Forestería análoga: agricultura sostenible y conservación de hábitats

La Forestería Análoga es un sistema de restauración forestal que establece ecosistemas análogos en estructura arquitectónica y funciones ecológicas a la vegetación clímax, aumentando la biodiversidad y fortaleciendo, a la vez, a las comunidades rurales a nivel social y económico.

En 2011 se celebró el Año Internacional de los Bosques, lo que es una importante iniciativa mundial, y muy positiva, hacia la conservación de las áreas forestales. Es un año para concienciarnos de que los bosques son una parte esencial del desarrollo sostenible de nuestro planeta.

Entre muchas cosas, los bosques producen oxígeno, conservan el suelo, regulan el clima y acogen a un sin fin de especies.

Cada año el mundo pierde 130,000 Km2 de bosque debido a la deforestación lo cual, según el Banco Mundial, es el equivalente al 20% de las emisiones totales mundiales de gases de efecto invernadero.

Por lo tanto es urgente gestionar los recursos naturales de forma sostenible a nivel mundial y motivar la restauración de áreas degradadas.

Estamos convencidos de que la Forestería Análoga es la solución para lo planteado dentro del marco de la resolución de las Naciones Unidas para conmemorar 2011 Año Internacional de los Bosques.

¿Qué es Forestería Análoga?

Concebida durante la década de los 80 por el Dr. Senanayake (Sri Lanka), la Forestería Análoga – FA – es un sistema de restauración forestal que busca establecer ecosistemas análogos en estructura arquitectónica y funciones ecológicas a la vegetación clímax, aumentando la biodiversidad y fortaleciendo, a la vez, a las comunidades rurales a nivel social y económico.

Es una metodología muy atractiva para los agricultores forestales puesto que les suministra una fuente de ingresos en su entorno natural o semi-natural. Se diferencia de otros sistemas agroforestales en que tiene una gran importancia la utilización de la flora y fauna forestal nativa, ya que su conservación es uno de los objetivos prioritarios de la FA.

La Forestería Análoga cumple muy bien con las necesidades de los agricultores puesto que les permite seleccionar y utilizar las especies de forma compatible ecológicamente, socialmente, económicamente y culturalmente con el medio-ambiente.

Más específicamente los objetivos principales de la Forestería Análoga son:

  • La restauración de hábitats conservando el equilibrio ecológico, respetando la propia área y los territorios vecinos.
  • La capacitación de las comunidades locales.

 

 


Los Forest Garden Products (FGPs)

Los Forest Garden Products (FGPs) o Productos de Jardín Forestal, en español, son productos recolectados exclusivamente de los bosques que han sido producidos según los procedimientos de la Forestería Análoga. Certifican que las prácticas contribuyen a la sostenibilidad agrícola, la conservación de la biodiversidad y la estabilidad ambiental y, además cumplen con los estándares de la producción orgánica.

La Red Internacional de Forestería Análoga – International Analog Forestry Network (RIFA-IAFN)

Fundada en 1997, la Forestería Análoga es aplicada en más de 20 países y en casi todos los continentes del mundo (Suramérica, Norte América, Asia, etc.) El principal objetivo de la RIFA es de restaurar la estabilidad y la biodiversidad de los ecosistemas a través de la investigación, diseño y aplicación de la metodología/sistema de Forestería Análoga.


La aplicación de la FA en el Mediterráneo

El Mediterráneo es una de las eco regiones de gran diversidad de especies vegetales, 15.000 a 25.000 especies, 60% de ellas endémicas (UICN 2008). Los bosques mediterráneos son un tapón climático que regula el microclima local y forman parte de uno de los paisajes por donde transitan millones de turistas todos los años, donde el ecoturismo tiene cada vez más importancia socio-económica y además un gran depósito de CO2 atmosférico. Existe por lo tanto una urgencia para proteger este bioma. Curiosamente la aplicación de la Forestería Análoga en Europa está todavía en sus inicios. Hasta el día de hoy la Red Mediterráneo de Forestería Análoga (AFMed) es la única organización que implementa la Forestería Análoga en el Mediterráneo.

Actualmente AFMED está desarrollando varios proyectos relacionados con la implementación del método de FA en el bioma mediterráneo. 

 


Finca “Sa Pedrisa”. Mancor de la Vall, Illes Balears

Bosque mediterráneo de aprovechamiento múltiple, se trata de una finca de 14 Ha donde predomina como cultivo principal el olivar, en ella se ha favorecido el crecimiento de especies propias mediterráneas tanto arbóreas como arbustivas. Esta finca forma parte de un proyecto de colaboración para la protección del “burro mallorquín-ase mallorquí”, raza autóctona en peligro de extinción. El proyecto de restauración con la metodología de FA lleva implementándose 10 años.

“Son Rullán”. Deiá, Illes Balears

Se trata de una finca de montaña de aproximadamente 8 Ha de olivar. La característica principal radica en los olivos centenarios entre los que se ha venido llevando a cabo un proyecto de permacultura. Actualmente se encuentra en fase de diseño hacia la FA tanto para la producción de aceite y olivas en FGPs como ejemplo-modelo de gestión agroforestal FA.

Arboretum Marbella

Centro de recursos ambientales, donde se desarrollan diversos proyectos en los que se incluye una parcela demostrativa de 1,3 Ha, donde se lleva a cabo un proyecto de restauración de alcornocal (Quercus suber) sub-húmedo mediterráneo, siguiendo la metodología FA.


Sa Pedrisa, Mallorca


Guía práctica de la forestería análoga aqui.


Artículo aparecido en el nº 30 de EcoHabitar.

Puedes leer la editorial aquí

Quieres comprar un ejemplar? aquí


Te puede interesar:

Forestería análoga: alternativa a rozar y simplificar

Forestería análoga en el Mediterráneo

Forestería análoga: alternativa a rozar y simplificar

Centro de Investigación NeoSynthesis en Mirahawatte, ha desarrollado una estrategia para intensificar la agricultura de una manera ecológicamente sólida: la forestería análoga.

La agricultura moderna y las prácticas de forestería han devastado muchos ecosistemas naturales y tradicionales y sus diversas flora y fauna, reemplazándolas con monocultivos diseñados para una máxima producción a corto plazo. Los ecosistemas resultantes, altamente simplificados, son inestables e insostenibles y con frecuencia requieren de considerables insumos externos. No son solamente los pobres los que han saqueado los ecosistemas forestales locales; la agricultura y la silvicultura modernas, de desarrollo, con frecuencia son más destructivas que la «tumba, roza y quema».

El Centro de Investigación NeoSynthesis en Mirahawatte, Sri Lanka, ha examinado alternativas a la forestería moderna y ha desarrollado una estrategia para intensificar la agricultura de una manera ecológicamente sólida. Veinte años de experimentación de campo han conducido a un enfoque que intenta trabajar de acuerdo con los designios de la naturaleza. Este sistema se conoce como Forestería Análoga (Senanayake, 1987). El trabajo del Centro demuestra que el cambio a un cultivo de árboles diseñado de manera más ecológica, trae de nuevo la estabilidad económica y ecológica.

Huertos domésticos forestales

Los huertos domésticos forestales son una forma tradicional de cultivo en Sri Lanka y también son comunes en otras áreas tropicales. En cambio los huertos forestales son lotes de tierra cultivada, dominados por árboles y arbustos perennes, que tienen la apariencia de un sistema de bosque. Los huertos generalmente están situados cerca a los hogares de los agricultores y proporcionan una amplia variedad de alimentos, combustible, forraje, madera y plantas medicinales. También dan un ambiente fresco y placentero para vivir. La composición de las especies de árboles varía según el clima y la altitud, y es producto de la experimentación de muchas generaciones de agricultores, de la cultura y creencias espirituales y de la necesidad económica.

La forestería análoga en Sri Lanka se basa en la fuerza de este paradigma tradicional. Muchos huertos domésticos boscosos mimetizan la sucesión natural de especies que se encuentra en la vegetación de los bosques locales. El uso de etapas de sucesión de los ecosistemas naturales, para diseñar un sistema de cultivos, fue reportado por primera vez por Hart (1980). Él vio esto como una forma análoga a los procesos naturales. Reconoció el hecho de que, con el tiempo, un bosque progresa y pasa de pastos al clímax del bosque, y de que todos los organismos, desde los pastos hasta los árboles, representan al bosque.

foresteria analoga

Diseño de forestería análoga

En un bosque análogo, los árboles y las plantas son similares a los de los ecosistemas nativos. Proporcionarán alimentos o micro hábitats para las especies nativas, pero también suplen necesidades de los humanos. Esto requiere una cuidadosa selección de especies análogas. Al diseñar un sistema forestal análogo, es importante recordar que, debido a la sucesión natural de las especies, éste será un sistema dinámico y que madurará. Por eso, se necesita un enfoque dinámico para el manejo y, además, comprender cómo se puede usar la maduración como un indicador de rendimiento. También es importante identificar oportunidades para crear micro hábitats. Se hace más fácil proteger especies «claves» si el agricultor desarrolla este conocimiento. El planificar un bosque análogo es muy específico a la situación y con frecuencia involucra diferentes diseños que reflejan las características de los ecosistemas locales. A medida que el sistema madura, se crearán oportunidades de producción y se maximizará la diversidad de las especies.

Alternativa a la «roza, tumba y quema»

La forestería análoga hace innecesario limpiar campos para cultivos anuales por medio de técnicas de tumba y quema. El factor sombra da condiciones favorables para plantas de sombra, como por ejemplo, cardamomo (Elettaria cardamomum), trébol (Trifolium), nuez moscada (Myristica fragans) y pimientos (Capsicum) que, a su vez, le dan al agricultor más potencial de renta que los cultivos anuales. Una vez que se han establecido los cultivos de sombra, los agricultores se resisten a abrir el follaje porque si regresan a la práctica de tumba y quema, destruirían el potencial ofrecido por estos valiosos cultivos. Un incremento en la diversidad de cultivos -incluyendo plantaciones de árboles- proporciona otros beneficios sociales y económicos, reduce riesgos e incrementa la demanda de mano de obra agrícola experimentada.

Al igual que un bosque, esta comunidad de árboles promueve la estabilidad ambiental, conserva la biodiversidad y facilita la producción de agua limpia. El reconocer estas funciones es una característica importante de la forestería análoga. Se ha demostrado que el entorno creado por este tipo de sistema de silvi-cultivos incrementa la biodiversidad y la estabilidad del ecosistema, dentro de los sistemas de producción. Los registros de Sri Lanka muestran que muchas especies de flora y fauna han regresado a las fincas donde se han establecido bosques análogos.

Preservación de la biodiversidad

Así como la preservación es la manera ideal de mantener los niveles originales de la biodiversidad de los bosques, los recursos son demasiado limitados como para comprar o programar áreas protegidas.

No es suficiente establecer áreas protegidas y reservas privadas para asegurar la sostenibilidad de muchas especies nativas. En mayo del año 2000, en un taller llevado a cabo en Quito, Ecuador, auspiciado por el Ministerio de Bosques y por una ONG local, Rainforest Rescue, se hizo evidente que muchas áreas actualmente descritas como «sin bosques» en el mapa nacional forestal, en realidad contenían un porcentaje muy alto de parches y corredores boscosos. En algunas regiones, ONG locales informaron que la cubierta de bosques se extiende a más del 50% del área agrícola. Si no se trata con urgencia el manejo de estos parches boscosos y la extensión de los corredores, la actual política de considerar estas áreas como desprovistas de bosques será una profecía convertida en realidad. En esta región, los proyectos de forestería análoga han demostrado qué efectivo es reconectar los parches dispersos a través de un «corredor análogo».

Para restablecer los componentes de la biodiversidad natural es frecuente que el diseño de la forestería análoga vaya más allá de los linderos de la finca y se alienta a los agricultores a pensar en función de los efectos fuera de sus propiedades y en la continuidad de los corredores y los sistemas de drenaje. 

 

Elementos críticos

Los programas que usan la forestería análoga identificaron varios factores que fueron críticos en el trabajo desarrollado en Sri Lanka, Filipinas y México.

  • Una red de viveros locales de plantones y bancos comunales de semillas para proporcionar un rango diverso de reservas de semillas y plantones de especies para los agricultores rurales que quieran ampliar sus huertas con árboles para subsistencia y comerciales, parcelas de madera y cinturones locales de árboles.
  • Un «fondo de semillas y herramientas» para ayudar a que los agricultores rurales compren los materiales que necesitan para mejorar su agricultura y la capacidad de manejo de la tierra.
  • Asistencia técnica y capacitación para ayudar a que los agricultores diseñen, planten y mantengan sus bosques análogos, parcelas maderables y bosques amortiguadores (buffer).
  • Materiales para la educación rural adaptados para uso local que puedan fomentar la agricultura mejorada, las empresas basadas en la producción de la finca, la nutrición para la comunidad, la salud familiar y el manejo del medio ambiente local.
  • Para obtener mejores precios, los extensionistas deberían trabajar junto con los distribuidores de productos con demanda específica (nicho) para fomentar mercados nacionales, regionales e internacionales para los productos de los «Jardineros de Bosques» de todo el mundo.
  • Certificación que garantice que todos los productos han sido producidos de acuerdo a principios orgánicos y en sistemas que benefician al entorno rural.

La Certificación de los Productos de Huertos Forestales es un sistema que define estándares para la certificación de cultivos que crecen en un diseño de forestería análoga. Este sistema de certificación nacional está vigente en Sri Lanka desde hace más de 12 años y actualmente está bajo una administración internacional. En Australia y en Japón hay buenos mercados para los productos de los huertos forestales, como, por ejemplo, té, jarabes, ‘cashu’ o marañón (Anacardium occidentale L.).

Por Ranil Senanayake fundador de la idea de Forestería Análoga


 

Jardín forestal mediterráneo

Por Julio Cantos. La Forestería Análoga, se inspira en  los sistemas agroforestales tradicionales de los países tropicales, de los patios y  huertos  frutales aledaños a las viviendas, donde árboles altos, árboles bajos, arbustos , herbáceas y trepadoras, a veces complementados con plantas acuáticas, producen alimentos, condimentos, medicinas, ornamentación, …

Muchas de las especies que se plantan en los jardines forestales, son especies de los habitats próximos, por lo que este tipo de jardinería se convierte en unos espacios de salvaguarda de muchas especies silvestres.

En nuestro entorno mediterráneo, teniendo en cuenta nuestra zona bioclimática y nuestras condiciones de suelos y topográficas, podemos utilizar una enorme biodiversidad de especies silvestres (España cuenta con mas de 8.000 especies de plantas superiores), siempre teniendo en cuenta el hábitat del espacio donde vayamos a ajardinar.

Por ejemplo, se pueden utilizar: mirtos, madroños, pinos piñoneros, serbales, groselleros silvestres, escaramujos, saucos, zarzamoras, endrinas, fresas silvestres…orégano, tomillo, romero, acedera, rúcula, collejas,… y un largo etc. Junto a frutales más convencionales: perales, manzanos, ciruelas, nisperos, nogales, granados,… asilvestrar: espinacas, acelgas, achicorias, puerros,… e introducir nuevos cultivos como Araucarias, pecaneros, feijoas…, todas ellas con uso humano directo, pueden compartir espacio con flora nativa del entorno de la comunidad vegetal potencial de nuestro jardín; asi, especies como las vincas, las genistas, las globularias y las nepetas, pueden convivir en nuestro jardín comestible, contribuyendo a la conservacion de muchas especies silvestres.

Julio Cantos, Elena Bulmer y Desire Sicilia., son miembros de la Red Internacional de Forestería Análoga (IAFN-RIFA) – www.analogforestrynetwork.org y de la recién creada Red Mediterránea de Forestería Análoga (AFMed) – www.analogforestrymed.org

 

 

foresteria_analoga2

Julio Cantos, Ranil Senanayake y Toni Marín en Biocultura Madrid 2011.


Te puede interesar:

Forestería análoga: agricultura sostenible y conservación de hábitats