Ecoaldeas: por qué son tan importantes

Una ecoaldea es un grupo de personas con valores compartidos y un propósito común que suelen vivir en casas compartidas o individuales en una propiedad común compartida. Sin embargo, a veces las ecoaldeas son aldeas indígenas cuyos residentes valoran la sostenibilidad ecológica. La definición de ecoaldea del GEN —Red Global de Ecoaldeas— es “comunidades urbanas o rurales […] (que) aspiran a integrar un ambiente social de apoyo con una forma de vida de escaso impacto”.

Aunque en algunos casos las ecoaldeas llegan a integrar de 200 a 1.000 personas, suelen comprender entre 10 y 100 personas. Pueden ubicarse en ciudades, pueblos, barrios de las afueras de ciudades o pueblos o ser semirrurales o rurales.

Proposito

El propósito de una ecoaldea es aprender y demostrarl a otros la sostenibilidad ecológica y social y, si es rural, también la sostenibilidad económica. Ser ecológicamente sostenible, por ejemplo, suele implicar huertos ecológicos y puede que también bioconstrucción, diseño permacultural, recogida de aguas de lluvia, letrinas de compost, humedales construidos y/o energía sin conexión a la red. La sostenibilidad social significa autogobierno cooperativo, resolución de conflictos, ocio local y otras formas de interactuar cooperativamente con los demás. Sostenibilidad económica significa crear una economía de pueblo (o de aldea), habitualmente con pequeñas industrias artesanales o entidades sin ánimo de lucro ecológicamente responsables que les procuran ingresos a sus miembros. Las ecoaldeas a menudo ofrecen regularmente cursos y visitas guiadas. Algunas prestan servicios a otras; y muchos asentamientos, que ahora se llaman a sí mismos ecoaldeas, simplemente eran comunidades intencionales que, tras adoptar prácticas ecológicas, se dieron cuenta de que también eran ecoaldeas.

La forma de vida de las ecoaldeas está expresada en la declaración de misión de la mía propia en EE. UU., Earthaven: “Crear una aldea que sea un laboratorio vivo y un banco de semillas educativo para un futuro sostenible de la humanidad […]. En medio de un cambio planetario, ayudar a informar e inspirar un florecimiento global de culturas adecuadas a su biorregión”.

Redes de ecoaldeas

Las ecoaldeas son un fenómeno mundial. La red internacional de ecoaldeas, GEN, tiene cuatro redes mundiales: GEN-Europa, GEN-África, GEN-Oceanía/Asia y la Red de Ecoaldeas de las Américas (ENA). También existen las redes nacionales, como la Red Ibérica de Ecoaldeas (RIE).

Generalmente las ecoaldeas tienen algunos procesos de autogobierno participativo y toma de decisiones cooperativa. Normalmente tienen sistemas económicos de ingresos, independientes o compartidos. En una ecoaldea de “ingresos independientes” los residentes ganan, gastan, ahorran o invierten su dinero igual que si no vivieran en una ecoaldea, mientras que en una ecoaldea de “ingresos compartidos” todos trabajan para uno o más negocios propiedad de la ecoaldea o tienen trabajos en el exterior, aportan todos los ingresos a un fondo común para gastos comunitarios, reciben alojamiento y comida y un pequeño estipendio o el reembolso de gastos menores.

Siete ejemplos de ecoaldeas

Los proyectos de ecoaldea varían en edad, población, tamaño, enfoque y estructura interna. Veamos, por ejemplo, estas ecoaldeas muy diferentes:

Los Ángeles Eco-Village

En Los Ángeles Eco-Village, fundada en 1993 en California, alrededor de 40 “vecinos intencionales” alquilan viviendas en tres edificios de apartamentos cercanos y varias otras en un área de dos bloques en el corazón de la ciudad. La mayoría de los residentes son activistas ecologistas o de justicia social, casi todos utilizan el transporte público o van en bicicleta en vez de conducir, lo que es inusual en los norteamericanos, cultivan árboles frutales y huertos en los patios de sus viviendas, consiguen los alimentos básicos a través de cooperativas locales de alimentos a granel y les compran productos ecológicos frescos a agricultores de la región. En 2011 alrededor de 20 miembros de Los Ángeles Eco-Village empezaron a comprar sus tres edificios de apartamentos para crear una cooperativa de vivienda de derechos limitados. Algunos serán propietarios de sus casas en la cooperativa y otros seguirán alquilando.

Los Ángeles Eco-Village

Los Ángeles Eco-Village

Yarrow Ecovillage

En contraste con Los Ángeles Eco-Village, de gran ciudad, Yarrow Ecovillage, ubicado en la Columbia Británica, es una ecoaldea urbana en una ciudad muy pequeña. En 2004 un grupo de activistas sostenibles compraron una granja de 10 hectáreas, antes lechera, en la carretera principal de Yarrow, que está en el valle agrícola de Fraser, sobre una hora y media al noreste de Vancouver. La propiedad tenía dos casas junto a la carretera y un silo y granero adyacente, grande y bonito, que están reformando para que sea el centro de su comunidad y el espacio para negocios en el terreno. Después de que las autoridades locales les concedieran una nueva categoría de zonificación —“zonificación de ecoaldea”— ahora están usando el modelo de propiedad y financiación de la covivienda para construir una serie de edificios de apartamentos de madera e incrementar así el número de personas que pueden vivir en la propiedad de forma legal, finalmente tendrán 33 apartamentos. En la parte trasera de su propiedad cultivan vegetales, para sí mismos y para vender en el mercado agrícola local, y heno, que venden a los granjeros locales.

Yarrow Ecovillage

Ecoaldea deE Yarrow Ecovillage

Dancing Rabbit Ecovillage

Con 113 hectáreas en el noreste de Missouri Dancing Rabbit Ecovillage, fue fundada en 1995 y organizada como trust sobre el terreno en una zona de granjas lecheras y cultivo de soja. Dancing Rabbit está completamente desconectado de la red eléctrica comercial y genera energía a través de paneles fotovoltaicos y aerogeneradores. Sus 54 miembros se ganan la vida en el terreno a través de trabajos a distancia o negocios in situ, como cultivar alimentos para venderlos a otros miembros de la comunidad o llevar un negocio de hospedaje para visitantes. Como activistas medioambientales excepcionalmente rigurosos, los miembros de Dancing Rabbit no poseen vehículos personales, usando en cambio bicicletas y compartiendo los vehículos propulsados por biocombustible que posee la cooperativa de coches propiedad de la ecoaldea. Dancing Rabbit no tiene ninguna cuota de adhesión, ya que los préstamos de la compra del terreno y la urbanización se pagaron con fondos anuales de un programa del gobierno de EE. UU., que paga a los agricultores para que no labren ciertas hectáreas para que la tierra pueda estar en barbecho y recuperarse de décadas de prácticas agrícolas insostenibles. El exitoso sistema de moneda local de Dancing Rabbit, el ELM, combinado con inyecciones anuales de dólares de EE. UU. por parte de los miembros con trabajos exteriores a distancia, permite a los miembros cubrir sus necesidades básicas con créditos ELM, donde una cooperativa ofrece diversos bienes y servicios, incluyendo la participación en diversas cooperativas de comidas, internet, duchas y compostaje e incluso para pagar sus cuotas ecoaldeanas anuales.

 

Dancing Rabbit Ecovillage

Dancing Rabbit Ecovillage

The Farm

La comunidad The Farm, situada en 708 hectáreas en la Tennessee rural, fue originariamente fundada en 1971 como comunidad espiritual que compartía los ingresos. Y aunque sigue siendo una comunidad espiritual (cambió a una comunidad de economía independiente varios años después) ahora se considera una ecoaldea. La mayoría de sus primeras casas se construyó con materiales reciclados y gratuitos, y las casas más nuevas con materiales ecológicos. Donde más demuestra las prácticas de ecoaldea es en su economía de escala global, sus 175 miembros andan o van en bicicleta a trabajar en la misma ecoaldea, en alrededor de 20 industrias artesanales y entidades sin ánimo de lucro propiedad de la comunidad, de los miembros u organizadas por ellos mismos. The Farm es especialmente conocida por ayudar a los demás. Una de sus entidades sin ánimo de lucro, la Farm Midwives (parteras de The Farm), es en gran parte responsable de revivir la profesión de partera en el oeste. Otra entidad sin ánimo de lucro, Plenty, es una ONG que ha recaudado fondos y proporcionado ayuda humanitaria a las víctimas de terremotos en Guatemala y otras personas necesitadas de todo el mundo. The Farm también aloja el centro de formación en ecoaldeas (ETC), un centro de educación sostenible sin ánimo de lucro, fundado y dirigido por uno de sus miembros. El ETC investiga y ofrece cursos y talleres de bioconstrucción, energías alternativas, cultivo ecológico, diseño permacultural, diseño de ecoaldeas, construcción con bambú y cultivo de setas comestibles, entre otros temas, a estudiantes de EE. UU. y de otros países. Aunque The Farm y Dancing Rabbit son ecoaldeas de ingresos independientes, cada una tiene una subcomunidad donde se comparten los ingresos.

Las Gaviotas

Es un asentamiento de 200 personas en las llanuras cubiertas de hierba del este de Colombia. Fue fundada en 1967 como proyecto sin ánimo de lucro de investigación y desarrollo de tecnologías apropiadas, fundado por el gobierno colombiano y la ONU. Gaviotas se volvió famosa por inventar y repartir planos gratuitos de la “sleeve pump”, una bomba de agua que puede accionar cualquiera sin importar su fuerza, de aparatos mecánicos para la vida rural y por plantar a lo largo de los años millones de pinos del Caribe, la única especie que encontraron para cultivar en el suelo empobrecido de la zona. Los pinos atrajeron pájaros que echaron semillas y ahora, décadas más tarde, cientos de hectáreas de pinos se han cubierto de exuberantes especies selváticas del Amazonas en una zona que los ecologistas creen que hace cientos de años pudo haber sido selva amazónica. Tras el fin de la financiación de la investigación de Gaviotas, a finales de 1980, sus residentes crearon dos negocios de propiedad comunitaria, vendiendo trementina y colofonia de la savia de sus pinos para arcos de violines, y agua embotellada excepcionalmente pura, procedente de la capa freática que se formó inesperadamente debajo del bosque de pinos. Los gaviotanos trabajan en los negocios y reciben a cambio alojamiento, comidas y educación para sus hijos. La electricidad la generan paneles fotovoltaicos y aerogeneradores. Aunque Gaviotas no se puede llamar ecoaldea, yo la incluyo porque es un hermoso ejemplo de los valores, el estilo de vida y las prácticas ecoaldeanas.

Gaviotas, Colombia

Gaviotas, Colombia.

 

Konohana Family

De 17 hectáreas y ubicada en las laderas rurales del monte Fuji, en Japón, es una comunidad de ingresos compartidos y espiritual iniciada por un maestro espiritual y sus estudiantes en 1984. Se basa en los principios espirituales de la unidad con la red de la vida y el respeto por ella, que comprende desde las energías no físicas hasta los humanos, las plantas, los animales y los microorganismos. Viven su filosofía dando importancia a comidas ecológicas nutritivas y deliciosas y llevando un negocio de agricultura ecológica de gran éxito desde donde venden productos frescos y alimentos con valor añadido a todo Japón. También llevan un hospedaje y tienen un programa de estancia para gente que sufre de diversas enfermedades físicas o emocionales. Su maestro espiritual sigue siendo un consejero, pero ya no está implicado en el gobierno. Los 70 miembros de la ecoaldea se reúnen cada noche varias horas, durante las que, para mantenerse conectados y sanos tanto emocional como físicamente, comparten sus sentimientos, emociones y sucesos del día, además de coordinar las tareas de la finca del día siguiente y discutir y decidir cuestiones de política.

Ecoaldea de Konohana Family

Ecoaldea de Konohana Family

Crystal Waters Permaculture Village

Crystal Waters Permaculture Village es una comunidad de 230 miembros e ingresos independientes en 239 hectáreas en Queensland, Australia. Cada hogar posee su propia parcela y casa y comparte la propiedad común del resto de la propiedad. Desde su fundación en 1989 los residentes de Crystal Waters han excavado muchos estanques y lagos, restablecido la pureza de sus arroyos y parte de su selva original. Crystal Waters es sede de EcoLogical Solutions, Ltd., un negocio de consulta y enseñanza propiedad de uno de sus fundadores y que enseña diseño permacultural y de ecoaldeas a estudiantes de toda Asia y del Pacífico. Los fundadores y diseñadores permaculturales de Crystal Waters consiguieron permisos de zonificación para que los residentes pudieran tener negocios en casa, y ahora muchos generan ingresos a través de diversas industrias artesanales, desde una panadería artesana tradicional hasta una tetería y una tienda donde se enseña a hacer didgeridoos y se crean por encargo.

Crystal Waters Permaculture Village una de las ecoaldeas más importantes de Australia

Crystal Waters Permaculture Village

Otras ecoaldeas famosas incluyen Auroville en India, Huehuecoyotl en México, EcoVillage at Ithaca en los EE. UU., Damanhur y Torri Superiore en Italia, Findhorn en Escocia, Sieben Linden en Alemania, Tamera en Portugal y Lakabe, Portales y Amalurra en España.

Por qué son importantes las ecoaldeas

Creo que las ecoaldeas son importantes porque ofrecen otra forma de entender lo que debemos hacer para transformar el mundo en un lugar más sensato, humano, sano y habitable para los humanos y todas las criaturas del mundo. Tradicionalmente los activistas medioambientales han hecho campaña para cambios legislativos y de estilo de vida, y protestado contra leyes y prácticas dañinas. Los ecoaldeanos, sin embargo, argumentan lo mismo desde el enfoque contrario. Lo que están diciendo es esencialmente: “El futuro sostenible de nuestro planeta podría tener el mismo aspecto que tiene hoy nuestra vida en las ecoaldeas”. Ponen en práctica el consejo de Buckminster Fuller: “Cambiar algo, establecer un nuevo modelo que haga que el existente quede obsoleto”.

Sin embargo, las ecoaldeas ciertamente no pretenden ser modelos ejemplares de sosteniblidad… todavía. Su huella ecológica a menudo no es tan reducida como les gustaría y no siempre tienen facilidad para tomar decisiones de forma cooperativa o vivir sin conflicto. Y si son rurales, no siempre tienen ecotrabajos atractivos para todos los miembros. Más bien están en “continuo desarrollo”, aprendiendo sobre la marcha.

Un salto de paradigma

Los ecoaldeanos están emprendiendo una intensa búsqueda para demostrar lo que podría ser dar el salto desde el paradigma dominante del materialismo y la insensibilidad hacia el medio ambiente, a ese paradigma imaginado del futuro, en el que la gente tiene vidas simples, gratificantes y cooperativas en equilibrio con el mundo natural. ¡Para los ecoaldeanos esta es una manera satisfactoria y útil de pasar la vida! 0

Diana es la autora de “Crear una vida juntos: herramientas prácticas para formar Ecoaldeas y Comunidades Intencionales”, es redactora y editora de Ecovillages (Ecoaldeas), un boletín gratuito por Internet sobre ecoaldeas de todo el mundo (http://www.EcovillageNews.org) y escribe una columna periódica para la página web de la Red Global de Ecoaldeas (GEN). Fue redactora de la revista Communities (Comunidades) de EE. UU. durante 14 años. Da conferencias, consultas y talleres internacionales sobre cómo empezar con éxito nuevas comunidades y otros tipos de comunidades intencionales y también da talleres de sociocracia.

Para saber más:

Findhorn: Un comunidad para hacer crecer personas

¿Qué es el diseño de ecoaldeas? La formación EDE

Un año en comunidad

O sea, un anal comunitario, dicho de otro modo. Irrisorio, irrelevante. ¿Qué persona que haya visto “La comunidad” (Alex de la Iglesia, 2000), o asistido destemplado y cruzado de brazos a la reunión de vecinos en el portal, o votado y rebotado asuntos de la Comunidad Europea, se toma en serio lo comunitario? Y sin embargo es esencial, determinante.

Coincide este momento con la resaca independentista post-verdad de los nacionalistas catalanes y, causal o casualmente, me resulta ineludible mostrar la dimensión política de mi experiencia comunitaria. Presentaré a Benedict Anderson, que definía Nación comocomunidad política, imaginada como inherentemente limitada y soberana, para entender el poder vivido aquí. Read more

Bruselas acogerá el lanzamiento del Día Europeo de Comunidades Sostenibles

El próximo viernes, 22 de septiembre, responsables políticos y representantes de las miles de iniciativas dirigidas por la comunidad sobre el cambio climático y la sostenibilidad en Europa se reunirán en Bruselas (Bélgica) para lanzar el primer Día Europeo de Comunidades Sostenibles (EDSC) que se celebra al día siguiente.

La conferencia tiene como objetivo involucrar a los responsables de la política de la Unión Europea (UE) y las partes interesadas en Bruselas demostrando cómo las iniciativas dirigidas por la comunidad sobre el cambio climático y la sostenibilidad tienen un papel vital en el logro de los objetivos climáticos. El potencial de la acción dirigida por la comunidad es significativo y el CESE se complace en colaborar con ECOLISE para promover la acción local en materia de sostenibilidad. El evento también contribuirá a la semana de acción que celebra la adopción de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Para celebrar el Día Europeo de las Comunidades Sostenibles el 23 de septiembre, las comunidades de toda Europa presentarán sus esfuerzos pioneros para crear nuevos modelos de vida sostenible. Ecovillages, iniciativas de transición, proyectos de permacultura, el movimiento agroecológico y muchos otros abrirán sus puertas e invitarán al público a observar, discutir e inspirarse en una amplia gama de proyectos que abarcan desde energía comunitaria hasta alimentación local, movilidad sostenible, gestión de recursos y mucho más.

Desarrollo del acto

Durante la conferencia en el CESE, habrá un video en vivo con los organizadores mostrando una selección de estos eventos a escala europea. La información más reciente de la red ECOLISE se compartirá con los participantes en la conferencia, incluidos los hallazgos de la investigación sobre el estado, los impactos y los retos de las iniciativas comunitarias en Europa para lograr objetivos climáticos, preservar los recursos naturales y la biodiversidad y crear una sociedad más justa y equitativa .

Los participantes en el evento de lanzamiento del Día Europeo de las Comunidades Sostenibles incluirán a los responsables políticos de la UE, como la Comisión Europea, los miembros del Parlamento Europeo, los miembros del CESE, los representantes gubernamentales y los líderes comunitarios, incluidos los miembros de ECOLISE, las organizaciones asociadas y las ONG.

Para ver el programa, aquí. Para registrarse, aquí.

Nuestra propia investidura

No tanto predicar contra la contaminación, sino intentar que nuestros días discurran con la menor huella ecológica posible. No tanto criticar esta  civilización tan individualista y materialista, sino comenzar a cocrear, en la medida de nuestras posibilidades, enclaves compartidos, responsables. Las ecoaldeas, los asentamientos comunitarios y sostenibles aumentan el sentimiento de adhesión a una comunidad global y son capaces de imbuir en nuestro interior algo de ese propósito superior.

 La vida es una constante llamada al compromiso, pero la vida amenazada redobla si cabe esa necesidad de abrazar responsabilidades. Al XIX Encuentro ibérico de Ecoaldeas vinieron de toda la península, también de comunidades y ecoaldeas de Europa y América. Se acercaron con sus testimonios inspiradores, con su variado bagaje de experiencias prácticas, con su corazón henchido de cercanas alboradas. La cita era en la comunidad de “Amalurra” en Arzentales en la comarca vizcaína de las Encartaciones, en los últimos días de Agosto. El objetivo, arrojar miradas juntos al mañana, intercambiar información, alentar nuevas y prometedoras realidades… Más allá de todo ello, seguramente lo más necesario afianzar nuestro sentimiento de pertenencia a un movimiento global, acogedor, integrador y tan cargado de esperanza.

 Nos congregamos casi cuatrocientas personas persuadidas de que el otro mundo no es sólo posible, sino que aquí y ahora lo estamos ya construyendo. El ancho movimiento de las ecoaldeas está por doquier ganando reconocimiento como ejemplo de sostenibilidad práctica, sin embargo la noticia apenas arañó un reducido espacio en los medios de comunicación locales. Seguimos más preocupados por lo que se derrumba que por lo que emerge, por lo que tiene los días contados, que por lo que manifiesta señales indelebles de futuro.

 Varios centenares de neorrurales, soñadores, ecoaldeanos, agentes comunitarios…, compartiendo experiencias y visiones no acaba de ser noticia en los grandes medios. Bioconstrucción, energías alternativas, naturismo, permacultura, procesos grupales, “arte de compartir”, nuevas formas de democracia horizontal…, no terminan de ser temas serios que atraen la atención de los consejos de redacción. ¿Cómo hacer más sonoro el eco de aquellas palabras, de aquellos cantos, cómo hacer para dar a conocer que un nuevo mundo está ya surgiendo, lejos de la pancarta, del estruendo, de las investiduras más o menos fallidas?

 Fueron cuatro días intensos. Cantamos, danzamos, celebramos, conspiramos… El “aurresku” y su ceremonia de despedida nos cogieron con la palabra aún en los labios, palabra a medio camino entre la realidad y la utopía, entre los cimientos y la primera balconada de balas de paja. La Red Ibérica de Ecoaldeas (rie.ecovillage.org) es un movimiento ya maduro, coordinado a su vez con la Red europea y con la Red planetaria. El GEN (Global Ecovilage Network) nació en el año 1995 y está presente en los cinco continentes. Cuenta con un importante historial y bagaje experimental y tiene rango de organismo consultivo en la ONU. Su razón de ser es el apoyo y fomento de la evolución de los asentamientos sostenibles en todo el mundo. Tal como reza en su página oficial (gen.ecovillage.org): “Entre los miembros de la Red se incluyen grandes redes como: Sarvodaya (2.000 aldeas activos sostenibles en Sri Lanka), la Federación de Damanhur en Italia y Nimbin en Australia, pequeños ecoaldeas rurales como Gaia Asociación en Argentina y Huehuecoyotl, México, los proyectos de rejuvenecimiento urbanos como Los Angeles ecoaldea y Christiania en Copenhague, sitios de diseño de permacultura, como Crystal Waters, Australia, Cochabamba, Bolivia Barus, Brasil, centros educativos como Findhorn en Escocia, centro de tecnología alternativa en Gales, Earthlands en Massachusetts, entre otros…”

Resta seguramente convencernos de que nos habíamos distraído en exceso con teatros políticos e investiduras, que por lo demás no terminaban de llegar; que lo que restaba era la investidura de nosotros mismos como auténticos generadores de transformaciones, no precisamente en los escenarios palaciegos donde se concentran los focos, sino en los más discretos y alejados de los media, donde se mide nuestro anhelo solidario, nuestra fuerza de voluntad y creatividad. Hablar del nuevo mundo o hacer el nuevo mundo; en realidad he ahí la disyuntiva clave en la que nos hallamos las gentes inquietas, los servidores de todas las latitudes. Pegados al televisor, a la “teleserie” interminable de la confrontación política, a la disputada investidura o pegados a la Madre Tierra e “investirla” de todo nuestro amor, nuestra ternura y compromiso. El otro mundo sostenible, justo, solidario, comunitario…, puede ser motivo de conversación o puede ser eje de nuestras vidas. Puede estar en medio de nuestras tertulias de café o puede situarse como razón de vida.  La Tierra no puede esperar mucho más y en algún momento habremos de responder a esta cuestión impostergable.

En “Amalurra” dijimos que sí, que era ya la hora de apagar el televisor, de no esperar ya más a que las soluciones vengan de fuera; que era preciso tornar nosotros/as en auténticos agentes de transformación, sobre todo en exponentes, en testimonio de que la nueva relación de amor con la Tierra, las correctas relaciones entre los humanos son posibles aquí y ahora. Entre las verdes colinas de las otrora castigadas Encartaciones, hicimos un  ancho círculo y nos miramos a los ojos. En silencio nos  dijimos que ya no había nada que esperar, que el tiempo era llegado y los medios, las herramientas habían acudido a nuestras manos. Elevamos un canto, balbuceamos un rezo y formulamos nuevos códigos de funcionamiento horizontal y participativo. Después sólo restaba distribuirnos los mapas, las  geografías, las tareas… No juramos sobre leyes pasajeras, encendimos un fuego sagrado y sellamos alianzas más allá del tiempo.

¿Qué es el diseño de ecoaldeas? La formación EDE

En su forma más general, diseño es el arte de lo posible. En términos más técnicos, diseño es el proceso consciente y deliberado por el cual elementos, componentes, potenciales, tendencias, etc. se disponen de forma intencionada en el continuo espacio-tiempo con el fin de lograr un resultado deseado. En su expresión más potente, diseño es imaginar y alumbrar nuevos mundos. Podríamos decir que el diseño es una actividad muy humana.

En última instancia, todo diseño se origina en la fuente creadora de todo lo que es. Sea como consecuencia de la necesidad, la especulación, el deseo o la fantasía, surge una visión, un impulso creativo que aparece en la mente como un flash intuitivo de conocimiento, o tal vez como imágenes difusas. Es, con todo, un impulso cargado de energía, ¡que debe ser perseguido! A través de la contemplación, y de una mayor definición y familiaridad con los parámetros y el propósito, el impulso creativo se hace más preciso. A través de varios ensayos de prueba y error –la verificación de hipótesis y prototipos, los inevitables ajustes que vienen del feedback, las diferentes variaciones sobre un tema–, finalmente, el impulso creativo toma forma. Si se prosigue en su conclusión, algún día este impulso creativo aparecerá al mundo como una expresión tangible de realidad, una realidad que empezó como una luz tenue en la imaginación de alguien. ¿Se podría llegar a decir que el diseño es la función de la actividad humana? Obviamente, si el diseño consiste en usar el poder y el ingenio de la mente humana en una fuente universal de creatividad para alcanzar resultados deseados, es de suponer que la calidad y el carácter de las mentes individuales que hacen el diseño tendrán algún efecto en los resultados. ¿Qué influye en las decisiones de diseño de una persona? Es evidente que la creatividad personal puede ser alimentada y cultivada, pero en este punto lo que realmente guía y da forma a la articulación y manifestación del diseño en cada paso del proceso es el conocimiento y experiencia de cada uno, incluyendo aspectos difíciles de medir como valores, visión del mundo e, incluso, el sentido que cada persona da a su vida. Confiada y segura en una base firme de teoría y praxis, la intuición es entonces libre para elevarse a alturas virtuosas.

Diseño de Ecoaldeas

El Diseño de Ecoaldeas es una forma de diseño muy especial. Aquí, el resultado deseado es una forma de asentamiento humano que no sólo ha de ser sostenible, sino un entorno habitable, de apoyo, donde los seres humanos pueden prosperar hacia una plenitud personal y planetaria, que les permite realizar así su pleno potencial. Éste sería, a día de hoy, el reto de diseño más complejo en el mundo, y cuya aplicación a gran escala es necesaria con más urgencia.

Convertirse en un diseñador de ecoaldeas competente y capacitado es una búsqueda para toda la vida, ya que se requiere un amplio espectro de habilidades, conocimientos y comprensión. La Educación para el Diseño de Ecoaldeas es la forma más consumada del aprendizaje multi- y transdisciplinar, pues todo es pertinente, desde la física a la fontanería, del feng shui a las ordenanzas municipales, de la biología evolutiva a la arquitectura, de la ingeniería civil a la asociación de plantas y, sí, también las finanzas. El diseñador de ecoaldeas avanzado ha de ser un generalista ágil, capaz no sólo de acceder de forma simultánea a numerosas y diversas disciplinas, sino también de polinizarlas, haciendo nuevas conexiones y relaciones entre ellas. En este sentido, la idea de un diseñador de ecoaldeas “experto” –tan exaltado en la excesivamente especializada economía reduccionista– es una idea ligeramente contraria, pues cada uno de nosotros se halla en diferentes etapas de un largo proceso de acumulación e integración de un conocimiento tan valioso como diverso.

Distintos tipos de diseño

Existen diferentes metodologías relacionadas con el Diseño integral de Ecoaldeas. Algunas de las más importantes son el Diseño Permacultural, el Diseño Ecológico, el Diseño Regenerativo, el Diseño de Sistemas Totales (Whole Systems Design) y el Diseño Salutogénico (que genera salud) de Daniel Wahl. Aunque todas son complementarias en concepto y alcance, cada uno de estos diseños tiene sus propios principios normativos y sus propias formas de aplicación en las distintas etapas o niveles del proceso. Igualmente importante en una visión integral del Diseño de Ecoaldeas es la aproximación multi-capa de Ian McHarg desarrollada en su libro “Proyectar con la naturaleza”, y el enfoque atemporal y orgánico de Christopher Alexander, con su ”Lenguaje de patrones”. Un estudiante serio y dedicado hará bien en familiarizarse con todas estas metodologías, pues cada una tiene un lugar especial en el diseño.

Cursos de ecoaldeas integrados

El plan de estudios EDE se presenta como un diseño de ecoaldeas integrado. La teoría ha evolucionado hacia una estructura de cuatro dimensiones reconocidas plenamente en el Diseño de Ecoaldeas. Estas cuatro dimensiones son: Ecológica, Social, Económica y Visión del Mundo (Cultural-Espiritual). El EDE se organiza de esta manera para enfatizar la importancia –de hecho, la necesidad– de considerar por igual cada una de estas dimensiones durante el proceso de diseño. Si el objetivo, como he comentado, es un tipo de asentamiento donde los seres humanos puedan florecer y alcanzar su plenitud personal en condiciones de prosperidad sostenible, será entonces de vital importancia que todas las dimensiones estén presentes y funcionen bien. De esta manera, tras exponer todas estas consideraciones, los veinte módulos de las cuatro dimensiones de la formación del EDE, se convierten en una excelente introducción a la complejidad del Diseño de Ecoaldeas.

Una empresa multidimensional, polifacética y holística

El arte y la ciencia del diseño e implementación de asentamientos humanos verdaderamente sostenibles es una empresa multidimensional, polifacética y holística que abarca toda la experiencia humana. Como tal, un diseñador de ecoaldeas experto y competente tendrá un acceso conceptual a la visión y al propósito como un todo desde el que poder identificar, circunscribir, y manejar numerosos y diversos subsistemas que contribuyen o dan forma a ese todo. Este baile estratégico, esta habilidad de comunicar y poner la atención desde el todo hacia las partes y de las partes hacia el todo, es un criterio fundamental de maestría en el diseño integral de ecoaldeas. En contextos filosóficos, este movimiento interpretativo de ida y vuelta se denomina círculo o espiral “hermenéutica”, otro ejemplo claro de la naturaleza transdisciplinar del diseño integral de ecoaldeas. En todos los aspectos, la clave está en maximizar las relaciones beneficiosas (dentro, entre y a lo largo de las escalas).

Curso formal de estudios

Existe, por tanto, un curso formal de estudios y un camino de ascenso hacia niveles cada vez más avanzados de diseño. Diseñar una ecoaldea es una las tareas más complejas, colorida y multidimensional que una persona puede llevar a cabo, por lo que es necesario prepararse de manera rigurosa. Fórmate cuanto puedas, realizar un curso de Diseño de Ecoaldeas es un buen punto de partida, pues el aprendizaje que se adquiere está basado en la comunidad, en la experiencia, en lo táctil y lo contextual. Toma lo que has aprendido y sigue practicando. Al principio, empieza con sistemas de pequeña escala y, a medida que vayan evolucionando, registra los errores realizados. Aprende de los errores, haz cambios y continúa creando sistemas cada vez más autónomos, más eficientes energéticamente, más diversos y productivos. Mantén el equilibrio de las cuatro dimensiones mientras practicas diversas metodologías. Tal vez tengas suerte y algún día tengas la oportunidad de aprender con alguien con experiencia en el diseño e implementación de una ecoaldea.

Piensa que, de la misma manera que en un cuadro los primeros trazos son determinantes en la imagen final que aparecerá en el lienzo, las primeras decisiones que tomes en el caso de un diseño integral determinarán poderosamente la forma y viabilidad de la comunidad. Asegúrate bien de que empiezas de una forma adecuada, porque otras personas vivirán con las consecuencias de tus decisiones durante varias generaciones. Sólo este hecho justifica la necesidad de una formación avanzada.

diseno_ecoaldeas2

Recuerdo cuando tuve la oportunidad de diseñar y presentar mi primer curso de Diseño de Ecoaldeas, en Fairhaven College, en la primavera de 2001. Hice un gran esfuerzo en organizar las diez semanas de tal manera que toda la información relevante fuera llegando en el momento adecuado y terminar con el diseño de un proyecto. Diseñé el curso de tal forma que simulara un proceso de diseño integral: visión de conjunto y antecedentes históricos, dinámicas para crear comunidad, excursiones al lugar y ejercicios de observación, lluvias de ideas, diagramas de afinidad, consenso grupal para los criterios de diseño, diagramas de burbujas, análisis por sectores, articulación del programa, lecturas, presentaciones y ponencias, es lo que creía esencial para el proceso de diseño y así presenté el curso. Aun así, hubo un estudiante en particular, uno de los más brillantes del grupo, que se sentaba en el círculo con impaciencia, buscando la oportunidad de preguntar cada semana: “Pero, ¿cuándo vamos a empezar con el diseño?”. Y cada semana, independientemente de donde estuviéramos, le respondía: “¡Pero esto es parte del diseño!”. Claro, mi amigo equiparaba “diseño” con dibujar planos. Espero que su participación en mi proceso le convenciera de que el diseño es mucho más que eso. En realidad, diseñar es un proceso continuo que nunca se completa del todo.

La observación

Max Lindegger, uno de los más importantes diseñadores de ecoaldeas del mundo, es claro en este punto cuando afirma que “la observación es el elemento más importante en la creación de un buen diseño ecológico. Y requiere tiempo”. La observación incluye investigar un trozo de tierra y su historia, reunir datos útiles y diversos, hablar con vecinos y veteranos, y  seguramente permanecer sentado en diferentes lugares durante un buen rato y con los sentidos bien abiertos. Lindegger dice sobre esta fase que “estamos ‘observando’, pero aún no estamos ‘diseñando’. Si pasamos demasiado pronto a la acción, abreviando la fase de observación, saltándonos una importante fase des diseño, nos arrepentiremos después”.

diseno_ecoaldeas4

Ojalá que todos esos ingenieros y constructores del “destino manifiesto”, que durante años han atravesado mi Norteamérica nativa creando precipitadamente cuadrículas bidimensionales abstractas dondequiera que iban, hubieran tenido la oportunidad de escuchar y seguir el consejo de Max. Desafortunadamente, muy poco del modelo de asentamientos en Norteamérica fue de hecho diseñado. En lugar de eso, nos encontramos con conjuntos mecánicos de parcelas y edificios desplegados superficialmente en el paisaje, según el prescriptivo y limitante dictado de reglamentos de ordenación territorial. Ha sido algo más parecido a rellenar bloques según un guión aburrido y estándar, que una explosión creativa de placemaking adaptada a cada lugar. En la escala de los asentamientos, no hay ninguna relación coherente entre las diferentes parcelas individuales, ningún sentido de un tema unificador, ningún vestigio de herencia cultural, ninguna relación con las ecologías subyacentes, ningún escape del utilitarismo sin sentido y, con una triste falta de atención a crear espacios públicos, tampoco hay ningún sentimiento de identidad cívica o de comunidad. Este es el brutal paisaje al que han dado forma los especuladores, los diseñadores sin formación ni conocimientos. El mandato dominante ha sido maximizar el beneficio para la inversión privada, no crear espacios que pudieran ser bellos, memorables, vivibles, o que valiera la pena cuidar.

Reducir, relocalizar y realinear

¿Será quizás porque he sido testigo de una belleza y gracia tan esplendorosas en el vibrante placemaking de otras partes del mundo que he desarrollado esta pasión por la perspectiva de un diseño bueno, sano e inteligente? El modelo de asentamientos de Norteamérica, no diseñado y energéticamente despilfarrador, pronto se revelará cada vez menos funcional a medida que nos adentramos en la era del descenso energético. Es de esperar una renovación total. Se requerirán habilidades de diseño sofisticadas, a emplear en múltiples escalas, para poder dar marcha atrás, reducir, relocalizar y realinear lo hecho con los patrones y procesos naturales. Buckminster Fuller pronosticó esta situación hace cuarenta años, cuando llamó a una “revolución del diseño”, en la creencia de que el único camino de la humanidad tecno-industrial para superar su dilema era diseñar cómo salir de su estado.

gaia-wheel_v9

Nunca subestimes el poder del diseño. El imperativo por la sostenibilidad podría conducir a todo un nuevo renacimiento de la ciencia del diseño. Para prepararnos, deberíamos concentrarnos en la formulación y transmisión de una epistemología efectiva del diseño e introducir habilidades prácticas de diseño en todos los programas educativos. Y poder ofrecer así a muchos graduados informados la posibilidad de comenzar a caminar el sendero del diseñador capacitado.

Desarrollando todo nuestro potencial

Pero esto sólo es el principio. Mientras el mundo se estabiliza hacia un futuro de un nuevo nivel de reducción de carbono, podemos empezar a pensar y diseñar en términos de más allá de la sostenibilidad. Si el potencial de una cultura está íntimamente –algunos dirían determinadamente– relacionado con la calidad y características de los entornos donde la gente desarrolla su vida, entonces, ¿no será posible, a través del poder del diseño, crear entornos concebidos holísticamente, donde la gente puede desarrollarse y alcanzar todo su potencial? ¿No podemos, de hecho, influir en la misma evolución de la consciencia a través de los espacios que diseñamos? Con este objetivo por delante, podemos utilizar la paleta completa: proporciones en geometría sagrada; despertar, persuadir y, por qué no, estimular suavemente el sistema nervioso a través de interacciones vibrantes de colores, tonalidades, texturas, formas, sonidos y olores; una sutil secuencia de eventos, transiciones y acercamientos; jerarquías de espacios sociales distribuidos entre nodos policéntricos; uso juicioso del punto y contrapunto, de la perspectiva y la percepción profunda; un adorno elegante hasta el más fino detalle; reafirmación de la herencia cultural y biorregional a través de motivos vernáculos; simbolismo arquetípico del inconsciente colectivo; reconocimiento y participación de energías y fuerzas invisibles; imitación y mejora de los patrones, estructuras y procesos de la Naturaleza; celebración permanente de la vida a través de la belleza; oportunidades selectivas para visualizar la magnificencia y grandeza; imitación de la representación disposicional del pensamiento en el cerebro mediante la creación de agrupaciones dentro de agrupaciones, etc. En verdad, a la hora de alumbrar nuevos mundos, las posibilidades son ilimitadas, sin fin. Diseño es la forma en la que los seres humanos participan en la co-creación del Universo.


Bibliografía:
Alexander, Christopher; Ishikawa, Sara; y Murray, Silverstein  et al. (1977) A Pattern Language. Oxford University Press; New York.
Fuller, R. Buckminster (1969) Utopia or Oblivion: The Prospects for Humanity. Bantam Books; Toronto.
Lindegger, Max (2002) “Permaculture for Ecovillage Design,” in Jackson, H. and K. Svensson, eds., Ecovillage Living: Restoring the Earth and Her People. Green Books; Devon, U.K.
Mare, E.C. (2004) “Theoretical Framework for the Ecovillage Design Education.” Village Design Institute; Seattle.
McHarg, Ian (1967, 1992) Design With Nature. John Wiley & Sons, Inc.; New York
Mollison, Bill (1988) Permaculture: A Designer’s Manual. Tagari Publications; Tyalgum, Australia.
Van der Ryn, Sim and Stuart Cowan (1996, 2007) Ecological Design. Island Press; Washington, D.C.
Wahl, Daniel C. (2006) “Design for Human and Planetary Health: A TransdisciplinaryApproach to Sustainability,” in WIT Transactions on Ecology and the Environment, Vol. 99. WIT Press; London.


Por E. Christopher Mare, Village Design Institute www.villagedesign.org

Traducción: Ana Pardo y Ulises.


Artículo aparecido en el nº 41 de la revista Ecohabitar aquí

Ecoaldeas: qué son, por qué son importantes

Un viaje por el mundo de las ecoaldeas

Viaje a las ecoaldeas alemanas

Del 27 al 30 de Agosto Encuentro de Ecoaldeas en Arterra Bizimodu

La RIE (Red Ibérica de Ecoaldeas) y Arterra Bizimodu invitan a todas aquellas personas  interesadas en conocer, compartir, indagar sobre los modelos que promueven las ecoaldeas al XVIIIº Encuentro RIE de Verano 2015 desde el jueves 27 al domingo 30 de Agosto.

Como cada año, serán cuatro intensas jornadas con diversos talleres, charlas, conferencias y eventos –además de momentos para los encuentros, el juego, la celebración y mercadillos – junto a las gentes de diferentes proyectos RIE y los habitantes  de Arterra Bizimodu . Un nuevo proyecto Ecoaldeano, en este caso co-habitando ( co-housing) un antiguo apart/hotel balneario con más de 7000m2 construidos y 3 hectáreas de campos en Artieda Navarra, Evidentemente contamos con espacios y habitaciones para desarrollar  con comodidad el evento.

En Arterra somos una cincuentena de personas grandes y pequeñas, y llevamos año y medio de experimento en formas innovadoras de gestión en lo social : Sociocracia, Tratando de desarrollar una economía con otros parámetros y monedas: los “Terrones” , buscando como partiendo de lo no-sostenible tomar la ruta hacia lo sostenible ( Ecología) Creando una visión común capaz de generar la transformación necesaria para ese mundo posible. Tiene  la ambición de convertirse en un referente como centro formativo de oficios y herramientas para la Transición en donde se pueda aprender, experimentar  e innovar sobre aspectos importantes que atañen al escenario de futuro que ya vivimos.

Los modelos ecoaldeanos están profundamente implicados en generar una disminución de su huella ecológica hasta estándares de sostenibilidad y regeneración aceptables, en una época en la que la exigencia en la reducción de los gases de efecto invernadero va a alterar nuestros hábitos de vida y consumo “occidentales”. En estos últimos tiempos, a causa de la crisis financiera pero también de la deriva que va tomando la vida individualista y urbana. El movimiento Ecoaldeano está recibiendo más interés y reconocimiento –social e institucional –, que nunca en niveles locales, nacionales, internacionales. Hemos pasado de ser un producto residual y alternativo a ser laboratorios válidos para nuevos modelos de vida . El gusano se transforma en mariposa.

En la RIE llevamos 20 años promoviendo ese modelo y recogiendo experiencias para ofrecer soluciones reales a algunos de los graves problemas y desequilibrios que arrastramos. Este año además (la RIE es una de las redes nacionales de ecoaldeas más antiguas y precursoras de Europa) hemos conseguido traer al Estado, en concreto a Arterra Bizimodu, la oficina central de la red europea (www.gen-europe.org) lo que ya está empezando a dar sus frutos al generar puestos de trabajo y vías de financiación y alianzas muy interesantes. La RIE forma parte fundadora de una alianza “política” llamada ECOLISE (que nos une a las redes europeas de Permacultura, Transition towns, a GAIA Education, Iclei, y a otras organizaciones internacionales) y ya disponemos de oficina en Bruselas y de un equipo que ejerce como lobby frente a miembros del Parlamento Europeo para que se atiendan a nuestros postulados. De hecho, el GEN como organización internacional (www.gen-sites.org) ya hace tiempo que disfruta de un estatuto especial como miembro colaborador de la Naciones Unidas a través de su agencia UNOSOC.

Este año además, estamos convocando a otras redes afines en cualquiera de las 4 Dimensiones Ecológica, Económica, Social, Visión del mundo , para dar juntas un paso adelante en nuestro afán de reflejar el camino ya recorrido y trazar estrategias conjuntas con las que abordar un futuro incierto, pero común.

Hacemos un llamado para disminuir el uso de coches: animarse a usar medios alternativos de transporte; para quienes vengan en coche…llenarlo!
Hay un formulario de inscripción y su hoja de instrucciones colgadas en la web RIE, . Leer con atención!
Inscribirse antes del 6 de Agosto tiene muchas ventajas…para quienes vienen un descuento, para quienes preparan: lo tienen un poco mas fácil para calcular cantidades y preparar alojamientos.

¡No te lo pierdas! Otro mundo ya está en marcha. Tod@s estamos convocadas a participar en el proceso.

rie

Más info: http://www.arterrabizimodu.org/encuentro-rie.html

EcoChile, 6 años de vida

 

El pasado fin de semana, en el marco del Segundo Encuentro de Iniciativas de Vida Sustentable “El Llamado del Canelo”, se conmemoró un año más del nacimiento de la Red Ecochile. Ya con 6 años de vida, cada encuentro se gesta como una gran reunión de amigos, que una vez más se transformó en un espacio de expresión y contención debido a los múltiples eventos que nos han tocado vivir como país y de los cuales la red no está exenta.

Esta vez el anfitrión fue Tierra de Domos, donde se nos acogió con un hermoso escenario en medio de las montañas que adornan el Cajón del Maipo Este proyecto cuenta con un trabajo desarrollado a pulso, el cual se caracteriza por sus construcciones de superadobe y por los innumerables talleres que han realizado enseñando esta técnica en los últimos años.

El encuentro reafirmó el propósito de seguir trabajando unidos, de ampliar la red y de ser un espacio pluralista y de unión de iniciativas, que a través de un trabajo en conjunto puedan transformarse en una importante semilla para alcanzar una vida en conciencia y armonía entre los seres humanos y nuestra madre naturaleza.

Siempre agradecidos de ser parte de oportunidades como esta, donde el encuentro con personas maravillosas se transforman en experiencias reales de aprendizaje y unión.


11025724_382790428579412_4096316657144203580_o11147108_382788108579644_6595267693872187451_o 11154761_382790685246053_4451920355338583595_o 11154906_382788795246242_8641335309824180584_o 11061296_382788278579627_4521299716987531257_o

PunPun, centro para la vida sustentable.

Fue por el año 2003 cuando Jon Jandai junto a Peggy Reents llegaron a comprar un sitio poco prometedor, según los propios vecinos afirmaban que era un lugar con suelo pobre y difícil de trabajar. Grande fue la sorpresa cuando con el correr de los años se fue transformando en un vergel, un lugar de producción de múltiples frutas y hortalizas, a modo de ejemplo en Tailandia se pueden encontrar usualmente 3 tipos de tomates, en cambio en PunPun ya han llegado a 100 diferentes variedades.

Nuestro paso por PunPun fue breve, pero nos llamó la atención primero por contar con el mejor jugo de mango que probamos en nuestro viaje y segundo y más importante, por el trabajo arduo de convertir un lugar árido en una reconocida granja orgánica.

Este proyecto está ubicado a poco más de una hora de la amurallada ciudad Tailandesa de Chang Mai, un lugar de renombre por tres ejes principales, la producción orgánica de alimentos, la construcción natural y la reproducción de semillas, cabe destacar que cada año llega cerca de un millar de personas a pedir semillas las cuales son entregadas de manera gratuita para así conservar el patrimonio genético del país.

Hoy con ya más de 13 años de vida, viven cerca de 25 personas, reciben voluntarios todo el año y dan talleres de distintas temáticas manteniendo una vida constante para un lugar que se ha transformado en inspiración para otros proyectos en la región.

Para más información visita: www.punpunthailand.org

Findhorn: Un comunidad para hacer crecer personas

En Findhorn la magia es un componente fundamental para alimentar el espíritu de una comunidad y esta comunidad es un fiel reflejo de ello. Con una historia asombrosa que se inicia el año 1962, cuando Eileen, Peter Caddy y Dorothy MacLean, pierden los empleos que mantenían en un hotel ubicado en Forres y se ven obligados a trasladarse a vivir a una casa rodante en las inmediaciones del terreno donde actualmente se sitúa esta comunidad.

La necesidad de subsistencia y el trabajo espiritual que poseían lograron generar un milagro!….mediante la profunda conexión con los elementales de la naturaleza por parte de Dorothy, la capacidad de llevar a la acción y de materializar por parte de Peter y el fuerte trabajo espiritual de Dorothy, lograron crear un vergel en medio de tierras arenosas y absolutamente áridas, desde donde crecían vegetales de dimensiones asombrosas. Por esta particularidad llegaron científicos y personas de todas partes con el objetivo de conocer y aprender de ellos, las cuales poco a poco se instalaron con sus casas rodantes a vivir en el lugar, dando paso a la formación de una pequeña comunidad.

Findhorn Foundation hoy en día es una comunidad espiritual, ecoaldea y centro holístico internacional basado en la búsqueda de la revelación de una nueva conciencia humana y la creación de un futuro positivo y sostenible. Esta comunidad se encuentra ubicada al nor-este de Escocia, en la localidad de Forres, con aproximadamente 600 habitantes, cuenta con infraestructura basada en viviendas de construcción ecológica, tratamiento de aguas, generación de energía a partir de biomasa, paneles solares y turbinas eólicas.

Nuestro paso por Findhorn dejó en nosotros esa magia y energía que caracterizó sus inicios, la gran hospitalidad de su gente, el increíble trabajo realizado en materia de preservación ambiental y también a nivel espiritual, hacen de esta ecoaldea un lugar inigualable.

Para más información pueden ver su página web aquí.

Un año en comunidad

Ecoaldeas: qué son, por qué son importantes

Zegg. Alemania

 

Zegg, es una comunidad emplazada en un terreno de aproximadamente 15 Hás. ubicado en la localidad de Bad Belzig, a una hora de Berlín. Con más de 100 habitantes y con proyección de alcanzar los 150, ha dedicado sus 23 años de vida a la sanación del amor y tal como lo indica su visión, los une como comunidad la búsqueda de la realización de una paz interna y externa de un modo que no permita la explotación de las otras partes del mundo.

Dentro de la particularidad de su historia destaca el hecho de que el terreno donde se encuentra emplazada, corresponde a un antiguo centro utilizado para el adoctrinamiento de espías encargados de seducir a mujeres, ligadas al bando contrario, que pudieran proporcionarles información confidencial y estratégica de utilidad, todo lo opuesto en lo que hoy ese espacio se ha convertido.

Uno de los aspectos destacables de esta comunidad es la creación de un método único de desarrollo grupal llamado Forum, a través del cual se busca crear un espacio donde se propicie la revelación de lo que es auténtico, vivo y verdadero en nosotros.
Para más información pueden visitar el siguiente sitio:http://www.zegg.de/es/