EcoHabitar medio colaborador de NESI Global Forum 2019

EcoHabitar, publicación de referencia en el mundo de la construcción sostenible, será medio colaborador de NESI Global Forum 2019, el ‘Foro Global de la Nueva Economía e Innovación Social’, que celebrará su segunda edición del 24 al 26 de abril en Málaga.

De este modo, EcoHabitar difundirá la actualidad de NESI Global Forum 2019, que tratará de dar respuesta a tres necesidades básicas (alimentación, vivienda y vestido) y tres recursos que las hacen posibles (energía, finanzas y trabajo). El Foro está co-organizado por el Ayuntamiento de Málaga, la Diputación de Málaga y la Universidad de Málaga. Además, estará respaldado por CIFAL Málaga, dependiente del Instituto de las Naciones Unidas para Formación Profesional e Investigaciones (UNITAR), y cuenta con la colaboración de la Wellbeing Economy Alliance (WEAll), una iniciativa global que conecta movimientos que trabajan para crear una economía al servicio de las personas y el Planeta.

El Foro de la nueva economía desde 2017

Considerado como el ‘Davos’ de la nueva economía y la innovación social, en su primera edición celebrada en la capital de la Costa del Sol en 2017, reunió a más de 700 personas de más de 40 países, incluyendo referentes empresariales, académicos y del activismo social que trabajan para construir una nueva economía al servicio de las personas y el Planeta. De cara a la segunda edición, NESI Global Forum quiere superar el número de asistentes de 2017.

El NESI Global Forum 2019 se centrará en cómo alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas y cumplir con el Acuerdo de París y la Agenda del Cambio Climático, a través de la acción local. De este modo, el Foro se establecerá en el año 2030 para crear un ambiente especial. Los participantes serán invitados, durante el Pre-Foro (febrero-marzo), a descubrir soluciones que ya existen en diferentes sectores clave como la comida, la vivienda y el urbanismo, la moda sostenible, la energía, el trabajo y las finanzas. Durante el Foro NESI (del 24 al 26 de abril), ‘Soñar’ será la Ciudad perfecta 2030 y tratará de diseñar cómo pasar de la visión actual a la visión colectiva mediante la acción colaborativa para cada sector clave. Finalmente, habrá una llamada a la acción, al igual que en la edición de 2017 en la que se lanzó la Carta de NESI.

Hasta la fecha han confirmado asistencia ponentes como Peter Hoolbork, CEO de Social Enterprise UK; Marcos Eguiguren, CEO de la Global Alliance for Banking on Values; Pedro Tarak, cofundador de Sistema B; Stewart Wallis, presidente de la Wellbeing Economy Alliance (WEAll); Rajiv Joshi, director general y miembro fundador del B Team; o Amaya Apesteguía, especialista en consumo ético y colaborativo de OCU.

Sobre NESO Global Forum

NESI Global Forum 2019 es una iniciativa impulsada por la Fundación Global Hub por el Bien Común en 2017 para co-crear una nueva economía más sostenible, justa, democrática y centrada en las personas. La Comunidad NESI (New Economy and Social Innovation) cuenta con una secretaría técnica que coordina toda su actividad, con una red de expertos que apoyan su desarrollo, con grupos que promueven proyectos a nivel local (NESI Local Hubs) y una comunidad NESI. En 2017, se celebró la primera edición de NESI Global Forum 2017 en Málaga, que tiene carácter bianual, y del 24 al 26 de abril tendrá lugar la segunda edición en la capital de la Costa del Sol.

www.http://neweconomyforum.org

Vídeo: https://neweconomyforum.org/es/nesi-global-forum-2019-ES/

Sobre EcoHabitar

Revista referente en el sector de la bioarquitectura, la bioconstrucción y la biología del hábitat desde una perspectiva de la ecología profunda. Fundada en el año 2004, es pionera en la divulgación de una nueva forma de edificar desde la sostenibilidad real, la eficiencia energética, la salud y el respeto al entorno.

http://www.ecohabitar.org/


 

Más información y contacto:

Álvaro Sánchez Serrano. Coordinador de Comunicación del NESI Forum
Tfno: + 34 606 098 558
Email: alvaro@neweconomyforum.org
www.neweconomyforum.org
www.facebook.com/nesiforum

NESI Global Forum apuesta por una globalización más humana, el gran desafío de Davos

NESI Global Forum, el ‘Foro Global de la Nueva Economía e Innovación Social’ que celebrará su segunda edición del 24 al 26 de abril en Málaga, reclama a los representantes mundiales que se darán cita la próxima semana en el Foro de Davos una globalización más humana que ponga en el centro a las personas y genere el cambio hacia un modelo económico y social más sostenible.

‘Globalización 4.0: Configurando una arquitectura global en la era de la Cuarta Revolución Industrial’ será el eje sobre el que girará el próximo encuentro anual Davos 2019, organizado en esta ciudad suiza desde 1991 por el Foro Económico Mundial. “Desde el inicio de la crisis económica mundial de 2008, Davos sigue sin afrontar el debate sobre el cambio de modelo económico y, por lo tanto, sigue sin aportar soluciones reales a los desafíos actuales, como una economía enfocada a mejorar la vida de las personas”, afirma Diego Isabel, director de NESI Global Forum.

Con la premisa de cambiar la economía para cambiar el mundo, desde NESI Global Forum 2019 reivindica que los nuevos movimientos económicos se incorporen como parte de la solución a la Globalización 4.0 y la Cuarta Revolución Industrial. “En la actualidad ya existen movimientos que promueven este cambio de paradigma, como la Economía Circular, la Economía Social y Solidaria, la Economía del Bien Común, la Economía Colaborativa, Finanzas Éticas o la innovación social”, recuerda Isabel.

En un momento en el que la sociedad mundial dirige su mirada hacia Davos, NESI Global Forum ofrece 10 respuestas que la nueva economía y la innovación social pueden dar a los retos de la Globalización 4.0 y a los 10 principales riesgos recogidos en el Informe Global de Riesgos 2019 del Foro Económico Mundial, que este año se centra en cambio climático y medio ambiente, ciberseguridad, migraciones, crisis del agua y crisis económica.

-Nueva economía: La economía no se puede enfocar en el cortoplacismo, sino en el largo plazo, para contribuir al bien común, reducir las desigualdades y buscar el desarrollo y bienestar de las personas.

-Geopolítica: La democracia y el respeto de los derechos humanos tienen que prevalecer en todas las relaciones entre países, fomentando la igualdad y la integridad de las personas frente a los intereses meramente económicos.

-Capital humano: En plena digitalización y robotización del empleo, el mercado laboral tiene que proporcionar un trabajo decente, que respete los derechos humanos y fomente el desarrollo personal. Una nueva economía que garantice la pre-distribución y redistribución de los recursos existentes, considerando las necesidades de las generaciones futuras, así como la adaptación y formación a las nuevas necesidades.

-Industria 4.0 y digitalización: La Globalización 4.0 pasa por una apuesta definitiva por la humanización de la Cuarta Revolución Industrial, en la que las personas sean el centro de cualquier transformación.

Cambio climático y medio ambiente: El futuro de la economía pasa por la adaptación de cualquier actividad al respeto medioambiental, la descarbonización de la economía para frenar el calentamiento global, como promueve el Acuerdo de París, el fomento de la economía circular y la regeneración de los ecosistemas.

Desigualdad: Desde la crisis de 2008 la desigualdad se ha acentuado en todo el mundo, y el crecimiento económico no es suficiente para reducir la pobreza si no se tiene en cuenta la dimensión social y ambiental de la economía para la redistribución de la riqueza. Por eso, el desarrollo sostenible tiene que ser el eje sobre que el que construir la nueva economía.

-Lucha contra el hambre: Según la FAO el hambre sigue creciendo en el mundo y ya alcanza a 821 millones de personas. Además, 892 millones de personas no tienen acceso a agua. Para afrontar este problema, recogido en los ODS, son necesarias profundas modificaciones en los tratados internacionales de comercio, las políticas de subsidios agrícolas y la gestión del agua.

-Refugiados y migraciones: La cifra de refugiados en el mundo sigue creciendo. En 2017, según el informe anual ‘Tendencias Globales de ACNUR’, 68,7 millones de personas habían sido expulsadas de sus hogares, lo que supone un promedio de una cada dos segundos. El derecho al asilo es uno de los 30 artículos de la Declaración de los Derechos Humanos que todos los países y empresas tienen que cumplir.

-Innovación social: Los desafíos de la globalización necesitan soluciones innovadoras para afrontar los retos sociales y medioambientales. La economía colaborativa o la cultura del “háztelo tú mismo” están transformando el rol de los ciudadanos y los consumidores, que, por ejemplo, se han convertido en productores de energía solar y demandan mayor compromiso por parte de las empresas.

-Objetivos de Desarrollo Sostenible: Los 17 ODS, aprobados por la ONU en septiembre de 2015, tienen que ser asumidos por empresas, gobiernos y ONG e integrarse en cualquier actividad. Son la hoja de ruta del desarrollo sostenible hasta 2030 para luchar contra la pobreza y el hambre, fomentar la igualdad, extender la educación y cuidar el planeta, y requieren la suma de esfuerzos de todos los agentes de la sociedad civil.

NESI Global Forum, el ‘Davos’ de la nueva economía

Considerado como el ‘Davos’ de la nueva economía y la innovación social, NESI Global Forum 2019 tratará de dar respuesta a tres necesidades básicas (alimentación, vivienda y vestido) y tres recursos que las hacen posibles (energía, finanzas y trabajo). El Foro está co-organizado por el Ayuntamiento de Málaga, la Diputación de Málaga y la Universidad de Málaga. Además, estará respaldado por CIFAL Málaga, dependiente del Instituto de las Naciones Unidas para Formación Profesional e Investigaciones (UNITAR), y cuenta con la colaboración de la Wellbeing Economy Alliance (WEAll), una iniciativa global que conecta movimientos que trabajan para crear una economía al servicio de las personas y el Planeta.

Sobre NESI Global Forum

NESI Global Forum 2019 es una iniciativa impulsada por la Fundación Global Hub por el Bien Común en 2017 para co-crear una nueva economía más sostenible, justa, democrática y centrada en las personas. La Comunidad NESI (New Economy and Social Innovation) cuenta con una secretaría técnica que coordina toda su actividad, con una red de expertos que apoyan su desarrollo, con grupos que promueven proyectos a nivel local (NESI Local Hubs) y una comunidad NESI. En 2017, se celebró la primera edición de NESI Global Forum 2017 en Málaga, que tiene carácter bianual, y del 24 al 26 de abril tendrá lugar la segunda edición en la capital de la Costa del Sol.

www.http://neweconomyforum.org

Vídeo: https://neweconomyforum.org/es/nesi-global-forum-2019-ES/

 

Regalando dinero a las puertas de Lehman Brothers

Regalando dinero? Diez años después del colapso de Lehman Brothers que inició en 2008 la crisis económica, representantes de la nueva Wellbeing Economy Alliance, WEAll han invitado en las calles de Nueva York a los transeúntes a repensar nuestra relación con el dinero regalando dólares.

El sábado 15 de septiembre, la activistas de la Wellbeing Economy Alliance (WEAll) y de Change Finance han organizado un “FREE MONEY DAY”  (día del dinero gratis) y han entregado dos dólares a cualquier persona que los quisiera. La única condición, que entregaran uno de los dos dólares a alguien más.

Este acto de generosidad en las calles de Nueva York intenta poner la atención en la necesidad de cambiar el modelo económico, basado en la acumulación de capital, hacia un nuevo modelo que esté al servicio de las personas y del planeta.

Regalando dinero

 

Free Money Day: regalando dinero

En total se entregaron 500 dólares a 250 personas en un total de dos horas en la Séptima Avenida en pleno corazón de Manhattan. Muchas personas se detuvieron a intentar entender el por qué se estaba regalando dinero gratis.

El intercambio de ideas e incluso abrazos fue continuo y muchas personas destacaron que ese gestó las ayudó a cambiar su actitud, entender que lo que realmente importan son las relaciones personales y disfrutar de una manera distinta y más plena el resto del día.

“El Free Money Day es una invitación a repensar nuestra relación con el dinero de una manera diferente y divertida. Cada vez más personas son conscientes de la necesidad de transformar nuestra economía en una economía que realmente ponga a las personas y el planeta en el centro” declaró Diego Isabel, que lidera la Estrategia y Relaciones Externas de la Wellbeing Economy Alliance y dirige el Foro NESI de Nueva Economía e Innovación Social.

Liberar a nuestra sociedad de la avaricia del actual modelo financiero

Benoit Lallemand, Secretario General de Finance Watch, declaró que: “Para afrontar nuestros desafíos en materia social, medioambiental y política, debemos, como primer paso, liberar a nuestra sociedad de la avaricia del actual modelo financiero”.

“Si el Sistema financiero se diseñara de manera adecuada, podría tener un importante impacto positivo en la vida de las personas”, continuó Lalleman.

Notas

  • La Wellbeing Economy Alliance (WEAll) es una organización sin ánimo de lucro cuya visión es transformar el modelo económico en uno que esté al servicio de las personas y el planeta. WEAll está formada por más de 30 redes y movimientos de nueva economía y ha sido co-fundada por el Foro NESI cuya cita bianual se realiza en Málaga, siendo el siguiente Foro del 24 al 26 de Abril de 2019. Más información en wellbeingeconomy.org
  • Free Money Day en un evento global que invita a la gente a compartir y repensar su relación con el dinero. http://www.freemoneyday.org/
  • Finance Watch es una organización independiente sin ánimo de lucro dedicada a hacer que las finanzas están al servicio de la Es también la coordinadora de la coalición global Change Finance y lídera la campaña #10YearsOn

Foro NESI de Nueva Economía e Innovación Social

Diferentes formas de actuar, diferentes herramientas para hacerlo, pero una meta común: transformar la economía y hacerla una más afín a las personas y al planeta. Las Nuevas Economías emergen con fuerza y cada vez están más presentes en Planes, estrategias e iniciativas municipales.

Las ciudades emiten el 70% de los Gases de Efecto Invernadero y para el 2050, ONU prevé que dos tercios de la población vivan en ellas. Es por esto que en el FORO NESI Clima 2018 se abordarán los retos que supone el Cambio Climático desde la perspectiva de las ciudades, y a través de la puesta en valor de las propuestas que nos traen estas Nuevas Economías.

Datos Clave:

Objetivos del Foro:

  • Conocer buenas prácticas de aplicación de las soluciones innovadoras de las nuevas economías en el medio urbano en cuanto a disminución de emisiones y adaptación al cambio climático en los sectores energía, industria, transporte, urbanismo, construcción, turismo y finanzas.
  • Informar e implicar a los responsables del desarrollo de políticas públicas (niveles local, regional, nacional), a los agentes socio-económicos y a la ciudadanía en la implementación de las nuevas economías de cara a disminuir las emisiones de carbono.
  • Elaborar y ofrecer hojas de ruta prácticas de implementación para entidades locales y también a nivel de políticas públicas regionales/nacionales

Destinatarios:

El Foro NESI Clima será un lugar de encuentro y trabajo participativo para técnicos municipales, representantes de administraciones públicas locales y regionales, empresas, ONGs, Universidades, centros de investigación y ciudadanía interesada en conocer las propuestas de las nuevas economías para afrontar el reto del cambio climático.

Ponentes principales:

  • Albert Cañigueral. Conector Ouishare
  • Borja Izaola. Arquitecto, antropólogo y coach en sostenibilidad
  • Carlos Askunze Elizaga. Coordinador de REAS Euskadi-Red de Economía Alternativa y Solidaria
  • Christian Iaione. LabGov – LABoratory for the Governance of the Commons
  • Diego Isabel La Moneda . Director Foro NESI
  • Dirk Holemans. Concejal en Gante (Bélgica)
  • Emma Ortíz Barredo. Coach ejecutivo y de equipos.
  • Erika Martínez. Departamento de comunicación de Goiener S.Coop
  • Iñaki Alonso – vicepresidente de la Cooperativa Teatro del Barrio
  • Iván del Caz de Diego. Co-fundador Bikonsulting
  • Javier Goikoetxea. Economía del bien Común.
  • Juan Carlos Escudero, Jefe del Área de Información e Innovación para la Sostenibilidad. Centro de Estudios Ambientales del ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz.
  • Kristina Apiñaniz. Directora de AClima
  • Lluis Torrens, Director de Planificación e Innovación. Ayuntamiento de Barcelona.
  • María Fernández. Responsable de proyectos de sostenibilidad en el Servicio de Empresas del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz.
  • Nicola Cerantola. Fundador de Ecologing
  • Oscar Fernández – Concejal de VitoriaGasteiz
  • Reyes Montiel, Área de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid
  • Susana Cantero, activista y miembro de la asociación Zabalortu
  • Susana Conde Rey. Global Sustainable Tourism Council

Más información sobre los ponentes: http://neweconomyforum.org/es/nesi-clima-2018/#NesiClima2

Foro NESI de Nueva Economía e Innovación Social

Las nuevas economías (economía circular, economía colaborativa, economía del bien común, economía social y solidaria, etc.) emergen con fuerza ante un panorama de incertidumbre mundial al que contribuye en gran medida el Cambio Climático. Oímos hablar cada vez más de conceptos como cohousing, passivhaus, huertos urbanos, aumento de áreas verdes, ciudades inteligentes, movilidad sostenible, comercio local, entre otros muchos. No obstante, la mayoría de la sociedad no tiene muchas veces el tiempo, la capacidad o las herramientas para saber “qué se está cociendo”.

Ponentes de talla internacional

El Foro contará con grandes expertos en Nuevas Economías como Borja Izaola, arquitecto, antropólogo y coach en sostenibilidad, quien declara que “el sector de la construcción no puede volver a las prácticas que generaron la fase inmobiliaria de la crisis”. Borja también señala que “normalizando la generación y consumo de renovables ‘on site’, reverdeciendo cubiertas, fachadas, parques, alcorques y taludes, favoreciendo los materiales de origen natural y haciendo arquitectura y urbanismo bioclimático, se puede generar empleo y valor social digno, y crear ciudades y ciudadanía resilientes ante el cambio climático”.

Además de contar con Borja y otros ponentes de talla internacional, en el Foro se realizarán talleres participativos donde los asistentes podrán contribuir a co-crear una nueva economía afín a las personas y el planeta.

Son muchos los ejemplos de ciudades y personas movilizándose y que ya apuestan por las nuevas economías.

Todos estos conceptos e ideas, cada vez más, están tomando forma de propuestas frescas e innovadoras para mitigar y adaptarse al Cambio Climático. Así, por ejemplo, los proyectos de cohousing “entrepatios” o “trabensol”, desarrollan una alternativa que fomenta los espacios de convivencia y aumenta los servicios en las viviendas. También en varias ciudades, como Valencia, Madrid, Barcelona y otras, se está promoviendo con fuerza la eficiencia energética en los edificios municipales y alumbrado público. En el caso de Vitoria, desde hace mucho se apostó por las zonas verdes como sumideros de carbono y se ha involucrado a las empresas locales en el denominado Pacto Verde.

En ese sentido, el foro NESI está realizando, con apoyo de expertos de estos nuevos movimientos económicos, un estudio que recopila más de 20 Buenas Prácticas, ya en implementación, que contribuyen a la mitigación y adaptación del Cambio Climático en nuestras ciudades. Este estudio tendrá su primera presentación al público en el Foro NESI Clima de Vitoria.

Esta importante cita, que se lleva a cabo con el apoyo de la Fundación Biodiversidad y el Ayuntamiento de Vitoria, atraerá a cientos de técnicos municipales, representantes de administraciones públicas locales y regionales, empresas, ONGs, Universidades, centros de investigación y ciudadanía interesada en conocer las propuestas de las nuevas economías para afrontar el reto del cambio climático.

Las inscripciones se pueden realizar desde la página web oficial del evento: http://neweconomyforum.org/es/nesi-clima-2018/

Es necesaria la participación de todos para hacer de este mundo, uno que merezca la pena vivir, para nosotros y para nuestros hijos, pues, según palabras de Christiana Figueres (exsecretaria ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático): “es la primera vez en la historia de la humanidad, que intencionalmente tenemos que cambiar nuestro modelo de desarrollo económico”.

Web del Foro e inscripciones

http://neweconomyforum.org/es/nesi-clima-2018/

Listado de ponentes

http://neweconomyforum.org/es/nesi-clima-2018/#NesiClima2

 

Documento resumen de las Buenas Prácticas obtenidas en el estudio “Las nuevas economías y la innovación social como herramienta de adaptación al cambio climático en ciudades y otros asentamientos urbanos

documento_resumen_de Buenas_Practicas

Creciente influencia de las monedas regionales

El economista E. F. Schumacher argumentó en “Small Is Beautiful” (“lo pequeño es hermoso”) en el subtítulo “Economía como si a la gente le importara” que desde un punto de vista verdaderamente económico, la forma más racional de producir es “a partir de recursos locales, para las necesidades locales”.

Jane Jacobs, la querida autora de “muerte y vida de las grandes ciudades americanas”, enfatizó el punto de Schumacher a través de su análisis de una ciudad-región sana como una que creaba las industrias “de substitución de importación” de forma continua.

Sin embargo, una economía regional bien desarrollada que produce para sus propias necesidades sólo es posible cuando el control de sus recursos y finanzas está dentro de la propia región. La propiedad de la tierra, los recursos naturales y la industria son cada vez más controlados por las fuerzas del mercado según los caprichos del mejor postor. Del mismo modo, la toma de decisiones sobre quién recibe crédito está cada vez más centralizada en los grandes bancos que tienen una parte controladora en la emisión de divisas. La mayoría de las regiones se enfrentan a la preocupante realidad de que sus recursos económicos están sujetos a fuerzas externas al área.

Esta situación requiere una reorganización de las instituciones económicas para que respondan a las condiciones locales y sirvan de manera equitativa a las personas que viven en un área. Los fideicomisos de tierras comunitarias, las empresas propiedad de los trabajadores y los trabajadores, los bancos locales sin fines de lucro y las monedas regionales son algunas de las herramientas para construir economías regionales fuertes.

Debido a que todos hemos aprendido a asumir que las monedas nacionales son la norma, una moneda regional es quizás la menos comprendida de estas herramientas. Jane Jacobs, en su libro “Ciudades y riqueza de las naciones”, considera la economía de una región como una entidad viva constantemente en proceso de expansión y contratación. Ella identificó una moneda regional como el regulador apropiado de esta vida que respira y fluye.

Al igual que una nación, una región que no produce un número suficiente de los bienes que consume viene a depender en gran medida de las importaciones y encuentra su moneda devaluada. Los costos de importación aumentan, el intercambio de bienes se reduce, y la región tiene que “pedir prestado”, lo que significa que exporta su capital (dólares, no bienes) y termina importando casi todo lo que necesita. Pero si la región está abasteciendo sus propias necesidades, entonces su moneda “se endurece” y mantiene su valor relativo a otras monedas. Las importaciones son más baratas, y el comercio es más equitativo -o incluso sesgado en favor de la región autosuficiente o “que sustituye a las importaciones”.

Jacobs describe las monedas como “poderosos portadores de información de retroalimentación … y poderosos desencadenantes de ajustes, pero en sus propios términos: una moneda nacional registra, sobre todo, información consolidada del comercio internacional de una nación”. Esta retroalimentación informa a los responsables de la política económica. Pero, ¿debería la región industrial de los Grandes Lagos o los estados del cinturón agrícola ajustar sus economías de la misma manera que los estados del Sunbelt o el Silicon Valley de la Costa Oeste?

Una parte muy significativa de la economía de cualquier región está gobernada por un sistema monetario y bancario sobre el cual los miembros de una comunidad tienen poca o ninguna representación. La dependencia de las monedas nacionales, en realidad, priva a las regiones de una herramienta de autorregulación y permite que los bolsillos económicos vacíos se muevan sin ayuda en una nación aparentemente próspera. Lo que se requiere es el establecimiento de un sistema con responsabilidad comunitaria.

Una moneda nacional facilitó la industrialización de los Estados Unidos, que a su vez creó muchos puestos de trabajo; Sin embargo, la centralización del sistema monetario también ha servido para centralizar los beneficios del sistema.

A diferencia de una moneda nacional, que fácilmente sale de la región en la que se crea su valor, una moneda local o regional sólo puede circular en un área limitada; Las monedas locales y el capital local no pueden viajar a los centros de dinero para financiar las operaciones de las corporaciones  multinacionales o pagar intereses sobre la deuda. Las decisiones de crédito son en su lugar tomadas por los banqueros locales con un conocimiento personal particular no sólo de los prestatarios, sino también de las necesidades de la región en su conjunto.

El sur de Berkshire, ciudad de Great Barrington, Massachusetts, sede del Centro Schumacher, ha liderado el desarrollo de su propia moneda, BerkShares. Nuestra historia, que tiene lugar durante las últimas cuatro décadas, hace claros los detalles de cómo funciona una moneda local y cómo se fomenta la autonomía económica regional. Lea la relación completa aquí.

El reciente artículo de Aaron Fernando en Shareable describe cómo funcionan las BerkShares y refuerzan a otras iniciativas de economía local en la región, incluyendo un Community Land Trust y el Community Supported Agriculture. Lea el artículo aquí.

Pero la historia de Berkshire es sólo una de un número creciente de historias de ciudades-regiones que emiten sus propias monedas.

En Barcelona, la capital de Cataluña, España, el pueblo eligió a la alcaldesa Ada Colau en 2015. Colau, que había ganado la atención como activista anti-desahucios durante el apogeo de la crisis financiera española, se sumó a una plataforma que incluía una moneda local para Barcelona. Miquel Ortega, comisionado de la ciudad para el comercio, consumo y mercados, defendió en el ayuntamiento que una moneda local ayudaría a Barcelona a “mantener la rotación de flujos dentro de la ciudad para traer más beneficios a la población”. Lea más aquí.

La moneda de Barcelona aún no se ha lanzado, pero en la vecina Santa Coloma de Gramenet el gobierno de la ciudad lanzó “La Grama” a principios de 2017. El año pasado, la ciudad realizó un estudio para averiguar qué pasó con el dinero de los contribuyentes y con subvenciones a organizaciones locales. Lo que encontraron fue chocante: el 90% abandonó la ciudad en tres días. La Grama ayudará a mantener ese dinero local por más tiempo, apoyando a las empresas de propiedad local dentro de las murallas de la ciudad, y no al centro comercial cercano.  Leer más aquí.

En Bristol, Inglaterra, la ciudad acaba de recibir una subvención de £ 561,868 para expandir su moneda regional para construir un programa de préstamos sin interés. Esta es la ciudad donde el alcalde accedió a cobrar el 100% de su salario en Bristol Pounds.

A medida que las monedas específicas de las ciudades-regiones se multiplican, su aplicación se ha vuelto cada vez más sofisticada, asegurando la longevidad y fomentando la vitalidad económica regional.

Busca ejemplos emergentes en alguna ciudad cercana.


Artículo traducido por el colectivo Osel

El Foro de Nueva Economía concluye con 94 propuestas para reconducir el sistema económico hacia dimensiones más justas y éticas

Un total de 94 propuestas para mejorar la calidad de vida de las personas a través de una nueva economía basada en la justicia y la ética. Éste es el resultado final del primer Foro Global de Nueva Economía e Innovación Social (NESI Forum), que concluyó el pasado sábado en Málaga tras cuatro días en los que más de 700 personas de 43 países debatieron sobre cómo poner a las personas en el centro del progreso y corregir los abusos del sistema económico actual. En el evento han tomado parte 60 ponentes y 80 facilitadores, encargados de establecer el contacto entre los diferentes actores del congreso.

Personalidades como Christian Felber, creador de la Economía del Bien Común, un movimiento que busca fomentar un cambio de paradigma para promover el bien común como objetivo final de empresas, administraciones y entidades sociales; Gunter Pauli, creador de la Economía Azul, que propone la utilización responsable de los recursos naturales para favorecer la sostenibilidad; Joan Melé, miembro del Consejo Asesor de Triodos Bank; o Tessa Wernink, cofundadora de Fairphone, el primer teléfono móvil modular, justo y socialmente responsable, han intervenido en Málaga y han lanzado al mundo un mensaje claro: la economía debe cambiar y ser más participativa, más plural y más integradora.

Para Diego Isabel La Moneda, director de NESI Forum y cofundador del Global Hub por el Bien Común, un centro que busca la promoción de una nueva economía a través de la innovación social, “NESI Forum es sólo un comienzo. Acabamos de echar a andar y esto es sólo un comienzo para cambiar el modelo de sociedad y de relación de las administraciones y las empresas con las personas”. Además, ha destacado que “se trata de la primera ocasión en que distintas tendencias y movimientos económicos se han unido, y debemos hacer que esto no quede sólo en palabras, sino transformarlo en hechos”.

94 PROPUESTAS DE ACCIÓN

En el foro se han lanzaron un total de 94 propuestas para fomentar la colaboración y el trabajo conjunto en los cuatro ámbitos que se trataron: banca ética, sostenibilidad, las organizaciones y el bien común, y educación. Entre ellas destacan, por ejemplo, la creación de organizaciones que aglutinen a usuarios potenciales de productos y servicios para proveer de ideas a los fabricantes e ideólogos; potenciar la economía circular a través de la educación en centros educativos; la profesionalización de las organizaciones no gubernamentales y la remuneración del voluntariado.

Entre los principales patrocinadores del evento han estado el Ayuntamiento de Málaga, la Diputación Provincial y la Universidad de Málaga. Por su parte, Rafael Ventura, vicerrector de Innovación Social y emprendimiento de la UMA, ha destacado el papel de la universidad como motor de cambio. “En NESI ha habido más de 30 profesores universitarios y 100 estudiantes como participantes, porque creemos que a través de la docencia, la formación y la investigación se pueden cambiar las cosas”, ha señalado.

Por otro lado, Elías Bendodo, presidente de la Diputación Provincial de Málaga, se ha comprometido a llevar la innovación a todos los rincones de la provincia, “para que todos los malagueños y malagueñas tengan las mismas posibilidades”, y también ha destacado el papel del turismo dado el relevante papel de Málaga en este sector: “Propongo que celebremos en Málaga un foro de turismo sostenible, porque el turismo genera contaminación, consumo excesivo, y es un sector muy importante para nuestra provincia”, ha añadido.

Por último, Julio Andrade, teniente de alcalde delegado de Derechos Sociales, Buen Gobierno y Transparencia del Ayuntamiento de Málaga, se comprometió a impulsar una compra pública basada en valores y criterios de sostenibilidad, así como a fomentar las dinámicas de participación ciudadana en Málaga. “Tenemos que crear espacios de diálogo para que las empresas innovadoras tengan acceso al capital para financiar sus proyectos”, ha propuesto.

APERTURA A LA CIUDADANÍA

El pasado sábado, el Centro de Arte Contemporáneo acogió el Mercado de NESI, un acercamiento a los habitantes de Málaga, para que pudieran visitar exposiciones sobre moda ética y sostenible, la proyección de varios documentales o una sesión de acroyoga inclusivo destinado a niños, personas mayores y personas con discapacidad.

 

NESI es el único Foro Global sobre Nueva Economía e Innovación Social que reúne a los principales actores de cambio y líderes de opinión para pensar, dialogar y asentar las bases de una Nueva Economía basada en valores y en el BIEN COMÚN. Se darán cita ponentes y experiencias inspiradoras, alrededor de 600 líderes de opinión y agentes de cambio social de más de 60 regiones diferentes. Málaga, 19-22 abril de 2016. El evento cuenta con el apoyo institucional del Ayuntamiento de Málaga y La Diputación Provincial.

Nuevas condiciones de la Ecohipoteca de Triodos Bank

Triodos Bank, referente europeo en banca ética y sostenible, mejora de nuevo las condiciones de su ecohipoteca rebajando los tipos de interés para favorecer la financiación de viviendas cada vez más sostenibles. De este modo, el banco ofrece mayores facilidades de financiación, tanto para los clientes con una vivienda con las mejores certificaciones, A y A+, como para los que cuentan con certificaciones inferiores y quieren mejorar su vivienda, y con ello también las condiciones de su Hipoteca Triodos, ya que el tipo de interés es menor cuanto mejor sea la certificación energética.

Con esta nueva mejora, Triodos Bank mantiene su compromiso de promover la construcción sostenible y la adopción de medidas que contribuyan al ahorro y la eficiencia energética en las viviendas.

Ecohipoteca Triodos

La Hipoteca Triodos es la primera del mercado español que incorpora criterios de sostenibilidad en la adquisición de una vivienda.

Triodos Bank promueve la construcción sostenible y la eficiencia energética de las viviendas porque los edificios son uno de los mayores generadores de emisiones de CO2 y consumidores de energía. En el caso de la Unión Europea, estos son responsables del 36 % de las emisiones y del 40 % del consumo final de energía.

Incorporando criterios de sostenibilidad en la adquisición de la vivienda se reducen emisiones de CO2 y se ahorra energía, lo que reduce el impacto medioambiental y ayuda a combatir el cambio climático.

Condiciones

El interés de la Hipoteca Triodos está vinculado a la certificación energética de la vivienda, de forma que las viviendas más sostenibles obtienen mejor tipo de interés. Con ello, Triodos Bank promueve la elección de viviendas cada vez más eficientes energéticamente. Además del ahorro en la cuota, una certificación energética superior repercute en un menor consumo energético y menos emisiones de CO2 al medio ambiente.

Préstamo para la adquisición de la vivienda habitual con un tipo de interés variable: euríbor 12 meses + diferencial según la certificación energética de la vivienda a financiar:20150210-ecohipoteca-triodos

(*) A+: si certificación energética A y vivienda construcción sostenible certificada. A: si certificación energética A o vivienda construcción sostenible certificada. A efectos de certificación de vivienda sostenible se admitirán certificados reconocidos como: LEED, BREEAM, VERDE y Passiv House.


Ms info: https://www.triodos.es/es/particulares/

 

La nueva economía sostenible para las organizaciones del Siglo XXI

economia verdeComo dice Jonathan Dawson, profesor de Economía para la Sostenibilidad del Schumacher College en el libro “Teacher´s Guide: Design for Sustainability”, “Una nueva economía no emergerá de los poderes económicos y del sistema capitalista, sino de abajo arriba, de las personas hacia sus comunidades, regiones y países; cuando estos aprendan a construir y tomen el control de la economía, cuando determinen realmente cuales son las formas de medir su propio bienestar; y aprendan a proteger los recursos naturales que la tierra nos ofrece por nuestro bien y el de las futuras generaciones”

Y es que parece que economía y desarrollo sostenible son dos conceptos completamente antagónicos en la sociedad actual en la que vivimos. Por lo tanto, en este texto quiero demostrar que ambos no sólo pueden ir de la mano, sino que son totalmente complementarios e interdependientes.

Comencemos definiendo Sostenibilidad y Economía. Según las Naciones Unidas, Sostenibilidad es la capacidad de cubrir las necesidades de las generaciones actuales sin comprometer las necesidades de las generaciones futuras. Mientras que Economía procede del Griego “Oikos”, que significa: “cuidado o gestión de la casa”. Por lo tanto Economía y Sostenibilidad parecen, al menos en cuanto a definición, dos conceptos bastante similares, sobre todo si comprendemos que el cuidado de la casa se refiere al cuidado de nuestra casa, el planeta TIERRA. Así pues, para que el cuidado de la tierra ocurra, es necesario que gestionemos sus recursos de manera inteligente sin comprometer nuestra propia supervivencia y la de las personas que están por venir.

Ahora bien, parece casi una locura pensar que en los tiempos actuales en los que vivimos, economía y sostenibilidad puedan ir de la mano, sobre todo cuando hemos igualado el concepto de economía al concepto de dinero, volviéndose éste además dueño y señor de todo y de todos. Parece que el dinero ha pasado de ser un medio para el intercambio, al elemento central alrededor del cual se construyen y organizan las relaciones humanas.

Pues bien, esta realidad económica que parece tan obvia y que muchos aceptamos como única y posible, no es más que una “historia” reciente. Hoy en día asumimos que el dinero, siempre ha funcionado de la misma manera. Nada más lejos de la realidad, ya que por ejemplo, no fue hasta 1870 que el dólar americano se estableció como la única moneda nacional. Hasta esa fecha existían más de 7000 monedas diferentes en circulación y se usaban miles de otros productos para el intercambio en ese país.

Asimismo, los tres organismos internacionales, el Fondo Monetario Internacional, El Banco Mundial y la Organización Mundial del Comercio, principales responsables de regular los asuntos económicos a nivel internacional, sólo llevan operando desde mitad del siglo XX.

Así pues, si queremos llegar a implementar una nueva economía para las organizaciones del siglo XXI, primero tenemos que comprender el funcionamiento del sistema económico actual, entendiendo en profundidad qué es, cómo se crea y cómo funciona el dinero.

 

Entendiendo el sistema financiero

Con la llegada de la era científica en el Siglo XVI, llegó la separación de los seres humanos con la naturaleza. Pasamos a ver nuestro medio ambiente como un subsistema al servicio de la economía que nos aportaba un banco de recursos lleno de productos transformables para satisfacer todas las necesidades económicas del ser humano.

El desarrollo económico de los asentamientos humanos ha pasado del modo supervivencia de los cazadores-recolectores al desarrollo de la agricultura, a la especialización de las habilidades, para pasar a la industrialización y finalmente al consumo masivo y excesivo.

El sistema económico actual ha florecido gracias a la llegada de la era de los combustibles fósiles. La explotación de los recursos naturales ha puesto a nuestra disposición enormes cantidades de energía, dando lugar a grandes avances tecnológicos, pero también con inmensos costes para la sociedad y el planeta, como los gases de efecto invernadero o la disparidad económica entre ricos y pobres.

Este sistema económico asume que siempre tendremos energía barata y que el crecimiento es ilimitado. Pero, ¿cómo se puede tener crecimiento ilimitado dentro de un planeta con recursos limitados?

Asimismo, nos han hecho creer que el crecimiento económico y la globalización es la única alternativa, el único camino, cuando éstos no son más que una construcción cultural impuesta sobre todas las personas, resultado de unas cuantas elaboradas políticas creadas por el sistema capitalista industrial. (Gibler 2006)

Ahora bien, Si queremos generar cambio, necesitamos conocer el funcionamiento del sistema desde dentro. ¿Cómo funciona realmente el sistema económico actual y el dinero?

La primera gran revelación es que el dinero es creado por los bancos comerciales, que son entidades privadas, en forma de deuda.

¿Esto qué significa? Pues que cada vez que una persona solicita un préstamo en un banco, éstos crean un dinero electrónico imaginario, asumiendo que el individuo pagará su deuda con intereses en el periodo especificado.

Para que el sistema siga en funcionamiento, es necesario que exista una necesidad de préstamos constante por parte de los individuos y el mercado.

Lo que muchas personas piensan es que el dinero de los bancos proviene de los depósitos de los clientes en ese mismo banco y en realidad funciona totalmente a la inversa.

De esta manera, el sistema económico y el dinero tienen su pilar en la deuda adquirida y en los intereses que esta deuda genera; y por tanto dependen del crecimiento económico constante como única forma para el repago de la deuda. Algo todavía más terrorífico que esto es, que este sistema necesita de la competencia entre personas, quitándose los recursos unos a otros para poder saldar sus cuentas con el banco. Un ejemplo muy sencillo para comprender esto último puede verse en pequeño este video.

Actualmente el 90% del dinero mundial es solamente una cifra en un ordenador, siendo dinero electrónico completamente intangible.

Otro factor totalmente sorprendente es que los gobiernos no crean el dinero usado por sus ciudadanos y que éstos dependen y deben operar de la misma manera que los individuos, es decir, pidiendo préstamos con intereses a los bancos. Recordemos además que los bancos son entidades privadas.

Asimismo, se estima que el 96% del dinero que existe actualmente en circulación es dinero meramente especulativo y se usa para conseguir beneficios especulando sobre las tasas de conversiones monetarias en los mercados internacionales.

La creación del dinero como deuda e intereses hace que el dinero se transfiera de pobres a ricos. Se calcula que aproximadamente el 10% de la población gana aproximadamente el doble en intereses por sus depósitos bancarios que paga por sus créditos. Lo mismo sucede entre los países en vías de desarrollo y los países desarrollados.

Es por esto que para poder generar una economía realmente sostenible y justa, no sólo es necesario cambiar el funcionamiento del dinero como deuda sino que además es necesario prestar atención a dos factores clave: las externalidades y los subsidios.

Pongámonos en contexto: Hoy en día, 52 de las 100 economías más poderosas en el mundo son grandes corporaciones.

Pues bien, las externalidades corresponden a todos aquellos costes sociales y ambientales no incluidos en el precio pagado por los consumidores finales. Esto hace que en muchos casos sea más barato importar productos de otros países que consumir los del propio.

Si las externalidades fueran internalizadas, es decir, si los costes sociales y ecológicos asociados a los productos industriales fueran incluidos en el precio final, el coste de producción sería mayor y dichos productos ya no sería tan rentables.

Este simple cambio tendría un efecto enorme sobre el consumo a nivel mundial, ya que los productos sostenibles, por ejemplo la agricultura local y ecológica sería más económica que cualquier producto agrícola producido de manera industrial e insostenible. Esto tendría impactos positivos inimaginables sobre toda la sociedad, ya que prosperarían las organizaciones sostenibles y los seres humanos podríamos desarrollar nuestras carreras profesionales en empresas con sentido en las que sentirnos realizados.

El segundo factor son los subsidios. Se estima que cada año se destinan 700 billones, provenientes de impuestos, a actividades que destruyen el medio ambiente (Brown 2008).

La mayor parte de los subsidios se destina a los grandes productores y las grandes multinacionales, lo cual impide a los pequeños productores y a los países más pobres competir en igualdad de condiciones.

Pues bien, hasta ahora hemos visto que el dinero como deuda, las externalidades y los subsidios son tres factores que requieren un cambio si queremos construir un nuevo sistema económico más sostenible y justo. La buena noticia es que la solución no es tan compleja como puede parecer a priori, ya que según los datos expuestos anteriormente, todo este entramado podría parecer una lucha de David contra Goliat.

Por lo tanto, el cambio, como dijimos al principio, vendrá de abajo a arriba y para ello es necesario que desarrollemos proyectos que apoyen el surgimiento de un nuevo modelo económico.

 

El cambio de abajo hacia arriba

Este nuevo modelo económico requiere que comprendamos varios factores:

  • El primero es que existe una interconexión entre todas las cosas y todos los seres vivos. Lo que yo hago a otros y a mi entorno tiene un impacto sobre mí mismo.
  • El segundo es que el crecimiento ilimitado y exponencial es imposible y antinatural. No hay ningún proceso en la naturaleza que siga ese patrón. El crecimiento siempre tiende al equilibrio en el tiempo.

También se hace necesario que revisemos nuestras creencias sobre el dinero. ¿Cuánto dinero quiero o cuanto necesito? El cambio de la visión de la economía del cuanto quiero al cuanto necesito es el principio de la economía no violenta o de la suficiencia que promovía Gandhi. Una economía en la cual nadie toma más de lo que puede utilizar, porque si lo tomara lo estaría quitando a otra persona. Gandhi escribió: ‘la naturaleza produce suficiente para satisfacer nuestras necesidades del día a día; y si tan solo cada persona tomara lo suficiente para sus necesidades y nada más, no existiría pobreza en este mundo.’

Una visión similar es la que promueve Charles Eisenstein, en su libro “La economía sagrada”. Eisenstein habla de la “economía del regalo o la donación”, una forma de economía muy cercana al ser humano ya que ha funcionado durante miles de años en nuestros sistemas sociales. La economía de la donación consiste en compartir con los demás aquello que no necesitas, ya que la abundancia para las personas de mi entorno es abundancia para mí mismo y genera gratitud, buena voluntad, seguridad…

Gracias a la comprensión de todos estos factores, podemos ver que la finalidad de una organización del siglo XXI no debe ser la maximización de beneficios, sino la generación de riqueza sostenible a todos los niveles.

Una forma más práctica de entender esto es profundizando en la fórmula de Beneficio = Ingresos – Gastos.

Las organizaciones del Siglo XXI tendrían que tener un beneficio cercano a “0”. Cualquier empresario se echaría las manos a la cabeza con esta afirmación. No obstante, pensemos en la situación económica actual. La persecución de la maximización de beneficios nos ha llevado a buscar la minimización de costes sin importar el impacto social y/o ambiental de nuestras actividades empresariales.

En época de crisis económica, esta actitud se ha llevado hasta las últimas consecuencias, como por ejemplo, llevando la producción a países extranjeros con la consecuente pérdida de empleos a nivel nacional. Lo curioso de esta fórmula (B=I-G) es que el reducir gastos tiene un impacto directo sobre los ingresos, haciendo que las propias personas a las que hemos despedido ya no tengan suficiente poder adquisitivo para seguir comprando nuestros productos, con lo cual nuestros beneficios se ven mermados. Esta es la historia de la pescadilla que se muerde la cola.

Ahora bien, la visión de una economía sostenible que tiende a beneficio “0” necesita que nuestros ingresos y gastos sean lo más equitativos posibles. Para ello, al igual que mirábamos anteriormente con las externalidades, necesitamos imputar todos los costes reales de producción a esta fórmula. De esta manera, los gastos ya no se observan como gastos, sino como una inversión por el bien de la sociedad y el planeta. Si yo invierto más y mejor en las personas que trabajan en mis proyectos, ellos tendrán mejor poder adquisitivo lo cual revertirá directamente en mis ingresos. Recuerda, “si tú tienes más yo también tengo más. Todos tenemos más”. Es lo que en la metodología Dragon Dreaming se llama una cultura de “ganar-ganar-ganar”, donde los individuos, la comunidad y el planeta se benefician siempre.

Cuando me refiero a “costes reales” hablo de todos aquellos que no son sólo necesarios para mi producción sino que además tienen en cuenta mis necesidades personales. Asimismo, si estos costes reales son generados en la comunidad o entorno en el que desarrollo mi actividad, esto tendrá un impacto más directo sobre mis ingresos.

Finalmente, eliminemos de nuestra mente la cultura de la usura y de la especulación, dejando de buscar el mejor precio posible o el mayor retorno sobre la inversión, ya que de manera más o menos directa, esto tiene un impacto negativo sobre nosotros mismos.

 

¿Qué más podemos hacer para generar el cambio?

Para generar cambio debemos comenzar con cambiarnos a nosotros mismos poniendo en práctica todo lo anterior, más:

  • Apoyando y/o invirtiendo en proyectos sostenibles y empresas locales.
  • Donando una cantidad de tus ingresos a otras personas o proyectos cercanos.
  • Dejando de apoyar el sistema económico tradicional y comenzando a utilizar sistemas económicos alternativos como cooperativas de crédito, bancos de tiempo, monedas alternativas, microcréditos.
  • Transmitiendo a amigos-familiares-conocidos el funcionamiento del sistema económico y como el dinero procede de la deuda.
  • Conectando con personas con visiones similares.
  • Reclamando a los gobiernos una economía nacional real donde el dinero sea creado por los gobiernos, sin deuda y donde la riqueza de un país se mida por factores como la felicidad de sus ciudadanos, la inversión en infraestructuras o servicios sociales, la preservación del medio natural etc..
  • Finalmente, no te dejes desmotivar por la creencia de que todo esto siempre ha sido así y de que no puede cambiar.

De acuerdo con “Alvin Tofler, si los últimos 50.000 años de existencia humana se dividieran en lapsos de vida de aproximadamente 62 años cada uno, habría habido unos 800 períodos de vida. De éstos, 650 se habrían pasado en las cavernas; la electricidad se habría usado durando dos vidas; el petróleo se habría usado sólo en la presente vida; y la computadora, por supuesto, se habría usado en menos de la mitad del lapso de vida más reciente.” Así que esta historia económica contemporánea no es más que un pequeño lapso de tiempo en comparación con toda la historia de la humanidad.

Este texto es la base de la visión económica de la metodología Dragon Dreaming, en la que se desarrollan talleres para la “captación empoderada de fondos” y se analizan los sistemas económicos para las empresas del siglo XXI. Puedes tener más información aquí.

 

 

Bibliografía e inspiración:

Teachers guide: Design for sustainability. Gaia Education.

John Croft. Dragon Dreaming project design.

Charles Eisenstein Sacred Economics London July 2012

Awakening the Dreamer. Pachamama Alliance.

El dinero como deuda.

Otto Scharmer. 8 institutional innovations that could update the economic system.

Un innovador eco-social

IMG_2007Gunter Pauli es un dinámico emprendedor belga, un economista atípico que aprende y se inspira en los ecosistemas, un tipo especial de innovador: un innovador eco-social.

Gracias a mi amigo Luis Camargo, tuve la preciosa oportunidad de conocer y hablar con Gunter Pauli a su paso por Barcelona. Aunque relativamente breve, la conversación fue  realmente interesante. Tenía un encuentro creativo con Jorge Wasenberg, director del museo de la Ciencia Cosmocaixa.

Master en administración de empresas por una prestigiosa escuela de negocios francesa, cruzó, durante varios años, Europa como lector y consultor de IBM. En esa época escribió ocho libros de gestión. Viajero incansable. Habla fluido en seis lenguas.

Creó varias empresas, entre ellas Ecover; pequeña pero con una gran idea: reinventar el negocio de la limpieza. Es todavía una floreciente empresa que produce detergentes ecológicos. Sus productos sólo usan jabones biodegradables y materias primas renovables: extractos vegetales, aceites naturales… Pero no sólo eso, para fabricarlos construyó una de las fábricas más ecológicas del mundo, cerca de Malle en el norte de su Bélgica natal.  Una maravilla verde. La cubierta de hierba la mantiene fresca en verano y cálida en invierno. Energías renovables, sistemas naturales de tratamiento de aguas residuales, los ladrillos de las paredes hechos con arcilla reciclada de las minas de carbón. La fábrica causó sensación en Europa, cuando abrió en 1992 un gran número de políticos, ecologistas, reporteros y cámaras de TV estuvieron presentes.  Desde entonces ha sido una especie de atracción turística “biodegradable”.

Por ella recibió el Premio Mundial del Medio Ambiente, concedido por la Organización de las Naciones Unidas.

De Ecover a ZERI

Ecover tuvo mucho éxito, pero un día Gunter Pauli se dió cuenta de que mientras contribuía a que el Rin estuviese menos contaminado, en Malasia e Indonesia donde se proveía de las materias primas naturales, por cada kilo de coco o de aceite de palma que compraba quedaban atrás 20 kilos de residuos. Y lo que es peor, el incremento de la demanda que la producción de Ecover estimulaba, conducía a amenazar el bosque tropical. Básicamente, su muy festejado negocio exportaba polución de Europa a Asia. Cuando instó a sus socios mayoritarios a replanteárselo, estos no quisieron….. así que se marchó. Se fue a Tokio, a la Universidad de las Naciones Unidas, donde lanzó el programa “Iniciativas para la Investigación en Cero Emisiones” -ZERI- en 1994.  “Una red internacional de científicos, empresarios, gobiernos y educadores que buscan soluciones para responder a las necesidades básicas de la humanidad: agua, comida, salud, vivienda, energía y trabajo”.