Nº 53 de EcoHabitar. Editorial

¿Realmente, hay grandes corporaciones del sector de materiales de construcción convencional, la que se denomina sostenible, que estén realizando esfuerzos por un cambio hacia una construcción ecológica y saludable? Es una pregunta que me gustaría debatir en el seno del sector de la bioconstrucción, pues es posible que no todo lo que estamos viendo sea un Green washing y no sería justo tachar de “oportunistas” esfuerzos que se están realizando. Es evidente que estamos ante una tarta, la construcción ecológica-verde-sostenible, que cada vez será más apetecible y habrá de todo: compromisos serios y algunos que querrán buscar un atajo.

¿Asistimos a un cambio de actitud por parte de algunos de estos gigantes forzados por un incremento de la sensibilidad del consumidor o hay algo más?

“Una mezcla de políticas y reglamentos que priorizan la eficiencia energética y el diseño verde, el aumento de herramientas voluntarias de certificación para edificios verdes, la reducción de costes de los materiales verdes, la mayor sensibilidad del consumidor y, por consiguiente, una mayor demanda; el hecho de que los edificios verdes confieren ventajas de mercado cuantificables origina un crecimiento real y un mercado con un evidente futuro”, ha comentado Eric Bloom, analista de investigación de Navigant, consultora especializada en mercado verde .

Según esta consultora, el mercado de materiales ‘verdes-ecológicos-sostenibles’ va a pasar de 116 mil millones de dólares a 254 mil millones de dólares en el 2020 en el mercado mundial1.

Estos materiales verdes, según la consultora, van desde materiales tradicionales, que están siendo revalorizados por su bajo impacto medioambiental, hasta las tecnologías más avanzadas que permiten un mejor rendimiento de los edificios pasivos y activos.

Nuestro sector, la bioconstrucción, ha sido hasta ahora una aldea gala irreductible, garante de unos principios muy concretos y de una forma de hacer las cosas que podríamos resumir en tres puntos: construcción-arquitectura local, construcción-arquitectura respetuosa con el planeta y una construcción-arquitectura saludable, ello nos ha permitido sobrevivir, crecer y desarrollarnos de una forma significativa ante los embates, incluso en momentos de crisis, de una industria gigantesca y descomunal que es capaz de zamparse ella sola el 30% del consumo energético del planeta y para la que nosotros somos pequeñas hormiguitas indetectables.

Pero este gigante comienza a ser consciente de que los tiempos que se avecinan van a ser diferentes y que, haciendo números, las cuentas no salen si seguimos con las recetas que hemos venido aplicando en el pasado más reciente. Vemos, por ejemplo, la fiebre de compra de fabricas de cal por parte de las cementeras con el ánimo de rebajar sus enormes emisiones de CO2. Es aquello de “a la ecología por la economía”.  El concepto de arquitectura saludable, por tomar otro ejemplo, comienza a oírse en la publicidad de algunas compañías como un elemento de valor, lo que evidencia un cierto cambio de actitud.

Como pioneros debemos abrir el debate y trabajar para que sea un cambio hacia la sostenibilidad de verdad. Preguntas tales como: cuál va a ser el futuro de nuestro sector; si estamos ante un nuevo reto; debemos seguir siendo pequeñas hormiguitas galas; o cómo afrontar este nuevo paradigma, no deben faltar para poder abordar un futuro mejor.

1.- Ver informe en: http://www.navigantresearch.com/research/materials-in-green-buildings

Bioconstrucción: hacia una construcción responsable. Máster en Biología del Hábitat – comienzo el 3 de abril de 2017

El ámbito de la Bioconstrucción está adquiriendo cada día mayor relevancia, gracias a que cada vez somos más conscientes de la influencia que tienen los lugares donde vivimos y trabajamos en nuestra salud y bienestar. Esto se traduce en una mayor demanda de profesionales que puedan dar respuesta a estas nuevas necesidades.

Con este objetivo, y el de ofrecer una formación holística de la relación entre edificios, medio, sociedad y salud y situarla como una clara opción de futuro, presentamos la 16ª edición del Máster en Bioconstrucción IBN-IEB-UdL, que se iniciará el día 3 de abril.

El Máster está dirigido a todas aquellas personas comprometidas con el entorno en el que viven, y procedentes de todo el territorio nacional y de cualquier disciplina o campo de actividad, ya sea del sector de la construcción, de la arquitectura y de las especialidades de ingeniería, como del mundo de la salud, de las ciencias ambientales o del público en general.

El conjunto de su metodología on-line, acompañada de una tutoría próxima e intensa, con dos seminarios presenciales y otras actividades programadas, facilita el acceso y seguimiento del itinerario académico de forma didáctica y dinámica.

De este modo el Máster tiene como objetivo que el alumnado obtenga una visión global de la relación entre edificios y salud, puedan conocer los principios de la Biología del Hábitat y adquirir los conocimientos para llegar a valorar los efectos en la salud de las personas y del medio ambiente de nuestro entorno edificado.

Para más información e inscripciones:

paula.sanz@baubiologie.es

Tel.: 608 906 976

www.baubiologie.es

Tel.: 974 34 12 43

Baso eskola o la escuela en el bosque

Desde hace años, las tendencias pedagógicas nórdicas abogan por la incorporación del bosque como espacio de aprendizaje, juego y conocimiento de nuestra naturaleza. El espacio que nos ofrece la finca de robles centenarios de que dispone Fundación Kutxa Ekogunea- Arteaga es especialmente adecuado para esta propuesta ecológica y pedagógicamente pionera.

Ecohouse, con un diseño del arquitecto navarro Iñaki Urkia, construye esta escuela que se  ha adaptado a la topografía del terreno y se ve como refugios de madera en el bosque.

Las cubiertas son vegetales para que se mantenga bien con las hojas que se caen de los árboles en otoño, dándole encanto y mimetismo al lugar.

Se han utilizado dos sistemas constructivos en madera. Baso eskola 1 con tronco macizo laminado y baso eskola 2 con panel contralaminado.

Los aislamientos utilizados son naturales y reciclados, celulosa y fibra de madera.

El sistema de calefacción de las dos escuelas es de biomasa.

Los edificios cuentan con unos grandes miradores acristalados orientados al sur que permitiren calentar los edificios de forma pasiva con el sol de invierno que pasa a través de los árboles sin hojas. En verano los edificios quedarán sombreados por los aleros y las hojas verdes de los robles.

El funcionamiento bioclimático es sencillo y pasivo. La ventilación es cruzada.

Los retretes son secos, con compostaje debajo, que permite ver a los niños el ciclo de la materia orgánica en la naturaleza. Las aguas grises se depuran en una balsa con plantas acuáticas que garanticen la emisión al terreno del agua limpia.

Proyecto: Iñaki Urkía

Construye: Ecohouse

Viviendas construidas con adobe, bambú, paja y tapial fueron reconocidas en el pabellón de México en Venecia

Las tipologías de distintas regiones de México y los materiales con los que se construyen —adobe, tapial, bambú, madera, entre otros— tienen a menudo características de habitabilidad superiores a las que se realizan con materiales industriales y a partir de diseños estandarizados. Además, su producción está por lo general vinculada a sistemas de participación e identidades locales.

Muchos de los proyectos en el pabellón de México en la Bienal de Venecia buscan recuperar o promover el uso de materiales locales. Entre ellos se encuentran los trabajos de Cooperación Comunitaria en Guerrero, Comunal en Puebla, Laboratorio Arquitectura Básica en Oaxaca y Chihuahua, y CapaLab en Baja California Sur.

Cada uno de ellos responde a un sitio específico, y ejemplifican maneras en que los arquitectos pueden promover y enriquecer saberes locales.

Cooperación Comunitaria y el adobe

El proyecto de Cooperación Comunitaria que se presenta en el pabellón se desarrolla en la sierra de Guerrero. En años recientes, muchas casas de adobe en esta región sufrieron daños por terremotos y huracanes. El equipo de arquitectos e ingenieros de Cooperación Comunitaria realizó un diagnóstico y descubrió que los adobes no eran lo suficientemente resistentes.

cooperacion_comunitaria_techo

A partir de un proceso participativo, se construyó una vivienda vernácula con adobes de tamaño adecuado y con ciertas modificaciones—como contrafuertes y ciertos elementos de piedra y concreto—que la hacen más resistente. Los habitantes de la región han implementado los aprendizajes de este proceso de construcción en la reparación de sus viviendas y en la construcción de casas nuevas.

iso_construcciones_de_adobe_en_guerrero_cooperacion-jpg_comunitaria

Algunas instituciones públicas ofrecen casas de block como alternativa a las casas de adobe vernáculas. Además de ser caro llevar materiales industriales a la sierra, las casas que se construyen con ellos son de menor calidad. En contraste, las estrategias de Cooperación Comunitaria permiten dar continuidad a procesos constructivos y formas de habitar adaptadas a su medio natural y cultural.
cooperacion_comunitaria

Comunal y la vivienda de bambú

El despacho Comunal ha desarrollado proyectos habitacionales en la sierra de Puebla. De manera similar a Cooperación Comunitaria, su trabajo parte de la tipología habitacional existente, y propone ciertas modificaciones que mejoran su habitabilidad y hacen que los procesos constructivos sean más baratos y eficientes.

comunal_2

En los alrededores de Cuetzalan abunda el bambú. Comunal eligió una comunidad en la zona, Tepetzintan, y realizó, de manera participativa con sus habitantes, una casa tipo con estructura de bambú. Esta casa—la cual se usa hoy como centro comunitario—tiene además piezas prefabricadas de bambú y tierra del sitio.

comunal_prototipo_2

Las técnicas introducidas por Comunal han comenzado a multiplicarse en la región—quienes participaron en la construcción de la casa tipo han empleado sus técnicas constructivas en otras edificaciones. Esto ha permitido que la comunidad aproveche el bambú y no tenga que recurrir a materiales más caros y menos sustentables como el cemento, el block o la lámina.

comunal_prototipo_2-4

Laboratorio de arquitectura básica y la paja

A lo largo de dos décadas, Juan Casillas se ha dedicado a construir “viviendas regenerativas”. Es decir, no son únicamente ecológicas, sino que buscan tener un impacto positivo en el medio ambiente. Una de las especialidades de su taller es la construcción en paja. Los muros de pacas aprovechan un material residual (que de no ser usado se incineraría), y son además fáciles de construir de manera participativa.

casa_pet_2

Este es el caso de uno de los proyectos de Casillas que se presenta en el pabellón: con su guía, el Colectivo Chopeke de Ciudad Juárez construyó una pequeña casa de paja para un grupo de migrantes rarámuri. El colectivo y los rarámuri han realizado otras construcciones con la misma técnica, fortaleciendo a partir de este proceso sus lazos como comunidad.

casillas

Casillas ha experimentado con otras estrategias constructivas que son también procesos de reciclaje. En otro caso que se presenta en Venecia, el arquitecto construyó una casa en la costa de Oaxaca con bajareque y PET. Tradicionalmente, las casas en esta zona se construían con conchas que sus constructores recolectaban en la playa; hoy escasean las conchas y abundan las botellas de PET. Esta situación motivó a Casillas a integrar las botellas a los procesos constructivos.

casa_pet_1

CapaLab y el tapial

El trabajo del despacho CapaLab que se presenta en el pabellón de México en Venecia es la Casa O. Se trata de un prototipo de vivienda construido para damnificados del huracán Odile que devastó Los Cabos en 2014.

4-_casao_capalab_social_housing_los_cabos-11

Los Cabos es una población reciente; antes de ser un desarrollo turístico, era una zona mayormente deshabitada. Así, no existe una arquitectura vernácula arraigada. Con la Casa O, CapaLab propone una arquitectura local que aprovecha los materiales disponibles y responde a las condiciones específicas del sitio. Los cuartos de la Casa O están organizados en torno a un patio central, el cual permite ventilar todos los espacios naturalmente; algunos de ellos tienen celosías que filtran la luz hacia el interior. La Casa O está construida de tierra apisonada extraída del sitio. Algunos de sus muros son de block, los cuales están rellenos de tierra para que sean más térmicos en un contexto árido y caliente.

5-_casa_o_manual

Como parte de la experimentación con materiales locales, CapaLab ha también producido blocks de tierra, los cuales tienen muy alta resistencia y representan una alternativa económica y ecológica al block de cemento.

2-_casa_0

3-_casao_capalab_social_housing_los_cabos-25

Materiales y estrategias locales

Tres de los proyectos aquí descritos—los realizados por Cooperación Comunitaria, Laboratorio de arquitectura básica y CapaLab—cuentan con manuales que permiten a no expertos conocer e implementar sus diseños y técnicas constructivas. Los cuatro proyectos, más allá de ser experiencias aisladas, son estrategias para la utilización de materiales apropiados para condiciones locales, así como alternativas a la industrialización y estandarización de los procesos constructivos en el país.

Las leyes y reglamentos que rigen la vivienda en México muchas veces no reconocen la riqueza de las arquitecturas vernáculas ni los beneficios del uso de materiales locales. Las cuatro experiencias que presentamos muestran que es posible promover la continuidad de sistemas de producción vernáculos y el desarrollo de otros ligados a procesos y condiciones regionales. En el corto plazo, es conveniente adaptar los esquemas de financiamiento para nuevas viviendas y para adecuaciones, de manera que respondan a las características de distintos contextos geográficos en el país.

Por:  

Estado actual de la arquitectura ecológica y la bioconstrucción en el estado Español

La bioconstrucción, como la forma de construir con materiales saludables y con poco impacto medioambiental, ceñida a nuestro país, ha tenido y tiene un significativo incremento palpable durante estos últimos años. Por desgracia no hay datos cuantitativos que puedan demostrar esta afirmación, debido a que el sector es todavía pequeño, comparado con la construcción convencional y difícil de detectar en los datos suministrados por entidades al uso como puedan ser las Cámaras de Comercio. Esta afirmación se debe a la percepción personal del que escribe este informe.

La bioconstrucción nos permite ser coherentes con nosotros mismos desde una perspectiva del respeto al medio ambiente. Teniendo en cuenta que la construcción en los países industriales produce del 30 al 50% del total de basura, que en la vivienda se consume hasta un 48% de la energía, aplicando criterios de ahorro energético completos (diseño y materiales de bajo impacto) este gasto energético puede llagar al 28%. La eliminación de sustancias tóxicas en la construcción es otra tarea pendiente que urge implantar. Ciertos materiales; como son los derivados del petróleo (poliuretano, PVC y otros), los compuestos volátiles en las pinturas (disolventes orgánicos). 

Perfil del promotor

Llevamos un cierto desfase con respecto a otros países de la UE como Francia, Alemania , Italia y Reino Unido. Está comprobado que el aumento de consumo de productos naturales, en los que incluimos una vivienda ecológica con criterios de bioconstrucción, va ligado con el aumento de lo que se denomina “estado de bienestar”.

A mayor nivel de consumo de una sociedad, se manifiesta una respuesta, de una pequeña parte del la población, hacia unos planteamientos de menos consumo descontrolado y una búsqueda de productos con menos impacto ambiental. Por ello este país se esta incorporando más tarde al consumo de la vivienda ecológica, aunque lo está haciendo, al tiempo que se equipara económicamente con el resto de países en la cabeza de la UE.

En este incremento también influye la posición de la administración, aparte de esta concienciación de los ciudadanos. En un estado en el que existen ayudas y facilidades prosperará más este tipo de construcción.

Tal es el caso de Alemania, donde se favorece la construcción ecológica con diferentes medidas. Uno de los ejemplos mas significativos es el de la aplicación de energías renovables en este país donde, con menos sol que aquí, triplican las instalaciones domésticas de fotovoltaica y ACS[1].

También existe una política de ayuda a la fabricación de productos naturales, y, por ejemplo, esta subvencionado el cultivo del cáñamo y lino para la fabricación de aislamientos orgánicos con el objetivo de nivelar los precios respecto a los aislamientos convencionales.

La realidad de la bioconstrucción en España

Y es en el ámbito rural y fuera del ámbito urbano donde se ha desarrollado primero la construcción con criterios ecológicos, viviendas con una tipología rural, adaptadas, en muchos casos, al entorno. Es fácil comprender este fenómeno ya que las personas sensibilizadas y que demandan este tipo de viviendas buscan esto espacios menos masificados y con mayor calidad de vida.

También es cierto que en los últimos tiempos van apareciendo otros ejemplos en urbanizaciones periurbanas y pequeñas ciudades y pueblos, incluso en medianeras en zonas urbanas de bajas alturas. Lo que si es difícil, casi imposible de encontrar en nuestro país son edificios emblemáticos, obras de la administración, públicas y de gran tamaño. Lo que deja claro que es la iniciativa privada, y no la administración, la que va marcando el camino de una arquitectura ecológica, al igual que otras tantas cosas.

A fecha de hoy algunas promotoras están estudiando la posibilidad de incorporar criterios ecológicos en sus proyectos, estamos seguros en algunos casos es por pura y autentica convicción de lo sostenible, algo loable, aunque cabe sospechar que otros promotores sólo se mueven para enmascarar la mera especulación y saltarse la cada vez más exigente legislación.

Los Materiales

Aunque desde el sector privado se hacen esfuerzos y cada vez van apareciendo más empresas de distribución de materiales para bioconstrucción, todavía, algunos promotores se quejan de la dificultad de encontrar ciertos productos, además existe una dependencia en la importación de países como Alemania, Francia o Italia. Hace falta que las empresas de materiales convencionales se cualifiquen para ofrecer servicio técnico profesional y cualificado.

De todas maneras, hoy en el Estado español existe una amplia gama productos para la bioconstrucción y prácticamente podemos encontrar cualquier material en todas las comunidades autónomas.

Construcción sostenible

Con el concepto de “arquitectura sostenible” se esta intentando definir, por parte de la administración y los organismos e instituciones oficiales ligados a la arquitectura, como una construcción que no deja de ser la de siempre, a la que se le ha incorporado poco más que unos criterios bioclimaticos, un lavado de cara que en ningún momento profundiza en los planteamientos que aquí estamos exponiendo. Una arquitectura deshumanizada, al servicio de los intereses de los promotores y la especulación, al igual que la convencional, y en la que en nada se tiene encuentra la salud de las personas y el medio. Es por lo que es tan importante incorporar el término BIOCONSTRUCCIÓN, para definir una arquitectura saludable en la que, aparte de los criterios de ahorros energético mediante diseños bioclimaticos y aplicación de energías renovables, se tenga en cuenta el ahorro energético que los materiales ecológicos llevan incorporado.

Una de las herramientas que se está haciendo imprescindible es el cálculo de huella ecológica de los edificios: un mecanismo por el que podamos cuantificar el impacto medio ambiental, calculando las emisiones de CO2 generadas en la fabricación y extracción de los diferentes materiales que intervienen en su construcción así cómo su ciclo de vida y su posterior reciclaje o incorporación al medio natural.

Cabría pararse a penar si esa tendencia de la humanidad a las grandes obras, monumentos e instalaciones gigantescas nos es un a mera exaltación el ego, tanto del autor como de los promotores, dejando de lado la parte funcional y de necesidad real.

Esto viene a cuento para intentar explicar que una cosa pueden ser nuestros deseos, incluso artísticos, y otra la necesidad real y la sostenibilidad del proyecto. A la hora de extraer piedra de una cantera; gastar combustible en un vehículo poco eficiente en el transporte al lugar de transformación; transformarla con máquinas eléctricas y cargarlas en otro transporte al lugar donde se va a utilizar, debemos ser conscientes de gran impacto de todo este proceso. Desde tiempos inmemoriales el ser humano, exceptuando culturas muy comprometidas con su entorno, ha tenido la idea de que los recursos estaban ahí para extraerlos y que ello no tendría consecuencias; y aunque incluso en tiempos pretéritos ha habido ejemplos de desaparición de culturas debido a los cambios efectuados en el entorno[2], es en los últimos tiempos que esta aptitud, debida a la gran densidad demográfica, está dejando ver nos es así y que si que tiene consecuencias.

Especie insostenible

Estamos ante una sociedad que vive inmersa en un antinatural instinto de “ahogarse en la propia mierda” algo totalmente reñido con el instinto de perduración de la especie, instinto común a todas las especies de animales del planeta. El ser humano ha creído, y sigue creyendo, que puede saltarse esta ley básica de supervivencia. Se podría llegar a suponer que, como especie, la capacidad de razonar y pensar nos llevaría a una tipo de convivencia armónica con el planeta, pero por desgracia no ha sido así.

[1] En la actualidad (2005), las energías renovables representan más del 8% del suministro eléctrico en Alemania. Los planes del Gobierno federal son que en 2010 supongan un 13% y lleguen al 20% en 2020.

[2] La colonización de la Isla de Pascua por comunidades de la Polinesia en el Pacífico oriental a partir del Siglo XII D.C. condujo a la destrucción del hábitat de lo que había sido un lugar paradisíaco, según un estudio publicado por la revista Science. Esa destrucción comenzó con la deforestación y la creación, al mismo tiempo, de los enormes “moais” o cabezas.

“La Isla de Pascua (Rapa Nui) es un modelo de la degradación ambiental inducida por el ser humano”, señalaron los autores del estudio.

“Con un ambiente desolado que contiene estatuas gigantescas y otros monumentos culturales, la Isla de Pascua simboliza a una civilización aislada que una vez floreció, pero que después sufrió una catástrofe ecológica”, señalan.

Domo Geodésico (vídeo)

Construcción de un domo geodésico con Jordi Cavaller

Un domo geodésico no es solo una solución técnica que optimiza al máximo el material usado y aguanta muy bien tensiones presión y peso. También es una estructura que ayuda a armonizarse con su entorno. La cúpula y el circulo son formas muy presentes en la naturaleza y talvez por esta razón los domos se suelen usar para espacios de meditación o para reconectarse consigo mismo.

Organizando este curso queríamos mostrar que la construcción de una cúpula no tiene que ser ni cara ni complicada. En este curso solo construimos la estructura de madera para que cada participante puede aplicar lo aprendido a su propio proyecto personal sea para construir un invernadero o para un templo o una vivienda.

La forma de construir que nos propuso Jordi Cavaller usando madera para los triángulos y hierro galvanizado para los uniones permite un trabajo rápido y económico.

La información para las medidas de las maderas y el numero de uniones encontramos en el sitio Internet: http://www.desertdomes.com

Allí seleccionamos ‘dome calculador’ y seleccionamos el tipo de domo que queremos, construir. Luego entramos el radio de nuestro domo (en nuestro caso un 2V de 3 metros de radio) y nos da las medidas y numero de maderas y uniones que necesitamos.

Una vez que los materiales son preparados el domo se puede montar en unas horas. Para la cubierta quedan varias opciones desde el plástico que seria útil para un invernadero, una lona similar a lo que se usa para yurtas o con madera y tejas que seria mas para un uso de vivienda permanente.

Descargar ficha técnica https://ademassite.files.wordpress.com

Nº 51 EcoHabitar. Editorial

Podemos prever que no será la humanidad la que acabe con el capitalismo y su injusticia social, económica, política y ecológica que provoca el desastre climático, la concentración de la riqueza en unos pocos y los modelos políticos injustos, entre otros desajustes (por llamarlo de alguna manera).

“Creo que no lograremos derrotar al capital con nuestros propios medios. Quién derrotará al capital será la Tierra, negando los medios de producción, como el agua y los bienes de servicio, obligando a cerrar las fábricas, a terminar con ilusorios grandes proyectos de crecimiento”, considera el teólogo y ecologista Leonardo Boff. Aunque Jeremy Rifkin opina que será el capitalismo el que se destruya a sí mismo, dando paso a lo que denomina la economía colaborativa, el procomún.

Para llegar a una sociedad justa en la que la civilización tenga un futuro real es necesaria la sostenibilidad, o sustentabilidad si lo prefieren. De esta forma, podremos garantizar el acceso a todo aquello que es necesario para el mantenimiento y la perpetuidad de los seres que habitan el planeta y sus descendientes. Pero según Boff la sostenibilidad, por sí misma, no es suficiente y “carece de la fuerza intrínseca para realizarse. Precisa del cuidado. El cuidado entraña una relación inversa de la que produce la agresión de la modernidad, que es violenta, destruye y agota los ecosistemas”.

La idea del cuidado, de preservar, no se queda solo en un gesto, debe llegar a ser un paradigma “un conjunto de valores, de ciclos, de actitudes que tiene como efecto la protección y el mantenimiento de lo que existe y de lo que vive. La categoría, cuidado, cumple una función de columna que sustenta un nuevo ensayo civilizatorio”. Cuidar el planeta es cuidar y responsabilizarse de los seres que habitan este planeta, porque la biodiversidad, que es la relación entre todos, teje aquella trama que sustenta a todos y lleva adelante el proceso de la vida.

La bioconstrucción entiende que es necesario crear hábitats para las personas con los ritmos y la lógica de la naturaleza, no con la lógica y los ritmos de un modelo tan depredador como el sistema capitalista basado en la sobrexplotación y en unos recursos limitados y no renovables. “Es preciso extraer de la naturaleza lo que necesitamos, pero dándole tiempo para que se autorreproduzca y siga ofreciéndonos vida a toda la comunidad” decía Boff refiriéndose a la agroecología pero que podemos aplicar perfectamente a la edificación biocompatible.

Y no basta con edificar viviendas saludables, se necesita una nueva relación con nuestro entorno y con nuestros semejantes. Una relación de respeto y de cooperación: “no estamos sobre ella (la Tierra) con el puño cerrado del que domina, sino con las manos abiertas de quien acaricia” concluye Boff.

Sentémonos, respiremos hondo y seamos conscientes de que este modelo se termina, se acaba; que lo que fue ya no será y lo que será, será diferente. Todo ha sido una ilusión, el mal sueño de una humanidad que quiso jugar a ser Dios.

“Una sociedad que decide organizarse sin la ética mínima, altruista

y respetuosa de la naturaleza, está trazando el camino de su propia autodestrucción”.

Leonardo Boff


Puedes encontrar la revista aquí

Triodos Bank reinventa su modelo de oficina bancaria sostenible

El banco ético europeo Triodos Bank reinventa en Málaga su modelo de oficina bancaria sostenible. El nuevo concepto de oficina es un ejemplo de sostenibilidad integral y espacio polivalente, con actividades abiertas sobre economía humana y los máximos estándares ecológicos en su diseño y construcción.

La entidad, referente en banca ética y sostenible en Europa, pone en práctica desde hace 36 años un modelo de banca con valores, orientado a mejorar la calidad de vida de las personas desde el sistema financiero y fomentar un uso responsable del dinero. Presente en cinco países europeos, España es el único donde Triodos Bank ha desarrollado una red de 21 oficinas en 15 comunidades autónomas. Un país que, pese a haber reducido en un 32% el número de oficinas bancarias entre 2008 y 2016 según datos del Banco de España, sigue a la cabeza en el número de oficinas bancarias por habitante en la Unión Europea.

“No buscamos desarrollar una amplia red de oficinas, dado que cualquiera puede ser cliente y operar con sus cuentas fácilmente a través de teléfono, internet y correo postal, sin necesidad de tener una oficina próxima. El objetivo de abrir oficinas es estar más cerca de los proyectos que solicitan financiación, por un lado, y favorecer el encuentro y las relaciones con nuestros clientes. Queremos que sean oficinas donde uno pueda informarse y hacer una operativa, pero sobre todo donde encuentre networking y conversaciones interesantes en torno a una economía humana y sostenible”, explica Mikel García-Prieto, director general de Triodos Bank.

triodos4

Un espacio para renovar la cultura financiera

“El nuevo modelo de oficina está pensado como un espacio para la creación de una nueva cultura financiera sostenible, donde las personas están en el centro de la actividad bancaria”, explica Mikel Vázquez, director de Identidad corporativa de Triodos Bank.

Cuenta con tres áreas diferenciadas: la zona de bienvenida para la espera de los clientes, donde pueden hacer uso de WIFI o material de lectura; el área de atención personalizada, para las consultas de particulares y empresas, la contratación de productos y la gestión de operativa: y la zona más novedosa, el patio, que incluye un punto de autoservicio para agilizar la operativa básica, y un espacio de networking para encuentros y actividades de debate y reflexión sobre cambio positivo.

En palabras de Isabel Sánchez, directora de la Red comercial de Triodos Bank en España: “El nuevo modelo de oficina es un fiel reflejo del tipo de relaciones que proponemos con nuestros clientes, basadas en el encuentro, la relación a largo plazo y unos valores compartidos”.

El diseño de la oficina de Málaga es el resultado de un proceso participativo a través de varios talleres con clientes y empleados de diversas áreas del banco, que han incorporado necesidades y perspectivas diferentes. Félix Rodríguez, director de Seguridad, Inmuebles y Servicios Generales del banco, explica que “se ha puesto un esfuerzo especial en cuidar el proceso y su trazabilidad, porque es un proyecto abierto y vivo. Con cada nueva oficina que se abre, se incorpora a la siguiente lo que se ha aprendido”. La oficina de Málaga sirve de experiencia piloto para otras localidades.

triodos3

Una oficina de diseño contra el cambio climático

El nuevo concepto de oficina ha sido diseñado y construido siguiendo los máximos estándares ecológicos y por profesionales de la arquitectura y la construcción sostenible. Un proyecto que conecta con el trabajo de Triodos Bank en el sector de la construcción sostenible, donde el banco tenía invertidos 442 millones de euros en préstamos a finales de 2015.

Tras un estudio geoambiental para la adecuación de la obra a su entorno, aprovechando factores como la luz natural disponible y teniendo en cuenta otros como la características acústicas de la zona, se han incorporado actuaciones innovadoras en favor de la máxima eficiencia y confort de los empleados y los clientes. Entre ellas, destaca el aislamiento del suelo con corcho, de las paredes con una proyección de celulosa y de los techos con cal. Incorpora un aparcamiento para bicicletas interior, un aseo para visitas accesible a personas con discapacidad o un jardín vertical que forma parte del sistema de circulación del aire, contribuyendo a un ambiente más saludable. El mobiliario, en madera FSC, y la iluminación se han diseñado en exclusiva para Triodos Bank. Un ejemplo son las mesas en tangram para facilitar el networking.

El proyecto responde al compromiso de Triodos Bank de ser una empresa 100% neutra en CO2 desde el año 2000. Además de contar con energía de origen renovable e iluminación led, en la oficina se monitoriza de forma desglosada el consumo energético, buscando reducirlo hasta en un 70%. “No podemos decir que una oficina no genera impacto. Tenemos que medirlo para minimizarlo”, explica Iñaki Alonso, codirector de la firma sAtt Arquitectura Abierta, referente de la arquitectura sostenible en España que ha diseñado para Triodos Bank el nuevo modelo de oficina. “Hemos hecho un análisis del ciclo de vida de todos los materiales y realizamos el cálculo de la huella de carbono”, detalla. Para la obra también se ha contado con una empresa especializada en edificación sostenible, Altave. Su directora de Sostenibilidad, Margarita Hernández detalla que “en los procesos de licitación se ha intentado que el mayor número posible de contratas sea local, alcanzando un 95%”.

triodos2

Banca ética europea

Triodos Bank es un banco europeo independiente fundado en 1980, con sucursales en España, Países Bajos, Bélgica, Reino Unido y Alemania y una agencia en Francia. Cuenta con más de 1.100 empleados, 600.000 clientes y una cartera con 44.000 inversiones en los sectores social, cultural y medioambiental en Europa. El beneficio neto a cierre de 2015 fue de 40,7 millones de euros. El patrimonio total gestionado por Triodos Bank y los fondos de inversión es de 12.300 millones de euros.

Triodos Bank es miembro fundador de la Alianza Global para una Banca con Valores, una red formada por 28 bancos referentes en sostenibilidad en todo el mundo.

La arquitecta Àngels Castellarnau gana el Terra Award 2016, el premio internacional de arquitectura contemporánea de tierra, con su casa de tapial en Ayerbe

Àngels Castellarnau, fundadora de Edra Arquitectura km 0, recibió ayer el Terra Award, el Premio Internacional de Arquitectura Contemporánea en Tierra Cruda, en la categoría de vivienda individual, con su casa de tapial ubicada en Ayerbe (Huesca).

Este proyecto de vivienda sostenible, presentada como una casa vernácula del siglo XXI, ha sido seleccionado entre los más de 350 presentados de todo el mundo. El premio fue entregado ayer tarde en el marco del XII Congreso Mundial de las Arquitecturas de Tierra que se ha celebrado esta semana en Lyon (Francia).

La arquitecta agradecía ayer el premio a todos los que han apoyado el proyecto y señalaba que “estoy segura de que este premio va a ayudar a nuestra comunidad y otras a comprometerse con nuestra identidad, nuestro territorio y las generaciones futuras”. “Construir con tierra nos liga con el territorio”, añadió.

La casa está inspirada en las construcciones locales antiguas de tierra en cuanto a orientación, morfología y materiales locales. El análisis del ciclo de vida ha demostrado la reducción del 50% de las emisiones de CO2. Piedra, tierra y paja representan el 80% del peso del edificio, y todas son kilómetro 0. También se han utilizado cal hidráulica, tejas, madera y lana de oveja que proceden de un radio de 150 km. Con su propia vivienda, Castellarnau ha llevado al límite todas las técnicas y materiales posibles de bioconstrucción para lograr una casa natural, sostenible, con la mayor eficiencia energética y comprometida socialmente con su entorno. Ventanas diseñadas especialmente para un mayor aprovechamiento de la luz, contraventanas correderas termoprotectoras, aljibe para el reutilización de agua de lluvia, revocos interiores de arcilla acumuladores de temperatura, caldera de biomasa, etc.

Àngels Castellarnau ha investigado la arquitectura tradicional desde hace diez años, renovando las técnicas y depurando los sistemas constructivos utilizados en cada zona. La arquitecta catalana afincada en Ayerbe ya está inmersa en dos interesantes proyectos, pioneros en tierra, que empezarán a construirse en 2017: un hotel bioclimático de cinco estrellas en la turística zona del Matarraña (Teruel), de tapial, y otro alojamiento turístico, la rehabilitación de una masía del siglo XIX en Collbató (Barcelona), con bloques de tierra comprimida (BTC), que a su vez contará con un muro trombe. En ambos casos se trata de proyectos globales que buscan recuperar el vínculo del hombre con el territorio, interviniendo también con huertos, campos de olivos o viñedos.

Edra Arquitectura km 0 forma parte de Edra Cultura y Natura junto con Edra Bodega, empresa vinícola, abordando proyectos que aúnan agricultura y arquitectura con criterios ecológicos.

Una casa de tapial en Ayerbe, entre los 40 finalistas de Terra Award 2016, el premio internacional de arquitectura contemporánea de tierra

Una nueva forma de hacer arquitectura es posible, más sostenible, de menor impacto ambiental, con materiales naturales y comprometida con el territorio. Así piensa la arquitecta Àngels Castellarnau, fundadora de Edra Arquitectura km 0, que ha investigado la arquitectura tradicional desde hace diez años y ha renovado las tecnologías, depurando los sistemas constructivos utilizados en cada zona.

Su proyecto más complejo hasta el momento, una casa de tapial situada en el centro en Ayerbe (Huesca), ha sido seleccionado para ser uno de los 40 finalistas de Terra Award, el Premio Internacional de Arquitectura Contemporánea en Tierra Cruda, entre los más de 350 presentados de todo el mundo. Los ganadores se harán públicos a mediados de este mes en Lyon. Además, la arquitecta ya está inmersa en dos nuevos interesantes proyectos pioneros en tierra: un hotel de cinco estrellas en la turística zona del Matarraña (Teruel) y otro alojamiento turístico, la rehabilitación de una masía del siglo XVII en Collbató (Barcelona), a los pies de la montaña de Montserrat.

La vivienda de Ayerbe, seleccionada para el premio internacional, ha sido presentada como una casa vernácula del siglo XXI. La migración rural sufrida en esta localidad oscense durante el siglo XX propició la desaparición de las técnicas tradicionales de arquitectura. Con esta casa, la arquitecta Àngels Castellarnau busca reavivar la curiosidad de la comunidad por este tipo de construcciones más sostenibles y ligadas con el medio. El proyecto está inspirado en las construcciones locales antiguas de tierra en cuanto a orientación, morfología y materiales locales. El análisis del ciclo de vida ha demostrado la reducción del 50% de las emisiones de CO2. Piedra, tierra y paja representan el 80% del peso del edificio, y todas son kilómetro 0. También se han utilizado cal hidráulica, tejas, madera y lana de oveja que proceden de un radio de 150 km. La casa presenta detalles de bioconstrucción como ventanas diseñadas especialmente para un mayor aprovechamiento de la luz y contraventanas correderas termoprotectoras,  aljibe para el reutilización de agua de lluvia, revocos interiores de arcilla acumuladores de temperatura, caldera de biomasa, etc.

Con su propia vivienda, Castellarnau ha llevado al límite todas las técnicas y materiales posibles de bioconstrucción para lograr una casa natural, sostenible, con la mayor eficiencia energética y comprometida socialmente con su entorno. La arquitectura solar pasiva desarrollada está permitiendo además un trabajo de investigación del funcionamiento térmico de los muros de tapia, al monitorizar el comportamiento de distintas orientaciones del muro, así como una muestra de muro trombe para su posterior aplicación en este y otros proyectos.

Tal como explica la arquitecta, “me gusta lograr lo que llamo soberanía constructiva: materiales km 0, sin transformar, que luego pueden volver al medio, gestión de residuos, independiente de sectores industriales, edificios más salubres para alérgicos e hipersensibles, y un tipo de construcción más accesible a todo el mundo por ser más económica”.

La construcción en tierra (con tapial, adobe…), que cuenta con muy pocos arquitectos especializados en España, ofrece multitud de opciones de diseño y presenta numerosas ventajas: excelente regulación térmica y de la humedad interior, aislamiento acústico y electromagnético, material sano y ecológico, bajo impacto ambiental, eficiencia energética, etc. Una tendencia en arquitectura que cuenta cada vez con más interés en un sector que tiende a proyectos cada vez más sostenibles y comprometidos con su entorno.

Àngels Castellarnau ya está trabajando en dos nuevos proyectos con tierra, pioneros en el sector del alojamiento turístico en España. En primer lugar, un edificio del siglo XVII situado en Monroyo, dentro de la turística zona del Matarraña (Teruel), que será transformado en hotel bioclimático de cinco estrellas, con 18 habitaciones, zona wellness y restaurante. De tapial, se emplearán materiales locales, contará con una caldera de biomasa y se aprovechará el calor con un invernadero. En segundo lugar, la rehabilitación de una masía del siglo XIX en Collbató (Barcelona) para convertirse en un alojamiento turístico rural de 15 plazas. En este caso se aplicará la técnica de bloques de tierra comprimida (BTC) que a su vez contará con un muro trombe. En ambos casos se trata de proyectos globales que buscan recuperar el vínculo del hombre con el territorio, interviniendo también con huertos, campos de olivos o viñedos.

Àngels Castellarnau es licenciada en Arquitectura por la ETSA Vallès, Universitat Politècnica de Catalunya y ha desarrollado su doctorado en Ámbitos de Investigación en Energía y Medio Ambiente en Arquitectura. Ha investigado la arquitectura tradicional y ha publicado numerosos trabajos e investigaciones a nivel internacional. Además, ha impartido talleres y ha participado como conferenciante en distintos países. Además, ha diseñado lámparas y mobiliario.

Edra Arquitectura km 0 forma parte de Edra Cultura y Natura junto con Edra Bodega, empresa vinícola, abordando proyectos que aúnan agricultura y arquitectura con criterios ecológicos.

Para más información: Rosa Casbas Tel. 657 97 01 70 rosa@doblestudio.com

Doblestudio Comunicación y Fotografía

FOTOS: Xavier d’Arquer (Doblestudio)