Foro NESI de Nueva Economía e Innovación Social

Las nuevas economías (economía circular, economía colaborativa, economía del bien común, economía social y solidaria, etc.) emergen con fuerza ante un panorama de incertidumbre mundial al que contribuye en gran medida el Cambio Climático. Oímos hablar cada vez más de conceptos como cohousing, passivhaus, huertos urbanos, aumento de áreas verdes, ciudades inteligentes, movilidad sostenible, comercio local, entre otros muchos. No obstante, la mayoría de la sociedad no tiene muchas veces el tiempo, la capacidad o las herramientas para saber “qué se está cociendo”.

Ponentes de talla internacional

El Foro contará con grandes expertos en Nuevas Economías como Borja Izaola, arquitecto, antropólogo y coach en sostenibilidad, quien declara que “el sector de la construcción no puede volver a las prácticas que generaron la fase inmobiliaria de la crisis”. Borja también señala que “normalizando la generación y consumo de renovables ‘on site’, reverdeciendo cubiertas, fachadas, parques, alcorques y taludes, favoreciendo los materiales de origen natural y haciendo arquitectura y urbanismo bioclimático, se puede generar empleo y valor social digno, y crear ciudades y ciudadanía resilientes ante el cambio climático”.

Además de contar con Borja y otros ponentes de talla internacional, en el Foro se realizarán talleres participativos donde los asistentes podrán contribuir a co-crear una nueva economía afín a las personas y el planeta.

Son muchos los ejemplos de ciudades y personas movilizándose y que ya apuestan por las nuevas economías.

Todos estos conceptos e ideas, cada vez más, están tomando forma de propuestas frescas e innovadoras para mitigar y adaptarse al Cambio Climático. Así, por ejemplo, los proyectos de cohousing “entrepatios” o “trabensol”, desarrollan una alternativa que fomenta los espacios de convivencia y aumenta los servicios en las viviendas. También en varias ciudades, como Valencia, Madrid, Barcelona y otras, se está promoviendo con fuerza la eficiencia energética en los edificios municipales y alumbrado público. En el caso de Vitoria, desde hace mucho se apostó por las zonas verdes como sumideros de carbono y se ha involucrado a las empresas locales en el denominado Pacto Verde.

En ese sentido, el foro NESI está realizando, con apoyo de expertos de estos nuevos movimientos económicos, un estudio que recopila más de 20 Buenas Prácticas, ya en implementación, que contribuyen a la mitigación y adaptación del Cambio Climático en nuestras ciudades. Este estudio tendrá su primera presentación al público en el Foro NESI Clima de Vitoria.

Esta importante cita, que se lleva a cabo con el apoyo de la Fundación Biodiversidad y el Ayuntamiento de Vitoria, atraerá a cientos de técnicos municipales, representantes de administraciones públicas locales y regionales, empresas, ONGs, Universidades, centros de investigación y ciudadanía interesada en conocer las propuestas de las nuevas economías para afrontar el reto del cambio climático.

Las inscripciones se pueden realizar desde la página web oficial del evento: http://neweconomyforum.org/es/nesi-clima-2018/

Es necesaria la participación de todos para hacer de este mundo, uno que merezca la pena vivir, para nosotros y para nuestros hijos, pues, según palabras de Christiana Figueres (exsecretaria ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático): “es la primera vez en la historia de la humanidad, que intencionalmente tenemos que cambiar nuestro modelo de desarrollo económico”.

Web del Foro e inscripciones

http://neweconomyforum.org/es/nesi-clima-2018/

Listado de ponentes

http://neweconomyforum.org/es/nesi-clima-2018/#NesiClima2

 

Documento resumen de las Buenas Prácticas obtenidas en el estudio “Las nuevas economías y la innovación social como herramienta de adaptación al cambio climático en ciudades y otros asentamientos urbanos

documento_resumen_de Buenas_Practicas

7 millones de muertes cada año debidas a la contaminación atmosférica

En nuevas estimaciones publicadas hoy, la Organización Mundial de la Salud (OMS) informa de que en 2012 unos 7 millones de personas murieron –una de cada ocho del total de muertes en el mundo- como consecuencia de la exposición a la contaminación atmosférica. Esta conclusión duplica con creces las estimaciones anteriores y confirma que la contaminación atmosférica constituye en la actualidad, por sí sola, el riesgo ambiental para la salud más importante del mundo. Si se redujera la contaminación atmosférica podrían salvarse millones de vidas.

 

Enfermedades cardiovasculares, accidentes cerebrovasculares y cáncer

En particular, los nuevos datos revelan un vínculo más estrecho entre la exposición a la contaminación atmosférica en general y la del aire de interiores y las enfermedades cardiovasculares, como los accidentes cerebrovasculares y las cardiopatías isquémicas, así como entre la contaminación atmosférica y el cáncer. Esto es además de la función que desempeña la contaminación atmosférica en el desarrollo de enfermedades respiratorias, como las infecciones respiratorias agudas y las neumopatías obstructivas crónicas.

Las nuevas estimaciones no solo se deben a un conocimiento más amplio de las enfermedades provocadas por la contaminación atmosférica, sino también a una mejor evaluación de la exposición humana a los contaminantes atmosféricos gracias a mediciones y tecnología más avanzadas. Ello ha permitido a los científicos analizar más pormenorizadamente los riesgos para la salud a partir de una distribución demográfica más amplia que incluye ahora las zonas rurales, además de las urbanas.

Por regiones, los países de ingresos bajos y medianos en las Regiones de Asia Sudoriental y del Pacífico Occidental de la OMS soportaron la mayor carga relacionada con la contaminación en 2012, con un total de 3,3 millones de muertes vinculadas con la contaminación del aire de interiores y 2,6 millones de muertes relacionadas con la contaminación atmosférica.

 

Prévenir des maladies non transmissibles

«Limpiar el aire que respiramos impide el desarrollo de enfermedades no transmisibles y además reduce los riesgos de enfermedad entre las mujeres y los grupos vulnerables, como los niños y los ancianos», comenta la Dra. Flavia Bustreo, Subdirectora General de la OMS para la Salud de la Familia, la Mujer y el Niño. «Las mujeres y los niños pobres pagan un alto precio por la contaminación del aire de interiores puesto que pasan más tiempo en sus casa respirando los humos y el hollín de las cocinas de carbón y leña con fugas.»

En la evaluación se incluye el siguiente desglose de las muertes atribuidas a enfermedades específicas, lo que pone de relieve que la gran mayoría de las muertes vinculadas a la contaminación atmosférica se deben a enfermedades cardiovasculares:

Muertes debidas a la contaminación atmosférica – desglose por enfermedad:

  • 40% – cardiopatía isquémica;
  • 40% – accidente cerebrovascular;
  • 11% – neumopatía obstructiva crónica;
  • 6% – cáncer de pulmón; y
  • 3% – infección aguda de las vías respiratorias inferiores en los niños.

Muertes debidas a la contaminación del aire de interiores – desglose por enfermedad:

  • 34% – accidente cerebrovascular;
  • 26% – cardiopatía isquémica;
  • 22% – neumopatía obstructiva crónica;
  • 12% – infección aguda de las vías respiratorias inferiores en los niños; y
  • 6% – cáncer de pulmón;

Las nuevas estimaciones se basan en los últimos datos de la OMS sobre mortalidad de 2012 y en las pruebas de que la exposición a la contaminación atmosférica supone un riesgo para la salud. Las estimaciones de la exposición de las personas a la contaminación atmosférica en diferentes partes del mundo se formularon a través de una nueva cartografía de datos mundiales que incluía datos recabados por satélite, mediciones procedentes de la vigilancia en tierra y datos sobre emisiones contaminantes procedentes de fuentes fundamentales, así como de modelos sobre las pautas de desplazamiento de la contaminación en el aire.

 

Riesgos superiores a lo que previamente se pensaba

«Los riesgos debidos a la contaminación atmosférica son superiores a lo que previamente se pensaba o entendía, en especial para las cardiopatías y los accidentes cerebrovasculares», observa la Dra. María Neira, Directora del Departamento de la OMS de Salud Pública, Medio Ambiente y Determinantes Sociales de la Salud. «En la actualidad hay pocos riesgos que afecten tanto a la salud en el mundo como la contaminación atmosférica; las pruebas apunta a la necesidad de medidas concertadas para limpiar el aire que todos respiramos.»

Tras analizar los factores de riesgo y tener en cuenta las revisiones en la metodología, la OMS estima que la contaminación del aire de interiores tuvo que ver con 4,3 millones de muertes en 2012 en hogares en los que para cocinar se utilizan estufas de carbón, leña y biomasa. La nueva estimación se explica por la mejor información sobre la exposición a la contaminación entre los 2900 millones de personas que se calcula que viven en hogares en los que se utiliza leña, carbón o bosta como combustibles principales para cocinar, así como por las pruebas de que la contaminación atmosférica está relacionada con el desarrollo de enfermedades cardiovasculares y neumonías, y cánceres.

En el caso de la contaminación atmosférica, la OMS estima que en 2012 se produjeron 3,7 millones de muertes a causa de fuentes urbanas y rurales en todo el mundo.

 

Una consecuencia de políticas que no son sostenibles

Son muchas las personas expuestas a los dos tipos de contaminación: la atmosférica y la del aire de interiores. A causa de este solapamiento, la mortalidad atribuida a las dos fuentes no puede simplemente sumarse, de ahí la estimación total de unos 7 millones de muertes en 2012.

«La excesiva contaminación atmosférica es a menudo una consecuencia de políticas que no son sostenibles en sectores como el del transporte, la energía, la gestión de desechos y la industria pesada. En la mayoría de los casos, será también más económico a largo plazo aplicar estrategias que den prioridad a la salud debido al ahorro en los costos de la atención sanitaria, además de los beneficios para el clima», señala el Dr. Carlos Dora, Coordinador de la OMS en el Departamento de Salud Pública, Medio Ambiente y Determinantes Sociales de la Salud. «La OMS y los sectores de la salud desempeñan una función única para traducir las pruebas científicas sobre la contaminación atmosférica en políticas que pueden marcar la diferencia y aportar mejoras que salvarán vidas.»

La publicación de los datos de hoy es un salto importante en el avance de la hoja de ruta de la OMS para la prevención de las enfermedades relacionadas con la contaminación atmosférica. Ello supone la creación bajo los auspicios de la OMS de una plataforma mundial sobre la calidad del aire y la salud que permita generar mejores datos sobre las enfermedades relacionadas con la contaminación atmosférica y un apoyo más robusto para los países y ciudades mediante orientaciones, información y datos que demuestren los beneficios para la salud derivados de intervenciones fundamentales.

Este mismo año, la OMS publicará unas directrices sobre la calidad del aire de interiores en las que se aborda el uso de los combustibles domésticos, y se analizan los datos sobre la exposición a la contaminación atmosférica en general y la del aire de interiores y la mortalidad conexa, además de la información actualizada sobre las mediciones de la calidad del aire en 1600 ciudades de todas las regiones del mundo.

 

Para más información puede ponerse en contacto con:

Tarik Jasarevic
Departamento de Comunicaciones, OMS
Móvil: +41 79 367 6214
Tel.: +41 22 791 5099
Correo electrónico: jasarevict@who.int

Glenn Thomas
Departamento de Comunicaciones, OMS
Tel.: +41 22 791 3983
Móvil: +41 79 509 0677
Correo electrónico: thomasg@who.int

Nada Osseiran
Departamento de Salud Pública y Medio Ambiente, OMS.
Tel.: +41 22 791 4475
Móvil: +4179 445 1624
Correo electrónico: osseirann@who.int

 

El 90% de los europeos que viven en ciudades, expuestos a contaminación

Smoke emitting from factory/plant

Cerca del 90 por ciento de la población de la Unión Europea que vive en ciudades está expuesta a concentraciones de algunos contaminantes atmosféricas perjudiciales que la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera nocivas, según un informe de la Agencia Europea del Medio Ambiente (EEA, por sus siglas en inglés).

El estudio ‘Air Quality in Europe, 2013 report’ de la EEA revisa la política de calidad del aire de la Comisión Europea. Según este documento, los automóviles, la industria, la agricultura y los hogares provocan contaminación atmosférica en Europa.

A pesar del descenso de las emisiones de gases de efecto invernadero y de las concentraciones de ciertos contaminantes atmosféricos desde 1990 que refleja el documento, el problema de la contaminación atmosférica en Europa sigue lejos de poder darse por resuelto, según la EEA.

En lo que respecta a España, el informe refleja la tendencia descendente de estos contaminantes nocivos para la salud y apunta que aproximadamente el 50 por ciento de la población está expuesta a niveles superiores de partículas, ozono troposférico y nitrógeno. Sin embargo, la EEA sitúa a España como uno de los seis primeros emisores de este tipo de contaminantes

Además, a nivel europeo hay concretamente dos contaminantes, las Partículas y el ozono troposférico, que continúan provocando problemas respiratorios y enfermedades cardiovasculares y reducen la esperanza de vida. Según nuevos datos científicos, la contaminación atmosférica puede resultar nociva para la salud humana incluso en concentraciones inferiores a lo previsto.

 

Hasta EL 96%

Según el informe, entre 2009 y 2011 hasta el 96 por ciento de la población urbana estuvo expuesta a concentraciones de partículas finas (PM2.5) superiores a las indicadas en las directrices de la OMS y hasta el 98 por ciento a concentraciones de ozono (O3), igualmente superiores a las directrices de la organización.

El número de ciudadanos de la UE expuestos a concentraciones de estos contaminantes por encima de los límites u objetivos marcados en la legislación de la UE en fue menor. En ciertos casos, estos límites u objetivos son menos estrictos que los establecidos en las directrices de la OMS.

El documento va más allá y afirma que la contaminación no se circunscribe únicamente a las ciudades, sino que también alcanza valores «elevados» en determinadas zonas rurales.

En todo caso, el informe refleja resultados positivos en la última década en cuanto a reducción de emisiones de contaminantes atmosféricos, como las de dióxido de azufre de las centrales eléctricas, del sector industrial y del transporte, lo que limita el riesgo de exposición de la población. Asimismo, valora que la sustitución gradual de la gasolina con plomo también ha reducido las concentraciones de este metal, que afecta al desarrollo neurológico.

Por otro lado, destaca otros problemas como la eutrofización, que es el efecto que provoca el exceso de nitrógeno nutriente en los ecosistemas y su amenaza sobre la biodiversidd. Se trata de un problema que afecta a la mayoría de ecosistemas y amenaza la bioConcretamente, se han reducido las emisiones de contaminantes como los óxidos de nitrógeno y amoniaco han descendido un 27 por ciento y un 7 por ciento, respectivamente, desde 2002.

Por el contrario, la EEA apunta que las emisiones no ha alcanzado los niveles esperados y ocho Estados miembros infringen los techos legales en un año después del plazo fijado para su cumplimiento y añade que para resolver el problema de la eutrofización, será necesario adoptar medidas adicionales de reducción de las emisiones de nitrógeno.

 

Más exigencia pese a la austeridad

En este contexto, el director ejecutivo de la EEA, Hans Bruyninckx, ha señalado que la contaminación atmosférica provoca daños a la salud humana y a los ecosistemas. «Una gran parte de la población vive en ambientes no saludables, si nos atenemos a los criterios en vigor. Para ser sostenible, Europa debe mostrarse ambiciosa e imponer requisitos legislativos más estrictos», ha subrayado.

Por su parte, el comisario de Medio Ambiente, Janez Potocnick, ha explicado que la calidad del aire es un problema «esencial» para muchas personas, ya que las encuestas demuestran que una gran mayoría de la población sabe perfectamente cómo afecta la calidad del aire a la salud y cree que las autoridades públicas deben adoptar medidas en los ámbitos comunitario, nacional y local, «incluso en época de austeridad y dificultades».

«Estoy dispuesto a responder a estas inquietudes a través de la revisión de la política de protección de la atmósfera que presentará próximamente la Comisión«, ha concluido.

La ONU-Hábitat ha publicado el informe del «Estado de las Ciudades 2012/2013»

20130125-informe-onu-habitat-estado-ciudades-2012-2013El Programa de las Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos (ONU-Hábitat), ha publicado el informe de «Estado de las Ciudades 2012/2013», dirigido a las agencias de desarrollo, formuladores de políticas, gobiernos locales y personas con capacidad de de decisión.

El informe sobre el estado de las ciudades 2012 presenta algunos de los factores que están detrás de las crisis financiera, económica, medioambiental, social y política y que tienen un impacto importante en las ciudades. El informe presenta un nuevo instrumento estadístico, el Índice de Prosperidad de las Ciudades, que vaya más allá de la dimensión económica, para adoptar otras dimensiones vitales, tales como calidad de vida, infraestructuras, la equidad y la sostenibilidad del medio ambiente.

El informe se centra en la idea de prosperidad y como se lleva a cabo en las zonas urbanas. Más específicamente, aboga por un cambio en la atención, al rededor del mundo, a favor de un noción más robusta de desarrollo – que vaya más allá del crecimiento económico que ha dominado hasta ahora, las agendas políticas de las últimas décadas.

La esencia de este informe es la necesidad de un cambio transformador hacia un desarrollo urbano sostenible que gire en torno a las personas, que una noción revisada de prosperidad puede proporcionar. El concepto actual de prosperidad debe ser revisado, y con él las políticas y las acciones desplegadas por las autoridades públicas.

ONU-Hábitat sugiere un nuevo enfoque de la prosperidad, que vaya más allá de la dimensión económica, para adoptar otras dimensiones vitales, tales como calidad de vida, infraestructuras, la equidad y la sostenibilidad del medio ambiente. El informe presenta un nuevo instrumento estadístico, el Índice de Prosperidad de las Ciudades, que mide los factores de la prosperidad en el trabajo en una única ciudad, junto a una matriz general, la «Rueda de la Prosperidad Urbana», que sugiere áreas para la intervención política.

Descargar PDF del documento aquí

Estudio revela que los techos refractantes no son una buena medida

Una nueva técnica de enfriamiento es el pintar los techos de las casas blancas. Éstos, al reflejar la luz solar en vez de absorberla, logran enfriar el ambiente.

Lo que sucede es que las ciudades actúan como islas, que aumentan la temperatura absorbiendo la luz durante el día, almacenándola y luego liberándola al anochecer, agregándole calor al clima. Esta situación se llama efecto isla. El pintar los techos blancos alivia este efecto, disminuyendo la temperatura en las áreas urbanas. Por la misma razón, se ha tornado una práctica popular en muchas ciudades. Pero un estudio recién publicado por la Arizona State University (ASU) advierte que esta práctica puede empeorar la situación. Los investigadores postulan que el declive en la temperatura a través de techos reflectivos puede reducir las precipitaciones.

El reflejar la luz solar para mantener fría la temperatura en la Tierra es un proceso normal. Se da a diario a través de la nieve y el hielo, que tienen un alto efecto reflectivo y ayudan a mantener las temperaturas. Científicos creen que esta es una de las razones por las que el clima se está calentando tanto: porque ahora hay menos hielo. Las ciudades normalmente están pavimentadas y cubiertas con edificios que absorben el calor del sol, aumentando la temperatura.

El profesor asistente de la Escuela de Ciencias Geográficas y Planificación Urbana de la ASU, Matei Georgescu, dijo que la mayor parte de los estudios respecto a los techos refractantes están basados en la temperatura y la verdad es que su efecto evidentemente logra enfriar el área. Sin embargo, esto a costa de duras consecuencias para el clima. El estudio encontró que el crecimiento poblacional disminuiría las precipitaciones en un 12% y el pintar los techos blancos podría reducirlas en un 4% adicional.

Georgescu explicó: “Para que se forme la precipitación son necesarios dos elementos: humedad y un mecanismo de elevación para condensar las parcelas de aire. El declive en el calentamiento a niveles bajos, resultante de los techos blancos estabiliza los niveles bajos de la temperatura y en algún grado, retira el mecanismo de elevación natural que requiere la condensación”.

El investigador ilustra el problema con un ejemplo: cuando llueve, el agua se reúne en el suelo o penetra la tierra, así, al día siguiente está lista para ser absorbida por la tierra o evaporarse. Luego, puede ser elevada al aire e irse o puede volver a caer como lluvia. En las ciudades con muchas construcciones, esto no ocurre, porque toda la tierra ha sido pavimentada. El agua se reúne en el concreto y se pierde. De esta manera, es el calor el que mueve todo el proceso. Si se reduce este calor, como lo hacen los techos refractantes, las parcelas de aire tienen menos posibilidades de elevarse.

El estudio fue publicado en la revista Environmental Research Letters.

Fuente: LiveScience.

Reducir las islas de calor con techos fríos o blancos


Las islas de calor son áreas urbanas que presentan temperaturas de 1 a 6º más que las áreas rurales próximas. Esto se debe a la retención de la luz solar por parte de los edificios y el pavimento, y al calor proveniente del uso de la energía eléctrica. El calor absorbido se libera lentamente en las noches y, debido a la diferencia de temperaturas entre la ciudad y su entorno rural, se generan vientos provenientes del exterior hacia el interior, provocando un cambio en el clima. Se puede extender los períodos de verano, aumentando el uso de refrigerantes, con sus consecuencias ambientales y económicas. Entre más grande sea una urbe, mayores son las islas de calor. Parte de las causas de estas islas son los techos de las edificaciones. Cerca del 25% de la superficie de una ciudad son techos que absorben la radiación solar.

El resultado es el aumento de la temperatura del ambiente interno, lo que conlleva a utilizar más el aire acondicionado y, por lo tanto, a gastar más energía; también aumentan los niveles de CO2 y otros contaminantes, y las enfermedades relacionadas con el calor.

En su estudio, el investigador Hashem propone la utilización de los techos fríos o techos pintados de blanco para disminuir las islas de calor.

Los techos fríos son un sistema de cubiertas diseñados para reflejar la radiación solar; la mayoría de ellos están pintados de blanco o de colores claros. En algunos sitios de Europa, por moda, utilizan colores un poco más oscuros, pero deben ser con un efecto albedo alto para lograr los resultados esperados.

El efecto albedo se define como la capacidad que tiene un cuerpo cualquiera para reflejar la luz. Entre más claro sea, mayor el albedo, siendo para el blanco 1 y para el negro 0.

En el estudio en mención se hizo un monitoreo en más de 10 edificios de California y la Florida que demostró que el uso de techos fríos constituye un potencial de ahorro de energía del 20 al 70 % del consumo anual que se necesita para enfriar el ambiente, pues estos techos reducen la transferencia de calor hacia el interior de la edificación.

El resultado de la utilización de éstos, es la reducción de energía utilizada en edificios con aires acondicionados. En los lugares donde no se necesitan estos sistemas de enfriamiento, los techos fríos aumentan el confort de la vivienda y del ambiente urbano.

En la mayoría de las ciudades, los techos son oscuros y absorben casi el 80% de la radiación. El efecto albedo es muy bajo (entre 0,2-0,4). Los techos fríos aumentan el efecto albedo a 0,6 o más, disminuyendo las consecuencias de la incidencia de la luz solar. Cada 100 m2 de techos fríos compensan 10 toneladas de emisiones de CO2.

Para 2040, se prevé que el 70% de la población mundial vivirá en ciudades donde más del 60% serán techos y pavimentos. Si en 20 años todos los techos se pintaran de blanco, o colores claros, esto equivaldría a eliminar todos los vehículos que funcionan cada año en todo el mundo, permitiendo un retraso en los efectos del calentamiento global.

GBC de Brasil lanzó una campaña llamada  “Un grado menos”  en la que se motivó a la comunidad de Sao Pablo a pintar sus techos de blanco para reducir el cambio climático.  Fue tan exitosa esta campaña, que se llevó a la Cámara Municipal de Sao Pablo un proyecto de ley que obligaría a los ciudadanos a pintar sus techos de blanco…..

Fuente: GBC de Brasil, Wikipedia, One Degree Less de GBC Brasil

Se constituye el Consejo Consultivo del Hábitat Urbano del Ayuntamiento de Barcelona con expertos en arquitectura, diseño, urbanismo y sostenibilidad

El alcalde Xavier Trias presidió el pasado miércoles la sesión constitutiva del Consejo Consultivo del Hábitat Urbano, el órgano asesor y consultivo del Ayuntamiento de Barcelona en relación con las políticas y estrategias sobre el hábitat urbano.

«Ante una crisis económica, financiera y social como la que vivimos, es de una gran y extraordinaria utilidad tener un consejo consultivo multidisciplinar que contraste ideas, aconseje al Gobierno y critique lo que no hacemos bien», ha declarado Trias.

En la reunión, que ha conducido el teniente de alcalde de Hábitat Urbano, Antoni Vives, se han establecido las reglas básicas de composición y funcionamiento de este nuevo órgano, que pretende ofrecer una visión integrada y transversal del proyecto urbano, asesorando sobre el urbanismo, el medio ambiente, las infraestructuras, la vivienda y las tecnologías de la información y la comunicación.

Un total de 35 expertos multidisciplinaresEl Consejo está integrado por 35 notables y expertos de la arquitectura, el diseño, la sostenibilidad, el medio ambiente, las infraestructuras, el urbanismo, el paisaje y las TIC del ámbito profesional, académico y científico, que han destacado por su trayectoria y prestigio reconocido.

Uno de los objetivos de este Consejo, creado por Decreto de Alcaldía y presentado como medida de gobierno en el plenario del mes de setiembre, es recuperar el necesario espíritu crítico y el debate constructivo sobre la ciudad.

El gerente de Hábitat Urbano, Vicent Guallart, ha aprovechado la sesión constitutiva para explicar los diez proyectos estratégicos del nuevo modelo de ciudad que defiende el nuevo gobierno y que apuesta, entre otras medidas, por impulsar:

  • La regeneración de barrios
  • Las ciudades inteligentes (smart cities)
  • Las manzanas autosuficientes
  • La vivienda protegida
  • La renaturalización de la ciudad
  • Proyectos como el Blau@Ictinea

El arquitecto y urbanista Oriol Bohigas preside este órgano consultivo que tiene tres vicepresidentes: el ingeniero de caminos, canales y puertos Albert Serratosa; el ecólogo y doctor en Biología Ramón Folch y el ingeniero industrial, experto en sociedad de la información y actual presidente del Círculo para el Conocimiento CXC-BB, Joan Majó.

También son miembros del Consejo el presidente del FAD, Miquel Espinet; el arquitecto Beth Galí; Salvador Rueda, de la Agencia de Ecología Urbana; el geógrafo y doctor en Ciencias Ambientales Martí Boada; el arquitecto y premio europeo de Urbanismo, Carles Llop, o la directora del recinto histórico de Sant Pau, Gemma Sendra.