta de tu huerto

J. Luis Martínez-Zaporta
Ilustraciones Victor Samei
192 pág. 19 x 24,5 cm
Color. Fotos, gráficos, dibujos.

En este libro el autor describe cada especie, los beneficios que nos pueden ofrecer y cómo atraerlos, sus hábitos, formas de evolución, el ámbito donde se mueven, cómo mantenerlos.

Nos propone construir cajas nidos, bichotel, areneros, cobijos para mamíferos; compost, te de compost, setos vivos, trampas para microorganismos…

Una forma de entender la fauna auxiliar (insectos, microorganismos, aves, reptiles y mamíferos) que podemos tener en nuestro huerto, como grandes aliados que no ayudarán a mantener saludable nuestro entorno.

Trabajar con la naturaleza y no en su contra, apoyando la biodiversidad, observando y aplicando los procesos propios de la naturaleza para combatir las plagas habituales, gestionando el suelo y las infinitas posibilidades que tenemos a nuestra disposición, de forma gratuita y también de forma grata, divertida, creativa y responsable.

Puedes conseguirlo en la tienda EcoHabitar


Podéis seguir a  J. Luis Martínez-Zaporta: Facebook “Luis Maza”, blog “elverdecillo.com” y Twitter “@elverdecillo1”.