Euskadi implanta los nuevos índices de calidad del aire en su Red, según las normas de la Agencia europea

A partir del pasado 12 de abril, la página web del Departamento de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda ofrece al público los índices de contaminación que registra diariamente la Red de Calidad del Aire de Euskadi adaptados a los parámetros definidos por la Agencia Europea de Medio Ambiente. De esta forma, Euskadi se incorpora de forma adelantada a los criterios que a medio plazo se implantarán de forma obligatoria en todo el territorio de la Unión Europea para unificar los criterios de medición de calidad del aire y la información ofrecida a la ciudadanía.

Índice europeo de calidad del aire

El índice europeo muestra la situación de la calidad del aire en el entorno de cada una de las estaciones de la Red vasca basándose en cinco contaminantes: partículas en suspensión (PM2,5 y PM10), ozono  troposférico (O3), dióxido de nitrógeno (NO2) y dióxido de azufre (SO2). En los contaminantes NO2, O3 y SO2, se utilizarán los valores de concentraciones horarias para el cálculo del índice. Por lo que respecta a PM10 y PM2,5, el cálculo se hará en base a la media móvil de las 24 horas anteriores.

El nuevo índice define los cinco niveles de calidad del aire como: Muy buenoBuenoRegularMalo y Muy malo, mientras que hasta ahora la definición que se hacía era: Muy buenaBuenaMejorableMala y Muy mala. Pero lo especialmente relevante es el hecho de que se unifican a nivel europeo los rangos de valor establecidos en cada nivel para cada uno de los contaminantes, que serán los siguientes:

Estado de calidad del aire SO2 NO2 O3 PM10 PM2,5
MUY BUENO 0-100 μg/m3 o-40 μg/m3 0-80 μg/m3 0-20 μg/m3 0-10 μg/m3
BUENO 100-200 μg/m3 40-100 μg/m3 80-120 μg/m3 20-35 μg/m3 10-20 μg/m3
REGULAR 200-350 μg/m3 100-200 μg/m3 120-180 μg/m3 35-50 μg/m3 20-25 μg/m3
MALO 350-500 μg/m 200-400 μg/m3 180-240 μg/m3 50-100 μg/m3  25-50 μg/m3
MUY MALO 500-1250 μg/m3 400-1000 μg/m3 240-600 μg/m3 100-200 μg/m3  50-800 μg/m3

El índice global de calidad del aire que ofrezca cada una de las 53 estaciones que componen la Red vasca reflejará el peor nivel alcanzado por cualquiera de los cinco contaminantes.

La obligación de informar a la ciudadanía sobre el nivel de contaminación atmosférica emana de la normativa que ha seguido a la Directiva 2008/50/CE, aprobada por el Parlamento y el Consejo europeos. Esta definió y estableció objetivos de calidad del aire ambiente para evitar, prevenir o reducir los efectos nocivos para la salud humana y el medio ambiente en su conjunto, evaluar la calidad del aire en los estados miembros de la UE basándose en métodos y criterios comunes, y asegurar que esa información se halla a disposición de los ciudadanos.

Información homogénea

Sin embargo, hasta ahora no existía una referencia para homogeneizar a nivel europeo los parámetros de dicha información, de forma que cada estado de la Unión y cada comunidad autónoma o región facilitaba los indicadores de calidad del aire en su territorio según sus propios criterios.

Por ello, el servicio en línea del índice de calidad del aire la Agencia Europea de Medio Ambiente y la Comisión Europea pusieron en marcha la estandarización de la información disponible sobre esta materia en todo el territorio de la Unión. Para ello se han basado en las mediciones llevadas a cabo en más de 2.000 estaciones de medición de la calidad del aire de toda Europa, entre las que se encuentran las de la Red de Euskadi. Esta homologación de los valores que se miden y de la forma en que deben ofrecerse no se incluye en ninguna disposición legal obligatoria, pero ha sido asumida por el Departamento de Medio Ambiente para la adaptación de los índices de calidad en el territorio de Euskadi.

La puesta a disposición de la ciudadanía de los nuevos índices de la Red de Calidad del Aire se producirá mañana, día 17, tras superarse el periodo de pruebas a que se han sometido los equipos de medición de las estaciones desde el pasado mes de enero, previa reprogramación del sistema informático para adaptarlo a los parámetros de la Agencia Europea de Medio Ambiente.

Usar las plantas correctas puede reducir la contaminación interior y ahorrar energía

Las plantas reducen la contaminación. La gente en los países industrializados pasa más del 80% de su vida en el interior, cada vez más en edificios herméticos. Estas estructuras requieren menos energía para calefacción, ventilación y aire acondicionado, pero pueden ser peligrosas para la salud humana si partículas y gases potencialmente tóxicos, incluyendo monóxido de carbono, ozono y compuestos orgánicos volátiles, de fuentes tales como muebles, pinturas, alfombras, etc. y el equipo de oficina se acumula. Las plantas absorben toxinas y pueden mejorar la calidad del aire interior, pero sorprendentemente se sabe muy poco sobre qué plantas son mejores para el trabajo y cómo podemos hacer que las plantas rindan mejor en el interior.

En una revisión publicada el 19 de abril en Trends in Plant Science , Frederico Brilli, fisiólogo de plantas del Consejo Nacional de Investigación del Instituto de Italia para la Protección Vegetal Sostenible, y sus colegas concluyen que un mejor conocimiento de la fisiología de las plantas, junto con la integración del sensor inteligente -las tecnologías de limpieza de aire controlada, podrían mejorar la calidad del aire interior de una manera rentable y sostenible.

Las plantas mejoran la calidad del aire a través de varios mecanismos: absorben dióxido de carbono y liberan oxígeno mediante fotosíntesis, aumentan la humedad al traspasar el vapor de agua a través de poros microscópicos y pueden absorber contaminantes pasivamente en las superficies externas de las hojas y en el sistema raíz-suelo de la planta . Pero las plantas generalmente se seleccionan para uso en interiores, no por sus capacidades de purificación de aire, sino por su apariencia y capacidad de supervivencia, al tiempo que requieren poco mantenimiento. “Para la mayoría de nosotros, las plantas son solo un elemento decorativo, algo estético, pero también son otra cosa”, dice Brilli.

Sorprendentemente, se han realizado pocas investigaciones para cuantificar los efectos de diferentes especies de plantas en la calidad del aire interior. La NASA realizó un trabajo pionero en la década de 1980, pero se basaron en un enfoque experimental simple; aún no se han realizado estudios con métodos y modelos de investigación modernos y más sofisticados. Se necesita más investigación para identificar las características de las especies de plantas de mayor rendimiento en ambientes interiores, incluyendo su morfología (es decir, forma y tamaño de la hoja), anatomía y fisiología (es decir, tasa de asimilación de CO2). Según Brilli, tales estudios podrían mostrar cómo “optimizar el uso de plantas en el interior, en términos de cuántas plantas por metro cuadrado necesitamos para reducir la contaminación del aire a un cierto nivel”.

También se necesita investigación para comprender los microbiomas de las plantas: las poblaciones de microorganismos (bacterias y hongos) que viven con las plantas tanto en el suelo como en las superficies de las hojas. Este microbioma participa en la eliminación de contaminantes transportados por el aire, pero la contribución de diferentes especies microbianas para eliminar contaminantes es actualmente desconocida. Algunos microbiomas también pueden tener efectos negativos en la salud humana , como desencadenar alergias y problemas de inflamación pulmonar, por lo que será importante saber cómo identificarlos y evitarlos.

Brilli y sus colegas no imaginan que las plantas reemplacen los modernos sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado, pero argumentan que la integración de las plantas con redes de sensores inteligentes y otras tecnologías computarizadas podría hacer que se redijese la contaminación que la limpieza del aire sea más rentable y sostenible. Según Brilli, “los fisiólogos de las plantas deberían trabajar con los arquitectos para mejorar el verde en el interior”.

Más información: Trends in Plant Science , Brilli et al .: “Plantas para la mejora sostenible de la calidad del aire interior” http://www.cell.com/trends/plant-science/fulltext/S1360-1385(18)30046-3DOI: 10.1016 / j.tplants.2018.03.004

 

Nueva técnica para detectar la contaminación del aire interior por moho

Siber presenta su red de ventilación Siber® Pure SafeFix

Las normas nacionales y europeas apuntan hacia edificios cada vez más eficientes. Entre las varias soluciones que se completan para conseguir este tipo de edificio, está el sistema de ventilación, que aporta calidad de aire interior, ambiente saludable y eficiencia energética. Bajo estas premisas, Siber ha presentado su nueva red de conductos para sistema de ventilación denominada Siber® Pure SafeFix.

Estos conductos consiguen una calidad de aire más pura para un ambiente saludable, evitando problemas de salud o incomodidades. Además, gracias a sus características antiestáticas y antibacterianas, los conductos Siber Pure eliminan el 99% de las bacterias presentes en la red de ventilación e impiden la retención de polvos.

Con los accesorios Siber® SafeFix y su junta de EPDM integrada, la red de conductos alcanza una estanqueidad máxima clase D, impidiendo fugas de aire que provocan aumento del caudal, permitiendo dimensionar la red sin previsión de sobredimensionamiento, provocando la disminución de gastos energéticos y evitando molestas sonoras a los usuarios.

La red Siber® Pure SafeFix no provoca ruidos, ni vibraciones, ni corrientes de aire molestos garantizando un mayor confort acústico, térmico, aerólico y sano del usuario. Gracias a un clip de fijación patentado e integrado en todos los accesorios, la red Siber® Pure SafeFix tiene alta resistencia al desencaje y permite montaje rápido y instalación simple; y dado su material de termoplástico técnico, se evitan riesgos de deterioros debidos a la humedad, para una larga vida útil del sistema.

Al ser cada vez más estancos, los edificios ya no respiran, impidiendo la eliminación de los contaminantes presentes en el interior de las viviendas producidos por la actividad humana – húmedad, productos de limpieza, etc.- o por el edificio – componentes de la construcción, pinturas, etc. – pudiendo provocar malestar y síntomas físicos en los habitantes.

En este tipo de ambiente, para mantenerlo saludable, es necesario instalar un sistema de ventilación mecánico controlada.

Actualmente en el mercado existen varias soluciones de ventilación mecánica, sea de simple flujo – aportación natural de aire nuevo con extracción mecánica del aire viciado – o de doble flujo – aportación de aire nuevo y extracción de aire viciado ambos mecánicos.

Para un edificio eficiente tanto a nivel térmico, acústico como aerólico, se recomienda el uso de un sistema de ventilación de doble flujo por sus características de recuperación de calor y aportación mecánica de aire nuevo que mantienen un nivel térmico de confort sin molestias de corrientes de aire frío.

Al instalar un sistema de ventilación, se toman en cuenta las características del grupo de ventilación pero no se debe olvidar de tomar en cuenta la red de conductos que completará el sistema, que por sus características permitirá o no incrementar el rendimiento de la instalación y mejorar de manera significativa la calidad del aire interior.

siber2

Siber consideró la importancia y el aspecto imprescindible de ofrecer redes de conductos de prestaciones que garanticen el buen funcionamiento del sistema.

Con la red Siber® Pure SafeFix, Siber ha alcanzado este objetivo.

Mediante los conductos Siber® Pure, se consigue una calidad de aire más pura para un ambiente saludable, evitando problemas de salud y/o incomodidades debidos al síndrome del edificio enfermo o reacciones alérgicas.

Gracias a sus características antiestáticas y antibacterianas, los conductos Siber® Pure eliminan el 99,99% de las bacterias presentes en la red de ventilación e impiden la retención de polvos que podrían provocar molestías respiratorias.

Con los accesorios Siber® SafeFix y su junta de EPDM integrada, la red de conductos alcanza una estanqueidad máxima clase Dimpidiendo fugas de aire que provocan aumento del caudal, permitiendo dimensionar la red sin previsión de sobredimensionamiento, provocando la disminución de los gastos energéticos, evitando molestias sonoras para los usuarios.

La red Siber® Pure SafeFix no provoca ruidos, ni vibraciones, ni corrientes de aire molestos garantizando un mayor confort acústico, térmico, aerólico y sano del usuario.

Más información: http://www.siberzone.es/siberpuresafefix/