Eficiencia energética en vivienda de 3 plantas y 247 m2 que gastará 200 € al año en energía

Poco más de 200 € al año en energía para una vivienda de 247 metros cuadrados. Estas son las previsiones de consumo, según los cálculos realizados por el ICAEN, para la casa entre medianeras, con estructura de madera de tres plantas, que House Habitat acaba de entregar en Sitges (Barcelona), y que ha obtenido la calificación A en el certificado de eficiencia energética.

Se trata de una vivienda unifamiliar construida mediante el sistema de madera contralaminada CLT bajo los criterios de la edificación Passivhaus. El resultado, una casa consumo de energía casi nulo en calefacción y refrigeración que además de un sustancial ahorro en facturas de energía permitirá a sus habitantes disfrutar de un alto nivel de bienestar y confort, pues se han empleado materiales naturales o ecológicos, respetuosos con la salud y el medio ambiente, siguiendo los principios de la construcción biopasiva.

Sus características

La vivienda, con vistas al mar, ha sido diseñada por el arquitecto Esteban Sánchez y dispone de sótano, planta baja, planta primera y ático, que contienen un total de 3 habitaciones, sala de estar comedor, cocina, dos baños y un aseo. Para lograr los magníficos resultados de eficiencia energética se ha instalado una bomba de calor aerotérmica para climatización y producción de ACS, así como un sistema de ventilación mecánica de doble flujo con recuperador de calor entálpico.

Eficiencia energética

La envolvente

En cuanto a la carpintería exterior, las ventanas son de madera con doble vidrio bajo emisivo y cámara de aire rellena de gas argón. Las fachadas, realizadas con panel CLT, cuentan con aislamiento térmico exterior (SATE) de fibra de madera y mortero de silicato de color blanco.

El proyecto se planificó desde el principio para que la vivienda cumpliera con los valores de eficiencia energética que establece el estándar Passivhaus para la zona donde se ubica. Para ello contó con la supervisión de la ingeniería energética Progetic, que se ha encargado del dimensionado de las instalaciones y también del estudio de la envolvente y puentes térmicos.

Como consecuencia de esta planificación se ha conseguido que la demanda de calefacción sea de 15,84 kWh/m2 año, mientras que la de refrigeración es de 7.01 kWh/m2 año. El consumo de energía final estimado es de 9.14 kWh/m2 año, tres veces menos que la media. Además, las emisiones de CO2 serán de 3,03 Kg/ m2 año, también una tercera parte de lo que emite un edificio medio con certificación energética B.


Te puede interesar:

House Habitat confirma la tendencia hacia la construcción en sistema CLT en Barcelona

House Habitat confirma la tendencia hacia la construcción en sistema CLT en Barcelona

House Habitat, empresa especializada en construcción sostenible, comienza dos nuevos proyectos de construcción de viviendas con sistema de contralaminado de madera (CLT) en la provincia de Barcelona, que se añaden al iniciado recientemente en Sitges donde las paredes y cubierta quedaron instaladas en solo cuatro días.

Uno de los proyectos se sitúa en el distrito Mirasol, de San Cugat del Vallés. Se trata de una casa unifamiliar biopasiva de 227 metros cuadrados de vivienda, distribuidos en dos plantas, más 36 de garaje. La vivienda contará con salón comedor con cocina integrada, 4 habitaciones, 2 baños y 2 aseos.

De cara a minimizar el consumo de energía necesario para obtener una temperatura confortable, House Habitat instalará un sistema de aerotermia mediante suelo radiante y fancoils. Además, la vivienda dispondrá de un sistema de renovación del aire con recuperador de energía. Por su parte, el agua será calentado mediante placas solares. La casa dispondrá también de estufa de leña por deseo de los clientes, aunque no es necesaria.

Como novedad, cabe destacar que la fachada contará con diferentes acabados. Así al SATE (sistema de aislamiento térmico por el exterior) de mortero de silicato sobre fibra de madera habitualmente utilizado en las viviendas de House Habitat, se sumará placa tectiva Equitone y chapa ondulada de acero prelacado

 Sant Esteve de Palautordera

En paralelo, House Habitat acaba de comenzar en la localidad de Sant Esteve de Palautordera, en el Bajo Montseny, la construcción de una casa unifamiliar biopasiva con estructura de madera contralaminada (CLT).

La vivienda, de 243m2 en 2 plantas, contará con un amplio salón comedor, cocina independiente, 4 habitaciones, 3 baños y una sala polivalente. Dispondrá de una instalación de aerotermia para la producción de ACS, a la que se añadirá un sistema de renovación del aire con recuperador de energía en aras de una mayor eficiencia energética, a la que también contribuirá el sistema SATE con mortero de silicato de la fachada.

Avance rápido en Sitges

Hay que recordar que House Habitat instaló a mediados de octubre la estructura de madera CLT de una vivienda entre medianeras en la localidad costera de Sitges. En solo cuatro días de trabajo se llegó hasta la cubierta de esta vivienda que ha sido planificada para cumplir con el estándar de edificación Passvihaus en la zona.

La casa, que estará lista en 4 meses, dispone de una superficie construida de 247 metros cuadrados y consta de sótano, planta baja, planta primera y ático para un total de 3 habitaciones, sala de estar comedor, cocina, dos baños más un aseo.

Ventajas del CLT

El sistema CLT (Cross Laminated Timber) consiste en la utilización de paneles de madera macizos formados por tablas encoladas por capas y cruzadas entre sí. Entre sus principales ventajas se encuentra la rapidez de ejecución, pues al tratarse de elementos estructurales, paredes y techos industrializados su puesta en obra es inmediata.

Además, permite que todos los trabajos se realicen en seco, eliminando así los tiempos de fraguado de materiales convencionales. También acaba con las molestias asociadas a las obras en entornos urbanos como el ruido y el polvo. En el plano del diseño arquitectónico permite crear espacios diáfanos y la eliminación de pilares y jácenas con mayor facilidad.

Hay que resaltar, por otra parte, el ahorro económico -no solo por la disminución de los plazos de obra- sino por tratarse de un material estructural más simple que los tradicionales, que, al ser más ligero, abarata también los costes de cimentación.

Asimismo, el impacto medioambiental del CLT es menor, evita el consumo de agua en obra, a lo que hay que añadir sus elevadas cualidades como aislamiento térmico (de cara a favorecer el ahorro de energía) y acústico.

La madera es un material natural, renovable, reutilizable y reciclable, por tanto, óptimo para la economía circular. Los paneles CLT utilizados en los proyectos de construcción de House Habitat se han fabricado con madera de pino radiata procedente de bosques del Pirineo certificados por PEFC, entidad internacional que promueve la gestión sostenible de los bosques.