El estado de ánimo también se “pinta”: la elección de colores afecta al comportamiento y emociones

La correcta elección del tipo de pintura no debe atender solo a requisitos estéticos, también ayuda a combatir otros retos, como la contaminación interior o la mejora de la higiene.

El verano es la estación del año que más se suele aprovechar para acometer reformas o rehabilitaciones en el hogar. Hay más horas de luz, menos humedad y, sobre todo, tiempo libre para coordinarse. Se trata de la época perfecta para poner a punto la vivienda de cara al invierno.

A este respecto, a parte de la mejora de las condiciones del inmueble, este tipo de acciones también buscan el gusto personal y la individualidad, aspectos que ya no solo se expresan a través una arquitectura atractiva, sino también gracias a un diseño cromático adecuado, otorgando a las estancias o al exterior de la vivienda una inmediata vitalidad emocional. Así, el color que se elija y el tipo de pintura a utilizar serán una de las principales decisiones a considerar durante estos dos meses previos, antes del comienzo de la obra.

Las claves a tener en cuenta a la hora de elegir la pintura y colores adecuados:

¿Cómo quiero que me haga sentir? El primer criterio es atender a las emociones que van a evocar los colores:

  • Blanco. Transmite frescura y tranquilidad y está demostrado que aumenta la capacidad de concentración. Además, a nivel de diseño, aporta luminosidad y amplitud. 
  • Negro. Es sinónimo de misterio, fuerza y seriedad. Pese a que favorece la introversión, aporta mayor elegancia. No obstante, roba mucha luz, por lo que debe aplicarse en pequeñas dosis.
  • Amarillo. Genera positividad y un ambiente agradable. Gracias a su energía y vitalidad, ayuda a combatir la depresión y desarrolla el intelecto. 
  • Tonos rojizos. Debido a su capacidad de transmitir sentimientos de pasión y mayor agresividad, pueden llegar a resultar demasiado estresantes. No obstante, si se utilizan con moderación o para contrastar colores claros, pueden dar un toque diferencial a determinadas partes o elementos de la vivienda: la zona de la televisión en el salón, marcos y ventanas de las puertas…
  • Crema. Es el color más utilizado. Tiene un carácter neutral y suave y, lo más importante, combina con cualquier color y provoca sensación de pulcritud.
  • Gama de verdes. Simbolizan naturaleza y frescura en sus tonalidades más vivas (verde lima), o tranquilidad y estabilidad en tonos más suaves. 
  • Azules. Aportan serenidad, introspección y relajan los sentidos si se utilizan en expresiones claras. Sin embargo, pueden resultar fríos y poco acogedores. En sus tonalidades más fuertes, el azul suprime el apetito y estimula el pensamiento. En pastel o celeste, ayuda a conciliar el sueño.
  • Morados. Es la gama de colores más artística. Presenta cualidades opuestas. Está ligada, por un lado, a la meditación, sobre todo en su gama más suave, por su efecto sedante. Y, por otro, cuenta con un extremo más oscuro y potente que se relaciona con la pasión y la fantasía. No conviene abusar porque tiende a causar un efecto depresivo. 
  • Rosas. Cada vez más generalizado, su uso en estancias interiores es una de las opciones más acertadas para transmitir un ambiente acogedor y reconfortante, sobre todo, en tonos palo, ya que influyen en los sentimientos invitándolos a ser amables, suaves y profundos. 

Si se trata de un chalet o adosado, el color elegido para la fachada mostrara la personalidad de sus habitantes y lo que quieren trasmitir, además de marcar la primera impresión de las personas que visiten la vivienda.

¿Cómo afectará la luz y la orientación? El color puede cambiar enormemente según el nivel de sol que recibe cada estancia o parte de la vivienda, o la intensidad de luz artificial utilizada. De este modo, lo recomendable es testar cómo se percibe una determinada tonalidad en diferentes condiciones de iluminación: natural o artificial, mañana y tarde, soleado o nublado, etc.

Estilo arquitectónico, clave. En caso de que el estilo arquitectónico sea muy marcado, la adaptación de los colores al entorno será clave. Por ejemplo, en una vivienda con techos altos, molduras destacadas, cornisas y rosetones es conveniente no ensañarse con los colores fuertes, siendo mejor optar por otras gamas que destaquen menos. También habrá que tener en cuenta las formas: las habitaciones con irregularidades en este sentido necesitan colores neutros con una misma tonalidad.

Valor añadido: mayor protección frente a la contaminación y desperfectos. Una correcta elección de colores no debe atender únicamente a requisitos estéticos. Ahora mismo, también se premia la calidad y la “utilidad” de las pinturas que se utilicen. De este modo, ya existen algunas que, más allá de su finalidad estética, son capaces de proporcionar una protección fiable contra humedades, suciedad o sustancias nocivas, tanto en el interior como en la fachada. Así, se puede evitar desde la formación de grietas, hasta la suciedad, la proliferación de microorganismos por la humedad y otro tipo de contaminación, proporcionando un ambiente óptimo y mejora de la higiene.

Si se trata de una vivienda unifamiliar aislada térmicamente habrá que tener en cuenta el uso de colores con un valor de referencia de la luminosidad* superior al 20% para evitar la acumulación de altas temperaturas por efecto del sol directo, de este modo se prolonga y garantiza mayor durabilidad del sistema (evitando grietas y la pérdida de color, entre otros).

*Este índice indica cuánto difiere su claridad del negro (reflexión mínima = valor 0) o del blanco (reflexión máxima = valor 100).

Fuene: Sto

La decoración del aula puede entorpecer el aprendizaje de los niños

Mapas, líneas de números, formas, obras de arte y otros materiales tienden a cubrir las paredes del aula de primaria. Sin embargo, una nueva investigación de la Universidad Carnegie Mellon muestra que demasiado de una buena cosa puede terminar alterando la atención y el aprendizaje en los niños pequeños.

Publicado en la revista Psychological Science, investigadores analizaron si las decoraciones del aula afectaron la capacidad de los niños para mantener la atención durante la instrucción y aprender el contenido de la lección. Encontraron que los niños en aulas muy decoradas eran más distraídos, pasaron más tiempo sin prestar atención a la tarea y demostraron pequeños avances en el aprendizaje, que cuando se retiraron las decoraciones.

«Los niños pequeños pasan mucho tiempo – por lo general todo el día – en el mismo salón de clases, y hemos demostrado que el entorno visual de un salón de clases puede afectar el aprendizaje», dijo Ana Fisher, autora principal y profesora asociada de psicología en la Dietrich College of Humanities and Social Sciences. (Ver video con entrevista)

«No estamos sugiriendo de ninguna manera que esta es la respuesta a todos los problemas educativos. Además, se necesita más investigación para saber el efecto del entorno visual del aula sobre la atención de los niños y el aprendizaje en las aulas reales», dijo Fisher, «Por lo tanto, la sugerencia es que en lugar de quitar todas las decoraciones, los profesores deben considerar si algunas de sus pantallas visuales puedan distraer a los niños pequeños».

Para el estudio, 24 estudiantes de jardín infantil fueron colocados en aulas de laboratorio durante seis lecciones introductorias sobre temas con los que no estaban familiarizados. Tres lecciones fueron impartidas en un aula muy decorada, y tres lecciones se dieron en un aula con escasa decoración. image

Los resultados mostraron que mientras que los niños aprendieron en los dos tipos de clase, aprendieron más cuando la habitación no estaba muy decorada. En concreto, la exactitud de respuestas de los niños en las preguntas de la prueba fue mayor en el salón de clases con escasa decoración (55% correcto) que en el aula decorada (42% correcto).

«También estábamos interesados en saber si al eliminar las representaciones visuales, la atención de los niños se desplazaría a otra distracción, como hablar con sus compañeros, y si la cantidad total de tiempo que estaban distraídos seguiría siendo el mismo», dijo Godwin, un doctorando en psicología y miembro del Programa de Investigación en Educación Interdisciplinaria (PIER).

Sin embargo, cuando los investigadores contaron todo el tiempo que los niños pasaban fuera de la tarea en los dos tipos de aulas, la tasa de la conducta fuera de la tarea fue más alta en el aula decorada (38,6% pasó fuera de la tarea) que en el salón de clases con escasa decoración (28,4% de tiempo pasado fuera de la tarea).

Los investigadores esperan que estos hallazgos conduzcan a más estudios sobre el desarrollo de directrices para ayudar a los profesores de manera óptima el diseño de las aulas.

—-

Referencia: Visual Environment, Attention Allocation, and Learning in Young Children. When Too Much of a Good Thing May Be Bad. Psychological Science May 21, 20140956797614533801