Nace “Ecovamos”, la primera comunidad de ocio y turismo sostenible de España

Ecovamos nace como la primera y única comunidad digital de nuestro país donde encontrar y compartir ocio, experiencias y destinos turísticos conscientes y sostenibles.

Esta gran y activa comunidad se ha convertido en punto de encuentro entre empresas con propuestas inspiradoras y la comunidad internacional de viajeros y consumidores de Ecovamos que buscan vivir experiencias innovadoras y acordes con sus principios.

Cada vez son más los turistas comprometidos que buscan mantener la misma coherencia, autenticidad y respeto hacia el entorno social y medioambiental que practican en su día a día, también en sus vacaciones y momentos de ocio.

Porque vivimos en una época en la que todos podemos aportar nuestro granito de arena para generar un cambio positivo en la sociedad. Lo que hacemos cada día, cómo nos divertimos o empleamos nuestro tiempo, también el tiempo de ocio, marca la diferencia.

Ecovamos es la primera plataforma que facilita este cambio social y apuesta por alternativas de entretenimiento y experiencias sostenibles que tienen un impacto positivo en las personas que las disfrutan y en los contextos donde tienen lugar.

“Nos encontramos con un viajero que necesita propuestas que vayan en coherencia con su estilo de vida, actividades que aporten valores, que les hagan vibrar y que dejen una huella positiva en su entorno. Atrás ha quedado el turismo de sol y playa. Ahora la demanda es disfrutar experiencias de vida que además contribuyan al bienestar del planeta”, afirma María José Fuertes, fundadora de Ecovamos.

A través de este portal web los usuarios pueden explorar tiendas, restaurantes, alojamientos, festivales, profesionales y marcas que apuestan por la ecología y el bienestar como piedra angular de su oferta. Un ejemplo de este tipo de ocio es el Wanderlust 108 Barcelona, que se celebrará este año por primera vez en España, y con quienes Ecovamos colabora, dándole apoyo a través de su plataforma, blog y redes.

En la plataforma de Ecovamos el usuario localiza tanto experiencias urbanas como rurales que tienen un impacto positivo en las personas que lo disfrutan y en la ciudad o localidad donde tienen lugar.

“Lo que compramos, cómo nos relacionamos con los demás, qué tipo de viaje decidimos hacer, cómo empleamos nuestro tiempo de ocio o a qué restaurante acudimos a cenar tiene que estar en armonía y coherencia con quiénes somos y con nuestros valores”, afirma Fuertes.

La comunidad cuenta ya con más de 250.000 seguidores activos de espíritu viajero que comparten y asisten a eventos dentro de su ciudad o de otras, tanto de España como del extranjero.

El perfil de usuario de esta comunidad es el de aquel que no solo se preocupa por la diversión, sino también porque ésta tenga una repercusión social y ambiental positiva y sostenible.

Ecovamos comenzó ofreciendo a sus usuarios la más completa guía de eventos de turismo sostenible y ocio consciente del país, llegando a contar con más de 1.000 eventos por trimestre. La gran acogida por parte de los usuarios le ha permitido evolucionar hasta esta nueva fase en la que la plataforma se ha rediseñado por completo para dar más voz a su comunidad. En ella, los usuarios pueden subir y valorar sus lugares, marcas y eventos favoritos.

Esta plataforma pionera en su sector invita a descubrir, a viajar y a compartir lugares, empresas o los proyectos más inspiradores. Cada proyecto o actividad puede ser valorada por los usuarios. Es una plataforma viva y en constante evolución.

“En nuestra plataforma nos gusta aunar ocio, bienestar y responsabilidad en un mismo lugar. Puedes pasártelo bien respetando el entorno y generando un impacto positivo en él”, añade la fundadora de Ecovamos.

Porque el ocio respetuoso es el único camino posible hacia un verdadero y sostenible cambio social.

Foto: Wanderlust Festival.

Cooperación medioambiental, una nueva forma de hacer turismo

Un grupo de particulares de la Ribera navarra desarrolla un innovador proyecto de ecoturismo que permite a los usuarios apoyar al medio ambiente a la vez que disfrutan de sus ansiadas vacaciones

Las nuevas tendencias de comportamiento y consumo obligan a los nuevos proyectos empresariales a ofrecer algo más al consumidor. El marketing analiza al target (público objetivo), su estilo de vida y principalmente sus motivaciones, para buscar y ofrecer nuevos servicios que las satisfagan; dando pie a modelos de negocio originales e innovadores que ofrezcan al gran público nuevas experiencias de consumo que les atraigan y estimulen.

Un grupo conformado por empresarios y otros colectivos de la Ribera navarra está desarrollando un innovador proyecto dentro del sector turístico. Se trata de un proyecto de ecoturismo que pretende ofrecer, junto a la posibilidad de alojamiento y acampada, la cooperación medioambiental por parte los usuarios. El complejo rural que pretenden erigir se sitúa junto a Las Bardenas Reales y el parque temático Senda Viva, y lo han bautizado bajo la denominación de Pan y Chocolate, Campamento Ecológico.

La posibilidad de cooperar con el medio ambiente por parte de los usuarios se asienta sobre varias bases. La primera de ellas tiene que ver con la forma en que el complejo que se va a construir. La utilización de materiales 100% naturales será una premisa que garantizará un mínimo impacto sobre el entorno y el medio ambiente; madera, tierra, caña o piedra sustituirán a los plásticos, metales, hormigón y todo tipo de prefabricados habituales.

Cabañas semienterradas con CIELO

Otro de los aspectos que refuerzan la posibilidad de cooperar con el medio ambiente tiene que ver con las energías y recursos que sustentarán la vida en el Campamento Ecológico. Los turistas que acudan al complejo habrán de adaptarse a los sistemas estrictamente ecológicos y naturales de los que se dispone, por lo que la experiencia natural y la aventura están servidas.

La decisión de no disponer de una red de saneamiento convencional dará pie a la utilización de baños secos, los cuales permitirán la reutilización del compost como abono natural en los huertos ecológicos que se ubican dentro del propio Campamento. Además de que las energías a utilizar serán 100% renovables; energía eólica (molino de viento), solar, biomasa y el mencionado compost tratarán de suplir y paliar los efectos nocivos del uso de tendidos eléctricos, redes de saneamiento convencional, carburantes, químicos y otros derivados del petróleo.

Bosuqe cabañas con CIELO

Pero esto no será la única de las inconveniencias gratamente aceptadas por los usuarios, dado que el agua a utilizar por éstos (no para el consumo) será procedente de la recogida pluvial, la cual será naturalmente depurada y reutilizada. Es lo que los ecologistas denominan aguas grises, cuya utilización permite evitar la gran contaminación de ríos y el elevado consumo de energía derivados de los procesos de depuración del agua que consumimos habitualmente.

La autoproducción de alimentos y un servicio de restauración ecológica como modelo de conducta sostenible será otra de las opciones que se proponen. Tendencias como la del Slow Turism y Slow Food, las cuales pretender dar valor a lo local y proponer un estilo de vida que fomente el espíritu interior, se hacen realidad en un espacio que ofrece al turista rural la posibilidad de descubrir otras alternativas de ocio y entretenimiento.

Plano del CampamentoDel mismo modo que en Stratford, estadio y principal sede de los últimos Juegos Olímpicos celebrados en Londres en 2012, nos encontramos ante un recinto completamente desmontable y reciclable. Es decir, la sostenibilidad del proyecto también pasa por la proyección de la vida de ese espacio y entorno tras su uso. Por lo que, en caso de desmontaje, se dispondrá de una mayor facilidad de reciclaje, un menor gasto energético, una minimización de costes, una proyección reducida de infraestructuras enterradas (canalizaciones, cableados, materiales tóxicos para el ecosistema, etc.), y en definitiva una mínima huella ecológica sobre el terreno, la flora y la fauna.Imágenes de CONJUNTO

Todo lo mencionado hasta ahora hace referencia a un apoyo indirecto del usuario hacia el medio ambiente. Sin embargo el proyecto también hace una propuesta de cooperación medioambiental activa y directa. Un porcentaje de los beneficios del Campamento irán destinados a proyectos de índole ecologista desarrollados por asociaciones y organizaciones sin ánimo de lucro. Pero además el proyecto contempla la implantación en el Campamento de un código de conducta que vaya en concordancia con los valores y finalidad ecológica del mismo.

Bardenas-Cabana-Las-Cortinas
Junto a esa promoción de una conducta sostenible se realizarán talleres y actividades para que los visitantes participen y completen su experiencia ecologista; horticultura y ganadería ecológicas, consejos de conducta práctica ecológica en la vida diaria, cultura y folclore de la zona, artesanía, actuaciones musicales, proyectos de repoblación, etc.

Tiendas de campaña con CIELO

Junto a la acampada y experiencia rural, el público, ya sea individual o familiar, tendrá acceso a información, formación y concienciación acerca de las diferentes problemáticas ecologistas en favor del respeto, cuidado y protección del medio natural. Por lo que se nos presenta una nueva forma de hacer turismo, cooperación medioambiental para condimentar tus próximas vacaciones con una experiencia de ocio 100% natural, divertida y sobre todo diferente.

Contacto: http://www.comunidadecologicapyc.com/

El canto de los pájararos desde las “cabanes”

A una hora desde Girona, hora y media en coche desde Barcelona, en el corazón del Montseny, dentro del término

las cabanesmunicipal de Sant Hilari Sacalm en Girona, anida un conjunto de cabañas perfectamente camufladas en el bosque. Podríamos pasear tranquilamente sin percibir que a 10 m se esconde una hermosa cabaña meciéndose en la cumbre de un árbol corpulento.

Manu y Karin, promotores con larga experiencia en deportes de aventura, están despertando una nueva inquietud y sensibilidad para los amantes de pasar la noche en contacto con la naturaleza. La clave del éxito se refleja en la falta que hay en el país de instalaciones parecidas para el deporte de experiencias similares. Estas instalaciones gozan de toda la seguridad, garantía, conocimiento e información necesaria, para la estancia en lo alto de un árbol en el bosque.Este pequeño poblado de cabañas se encuentra cercano a un parque de aventura.En Francia hay un total de 300 parques de aventura, y tan solo 20 en España, argumenta Manu Grymonpré. En lugares como en Suiza, Francia y Andorra, estos parques se localizan cerca de las estaciones donde se practican deportes de nieve.Estructura de madera

La estructura externa e interna es igual para las 10 cabañas, para facilitar la construcción y los costes. Las cabanes disfrutan de 30 m2 de superficie. La madera certificada de abeto Douglas, ha sido importada de Francia, dado que en Catalun

ya no tenemos la tradición de cortar la madera abstrayendo el duramen o corazón del tronco, parte más rosada y resistente, fundamental para construir la estructura que reparte el peso y las vigas. Para el aislamiento térmico de las paredes, desde el interior, las cabanes disponen de una capa de machihembrado de la misma madera protegida con aceite de linaza para la humedad, una capa de aislamiento

hecho de abeto y cáñamo, otra capa de machihembrado Douglas, una cámara de aire de 10 cm y una capa de machihembrado de castaño que da al exterior sin ningún tipo de protección ni barniz, ya que el propio castaño puede resistir las inclemencias del frío y calor durante 40 años. La cubierta, se ha forrado con pequeñas tabletas de madera de castaño (conformando las tejas), colocadas estratégicamente con la parte del ojo de la madera hacia abajo, para que el sol ondule la tableta con el calor, facilitando el desagüe del agua de lluvia.

Las puertas de la terraza se deslizan sobre guías, están construidas con doble cristal, obteniendo una resistencia térmica de resultado 1.5.

De cuatro de las ocho esquinas de las cabanes unas cuerdas de acero tensan y se unen en lo alto del tronco. Con esto se permite la suspensión y se impide la compresión de los laterales de la cabaña, repartiendo el peso de una totalidad de 4 toneladas y 200 kg.

Las cabanes se construyen en el llano del tronco, y una vez finalizadas se suben a lo alto del tronco con la ayuda de duplicadores de fuerza.

Bowles, el viajero y el arquitecto

ecoturismoNotas para pensar  en turismo,  arquitectura  y ecología.

La industria turística, como es bien sabido, es ya la más importante del mundo, y seguirá siendo así hasta que las arenas del tiempo se agoten y el sol cese de brillar. Un instante no tan lejano como usted piensa.

Sin embargo, poco o nada se habrá hecho por trasladar la cuestión a un terreno científico. Las Facultades que se crearon ex profeso en los últimos años se han centrado casi exclusivamente en la atención al visitante o turista, y en el modo altamente comunicativo e inter-subjetivo de satisfacer sus deseos más superficiales e inmediatos.

Se atribuye a Paul Bowles, en su obra The Sheltering Sky de 1949, la siguiente e importante distinción: Mientras que el turista por lo general se apresura a Volver a casa tras unos pocos días o semanas, el viajero no pertenece ni a éste lugar, ni al próximo ni tampoco al anterior, se mueve con parsimonia durante años, yendo de una parte del mundo a otra, sin saber si algún día Volverá ni adónde”. 

Traducido este fragmento a términos de Ecología, el turista vendría a significar un depredador. En cambio el viajero, fundiéndose con la Naturaleza, se ocuparía de regenerar su hábitat temporal, tanto física como culturalmente, igual que hacían los antiguos monjes giróvagos de Asia. La Vida es la Vía, se dice en el Dao que luego se tornó Zen y llegó caminando hasta Machado.

“Nuestra exangüe disciplina Arquitectónica ha sido, como en el Burlador de Sevilla, una suerte de convidado de piedra que, al no intervenir apenas en el proceso turístico, se limitaba a recoger algún eco de vagas ensoñaciones folklóricas, no necesariamente españolas sino también africanas, centroeuropeas, polinesias, filipinas o caribeñas, semblanzas de etnicidad y paraísos artificiales con alcohol y viandas a bajo precio en cuanto a lo confesable”, nos dice el profesor José María Cabeza cuando reflexiona sobre la presencia, la interacción entre el turismo y la arquitectura. Este texto está llamando la atención sobre la necesidad de poner voz, en este campo, a aquello de lo que la Arquitectura de hoy no habla: el Medio Ambiente; tan precario y exiguo que uno está tentado de sustituir la palabra “medio” por “miedo”, y proferir así el “miedo ambiente”, que sería una especie de versión cósmica del deportivo “miedo escénico”. Se trataría de hacer frente a esta trivial panoplia de historicismo moderno y artisticidad secularizada que caracteriza la arquitectura que sirve al turismo, mediante el carácter igualitario y la objetividad de la Ciencia. Operar mediante ese sistema de Composición que hemos dado en llamar Diseño Científico y, en lo particular, Técnica Bioclimática.

La realidad aún hoy, después de tantos años de prédica, es que el descomunal tamaño de la industria turística y su proporcional impacto son un porcentaje no pequeño del impacto de la actividad humana. Huella que con frecuencia se imprime en parajes muy sensibles.

Paradójicamente, en los foros sobre el tema, es más frecuente oír lamentos del impacto que el cambio climático tendrá sobre el turismo de playa o el esquí, o Venecia, que reflexiones acerca del impacto que tiene el turismo sobre el clima! ¿Será miopía o cinismo? (recordemos a Kennedy, “No te preguntes lo que América puede hacer por ti…”).

El impacto que mencionamos tiene dos fuentes principales: el transporte y la edificación. Aunque se debate sobre porcentaje atribuible a cada factor, está claro es que son los dos grandes responsables de consumo de energía y recursos, emisiones asociadas y, por lo que se refiere a los edificios, impacto material en el paisaje y el recurso suelo.

Master en Gestión del Turismo Ecológico y Sostenible

En la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Montes de Madrid se va a celebrar, de febrero a julio, el Máster en Gestión del Turismo Ecológico y Sostenible. Este evento está organizado por Departamento de Ingeniería Forestal y la Politécnica y en él que colaboran un buen número de entidades entre las que se encuentra EcoHabitar. Puedes tener más información en el T 913 366 403 o en fundacion.montes@upm.es