Casa-hotel La Pimienta Roja

pimientaSe trata de un proyecto realizado con Urko Sánchez Architects, SATT y Fernando Navadijos, entre los años 2007 y 2009. Recibe su nombre de los árboles de la pimienta roja especie muy abundante en la zona y que en tiempos eran muy cotizados por los árabes, que venían a buscar su apreciada semilla a la costa oriental de África.

La edificación está situada en una maravillosa zona junto al mar y posee una gran biodiversidad de especies vegetales alrededor. Está a diez minutos a pie de Lamu, al norte de Kenia, casi en la frontera con Somalia. Este proyecto fue seleccionado por Conde Nast como uno de los 10 mejores hoteles de África 2011, seleccionado por la revista Archdaily como uno de los 5 mejores proyectos del mundo en 2013 y actualmente se ha seleccionado para exponerlo en 14ª Biennale de Arquitecturab “Collateral Events” en Venecia.

 

El briefing, el cliente y el equipo

El cliente, persona apasionada por la arquitectura y la naturaleza (dos ingredientes clave en la esencia de nuestros proyectos), quería una residencia privada cerca de Lamu y en conexión con el Orfanato Anidan que estaba financiando. Partíamos de dos principios básicos: arquitecturay ecología; y una serie de premisas planteadas por la propiedad:

  • La casa debía poder zonificarse bien, en función de la ocupación.
  • La casa debía ser diseñada en una planta, garantizando la accesibilidad.
  • La casa debía poder ser alquilada por partes, sin incomodar a las otras.

Vivienda plurifamiliar ecológica

IMG_9847La primera vivienda plurifamiliar ecológica realizada en Mallorca, que nos permite comprobar la viabilidad de las técnicas de trabajo ecológicas aplicadas en la misma. Conjugando la geointegración, la orientación y la elección meticulosa de los materiales, así como las técnicas de climatización más avanzadas que permiten obtener una importante eficiencia energética.

El proyecto se ha realizado en un solar de Llucmajor, pueblo del centro de Mallorca, situado en una de sus calles principales. En el solar se hallaba una construcción de piedra y marés, edificación típica de las casas antiguas del pueblo, que constaba de una planta baja y un primer piso a media altura. Su acogedora fachada de piedra vista y su portal de marés, nos invitaba a su recuperación para la posterior reutilización en la nueva obra (ver recuadro).

El primer trabajo consistió en realizar un estudio geobiológico, ya que lo consideramos como un paso obligado e imprescindible, sin el cual los restantes pasos y métodos de trabajo ecológicos quedan incompletos. Desde nuestro criterio, cualquier proyecto de bioconstrucción sin la geointegración carece de la base primordial; las pruebas y estudios más recientes siguen demostrando la importancia de detectar las zonas geopatógenas, que, como todos sabemos, tanto perjudican a nuestro sistema inmunológico, entre otros, al exponernos a la influencia de aguas subterráneas y fallas, conjuntamente con campos eléctricos y/o electromagnéticos, tanto artificiales como naturales. El estudio nos brinda la posibilidad de obtener unos espacios neutros que facilitarán su distribución en la vivienda, mejorando nuestra calidad de vida y preservando nuestra salud.

La Casa Laureana

OLYMPUS DIGITAL CAMERAVivienda rural autoconstruida con estructura en bóveda y estética gaudiniana, que surge de la necesidad de conjugar la vida en el campo, la integración en el paisaje y el respeto a los sistemas naturales existentes.

En las vegas del río Tajo, previas a Aranjuez, se sitúa esta vivienda que se proyecta para dar cobijo de forma permanente a una familia de cuatro personas. Una bóveda, un forjado que la atraviesa, una cubierta curva que arropa al conjunto, una tapa lateral opaca al norte y otra transparente al sur. Así se configura la envolvente de este edificio exento sobre rasante, que contiene una superficie útil de 168 m2 en dos plantas.

El resultado es una vivienda unifamiliar proyectada y realizada con criterios de arquitectura sostenible. Confluyen en esta edificación el diseño bioclimático, la utilización de soluciones constructivas y materiales de bioconstrucción, los sistemas pasivos de ventilación natural, el uso de energías limpias y la integración en el entorno. La estética gaudiniana se deja ver en el uso de curvas en catenaria, en la mezcla de teselas de trencadís cerámico-vítreo y en el uso de estucos artesanales de cal grasa. Confort y belleza, ahorro y salud. El resultado funciona.

Tanto el diseño arquitectónico como la ejecución material de la obra han sido realizados por Ana María González y Aurelio Calderón, promotores, propietarios y usuarios de la vivienda, una pareja de soñadores con mucha motivación y paciencia. Ambos son los fundadores del estudio de arquitectura Laureana Arquitectos, dedicado a proyectar y dirigir obras de arquitectura sostenible.

Centro empresarial

DSCN6869-1Un edificio moderno, agradable y funcional con las terrazas ajardinadas, distribuidas en los distintos niveles; las fachadas orientadas al Norte y al Sur articulan la envolvente exterior, reflejo de la claridad de distribución interior. Un edificio pensado para que las relaciones laborales y la innovación en el trabajo se den con toda facilidad.

Se trata de un edificio que aprovecha, de forma pasiva, las condiciones climáticas del lugar en que se inserta, un edificio bioclimático donde el diseño arquitectónico y las soluciones constructivas, así como el sistema de instalaciones y selección de materiales posibilitan optimizar las condiciones higrotérmicas del lugar, haciendo que el edificio sea fresco en verano y cálido en invierno de forma natural; las estrategias contempladas suponen un ahorro estimado de forma pasiva de, al menos, el 40% en calefacción y el 100% en refrigeracion (estimamos un 90% por posibles futuros picos de calor en verano). Las instalaciones se han diseñado, también, para que el aporte principal proceda de energías renovables, fundamentalmente la solar.

Tal y como se refleja en las fotos e ilustraciones , proponen dos volúmenes complementarios determinados por la orientación, un volumen rotundo, contundente predominantemente macizo, de gran inercia térmica y con concepción de muro invertido al Norte, que envuelve a un segundo volumen, más frágil con cerramiento de vidrio que se abre al Sur para obtener la máxima captación solar en invierno, actuando como un radiador central de forma natural.

El edificio se desarrolla en dos plantas, sobre rasante y una bajo rasante, un doble espacio central acristalado hace de elemento comunicador entre los tres niveles, a la vez que regula las condiciones higrotérmicas del interior del edificio. La planta sótano tiene un porcentaje de ocupación de parcela del 100% y la edificabilidad permitida se reparte entre las tres plantas; con el uso de salas para alquiler a empresas de nueva creación y servicios comunes, salas de reuniones, aseos, núcleos de comunicación, salas de espera, etc.. Los espacios destinados a este uso en planta sótano se ordenan alrededor de un patio ajardinado de 21,85 m2 de superficie. Tanto el doble espacio central como el patio (en el interior de la edificación), se prevé tengan vegetación en macetas corridas de forma que contribuyan, junto a la fuente proyectada en el patio, a regular higrotérmicamente todo el edificio en su interior, complementando las condiciones exteriores mejoradas por el sistema de cubiertas vegetales ajardinadas. El resto de superficie de la planta sótano se destina a almacenes, trasteros y salas de instalaciones.

Fachadas

El tratamiento de las fachadas corresponde a el mismo criterio de concepción que los volúmenes, de forma que las fachadas Nor-Noreste-Noroeste, se han proyectado con muro invertido, aislamiento natural al exterior y revestimiento exterior de granito sin pulir, de la zona, con huecos en fachada alargados y con predominio de la línea horizontal. El hueco de acceso al Norte se destaca mediante un volumen vertical limpio, integrado en la fachada que dialoga con el resto de huecos apaisados.

 

Una escuela para un mundo sostenible

MOD A 10/08 0163Centro de Educación Infantil y Primaria Waldorf-Steiner El Til·ler, un proyecto de escuela ecológica.

Desde 1999,  un grupo de maestras iniciaron un trabajo conjunto entre educadoras, madres y padres interesados en dar respuesta a las necesidades vitales de los niños acompañándolos en su crecimiento global, para que en el futuro puedan convertirse en ciudadanos con iniciativa propia, y que actúen de manera constructiva en su entorno. Por estos motivos se escogió la pedagogía Waldorf-Steiner como currículum  educativo. En el 2003 se constituyeron como cooperativa de enseñanza. Desde entonces se está trabajando para desarrollar un centro de educación infantil y primaria en el municipio de Cerdanyola del Vallès, Barcelona.

Esta pedagogía tiene como objetivo educar de manera íntegra, “cabeza, corazón y manos”, mediante un currículum donde se equilibren las actividades conceptuales (matemáticas, geometría, etc.), las artísticas (euritmia, música, pintura, madera) y las prácticas (jardinería y horticultura ecológica). Se trabaja para ofrecer  a los pequeños un desarrollo saludable, disfrutando del aprender y del placer de vivir.

Los principios de esta escuela están vinculados a la organización internacional de escuelas de la UNESCO y  de Alliance For Childhood. La dimensión social de esta pedagogía promueve actividades diversas, abiertas a la comunidad, a través de conferencias, talleres para adultos, ferias.

Módulos escolares sostenibles 

La escuela Waldorf-Steiner El Til·ler, está ubicada en un edificio existente en Bellaterra, donde se albergan los espacios de los cursos de infantil y demás equipamientos del centro.

El proceso de consolidación de la primaria hacía necesario construir 6 aulas adaptadas a las normativas vigentes de centros educativos, en un solar colindante a la infraestructura existente. En el momento de hacernos el encargo, todos los condicionantes que se marcaron para hacer el proyecto eran realmente restrictivos: tenía que estar ejecutado en 10 meses, ser transportable por si algún día la escuela cambiaba a un nuevo emplazamiento, dado que el actual es de alquiler. A la vez, se tenía que cumplir con las exigencias de calidad y acondicionamiento, que marca para este tipo de centros el Departamento de Educación de la Generalitat. Por último, el edificio iba a ser costeado por una cooperativa formada por madres, padres y profesores de la escuela, siendo muy importante la limitación económica.

Con todos estos requerimientos previos, todo apuntaba a que la única solución pasaba por la realización de los tan habituales módulos escolares prefabricados con sistemas metálicos. Sin embargo, no podíamos construir un edificio que no fuera compatible con los principios pedagógicos de la escuela. Por este motivo, analizando los propios juguetes de madera, las telas, los talleres de plantas nos condujo hacia una solución basada en materiales naturales.

 

Casa Palacios: hábitat sostenible

DSCN2247Casa Palacios, situada en la población sevillana de Gines, es fruto de una forma muy especial de entender la arquitectura. Con ella, el arquitecto Pablo Rico Pérez y su equipo de Aloima Arquitectura Sostenible, ha llevado a cabo un ejemplo de edificación bioclimáticamente eficiente.

Para cumplir este objetivo, el proyecto aúna tradición y modernidad. Acudiendo a los antiguos conocimientos del Feng Shui, que trabaja en sinergia con las estrategias de arquitectura bioclimática, se ha podido realizar un diseño que aprovecha al máximo las condiciones climáticas y del entorno. Las formas de Casa Palacios se integran en el lugar y en el tiempo, conteniendo además espacios eminentemente pragmáticos.La vivienda se ha situado al fondo de la parcela, de manera que hay un mayor aprovechamiento del área que queda delante, y un mejor soleamiento de todas las estancias de la vivienda. Se establece así, también, un área unitaria en que se encuentran las zonas de jardín y piscina. Este espacio de separación protege a la vivienda del ruido derivado del viario rodado (calle Sevilla) que se encuentra frente a la parcela.

El proyecto se ha tratado desde el comienzo con especial cuidado. El estudio geobiológico de la parcela, para determinar las zonas con geopatías, condiciona la distribución del espacio. Esto permitió conocer cuáles eran los lugares más aptos para la vida. De manera complementaria al estudio geobiológico la consultora de Feng Shui Clásico, María Santilario  colaboró con el equipo de Aloima Arquitectura Sostenible para definir las directrices para la ordenación general de la parcela y la situación de los elementos dentro de ella.

Uno de los inconvenientes con los que contaba la parcela era que según los parámetros del Feng Shui su forma no era adecuada, al formar dos de sus lados un ángulo agudo, siendo así un polígono irregular. Por ello, la vivienda presenta dos volúmenes unidos por un tercero diseñado como un cubo de vidrio. De esta manera se puede obtener el “oro de los cuatro puntos”: dar estabilidad, equilibrio y uniformidad al conjunto.

La vivienda se entiende como dos elementos independientes de forma regular, a las que se les ha aplicado el Feng Shui Clásico, tanto Ba Zhai (los nueve palacios), como San He y Xuan Kong, éstas distintas escuelas estudian diferentes propiedades en la aplicación de la geomancia china.

También mediante Feng Shui se establecen una serie de criterios respecto a las direcciones y ubicaciones de determinados elementos y funciones en la vivienda. Según estos criterios se establece un esquema primario de la organización interior.

La ordenación de las estancias y su orientación se estableció, también, mediante el cálculo del Gua Vital de cada habitante, padre, madre e hija. Este Gua Vital, o Ming Gua, es importante en Feng Shui, y se puede calcular de la siguiente manera. Es esencial tener en cuenta que el comienzo del año chino no coincide con el del calendario occidental, sino que se produce el día cuatro de febrero, pudiendo ser el tres ó el cinco, dependiendo de algunos factores del calendario chino. Es por esto que una persona nacida el 28 de enero de 1989, por ejemplo, para este cálculo, según el calendario chino, pertenecería año 1988.

Low-tech rural: una vivienda actual

low-techTradición y modernidad. Dos claves para la construcción de una vivienda “palomar” integrada en el núcleo rural de Riahuelas diseñada por SATT.

En un pequeño pueblo llamado Riahuelas, enclavado entre campos de cereal en la provincia de Segovia, procura insertarse esta pequeña vivienda, sin hacer mucho ruido, en el núcleo del pueblo.

Un pueblo en el que nos encontramos con una tradición constructiva aún visible en los muros de las casas que lo componen, con unos materiales regalados de la tierra, como es el barro y con una edificación cercana que nos llamó la atención por su carácter funcional y por su adaptabilidad a diferentes usos: un palomar.

Los palomares jalonan el campo yermo castellano. Son hitos dentro de la soledad de la llanura, edificaciones de marcado funcionalismo, pero de una familiaridad especial. Han sido hogar de palomas, depósito de abono, y ahora, por qué no, una vivienda.

Anteriormente habíamos desarrollado la experiencia de rehabilitar un palomar y convertirlo en una vivienda. Ahora podíamos edificar un palomar de nueva planta con el uso de vivienda, respondiendo al programa mínimo y al sueño de casa de sus futuros moradores, ajustándonos a su economía. Una casa a su medida.

Así pues nos pusimos manos a la obra con la motivación de conjugar, en esta casa, el lenguaje y las técnicas modernas con la tradición constructiva de los muros de barro, partiendo de este material en forma de “adobas” o ladrillos de barro y paja que se nos ofrecía a partir de la ruina de la casa contigua.

Principios bioclimáticos

  • Compacidad: en una zona climática marcada por temperaturas bastante extremas, sobre todo en invierno, es importante reducir la superficie de exposición al ambiente exterior, por tanto había que huir de un perímetro con entrantes y salientes. En este sentido la tipología de palomar cumplía esta función de volumen único compacto.
  • Aislamiento: la respuesta a temperaturas extremas ha de ser el aislamiento máximo de muros y cubierta. Especialmente las fachadas norte y oeste, de doble hoja de termoarcilla y ladrillos de barro y paja.
  • Inercia térmica en el interior de la vivienda, para dotarla de capacidad de almacenar el calor/frescor, para luego cederlo en forma de radiación térmica. Aquí, la inercia térmica se ha planteado en los muros interiores de carga, en los de arriostramiento, y en los suelos, ejecutados con cemento.
  • Captación solar: la fachada sur, con un alto porcentaje de huecos, consiste en un muro de fábrica de ladrillo macizo al interior y una cámara de aire que en verano se puede ventilar y en invierno dejar estanca, para transmitir mejor las ganancias térmicas por efecto de la incidencia solar.
  • Control del soleamiento por medio de un porche, adosado a la fachada sur, con un elemento vegetal que tamizará la luz y el soleamiento, dejando en sombra una superficie contigua a la casa. Es necesario combinar este efecto de sombra con la evapotranspiración producida por las plantas. En este sentido una parra responde muy bien a su doble función de control del soleamiento y humectación del aire.

Confort y ecología

proyectosSituado en una urbanización de viviendas unifamiliares aisladas salteadas, en una zona rica en vegetación, este edificio de forma prismática pasa inadvertido gracias a la serenidad de sus líneas.

Su emplazamiento retirado del vial principal que comunica la urbanización con el núcleo urbano, le confiere una tranquilidad que se refleja en la estaticidad de su imagen. Sin embargo, ésta primera apreciación, se desvanece al acercarse al acceso de la vivienda, donde el apoyo del gran alero de la cubierta le proporciona la tensión necesaria para que el conjunto no entre en desequilibrio.

El proyecto se desarrolló a partir de unos principios que pueden resumirse en los siguientes puntos:

  1. Máxima eficiencia energética: Realizando un diseño de edificio adaptado a las condiciones medioambientales del entorno, para conceder a la vivienda la máxima eficiencia energética. (Arquitectura solar pasiva o bioclimática).
  2. Ahorro energético: Integrando equipos de energía renovable Solar Térmica para el abastecimiento de agua caliente sanitaria (ACS).
  3. Materiales con bajo impacto medioambiental y respetuosos con la salud: La elección de los materiales de construcción seleccionados a partir de su Ciclo de Vida (extracción, transformación, fabricación, transporte, etc), su composición lo más natural posible y su durabilidad. (Arquitectura Ecológica).
  4. Gestión de aguas residuales-ahorro de agua: Diseñando un sistema natural de gestión de agua para su depuración y reutilización en el propio terreno.

En el diseño de la vivienda y contando con las necesidades vitales de los usuarios, se siguen unos parámetros que influyen directamente en el confort global. Estos parámetros afectan a varios aspectos del mismo, entendido como la suma de muchos factores: el confort térmico, el acústico, el ambiental, el lumínico y visual.

El primero lo conseguimos mediante la limitación de sistemas de apoyo gracias a las pocas pérdidas energéticas que se generan; en invierno, en nuestro caso, sólo se necesita una estufa de biomasa. En verano la protección que concederá la vegetación y los sistemas de protección solar que se integran en el edificio, como el porche y las contraventanas, además de la ventilación cruzada este/oeste, garantizan esta limitación que buscábamos.

El segundo se consigue mediante la utilización de aislantes y materiales absorbentes en la envolvente del edificio, así como la elección de una cuidada carpintería exterior.

En cuanto al factor ambiental, el confort se consigue con la utilización de materiales que ayudan a conseguir una  atmósfera con equilibrio iónico y un regulado porcentaje de humedad.

La vivienda goza de un aporte de iluminación natural elevado y las visuales que se generan contribuyen al bienestar de sus ocupantes.