Edificios Cero Carbono para ahorrar 209 m/T de emisiones

World Green Building Council ha lanzado oficialmente su “Compromiso de Edificios Cero Carbono” coincidiendo con la trascendental Cumbre Mundial de Acción Climática que se está celebrando en San Francisco, California.

38 organizaciones mundiales han suscrito un plan de acción sin precedentes para conseguir un entorno construido descarbonizado. Estos líderes representan a 12 empresas, 22 ciudades y cuatro regiones.

Las empresas, que suman unos ingresos de 22,95 mil millones de dólares en el sector de la construcción, han establecido objetivos ambiciosos para eliminar antes de 2030, las emisiones de CO2 en la fase de uso de sus edificios que suponen más de 10,7 millones de metros cuadrados.

Por su parte, los líderes de algunas de las ciudades y regiones más grandes del mundo se han comprometido a regular y promover políticas que exijan que los nuevos edificios funcionen sin emisiones de C02 antes de 2030 y a todo el resto del parque edificado antes de 2050.

Algunas ciudades, gobiernos estatales y regionales se han comprometido adicionalmente a garantizar que sus propios edificios públicos funcionarán sin emitir CO2 a la atmósfera antes de 2030.

El compromiso de  los Edificios Cero Carbono

Este compromiso colectivo es una clara muestra de que la industria y los mandatarios de ciudades y países de todo el mundo están dispuestos a tomar medidas contundentes y urgentes para prevenir el cambio climático y crear ambientes más cómodos y saludables para sus ciudadanos.

El compromiso colectivo de estas organizaciones supondrá la eliminación, antes de 2050, de un total de 209 millones de toneladas de emisiones de carbono equivalentes (CO2e) proveniente de sus edificios. Esta cantidad equivale a eliminar las emisiones de 44,7 millones de coches durante un año.

Este compromiso, además, va a impulsar la escala y el ritmo de acción necesarios para reducir las emisiones de carbono y requiere de una transformación en la forma en la que diseñamos, construimos y utilizamos nuestros edificios.

El objetivo es inspirar a la industria y a los gobiernos a desarrollar estrategias contundentes para frenar el cambio climático y cumplir con sus obligaciones. Los firmantes estarán obligados a evaluar su consumo de energía y las emisiones asociadas provenientes de la edificación, identificar oportunidades para mejorar su eficiencia energética, impulsar el uso de energías renovables y a informar de sus progresos.

Una campaña con muchos socios

Este compromiso es parte de la campaña global de WorldGBC Advancing Net Zero, lanzada en 2016. Ha contado con la colaboración de C40, The Climate Group y más de 70 Green Building Councils, entre ellos GBC España, que está desarrollando un esquema de certificación para garantizar la correcta implantación de políticas en los edificios. La próxima prioridad del WorldGBC es abordar la problemática del carbono incorporado, el dióxido de carbono emitido durante la fabricación, transporte y puesta en obra de productos de construcción, junto con las emisiones producidas al final de su vida útil.

Las emisiones de carbono incorporadas deben alcanzar el cero neto para 2050 con el fin de lograr un escenario de menos de 2 grados, e idealmente por debajo de 1.5 grados.

Terri Wills, directora General de World Green Building Council, ha afirmado que: “Estamos encantados con la ambición demostrada por este grupo de líderes climáticos. Nuestra colaboración con C40 y The Climate Group nos han permitido convocar a las organizaciones más pioneras del mundo en edificios de consumo de carbono casi cero y llevar a los directores de empresas, alcaldes de ciudades y gobernadores estatales a un mismo escenario, comprometidos con una causa común. Nuestra visión de un futuro sin emisiones está al alcance si todos trabajamos juntos para superar los desafíos”.

Por su parte, el consejero de Territorio y Sostenibilidad de Cataluña, Damià Calvet, ha afirmado que “el 30% de la energía que se consume en Cataluña tiene lugar en los edificios, por lo tanto, es un área clave de acción para lograr los objetivos de lucha contra el cambio climático para 2050. El Gobierno de la Generalitat necesita poner al día la evaluación de su consumo energético y emisiones energéticas y aplicar medidas conforme a su Plan de Eficiencia Energética y Cambio Climático “.

Listado de los firmantes del “Compromiso de Edificios Cero Carbono”

Empresas:

Majid Al Futtaim, Integral Group, Signify, Cundall, Kilroy Realty, Frasers Property Australia, AMP Capital Wholesale Office Fund, Berkeley Group, Shaw Contract, GPT Wholesale Office Fund, Stockland, y Salesforce. 

Ciudades:

Copenhague, Ciudad del Cabo, Durban, Johanesburgo, Tshwane, Londres, Los Angeles, Nueva York, Newburyport, Portland, San Francisco, San Jose, Santa Monica, Washington DC, Medellin, Montreal, Toronto, Vancouver, París, Estocolmo, Sydney y Tokio.

Regiones:

Baden-Württemberg, en Alemania; Yucatan en Méjico y Navarra y Cataluña en España.

Eficiencia energética en vivienda de 3 plantas y 247 m2 que gastará 200 € al año en energía

Poco más de 200 € al año en energía para una vivienda de 247 metros cuadrados. Estas son las previsiones de consumo, según los cálculos realizados por el ICAEN, para la casa entre medianeras, con estructura de madera de tres plantas, que House Habitat acaba de entregar en Sitges (Barcelona), y que ha obtenido la calificación A en el certificado de eficiencia energética.

Se trata de una vivienda unifamiliar construida mediante el sistema de madera contralaminada CLT bajo los criterios de la edificación Passivhaus. El resultado, una casa consumo de energía casi nulo en calefacción y refrigeración que además de un sustancial ahorro en facturas de energía permitirá a sus habitantes disfrutar de un alto nivel de bienestar y confort, pues se han empleado materiales naturales o ecológicos, respetuosos con la salud y el medio ambiente, siguiendo los principios de la construcción biopasiva.

Sus características

La vivienda, con vistas al mar, ha sido diseñada por el arquitecto Esteban Sánchez y dispone de sótano, planta baja, planta primera y ático, que contienen un total de 3 habitaciones, sala de estar comedor, cocina, dos baños y un aseo. Para lograr los magníficos resultados de eficiencia energética se ha instalado una bomba de calor aerotérmica para climatización y producción de ACS, así como un sistema de ventilación mecánica de doble flujo con recuperador de calor entálpico.

Eficiencia energética

La envolvente

En cuanto a la carpintería exterior, las ventanas son de madera con doble vidrio bajo emisivo y cámara de aire rellena de gas argón. Las fachadas, realizadas con panel CLT, cuentan con aislamiento térmico exterior (SATE) de fibra de madera y mortero de silicato de color blanco.

El proyecto se planificó desde el principio para que la vivienda cumpliera con los valores de eficiencia energética que establece el estándar Passivhaus para la zona donde se ubica. Para ello contó con la supervisión de la ingeniería energética Progetic, que se ha encargado del dimensionado de las instalaciones y también del estudio de la envolvente y puentes térmicos.

Como consecuencia de esta planificación se ha conseguido que la demanda de calefacción sea de 15,84 kWh/m2 año, mientras que la de refrigeración es de 7.01 kWh/m2 año. El consumo de energía final estimado es de 9.14 kWh/m2 año, tres veces menos que la media. Además, las emisiones de CO2 serán de 3,03 Kg/ m2 año, también una tercera parte de lo que emite un edificio medio con certificación energética B.


Te puede interesar:

House Habitat confirma la tendencia hacia la construcción en sistema CLT en Barcelona

Acuerdo de financiación para la promoción de las viviendas ecológicas Entrepatios Las Carolinas

El acuerdo de financiación de Entrepatios Las Carolinas, la primera promoción de viviendas ecológicas, bajo el modelo de derecho de uso en Madrid capital, ha sido firmado el 28 de junio. El proyecto contempla 17 viviendas ecológicas en régimen de cooperativa de cesión de derecho de uso en el distrito de Usera.

Las entidades firmantes del acuerdo de financiación han sido los bancos éticos Triodos Bank y Fiare Banca Etica, y la cooperativa Entrepatios Las Carolinas. La financiación de las entidades bancarias asciende a un total de 3.292.000 euros, aportando cada una el 50% de este montante.

Por su parte, la cooperativa ha contribuido al proyecto mediante la compra del suelo con fondos propios, lo que convierte a esta promoción en el primer proyecto de cohousing en suelo libre destinado a ser la vivienda habitual de sus socios, construido con criterios muy exigentes de sostenibilidad en Madrid.

La promoción de las viviendas ecológicas de Entrepatios Las Carolinas en Madrid apuesta por la bioconstrucción.

La promoción de las viviendas ecológicas de Entrepatios Las Carolinas en Madrid apuesta por la bioconstrucción.

Nuevo modelo

La cooperativa Entrepatios ha optado por un nuevo modelo, el régimen de cesión de derecho de uso, o cohousing, a través del cual la persona cooperativista adquiere el derecho de uso de la vivienda y los espacios comunes, mientras que la propiedad del inmueble es de la cooperativa. Además, este derecho de uso puede ser indefinido en el tiempo, transmitido y heredado.

Para adquirir este derecho de uso, cada miembro de la cooperativa ha realizado una aportación inicial, a la que suma una cuota de uso mensual no retribuible de alrededor de 700 euros por vivienda. Las viviendas tendrán una superficie de entre 60 y 80 m2 y contarán con casi 300 m2 de superficies comunes que incluyen comedor, patio interior, local de juegos y cubierta.

Viviendas ecológicas

Los miembros de la cooperativa Entrepatios Las Carolinas han optado por edificar con criterios de construcción ecológica, que les permite además disminuir la generación de emisiones, así como reducir los costes de suministros energéticos de sus hogares.

sAtt es el estudio de arquitectura responsable del diseño de la promoción que, junto con la participación de la cooperativa, ha apostado por un edificio de máxima eficiencia energética, lo que se define por un edificio de energía casi nula, además de introducir otras medidas como el uso de materiales ecológicos, la producción de energía renovable y la reutilización del agua.

El edificio ha sido diseñado con los criterios del estándar Passivhaus y contará con el certificado del Ecómetro Vivienda. Ambos sistemas recogen los criterios de ecología aplicada a la arquitectura más ambiciosos en los diferentes campos.

Materiales ecológicos y bioconstrucción

El edificio es de los primeros que se construye con estructura de madera (sistema CLT) en Madrid. La madera reduce notablemente la huella de carbono y agiliza su construcción.

Las condiciones de orientación y soleamiento de la parcela han favorecido la optimización del diseño bioclimático del edificio, maximiza la captación solar en invierno como calefacción pasiva y permite la protección solar en verano.

Las viviendas ecológicas tendrán un mínimo consumo de energía en climatización, viviendas certificadas A+, un alto grado de confort térmico y una elevada calidad del aire interior gracias a la ventilación mecánica controlada de doble flujo con recuperación de calor de la que disponen.

La construcción de Entrepatios Las Carolinas comenzará en las próximas semanas, y estará finalizada en un plazo estimado de 18 meses.

 

Una nueva forma de hacer vivienda ecológica y social se abre paso en Madrid.

Cohousing y Covivienda

250 medidas para reducir el consumo de energía de los edificios

TRIBE es un proyecto financiado por la Comisión Europea y coordinado desde España por el centro de investigación Fundación CIRCE. Su objetivo es el de contribuir a un cambio de hábitos en los usuarios de los edificios, promoviendo un uso más responsable de la energía, la electricidad o el agua.

Entre los resultados que ha arrojado el proyecto se encuentra una guía que recopila 250 medidas de eficiencia energética en edificios, para que los distintos tipos de usuarios las puedan aplicar y reducir así su consumo de energía.

La guía está disponible online en www.tribe-h2020.eu/250measures. En ella se puede acceder a cada una de las 250 fichas, donde se indican los beneficios y limitaciones de la medida en cuestión, así como el retorno económico que conlleva su aplicación y otro tipo de información.

Esta herramienta clasifica las medidas según diferentes criterios para poder encontrar la más adecuada de una forma sencilla. La primera distinción radica en las medidas a corto plazo, que representan una inversión baja o media, y a largo plazo, que conllevan inversiones significativas. Así se pueden encontrar opciones que van desde el uso apropiado del ordenador o el televisor, hasta obras en la estructura para mejorar el aislamiento.

A partir de ahí, se pueden encontrar medidas en función del tipo de edificio (edificios académicos, viviendas u oficinas), del ámbito de aplicación (calefacción, refrigeración, luz, dispositivos eléctricos, etc.) o del actor (usuarios, propietarios o gestores).

Proyecto TRIBE

Durante sus tres años de ejecución, el proyecto TRIBE ha trabajado en mejorar la eficiencia energética en edificios, promoviendo un cambio de actitud de sus usuarios hacia un comportamiento más eficiente. Para ello, seis socios europeos coordinados por CIRCE, han desarrollado un videojuego en el que los jugadores pueden aplicar las 250 medidas incluidas en la guía y entender en términos de energía, los impactos que sus acciones diarias ocasionan en el rendimiento energético de los edificios.

Uno de los valores más destacables del videojuego reside en que su funcionamiento se basa en datos reales, ya que el motor de simulación se alimenta de la información real recogida en cinco edificios piloto que participan en el proyecto como demostradores.

La eficiencia energética será considerada como inversión desde la Unión Europea

El BOE publica modificaciones de la directiva europea relativa a la eficiencia energética en edificios

El BOE ha publicado el 19 de junio la Directiva (UE) 2018/844 del Parlamento Europeo y del Consejo de 30 de mayo de 2018 por la que se modifica la Directiva 2010/31/UE relativa a la eficiencia energética de los edificios y la Directiva 2012/27/UE relativa a la eficiencia energética.

Entre otras novedades, se inserta un artículo en el que se establece que cada Estado miembro establecerá una estrategia a largo plazo para apoyar la renovación de sus parques nacionales de edificios residenciales y no residenciales, tanto públicos como privados, transformándolos en parques inmobiliarios con alta eficiencia energética y descarbonizados antes de 2050, facilitando la transformación económicamente rentable de los edificios existentes en edificios de consumo de energía casi nulo.

El documento considera que para lograr un parque inmobiliario descarbonizado y altamente eficiente, y garantizar que las estrategias de renovación a largo plazo aporten los avances necesarios para transformar los edificios existentes en ECCN, los Estados miembros deben proporcionar unas orientaciones claras y definir acciones específicas y mensurables, así como promover un acceso igualitario a la financiación.

También se considera que es importante garantizar que las medidas para mejorar la eficiencia energética de los edificios no se centren únicamente en la envolvente del edificio, sino que incluyan todos los elementos pertinentes y los sistemas técnicos de un edificio, como los elementos pasivos que incidan en la reducción de las necesidades energéticas para calefacción o refrigeración, y el uso de energía para iluminación y ventilación.

Automatización y control de edificios

Asimismo, se incluye el concepto de sistema de automatización y control de edificios, como sistema que incluya todos los productos, programas informáticos y servicios de ingeniería que puedan apoyar el funcionamiento eficiente energéticamente, económico y seguro de las instalaciones técnicas del edificio mediante controles automatizados, y facilitando su gestión manual de dichas instalaciones técnicas del edificio.

En materia de electromovilidad, en relación con los edificios no residenciales nuevos y los edificios no residenciales sujetos a reformas importantes, con más de diez plazas de aparcamiento, los Estados miembros velarán por que se instale al menos un punto de recarga y canalizaciones, más concretamente conductos para cables eléctricos, para al menos una de cada cinco plazas, que permitan la instalación futura de puntos de recarga de vehículos eléctricos.

El Ayuntamiento de París impulsa la rehabilitación energética de 1.000 viviendas

Éco-renovons Paris (Eco-rehabilitación París) es un programa del Ayuntamiento de París cuyo objetivo es impulsar la rehabilitación energética de edificios de viviendas privadas, reducir su impacto ambiental y luchar contra la pobreza energética.

Las solicitudes se pueden presentar hasta el 30 de junio de 2018.

Éco-renovons Paris

París tiene 47.000 copropiedades, que representan el 75% de las viviendas en París. Más del 90% de ellas fueron construidas antes de la primera regulación térmica.

Por primera vez, todas las copropiedades que deseen un proyecto de rehabilitación integral pueden optar a un programa para apoyar su proyecto: Éco-renovons Paris – Objective 1.000 buildings.

Éco-renovons Paris es de carácter participativo, abierto principalmente a copropiedades que se pueden beneficiar de un apoyo personalizado y gratuito para la renovación energética y medioambiental por parte de consultores especializados en Eco-rehabilitación.

También están convocados a esta iniciativa los edificios cuya propiedad es única (monopropiedades), casas individuales y chalés.

Cómo participar en el programa

2018 es el último año de convocatoria para este programa. El archivo de la solicitud debe presentarse en la escalera de la parcela (copropiedad o monopropiedad).

Los interesados deben ponerse en contacto con un asesor de renovación ecológica y conectarse en CoachCopro®.

Una comisión validará las solicitudes en base a tres criterios:

  • El potencial para la mejora energética y ambiental del proyecto de obras propuesto.
  • La motivación de los propietarios.
  • Coherencia entre el proyecto propuesto y la capacidad de los propietarios para llevarlo a cabo (coherencia técnica y capacidad financiera).

Los techos verdes ahorran energía. Nuevos resultados

Ni el Reglamento de Ahorro Energético (EnEV, siglas en alemán), ni el DIN 4108 Protección Calorífuga y Ahorro Energético en Edificios, tienen en cuenta los efectos que tienen los techos verdes en relación a la protección térmica en verano y en invierno. Por ello en el Centro para la Construcción con Consciencia Ambiental (ZUB, siglas en alemán) de Kassel, se realizaron, entre noviembre de 2007 hasta febrero de 2009, unas mediciones en cinco techos verdes distintos, con el objetivo de determinar sus respectivos comportamientos de aislamiento térmico. El proyecto fue subvencionado por la Fundación Alemana de Medio Ambiente (Minke/Gross 2010).

Los techos verdes tienen la capacidad de reducir considerablemente el calor producido por la radiación solar en verano y la pérdida de calor, por radiación, de los techos en invierno.

Los gráficos 1 y 2 muestran los resultados de las mediciones de temperatura que el autor realizó en Kassel en un techo verde de inclinación leve. Este techo estaba cubierto por una espesa vegetación de pastos silvestres/hierbas silvestres, formando un sustrato ligero de 16 cm de espesor. Con una temperatura al mediodía de unos 30º C en septiembre, la temperatura en la cubierta por debajo de la capa de sustrato ascendía hasta un valor máximo de 17,5º C. Con una temperatura de -14º C en enero, la temperatura bajo tierra (sustrato) no descendió nunca por debajo de 0º C. Las curvas evidencian una reducción particularmente fuerte de las diferencias de temperatura, mostrando así el potencial de su ahorro energético en la climatización del edificio.

Gráfico 1. Forma de la curva de temperatura en un techo verde con 15 cm de sustrato ligero en otoño.

 

Gráfico 2. Forma de la curva de temperatura en un techo verde con 15 cm de sustrato ligero en invierno.

Los ensayos (ver tablas 1, 2 y 3 pág. 35)

El lugar del ensayo se ubicó a unos 14 metros de altura en el centro urbano de Kassel. Consistió en una sala de experimentación climatizada y fuertemente aislada, sobre la cual estaban dispuestos seis campos de pruebas, con una superficie de 1,00 m x 1,20 m cada uno, con su respectivo aislamiento lateral de 25 cm de espesor.

En la cámara climática había una temperatura de 20º C, con una oscilación del 10% de máxima.

Como campo de referencia sirvió un techo equipado con un aislamiento calorífugo (λ = 0,04 W/(m·K) de 20 cm de espesor y con una piel de tejado sintética para la evacuación del agua, sin capa de sustrato ni de vegetación. La tabla 2.8 muestra la disposición de los campos de pruebas. Se eligieron diferentes espesores de sustratos y especies de vegetación para poder registrar, de forma separada, la respectiva influencia del sustrato y de la vegetación.

En cada campo de medición se introdujeron 12 detectores Pt 100, además de una sonda para medir la corriente térmica. Cada 6 minutos se registraron los valores de medición de los respectivos sensores.

Tabla 1. Resumen de los tipos de construcciones de tejado.

Tabla 2. Diferencia proporcional de las pérdidas de calor por transmisión en relación con el campo de referencia.

Tabla 3. Diferencia proporcional de las pérdidas de calor por transmisión del campo V y del campo VI.

La medición de resultados

El gráfico 3 muestra las temperaturas medidas debajo del sustrato (es decir, las temperaturas reinantes en el elemento de construcción) de los cinco techos verdes durante una semana en verano, en comparación con las respectivas temperaturas detectadas por debajo de la impermeabilización de tejados del campo de referencia sin sustrato ni vegetación. Éstas resultaron entre 25º C a 45º C más altas que las de los techos verdes, aunque la temperatura del aire medida por encima del campo de referencia era sólo 7º C (de máxima) más alta, debido a la fuerte radiación solar. En comparación, durante la noche, la temperatura en la superficie del campo de referencia llegó a ser hasta 7º C inferior que la temperatura del aire, lo que demuestra el efecto nocturno de pérdida de calor transmitida en este tipo de techos.

Gráfico 3. Temperaturas en el elemento de construcción de todos los campos, además de la temperatura del aire exterior en la semana de verano de 2008.

 

Comparando los campos V y VI, se constató que el sustrato de 15 cm de espesor, en el campo V, con una densa vegetación de variedades de pasto, producen una mayor disminución en el rango de las temperaturas, que en el campo VI, cuyo sustrato tenía sólo 8 cm de espesor, y cuya cubierta de vegetación era, sobre todo, de Sedum (véase el gráfico 3), además demuestra que, debido al efecto del techo verde, las oscilaciones de las temperaturas exteriores se reducen un promedio de 50%, en el campo IV y de 70%, en el campo V.

Gráfico 4 Temperaturas en el elemento de construcción de todos los campos, además de la temperatura del aire exterior en la semana de invierno de 2009.

Resulta particularmente efectiva la reducción de las oscilaciones de temperatura debido a los techos verdes en invierno, tal como demuestran los valores medidos en la cubierta (véase la tabla 3). Durante la semana de enero, el valor máximo de la temperatura del aire exterior fue de 18º C, y la correspondiente máxima del campo de referencia ascendió a 15º C. Mientras tanto, en los campos con un sustrato de 15 cm de espesor no se registraron oscilaciones, mientras que en los campos con un sustrato de 8 cm de espesor se dieron unas oscilaciones máximas de sólo 3º C. En tiempos en que la temperatura del aire estaba continuamente por debajo de 0º C, bajando incluso hasta -18º C, lo que hacía oscilar las temperaturas en el campo de referencia entre +3º y –12º C, la temperatura en los campos con un sustrato de 15 cm nunca fue inferior al punto de congelación. Sin embargo, en el campo con un sustrato de 8 cm de espesor, la tierra llegó a congelarse.

El gráfico 5 muestra la pérdida (o la ganancia) mensual de calor por transmisión de los cuatro campos con un aislamiento calorífugo de 20 cm de espesor durante el año 2008. Con ello se evidencia que el campo de referencia en los tres meses de verano sufre un considerable aumento de calor, el cual ascendió a 960 Wh/m2 en el mes de junio, mientras que, en los demás campos, solamente alcanzó la quinta parte de este valor. En el gráfico 6 queda representada la pérdida (o la ganancia) mensual de calor por transmisión durante los meses de junio a agosto de 2008.

Gráfico 5. Pérdida mensual de calor, además del registro de calor para el campo de referencia, el campo II, el campo III y el campo IV. Se considera el período entre enero de 2008 y agosto de 2008.

A pesar de que, durante la semana de invierno del 2 al 8 de enero de 2009, reinaban continuamente unas temperaturas del aire de 0º C a -17º C, la temperatura por debajo del sustrato, de 15 cm de espesor, del techo verde cubierto con pastos se mantuvo constantemente en +1º C. Este hecho puede ser explicado, sobre todo, por el efecto de almacenamiento de calor latente por la humedad del sustrato.

De la tabla 2 se deduce que, en comparación con el techo de referencia, las pérdidas de calor invernales, en el caso del techo con un sustrato de 15 cm de pastos, fueron 25% menores en diciembre, alcanzando una reducción de 18,2% de promedio, durante todo el período de calefacción.

La tabla 3 muestra que el techo con una vegetación de pastos y con un sustrato de 15 cm de espesor mostró 10% menos de pérdida de calor durante el período de calefacción en comparación con los correspondientes valores del techo equipado con un sustrato de sólo 8 cm de espesor y con una vegetación de Sedum.

Los resultados de la prueba confirman que, incluso en comparación con un aislamiento calorífugo de 20 cm de espesor, el techo verde presenta una considerable protección calorífuga en verano, e, igualmente, un considerable efecto adicional de aislamiento térmico durante todo el período de calefacción. Además, resultó obvio que es recomendable emplear una espesa vegetación de pastos silvestres, con un sustrato ligero de 15 cm de espesor, en vez de una vegetación de Sedum, menos espesa, con un sustrato ligero de solamente 8 cm de espesor. Únicamente habrá que tomar en consideración que los 7 cm adicionales de sustrato ligero se traducen, en su estado saturado de agua, en un aumento de peso de unos 70 – 80 kg/m2.

Gráfico 6. Pérdida total de calor, además del registro de calor para el campo de referencia, el campo II, el campo III y el campo IV. Se considera el período entre junio de 2008 y agosto de 2008.

Conclusiones

Los efectos térmicos de techos verdes se deben  a los siguientes fenómenos:

  • Se da una protección térmica adicional en verano porque, debido a la sombra producida por la vegetación, los rayos solares no alcanzan la tierra y, además, la energía solar en el colchón vegetal es, casi completamente, consumida por la reflexión y por su absorción para la fotosíntesis.
  • El colchón de aire encerrado actúa como una capa de aislamiento térmico. Dürr parte del hecho de que un colchón denso de pastos muestra un λ de 0,17 W/(m·K), mientras que un sustrato húmedo como la tierra muestra un λ de 0,6 W/(m·K) [Dürr 1995], véase también [Umweltbundesamt 1987].
  • Un colchón vegetal espeso protege la superficie del sustrato contra el viento. Debido a que así no se registra casi ningún movimiento de aire, la pérdida de calor por el efecto del viento tiende a cero.
  • En la madrugada, cuando la temperatura del aire exterior llega a su punto más bajo de la noche, normalmente se produce rocío en la vegetación. Este rocío matinal aumenta la temperatura en la capa de vegetación, debido a que la condensación de 1 g de agua hace liberar alrededor de unas 530 calorías térmicas. De esta manera, se reduce en parte la pérdida de calor por transmisión.
  • La masa térmica de la capa del sustrato, además del agua almacenada en las plantas y en el sustrato, producen una reducción en el rango de temperaturas.
  • A través de la respiración por las raíces se da una ganancia de calor – aunque sea muy leve – en la tierra. En invierno, esta ganancia de calor contribuye a que la tierra se congele con menos frecuencia.

Además, la fotosíntesis y la respiración ayudan a que se suavicen las oscilaciones de temperatura entre el día y la noche:

  • En la fotosíntesis, para cada molécula producida de C6H12O6 (glucosa) se consumen 2,83 kJ de energía. En días de verano, cuando prevalece la fotosíntesis, se produce un efecto de refrigeración. De noche, cuando ya no se da ningún proceso de fotosíntesis, se produce calor debido a la respiración.
  • El efecto de almacenamiento del calor latente en el sustrato ligero, hace que se amortigüen las diferencias de temperatura: cuando el agua en la capa superior del sustrato se congela, la transformación de un gramo de agua a un gramo de hielo hace que se liberen alrededor de unas 80 calorías térmicas. El sustrato en proceso de congelación permanece por un tiempo muy prolongado a una temperatura de 0º C, aunque la temperatura exterior sea bastante inferior. Durante la descongelación del hielo se consume otra vez la correspondiente cantidad de energía de unos 80 cal/g del hielo para la transformación del estado de agregación; sin embargo, casi toda esta energía se extrae del aire. Analizando el proceso en su totalidad, el efecto de almacenamiento del calor latente conduce a una ganancia térmica para el tejado.

En viviendas de construcción antigua y en oficinas en altillos, la protección térmica en verano conseguida por los techos verdes es de notable importancia. En edificios ubicados en Kassel, en varios casos se verificó que, con unas temperaturas exteriores de 30º C, la temperatura por debajo de la capa de tierra del techo verde nunca fue superior a 20º C (véase también el gráfico 2.6), y que la temperatura interior no superó nunca los 25º C. La fotografía  muestra el ejemplo de Berlín-Kreuzberg donde, gracias a la ampliación sobre la azotea, se ganó un local habitable adicional. Bajo el techo ajardinado se creó un clima confortable.

 

Techos Verdes

La Unión Europea requiere la máxima eficiencia energética en los edificios para el año 2050

Los eurodiputados quieren la máxima eficiencia energética en los inmuebles de la UE en el año 2050 y, para ello, apuestan por la renovación de los edificios para reducir su consumo. El Pleno celebrado la semana pasada respaldó el acuerdo alcanzado en diciembre entre los negociadores del Parlamento Europeo y el Consejo.

La nueva legislación obliga a los estados miembros a desarrollar estrategias nacionales a largo plazo para la renovación de edificios tanto públicos como privados, con el objetivo de recortar su volumen de emisiones contaminantes entre un 80% y 85% en relación al nivel de 1990.

El texto salió adelante con 546 votos favorables, 35 en contra y 96 abstenciones.

Planes nacionales

Los planes nacionales para un parque inmobiliario descarbonizado en 2050 deberán incluir objetivos orientativos para 2030 y 2040. Harán falta indicadores de progreso cuantificable para verificar el cumplimiento de las estrategias nacionales.

Entre otros aspectos, la directiva introduce disposiciones para fomentar la movilidad eléctrica en los edificios nuevos y lo que son objeto de renovación, como la ubicación de al menos un punto de recarga en inmuebles con más de diez plazas de aparcamiento y la instalación de cableado para la recarga.

Herramientas inteligentes

También está prevista la creación de una herramienta, denominada indicador de inteligencia, para medir la capacidad de los edificios para mejorar su funcionamiento y su interacción con el sistema en función de las necesidades de sus ocupantes, reduciendo así el uso de energía.

La Comisión Europea deberá desarrollar esta idea antes del final de 2019.

Los edificios nuevos, y los renovados en los que se sustituyan los sistemas de calefacción, deberán contar con dispositivos automáticos para regular la temperatura.

Se endurecen también las normas sobre inspección de los sistemas de calefacción y refrigeración.

Próximos pasos

Una vez aprobado por el Consejo, la directiva revisada sobre eficiencia energética de los edificios será publicada en el Diario Oficial de la UE. Entrará en vigor 20 días después. Los países cuentan con 20 meses para trasladar los cambios a la legislación nacional.

Bendt Bendtsen (PPE, Dinamarca) consideró que la revisión de esta directiva es una señal clara del compromiso con los objetivos internacional de lucha contra el cambio climático y de la determinación de avanzar hacia la Unión Energética. “El sector de la construcción juega un papel clave. Ofrecemos certidumbre a los inversores de que la renovación de edificios es un área prioritaria”, destacó.

Ya disponibles nuevas ayudas públicas en 2018 para la eficiencia energética de edificios e instalaciones

El Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital, ha lanzado un programa de ayudas, desde el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), para la segunda convocatoria del programa de ayudas destinadas a proyectos de rehabilitación energética de edificios. La cuantía de estas ayudas se cifra en 125,6 millones de euros.

Entre los objetivos señalados para acceder a dichas ayudas, debemos señalar la importancia de fomentar la sostenibilidad y la eficiencia energética mediante acciones dirigidas a la reducción de las emisiones de CO2, como también la reducción del consumo energético en los edificios.

Entre las medidas de eficiencia energética, que promueven dichas ayudas, encontramos algunas como la mejora de la eficiencia energética de la envolvente térmica o la optimización en las instalaciones térmicas y de iluminación. También se estimula la sustitución de energía convencional por energía solar térmica y por energía geotérmica. En definitiva, cualquier medida de eficiencia energética es susceptible de implantarse en este contexto. Para ello, existen soluciones que permiten conocer y analizar las debilidades de nuestro consumo energético. De esta forma, podremos adoptar soluciones de optimización energética, como sistemas de telemedida o contadores inteligentes que nos permitan adoptar un consumo energético más responsable. Diversas empresas, como Linkener, ya proveen de este tipo de soluciones tecnológicas a sus clientes.

La finalidad es mejorar la calificación del certificado energético total de las instalaciones, con respecto a la calificación energética original del edificio. Y debe hacerlo, al menos, en una letra, dentro de la escala de emisiones de dióxido de carbono.

Entre las bases de las ayudas, se determina que pueden beneficiarse de estas ayudas los titulares de edificios destinados a cualquier uso, sea doméstico o empresarial. Independientemente de su personalidad jurídica, pública o privada.

También podrán beneficiarse las comunidades de propietarios, o agrupaciones de comunidades de propietarios de edificios residenciales. Y también podrán hacerlo las empresas explotadoras, arrendatarias o concesionarias de edificios. Por último, cabe destacar que podrán beneficiarse las empresas de servicios energéticos.

Condiciones para las ayudas

Todos estos posibles beneficiarios podrán percibir esta ayuda dineraria sin contraprestación en base a un criterio social, en función de su grado de eficiencia energética, y con un importe máximo de un 30% de la inversión.

Se detalla también que los beneficiarios podrán solicitar un anticipo, de hasta el 40% de la ayuda concedida. Dichas ayudas provienen del presupuesto de un programa del Fondo Nacional de Eficiencia Energética que, al mismo tiempo, es cofinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).

Estas ayudas se inscriben dentro del marco del Plan Nacional de Acción de Eficiencia Energética 2014-2020.

Ventajas de adoptar medidas para la eficiencia energética

Cada vez más consumidores energéticos desean alcanzar la eficiencia en sus hogares y empresas. Un certificado energético de eficiencia es sinónimo de ahorro y rentabilidad. Por ello, gracias a estas ayudas, podemos implementar medidas sobre ámbitos tan diversos como el aislamiento térmico o la mejora de la calidad y confort interior. Además, es una forma de prevención y mantenimiento sobre nuestras instalaciones y equipamiento, debido al desgaste propio del paso de los años.

Y a ello, debemos añadir los beneficios de contribuir al cuidado del medio ambiente. De hecho, una de las claves de estas ayudas es alcanzar el objetivo de la reducción de nuestro consumo de energía para así frenar la emisión de CO2 a la atmósfera.

Todos aquellos interesados, podrán iniciar los trámites de solicitud mediante la aplicación informática de IDAE en, www.idae.es, desde el día 3 de febrero de 2018.

Proyecto solar de Autoconsumo Multifamiliar en Manhattan con 9.671 paneles

La isla de Manhattan, en Nueva York, contará en 2019 con la mayor instalación fotovoltaica de autoconsumo multirresidencial privada de Estados Unidos. El Proyecto Solar StuyTown, presentado el 8 de noviembre, consiste en un sistema de energía solar de 3,8 MW y 9.671 paneles que ocuparán unas 8,90 hectáreas y producirán energía suficiente para abastecer a más de 1.000 apartamentos anualmente.

StuyTown, es el complejo de apartamentos de alquiler más grande de Estados Unidos, con más de 11.200 viviendas multifamiliares en 56 edificios en unas 32,37 hectáreas en la zona este de Manhattan. Alberga a más de 27.000 neoyorquinos y representa el 1,7% de la población de Manhattan.

StuyTown Project Solar from StuyTown on Vimeo.

En StuyTown, se va a realizar un proyecto para abastecer de energía a más de 1.000 apartamentos anualmente de Manhattan (Nueva York). Se trata de la mayor instalación fotovoltaica de autoconsumo multirresidencial privada de Estados Unidos. El proyecto consiste en un sistema de energía solar de 3,8 MW y 9.671 paneles fotovoltaicos que ocuparán una superficie de unas 8,90 hectáreas en las azoteas de los edificios de la ciudad.

Una vez completado, la iniciativa StuyTown habrá triplicado la capacidad de generación de energía solar de Manhattan. La compañía de energía renovable, Onyx Renewable Partners, será la encargada de desarrollar la instalación del proyecto, que se espera que comience este invierno y se complete durante 2019.

Se espera que el proyecto reduzca aproximadamente 63.000 toneladas de emisiones de dióxido de carbono, comparable con retirar 12.000 automóviles de la circulación durante un año.

StuyTown es el primer edificio multifamiliar en Nueva York que ha recibido una certificación ENERGY STAR, obtenida durante tres años consecutivos por sus sofisticadas tecnologías de administración de energía. Otras iniciativas sostenibles en la propiedad incluyen la instalación de iluminación LED, intercambiadores de agua caliente de alta eficiencia, persianas para reducir la pérdida de calor y válvulas de regulación de agua doméstica, así como la incorporación de un sistema centralizado de edificios para controlar la calefacción y gestionar todas sus iniciativas sostenibles.

El proyecto ha sido presentado por las empresas Blackstone, a través de los fondos que administra en nombre de sus inversores inmobiliarios, e Ivanhoé Cambridge, una filial inmobiliaria de Caisse de dépôt et placement du Québec (CDPQ). El proyecto será administrado por StuyTown Property Services (SPS), la empresa de administración de propiedades de Stuyvesant Town y Peter Cooper Village.

Evolución de StuyTown

StuyTown lidera la posición en viviendas multifamiliares ecológicas, modernizando edificios y apartamentos para obtener la máxima eficiencia energética. Desde la introducción del compostaje hasta mejoras en iluminación, monitorización interna y más, StuyTown ha realizado importantes inversiones en los últimos 5 años para reducir la huella de carbono.

Desde 2011, ha habido una reducción del 6,8% en las emisiones de carbono, lo que significa un ahorro de más de 19 millones de euros en energía fósil. Esto es más o menos el mismo ahorro que 3.000 conductores que deciden ir en bicicleta o tomar el tren durante todo un año, o plantar un bosque de 400.000 árboles.

 

Actuaciones para la Sostenibilidad en StuyTown.

Una de las mejoras más eficientes ha sido la optimización del sistema de gestión de edificios en toda la propiedad, que permite a los ingenieros in situ supervisar y ajustar continuamente la calefacción, la refrigeración, la salida del garaje y más. Solo estos cambios han contribuido con más de 800.000 KWH de ahorro eléctrico, lo que equivale a 60 hogares que desconectan la electricidad durante todo un año.

La iluminación de todo el conjunto se ha actualizado, pasando de bombillas fluorescentes a LED. Este simple cambio resulta un ahorro eléctrico de más de 6 millones de KWH cada año. En 2016 también se han instalado lamas en los huecos de las escaleras y los elevadores para evitar la pérdida de calor durante el invierno. Además, la instalación de unidades combinadas de calor y energía (CHP) en la propiedad ayuda a subsidiar el agua caliente con electricidad, lo que permite a StuyTown producir estos servicios a un precio más económico.

La trituración de papel se realiza in situ cuatro veces al año, lo que brinda a los residentes acceso a un conveniente reciclaje a granel. Este programa trimestral produce más de diez toneladas de documentos triturados y reciclados de forma segura cada año.

Finalmente, StuyTown ha trabajado estrechamente con DSNY para introducir el compostaje en toda la propiedad. Cada edificio está equipado con un contenedor de compostaje que se vacía tres veces por semana. Más de 5 toneladas de compost se producen generalmente cada 2-3 días, lo que ayuda a que la ciudad de Nueva York reduzca el desperdicio de vertederos y alimente las plantaciones en toda la ciudad.

Por todas estas razones y más, StuyTown ha recibido la certificación ENERGY STAR durante 3 años consecutivos, convirtiéndola en la primera propiedad multifamiliar en Nueva York en recibir esta distinción.


Imágenes: https://www.stuytown.com