La industria de la madera es fundamental para seguir desarrollando energías renovables que permitan calentarnos de manera sostenible

El consumo de energía derivado de preparar nuestros hogares a la bajada de las temperaturas propia de los meses de invierno que se avecinan es una de las principales preocupaciones de los españoles, no sólo por el gasto económico que supone sino porque cada vez están más concienciados de la importancia de emplear energías renovables y sostenibles para calentarse.

Es necesario por parte de las administraciones que apoyen más al sector de la madera ya que gracias al aprovechamiento de los recursos forestales se han podido desarrollar, por ejemplo, energías renovables como la biomasa para el uso en calefacciones”, explica Isabel María Llorente, cofundadora de Maderea, plataforma para el fomento del mercado nacional de la madera. Y añade: “Además, emplear los restos de podas y residuos agrícolas para generar calor ayuda a prevenir los incendios.

Desarrollar políticas orientadas a fomentar el uso de energías renovables y sostenibles a partir de derivados de la madera tiene una serie de beneficios tanto a nivel global con la reducción de la contaminación y emisiones de CO2, como a nivel particular para los hogares españoles, en una mayor eficiencia energética.

Según los datos que recoge el IDAE, dependiente del Ministerio de Industria, en su último estudio sobre el consumo de energía en España, los hogares españoles tuvieron un gasto medio de energía de 990 euros, siendo la calefacción lo que más consumo suponía, en un 47%.

La electricidad es la energía más utilizada por los españoles para calentar sus hogares en un 35%, seguido del gas natural que lo emplean el 25%. En tercer lugar, en un 16,3% de los hogares se genera calor con leña o ramas.

“La madera es un recurso natural que permite calentarnos y además por sus propiedades, usada para fabricar elementos de construcción se consiguen viviendas energéticamente más eficientes ya que es un elemento aislante de primera”, asegura Llorente.

Extraer biomasa para usos energéticos puede beneficiar a las estrategias de prevención de incendios

Investigadores del Centro Tecnológico Forestal de Cataluña (CTFC), el CREAF, el CSIC y la UAB han concluido que, si se extrae biomasa para bioenergía, para producir astilla o pellets, se podría llegar a modificar de manera importante el régimen de incendios. Los resultados del estudio permiten considerar este tipo de extracción como una estrategia eficiente y económica para tratar de reducir el combustible forestal.

El estudio se ha publicado en la revista Ecosystems y se basa en un modelo que reproduce las interacciones entre el fuego, la vegetación y la extracción de biomasa en un paisaje mediterráneo. Así han llegado a la primera evaluación cuantitativa de esta práctica a medio plazo (hasta 2050). Según Adrián Regos, autor principal del artículo, la extracción de biomasa puede llegar a ser una estrategia eficaz de prevención de incendios «siempre y cuando se tengan en cuenta la ubicación de los tratamientos, la intensidad, y la capacidad del cuerpo de bomberos de aprovechar las oportunidades creadas».

En este sentido, el artículo apunta a que potencialmente se podría «reducir la superficie quemada, especialmente si la extracción de biomasa se ubica de manera estratégica en áreas de alto riesgo de incendio, y según los modelos, podría llegar a suponer hasta un 60% de reducción». Además, concluye que toda esta información «serviría de piedra angular para que los programas de prevención de incendios implementen y optimicen los tratamientos de reducción de combustible de la manera más eficiente».

Una oportunidad para hacer converger bosques, economía y energía

El estudio también pone de manifiesto las sinergias que podría presentar esta estrategia con las políticas socioeconómicas y energéticas, fortaleciendo el vínculo entre el sector forestal y el energético. El uso de la bioenergía está creciendo y vincularlo con una política de consumo de proximidad podría favorecer la falta de gestión forestal en muchos puntos del territorio. Incentivar esta gestión tanto a nivel público como privado implicaría nuevos modelos de gobernanza a nivel local, especialmente en aquellas políticas vinculadas a los fondos europeos de desarrollo rural y regional (FEDER y FEADER), que son las que más potencial tienen.

Entre las consideraciones que los autores hacen al respecto, no sólo resalta el beneficio socioeconómico de la biomasa en sí, sino “el efecto positivo de esta actividad en una posible reducción del coste de extinción de los incendios”, tal y como recuerda Lluís Brotons, investigador del CSIC en el CREAF, y uno de los impulsores del estudio. Por este motivo, también consideran oportuno recordar que es necesario combinar prácticas de extracción de biomasa con otros tratamientos de reducción de combustible acumulado en el sotobosque, ya sean mecánicos o mediante quemas prescritas, aquellas en que se aplica fuego intencionado y controlado al sotobosque con este propósito.

Fuente: http://www.creaf.uab.cat

Subvenciones a las calderas de biomasa en Galicia

caldera_biomasa

La xunta de Galicia, a través del INEGA (Instituto Enerxético de Galicia) anunció el lanzamiento de las nuevas subvenciones para este año 2013 para favorecer la compra de una caldera de biomasa. Ayer, 22 de Abril, se abrió el plazo para realizar las inscripciones para recibir dicha subvención (cabe destacar que las subvenciones se tramitarán en estricto orden de registro, por lo que los primeros en solicitar las subvenciones serán los primeros en poder disponer de ellas). Se espera que gracias a esta medida se pueda repercutir en la economía local y mejorar la eficiencia energética, reduciendo así la dependencia energética de los combustibles fósiles.

Los fondos están lanzados para ser capaces de subvencionar la instalación de la caldera de biomasa y los componentes que la rodean. Por lo tanto se considera subvencionable:

  • La propia caldera y sus accesorios
  • El sistema de almacenamiento del combustible
  • El montaje y las conexiones del propio sistema de almacenamiento del combustible

No se subvencionará cualquier modificación de una caldera ya existente mediante un quemador de bioamasa, así como tampoco recibirán ninguna ayuda económica las estufas de aire, las cocinas calefactores ni los quemadores de aire caliente.

La dotación por caldera superior a los 40 KW será de hasta 30.000€, mientras que por las potencias inferiores o iguales a 40 KW el importe será de hasta 3.000€.
Se podrá aplicar esta subvención a otra ya existente mientras el total no exceda del 100% del valor del proyecto.

Se podrán beneficiar tanto particulares como empresas. También serán beneficiarios figuras como las empresas de servicios energéticos, las entidades sin ánimo de lucro o los grupos de personas o entidades sin personalidad jurídica.

Estas actuaciones llevadas a cabo por las propias administraciones de las comunidades autonómas refuerza la idea de que la introducción de la biomasa como energía en el territorio es un factor importante para mejorar la economíae incentivar la dinamización local.

Podéis encontrar más información y las propias convocatorias en la página del inega o haciendo clic aquí

Ayudas del plan renove de calderas domésticas y de ventanas 2015 de la comunidad Valenciana


Este año 2015, la Comunidad Valenciana apuesta por la Eficiencia Energética. Para ello desde el Instituto Valencia de Competitividad Empresarial (IVACE), se han convocado dos planes renove, uno para calderas y otro para ventanas.

Plan Renove de Calderas
Debido a que una gran parte importante del parque de calderas domésticas de los hogares de la Comunitat Valenciana posee una notable antigüedad el  Instituto Valencia de Competitividad Empresarial (IVACE) ha convocado ayudas del Plan Renove de Calderas Domésticas para el 2015, destinada a la sustitución de las calderas actuales por otras de mayor eficiencia energética, calderas de condensación y la adhesión de empresas instaladoras.
Beneficiarios de las ayudas
Todas las personas físicas propietarias, usufructuarias o arrendatarias de una vivienda situada en la Comunidad Valenciana. Sólo podrá presentarse una solicitud de ayuda por cada persona interesada. Además se regula en esta convocatoria la adhesión de empresas instaladoras necesarias para el desarrollo de la misma, que realiza el montaje y reparación de las instalaciones térmicas en el ámbito del Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE).
Presupuesto
La cantidad global máxima destinada a esta convocatoria es de 240.000 euros para el año 2015 y podrá ser modificada por el IVACE en función del Plan y del presupuesto que podrá aportar el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).
Condiciones
-La caldera a instalar deberá estar incluida en el Listado Renove de Calderas, formado por un conjunto de modelos de los productos eficientes de los fabricantes/distribuidores.
-Son incompatibles con cualquier otra ayuda pública o privada financiada por Fondos Estructurales o por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER).
-La cuantía será de 250 euros, 200 euros por caldera sustituida y 50 euros de descuento en la instalación de la empresa instaladora.
-Las ayudas podrán solicitarse desde el 21 de enero de 2015 hasta el 29 de mayo de 2015, o hasta el agotamiento del presupuesto asignado a la convocatoria.
-El pago se realizará por transferencia bancaria a la cuenta del beneficiario indicado en la solicitud.
Plan Renove de Ventanas
El Instituto Valencia de Competitividad Empresarial (IVACE) ha convocado ayudas delPlan Renove de Ventanas para el 2015, destinada a la rehabilitación térmica de ventanas de viviendas de la Comunidad Valenciana y la adhesión de comercios y empresas instaladoras.
Beneficiarios de las ayudas
Todas las personas físicas propietarias, usufructuarias o arrendatarias de una vivienda de ocupación habitual en la Comunidad Valenciana. Además se regula en esta convocatoria la adhesión de comercios y empresas instaladoras necesarias para el desarrollo de la misma.
Presupuesto
La cantidad global máxima destinada a esta convocatoria es de 1.060.000 euros para el año 2015 y podrá ser modificada por el IVACE en función del Plan y del presupuesto que podrá aportar el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).
Condiciones
-Se considera actividad susceptible de ayuda la renovación de ventanas y puertas-ventana (acristalamiento, marco y premarco)
-Son incompatibles con cualquier otra ayuda pública o privada financiada por Fondos Estructurales o por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER).
– La cuantía será como máximo de 75€/m2 para renovaciones de las ventanas o puertas-ventanas, la aportación del comercio o empresa instaladora adherida, consistirá en un descuento en la factura de 15€/m2.
-Las ayudas podrán solicitarse desde el 10 de febrero de 2015 hasta el 30 de junio de 2015, o hasta el agotamiento del presupuesto asignado a la convocatoria.
-El pago se realizará por transferencia bancaria a la cuenta del beneficiario indicado en la solicitud.
Puedes consultar más información en los siguiente enlaces:

Sistemas de biomasa

bicoloured wood pelletsEste artículo pretende dar un enfoque eminentemente práctico en el uso de la biomasa, con criterios de sostenibilidad. Veremos cómo integrar distintos sistemas de aprovechamiento de la biomasa en la vivienda.

Sería ilógico plantearse construir una vivienda de “bioconstrucción” y pretender utilizar en ella energías no “biosostenibles”. La biomasa (leña, astillas, pellet, etc) cumple este requisito, siempre que la producción en nuestro entorno cercano sea mayor que el consumo. Si el consumo es mayor, deja de ser sostenible.

Chimenea clásica

La chimenea abierta clásica, por definición, tiene un rendimiento muy bajo, <20%. Esto implica un consumo muy elevado de leña para, a cambio, aprovechar muy poca energía y que la casa se caliente muy poco.

La causa de este bajo rendimiento es triple: la primera es que, para que no haga humo, la chimenea necesita un tiro de aire muy importante, aire caliente que se pierde directamente; la segunda es que, con tanto aire, la combustión se realiza a muy baja temperatura, saliendo sin quemar muchos gases combustibles desaprovechados (hay que tener presente que sólo queman los gases en que se va convirtiendo la madera al quemar).

La tercera es que todo ese flujo de aire y humo que sale por la chimenea debe salir de alguna parte, ¿no? Pues sale de la habitación de la chimenea. Esto genera una depresión que producirá una succión de las habitaciones contiguas, ENFRIÁNDOLAS, pues este aire que entrará en ellas por las rendijas es FRÍO. La consecuencia es que calentamos el comedor y enfriamos, por ejemplo, la cocina, donde están las ventilaciones del gas.

¿Balance? Pésimo.

¿Cómo mejorar la eficiencia?

Con las estufas clásicas de ferretería, la cosa mejora, pues reducimos el tiro necesario para evitar humo, aumentamos la temperatura de la llama mejorando la combustión y, esto de regalo, ya nos reduce el flujo de aire frío del exterior.

¿Qué hacer para mejorar más el rendimiento?

La primera medida a tomar, si es posible, consiste  en disponer de una entrada de aire del exterior, que permita la entrada de aire que necesita la chimenea/estufa para funcionar. Este aire tiene que llegar a la chimenea/estufa directamente, aunque sin incidir directamente en la llama para que no la enfríe. De esta manera, no enfriamos la casa con el aire necesario para la chimenea. Esto permitirá que el calor se extienda más por la casa.

La falta de esta entrada es la que hace que, en los pisos, las chimeneas casi siempre hagan humo.

Si además sustituimos el sistema actual por una chimenea cerrada/estufa de alto rendimiento podemos llegar  a un >80% de rendimiento en la combustión.

Si se ha hecho bien todo y sumamos los dos efectos, podemos hablar de un aumento real global de energía aprovechada de 6 a 10 veces más. Es decir, dividir por 6 o 10 la leña que necesitamos para calentar la casa entera.

Este gran ahorro justifica, aunque tengamos leña propia, la sustitución del sistema antiguo y las obras necesarias.

Cuando busquemos una buena chimenea/estufa, miraremos en el catálogo la potencia, rendimiento, consumo de leña, etc. y compararemos. Si no dan estos datos, olvidaos de ella. Tened presente que la mayoría de las que se venden sólo son de diseño, pero no están pensadas para ser verdaderos generadores de calor.

Chimenea de alto rendimiento con aire

Actualmente existen chimeneas cerradas (con cristal) que, además de tener un muy buen rendimiento respecto a la combustión, incorporan sistemas para conducir aire caliente.

Disponen de conductos internos (estancos respecto a la cámara de combustión) que calientan aire. También pueden incorporar un ventilador, accionado automáticamente por un termostato, que refuerza la circulación del aire. Este aire lo conducimos mediante tubos a otras estancias cercanas.

Con este sistema repartimos mejor el calor por toda la casa.

La habitación hacia donde mandemos el aire debe disponer, en su parte inferior, de rejillas para su retorno a la sala.

El ciclo sería el siguiente: del exterior cogemos aire que se calentará con la chimenea. Desde ésta lo mandamos donde queramos, de aquí retorna a la sala, y la chimenea lo absorberá para la combustión. De aquí al exterior. De esta manera, a la vez que calentamos la casa la ventilamos.

El aire exterior se debe liberar cerca de la toma de aire a calentar, pero permitiendo que también se pueda coger aire de la sala, si no el tiro de aire caliente interferirá en el tiro de la combustión.