Producir más con menos en agricultura y ganadería

manglar

Sistema integrado de arrozales y bosques de manglar para la cria de camarón en Vietnan.

Los actuales conocimientos en acuicultura demuestran que los sistemas acuáticos de producción de alimentos son capaces de producir hasta 20 veces más alimentos, tanto vegetales como animales, que cualquier sistema agrícola-ganadero, al mismo tiempo que incluso pueden usar nuestros desechos orgánicos como iniciadores de la cadena alimentaria acuática, disminuyendo y hasta eliminando por completo el uso de piensos industriales para peces y crustáceos, fácilmente reproducibles. El conocimiento de las técnicas básicas de su funcionamiento, bastante sencillas por otra parte, no exige formación especializada aunque si es necesaria una formación mínima.

Por ejemplo en India, sudeste asiático y hasta en Alemania o Israel constituyen un sector en auge que aúna el reciclaje de los desechos orgánicos y la producción de alimentos, reduciendo los altos costes del primero al mismo tiempo que obtienen beneficios directos de la segunda. En nuestro ámbito cultural mucha gente tiene un huerto familiar que abonan con los estiércoles de sus gallinas o cabras y aunque tanto la agricultura como la ganadería exigen conocimientos complejos, al haber tenido relación con esas técnicas, nos resulta relativamente sencillo practicarlas porque es algo “cercano”, habitual en nuestro entorno cultural. Criar plantas acuáticas y peces parece muy complicado pero es solo porque no es algo “cercano” a nuestras costumbres.

Si le preguntáramos a un granjero chino, de Java o de Baviera nos diría que de siempre el agua con la que riega su huerto la almacena primero en sus estanques, donde sus patos se alimentan de lentejilla de agua que ellos mismos abonan con sus excrementos, crece muy rápido es más nutritiva que la soja, la da también a sus cerdos y gallinas evitándole la compra de tanto pienso. Los excrementos son abono para las algas y alimento de pequeños animalillos que los peces luego se comen y él se come los peces. Te muestra orgulloso sus cultivos, sin plagas, diciéndote que no necesita comprar pesticidas, que los animales de la charca se encargan de ellas. De los mosquitos se encargan los peces devorando sus larvas y los que quedan los cazan al vuelo las ranas, pajarillos y libélulas de día y los murciélagos de noche, al mismo tiempo que vienen a beber del agua que él se ha encargado de encauzar y almacenar adecuadamente, construyendo un pequeño ecosistema que los animales salvajes colonizan rápidamente devolviendo al granjero el favor con sus servicios de limpieza y abonado. Solo después de que el agua ha producido todos esos beneficios es cuando el granjero la lleva a regar sus cultivos terrestres, nunca antes.

Este modo de conectar distintos cultivos que se ayudan y alimentan unos a otros en cadena, es para ellos tan natural como para nosotros cultivar un pequeño huerto familiar. Estos sistemas de producción de alimentos limpios, muy variados y productivos tienen un nombre: ”Sistemas de policultivos agro-acuícola-ganaderos integrados”.

Quiere decir que la cantidad de alimentos que aquí producimos con una cierta cantidad de agua, que solamente usamos para regar y abrevar el ganado, puede ser hasta 20 veces menor de lo que sería posible obtener con estas técnicas, que no aumentan significativamente el trabajo, que no requieren grandes conocimientos, que contribuyen a proteger el medio ambiente, ayudan a la fauna salvaje a recuperarse tras años de disminución de sus poblaciones, que utiliza el agua racionalmente que en un país semiárido como es éste, es especialmente importante y que se puede constituir, en un momento de incertidumbre laboral absoluta, en factor de creación de empleo local, productor del artículo de primera necesidad más importante de todos: la comida, libre de pesticidas y sin necesidad de comprar fertilizantes químicos, cada vez más caros, que producen “alimentos dopados”, de bonito aspecto pero desequilibrados mineral, vitamínica y enzimáticamente, de escaso valor nutricional y dudosa calidad.

La actual crisis alimentaria, que en pocos años se va a multiplicar cuestionando la salud de millones de personas en Europa, fundamentalmente por desnutrición cualitativa, exige investigar fuentes de producción de alimentos orgánicos altamente productivas y auto-producidos de modo local en primer lugar, comarcal y nacional, sabiendo que la dependencia alimentaria de los grandes productores y distribuidores internacionales de alimentos, no puede garantizar alimentos sanos ,suficientes y asequibles para todos.

Echando un rápido vistazo a nuestro país vemos multitud de aljibes, abrevaderos, estanques, charcas y lagunas, canales de riego…infraestructuras acuáticas que bien podrían llegar a producir gran cantidad de recursos con mínimas inversiones al no tener que construirlas, necesitando en todo caso, alguna reparación pero no más. La inversión más fuerte ya está hecha, ya tenemos la casa, hay que amueblarla solamente.

No podemos esperar inversiones de las instituciones del estado, hoy endeudado, tampoco de la banca, que no puede tener otra prioridad que la de reparar su propia avería. Solo nuestros ganaderos y agricultores, tradicionales y ecológicos son los que tienen en sus instalaciones la posibilidad de ensayar estas técnicas que puedan dar un impulso a la economía desde el sector primario, que son los cimientos de una nación apoyados en instituciones cercanas, ayuntamientos, organizaciones agrarias, universidades, particulares…

Mejorar los rendimientos del consumo de agua, aumentar sus producciones diversificándolas, ofreciendo en el mercado mayor variedad de productos, crear suelos equilibrados a partir de masa vegetal acuática de muy rápido crecimiento, nutrir mejor a sus animales y a menor costo con forrajeras acuáticas de alto valor proteico y promoviendo políticas de” auto abastecimiento alimentario” ayudamos a regenerar un tejido económico, laboral y por ende social, muy dañado en nuestra comunidad y nuestro país.

Convertir estiércol en peces

Nuestro sistema de producción de alimentos aplica desde tiempos remotos los estiércoles animales como fertilizante orgánico directamente a las tierras de cultivo. Este modo de proceder, aunque natural para nosotros, no es desde luego la mejor forma de rentabilizar todo su potencial creador de alimentos. Los sistemas de policultivos integrados se diseñan partiendo de un profundo conocimiento ancestral de esos ciclos naturales de transformación de los desechos de un ser vivo en alimento del siguiente en la cadena alimentaria acuática. Una vaca no es un animal acuático, pero produce estiércol y orines suficientes para fertilizar un estanque de unos 300m2 alimentando así, sin adición de ningún pienso en explotación semi- intensiva, una producción de pescado de unos 4000 kg/ Ha/año, aunque con buenos manejos puede ser mayor. Al mismo tiempo, como ya explicamos, obtenemos vegetales acuáticos, aguas ya fertilizadas listas para regar, en las que un grupo de patos podría completar el sistema alimentándose de la hierba que aquí nos tenemos que molestar en recortar. No sé de ninguna segadora en el mercado que se alimente de la hierba que siega, que abone su siguiente cosecha, que nos de huevos y no consuma gasolina. Este es un sencillo ejemplo de integración de la acuicultura en sistemas agrícolas que nos muestra como una misma cantidad de agua y estiércol y un uso inteligente de las asociaciones animales-vegetales, puede producir mucho más de lo que producimos al mismo tiempo que elimina el problema de la depuración de residuales porque no hay nada que depurar, todo es alimento. Es conveniente comenzar con unas pocas combinaciones con las que ir practicando hasta controlar el sistema. Una vez establecido ese circuito de agua y nutrientes formado en este caso por planta- vaca-pato- pez-huerto, iremos incorporando otras producciones posibles poco a poco, dependiendo de la experiencia adquirida, climatología, espacio, agua y nutrientes disponibles, hasta conformar un sistema productivo lo más variado posible, donde si falla una producción por problemas climatológicos u otros, nos quedarían las demás que nos permitirían no sufrir una tragedia. Precisamente una de las grandes debilidades de nuestro sistema es que como producimos una sola cosa sin ninguna conexión con otras producciones, el año que viene “malo” nos hace temblar. Solo es posible dejar de sentir esa inseguridad si sustituimos progresivamente la fragilidad del monocultivo por la fortaleza del policultivo.

 

¿ Sabemos cómo hacer un “ uso racional del agua”?

Se nos pide que hagamos un uso racional del agua, pero aparte de recomendarnos que instalemos mecanismos de ahorro en los grifos, ninguno sabemos muy bien que más hacer. ¿ No será que además se trate de no dejarla correr tras el primer uso, que es lo que hacemos, aprovechando como recurso los desechos que arrastra? Creo que lo más importante no es que haya poca o mucha agua, más bien creo que haya la que haya, no la dejamos hacer todo lo que puede, reducimos tremendamente su capacidad productiva. Aprendimos a mantenerla encerrada en depósitos y tuberías sin luz para preservarla de la contaminación y evaporación. Ahora nos toca aprender a mantenerla sana y en libertad, dándole la oportunidad de parir vida, fertilizada por los estiércoles e inseminada por el Sol. Es inútil instalar más sistemas depuradores convencionales, son costosos, ofrecen resultados mediocres, no son sostenibles, y sobre todo: Carecen de capacidad productiva de recursos alimentarios durante elproceso “depurador”. Esta es la idea central de nuestro trabajo. Comprender que es posible, necesario y urgente diseñar sistemas que: Incorporen a los sistemas “depuradores” la función de la producción de alimentos. Incorporen a lossistemas de producción de alimentos la función de “depuración”.

En la medio natural no existe el concepto de desecho, todo son recursos, a través de los procesos de la quimio y fotosíntesis la energía se transforma e incrementa, en forma de plantas y animales que nacen de sustratos cada vez más voluminosos, sanos y fértiles. Queremos ayudar a diseñar técnicas y procesos de naturalización de nuestros sistemas productivos de alimentos que son la clave para que podamos comprender que es y cómo podemos hacer realmente un uso racional del agua “.

Las piscinas de agua natural

Projectes d'aigua 2.Todos nos hemos sumergido alguna vez en un espacio de agua natural. El mar, el más universal de todos ellos, atrae anualmente a su alrededor a millones de personas que buscan un contacto con el agua. Tan o más antiguo y habitual es el baño de agua dulce en ríos y lagos, una opción menos agresiva para nosotros debido a su baja salinidad. Los seres humanos, con gran ingenio, han domesticado algunos espacios naturales para poder disfrutar del baño de una forma más confortable, y en este camino han sido muchas las estrategias y tendencias utilizadas.

Hoy en día, dos estrategias en materia de tratamiento de agua se contraponen, la desinfección y la depuración. La tendencia más generalizada de las últimas décadas consiste en desinfectar el agua. Esta desinfección no es selectiva, ya que no elimina sólo los agentes infecciosos, sino que acaba con la mayoría de pequeñas formas vivas que el agua contiene. El poder desinfectante residual la convierte en un agua sin vida y tóxica para los seres vivos: plantas, peces, y anfibios no sobreviven. Sólo los de gran tamaño como nosotros, somos capaces de tolerar, por un tiempo esta toxicidad.

De esta forma privamos al agua de su capacidad más importante y más valorada: dar vida.

La depuración, por el contrario, marca una alternativa más respetuosa y saludable, y se materializa en  lo que se denominan piscinas naturales o de agua natural; desde hace unos años representan, en muchos países europeos, una opción real y cada vez más eficiente.

Espacios naturales para el baño

Bajo la definición de espacios naturales para el baño podemos agrupar, en primer término, todos aquellos lugares que, de forma espontánea, crea la naturaleza, pero también aquellas piezas de agua hechas por los seres humanos que, gracias a un equilibrio biológico, consiguen convertirse en piscinas naturales. Este equilibrio biológico, que permite disfrutar de un agua viva y cristalina, depende de muchísimos factores, no todos bien conocidos ni fácilmente regulables, aunque el más importante de todos ellos es la depuración biológica. Esta depuración se realiza al circular el agua a través de las raíces de vegetales extractores de nutrientes y del  sustrato mineral en el que se encuentran, formando lo que llamamos una zona de regeneración. Esta zona crea al mismo tiempo un jardín acuático cerca de la zona de baño, abriendo así infinitas posibilidades de diseño, y constituyendo siempre un lugar paisajísticamente muy agradable.

 

Piscinas naturalizadas. Bañarse en agua cristalina y saludable

AguaPlantasReproducir las condiciones naturales de depuración de los lagos de forma que tengamos agua limpia cristalina, es el origen de lo que se denomina piscinas naturalizadas o estanques de baño.

Una lámina de agua en un paisaje o un jardín, puede convertirse en una zona de agua que combina la posibilidad de bañarse, una zona para juego, un lugar para hacer ejercicio, una zona que nos proporciona sensación de frescor y sensación de relajación; todo ello en sintonía con la naturaleza reproduciéndola a pequeña escala.

La combinación de los elementos naturales hace que la piscina naturalizada sea un sistema vivo que tiene sus cambios estacionales, haciendo que se integre en el paisaje o en el jardín, parece que la lámina de agua haya estado siempre en ese lugar.

De la misma forma que en un lago, en la piscina naturalizada se reproducen los escalones de la cadena biológica. Las bacterias van transformando la materia orgánica de hojas, polen o pequeños animales que llegan al agua, en elementos nutritivos para otros escalones de la cadena biológica. En una piscina naturalizada buscamos que estos elementos sean el alimento de plantas que contribuyen a la depuración del agua. En la medida que no quede alimento para otros escalones de la cadena como las algas o elementos patógenos, dispondremos de agua saludable y cristalina.

Hay diversas técnicas para mantener el agua para baño. Podemos distribuir las plantas según sus aptitudes, tanto las que tienen una parte sobre el agua como las que viven totalmente dentro del agua. Varias especies de plantas sumergidas son buenas productoras de oxígeno, que alimentará a las bacterias nitrificantes y producirán nitrato para las plantas, que lo absorberán como nutriente.

Si únicamente utilizamos plantas, se requiere una superficie de depuración grande, incluso superior a la zona de baño.

Para ayudar a la depuración se puede forzar la circulación del agua con un grupo de bombeo.

También se puede forzar la circulación del agua con un grupo de bombeo para que atraviese un lecho de gravas que retendrán impurezas.

En la actualidad, en que las técnicas han evolucionado y se han perfeccionado, se puede considerar que hay más de 3.000 proyectos en funcionamiento. Hay piscinas de uso público con superficies superiores a 1.000 m2 o incluso piscinas naturalizadas de interior donde, en la depuración, se usan plantas acuáticas tropicales.

En los sistemas más tecnificados recirculan el agua a través de gravas de tamaño y composición determinada, de esta forma puede reducirse la zona de regeneración hasta el 20% de la superficie de agua. Esto permite hacer piscinas naturalizadas más asequibles en cuanto a necesidad de superficie.

Todos los sistemas naturales tienen en común que no utilizan productos químicos, no se utiliza cloro, ozono, sal  u otros productos requeridos de forma constante en las piscinas químicas. Las plantas y los procesos biológicos depuran y mantienen el agua en condiciones óptimas. No se utilizan productos para mantener un pH determinado.

Lo importante es la calidad del agua

La depuración natural ofrece una calidad que es quizás la principal característica de estos sistemas, el agua no es tan agresiva con la piel ni produce molestias en los ojos por no tener mezclados productos químicos adicionales, tampoco se producen olores. Bañarse en agua depurada de forma natural es comparable al baño en aguas cristalinas de arroyos o lagos naturales.

El placer de bañarse y ver las plantas que salen del agua es otra de las sensaciones del baño con depuración natural que nos acerca a un entorno más natural y saludable.

 

 

Tratamiento de aguas residuales (parte 3)

En el primer artículo, reivindicábamos la necesidad de realizar una política ecológica de uso de agua en nuestro hogar, de manera que las aguas residuales constituyeran un valioso recurso que pudiéramos reutilizar. En el presente artículo, nos centraremos en los pros y contras de reutilizar las aguas residuales en irrigación de cultivos.

Efectivamente, debemos evitar el uso de productos que contengan metales pesados (especialmente cadmio, plomo y mercurio) y compuestos químicos sintéticos y no biodegradables, todos ellos de muy difícil eliminación, que perduran en aire, agua y tierra y que se acumulan en tejidos de seres vivos produciendo graves patologías. A cambio, y después de un sencillo tratamiento, dispondremos de un agua residual doméstica rica en fertilizantes, ideal para el uso agrícola.
Desde un punto de vista medioambiental, encontramos justificaciones en el aprovechamiento de aguas residuales en irrigación. Supone un ahorro de agua potable, que no es extraída de nuestros embalses y acuíferos, así como ayuda a reducir el impacto ambiental asociado a la fabricación y/o transporte de los fertilizantes agrícolas.


Este artículo es un extracto. Puedes encontrar el artículo completo en:

Tratamiento de aguas residuales (parte 1). Revista EcoHabitar nº 35 (solo en eBook)
Tratamiento de aguas residuales (parte 2). Revista EcoHabitar nº 36
Tratamiento de aguas residuales (parte 3). Revista EcoHabitar nº 37 (solo en eBook)

El agua no nos necesita, nosotros la necesitamos. 1ª parte

aguaEl agua es de lo más común y algo omnipresente. Ahora bien, el hecho de que siempre la tengamos a nuestra disposición no significa que la entendamos, que la conozcamos o que la manejemos correctamente. Nosotros necesitamos el agua, no es que el agua nos necesite.

Si ahora, y obligados por nuestros problemas de medio ambiente, nos vemos presionados para ocuparnos de nuevo del agua,  significa que debemos prestar atención a las leyes de la naturaleza, estudiarlas, respetarlas y aplicarlas con consciencia. Nada está tan expuesto a la contaminación causada por el hombre como el agua, aunque un agua limpia, sana y viviente es la base primordial para nuestra existencia. De modo que, somos nosotros mismos quienes nos cortamos la rama del árbol sobre la que nos encontramos, y todo a una velocidad preocupante. Mucho se ha ido perdiendo de la consciencia del agua que tenían nuestros antepasados. De tal forma que el agua, con el tiempo, ha sido reducida a la formula H20, probablemente la fórmula química más conocida del mundo. Del mito del agua se ha quedado la molécula.

Los efectos limpiadores y saneadores del agua  han sido reducidos a una estructura residual, en parte por ignorancia o más bien por afán de beneficios sin escrúpulos. Es decir, debido a una contaminación arbitraria y una falta de respeto y dignidad, un sistema de circulación que funcionó bien y que en la naturaleza se autorregulaba, ha sido interferido. El ciclo natural del agua ha sido alterado sensiblemente. Las consecuencias son claramente visibles. Ríos, lagos, pantanos, mares y la lluvia están envenenados, y eso según criterios científicamente demostrables. Para el agua no hay sustituto o copia. El agua es la condición previa para cualquier forma de vida sobre nuestra tierra. Y visto de esta forma, el agua es, no solo cuantitativamente, sino también cualitativamente, la sustancia más importante sobre nuestro planeta.

Se puede contemplar el agua desde tantos aspectos diferentes  como la misma vida, podemos mirarla desde el aspecto químico,  físico,  biológico, cultural, espiritual, o desde los aspectos ecológicos, económicos, políticos, globales o metafísicos.

Aspectos físicos.

Desde el punto de vista físico, el agua pura se presenta exenta de olor, sabor o color. Definimos como propiedades físicas del agua, la corriente, temperatura, densidad, turbiedad y su transparencia.

Sus estados de agregación (sólido, líquido, o gaseoso) no dependen sólo  de la temperatura, sino también de la presión ambiental. Sobre el Monte Everest, el agua empieza a hervir antes de llegar a los 100 ºC. su punto de ebullición, es decir, donde el agua pasa del estado líquido al gaseoso. El punto de gelación es a los 0 ºC. por lo tanto, en la física también, el agua es algo especial. Tiene su mayor densidad a los 4 ºC. esto significa que a una temperatura inferior a 4 grados, el agua vuelve a expandirse es decir a aumentar su volumen. Así se explica porqué el hielo sigue flotando sobre el agua, o porqué contenedores con agua inferior al punto de congelación, corren peligro de reventar, debido a la expansión.

 

Agua potable. Una reflexión sobre su estado actual

El agua ha perdido a escala planetaria sus fuerzas autodepuradoras. Pruebas nucleares, contaminación medioambiental y la creciente irradiación de microondas, han dañado al agua globalmente. El agua ha perdido su efecto purificador, tanto fuera como dentro de nuestro cuerpo. Ahora es una limonada química.

En los últimos años han aumentado diversas enfermedades (tales como la neurodermitis, el asma y diferentes alergias), porque el organismo humano está sobrecargado con demasiadas toxinas medioambientales y ya no es capaz de expulsarlas de manera natural.

El cuerpo humano consiste en un 70% de agua, nuestro cerebro incluso contiene un 10-15% más. Desde hace algunos años, cada vez más personas se conciencian de la importancia que tiene la calidad del agua que beben.

motorEl agua destaca por su capacidad autodepuradora y por sus informaciones vitalizantes que nos proporcionan energía. Al parecer, el agua es la intermediaria de fuerzas entre los humanos y el cosmos. En nuestro cuerpo hay 240 tipos de agua completamente diferentes, para cuya creación precisamos determinadas informaciones y fuerzas procedentes del cosmos y que sólo podemos conseguir con agua de alta calidad.

Antiguas tradiciones nos demuestran que el hombre, en todos los tiempos, se ha preocupado intensamente del agua. Para las antiguas culturas del Ganges, Éufrates, Tigris y Nilo, los conocimientos exactos del agua eran la base para la supervivencia de la sociedad. Por ello, no es de sorprender que las observaciones científicas exactas se hayan entrelazado con interpretaciones místicas. A través de todas las culturas, el agua había mantenido un elevado significado.

Problematica derivada del ablandamiento domestico de aguas por osmosis inversa

osmosis

El agua es el compuesto cuantitativamente más importante para el hombre, ya que representa para un adulto del 65 al 70 por cien del peso corporal. Como compuesto químico puro, no se encuentra en la naturaleza, ya que, debido a su alto poder disolvente, va incorporando materiales en su ciclo geológico-orgánicos, unos, e inorgánicos, otros-, por lo cual, cuando el hombre se pone en contacto con las aguas, también lo hace con las sustancias que estas transportan.

 

anexo1

En ocasiones, estos materiales pueden suponer un riesgo para la salud: sustancias radioactivas, mercurio, plomo, pesticidas, etc, u organismos patógenos como bacterias o protozoos causante de disentería. Para evitar que estas sustancias se encuentren en el agua de bebida, se han establecido unas normas de calidad para aguas potables con objeto de proteger a la población de los riesgos derivados del consumo del agua en malas condiciones.

En la reglamentación Técnico-Sanitaria que define las características de las aguas potables, RI) 1138 de 14 de septiembre de 1990, se especifican los límites máximos establecidos para que un agua pueda utilizarse sin riesgo para la salud. Asimismo, se especifican límites para aguas sometidas a procesos de ablandamiento. En los últimos años hemos observado un incremento de solicitud de análisis para comprobar la calidad de aguas procedentes de ciertos sistemas purificadores para la obtención de agua destinada al consumo familiar, sistemas que se están introduciendo a nivel domestico.

cuadro 1

Existen varios tipos de equipos, entre los que destacan:

  • Equipos de ósmosis inversa, en los que se eliminan o disminuyen en gran medida todos los elementos en disolución.
  • Equipos de resinas intercambiadoras de iones, en los que solo se intercambian Calcio y magnesio por sodio. Los métodos analíticos empleados para realizar las determinaciones en las aguas objeto de estudio son los oficiales, publicados en el R.D. 1138/90, anexo H. Las determinaciones realizadas por nosotros han sido: conductividad, calcio, magnesio, dureza.

Los resultados obtenidos en las diferentes muestras analizadas se recogen en los cuadros 1 y 2.

Cuadro 2

De los cuadros de resultados, se observa que todas las aguas son excesivamente blandas. La dureza cálcica, en ningún caso, supera los 15 mg/l, cuando está establecido en la RTS vigente un contenido mínimo de 60 mg/l de calcio.

En el cuadro 1, observamos que el contenido en sales totales es muy débil, lo que indica que otros iones presentes en aguas potables, como cloruros, sulfatos, carbonatos, sodio y potasio, son también muy bajos.

En el cuadro 2, solo disminuyen calcio y magnesio que son sustituidos por sodio, por lo que la conductividad es alta, debido a la presencia de otros elementos en disolución como cloruros, sulfatos, sodio procedente del intercambio iónico, etc.

Cuadro 3

El contenido en cloro residual libre en todas las muestras analizadas ha sido negativo (inferior al límite de detección de la técnica utilizada: 0,05 mg/l), por lo que sospechamos que esta agua podrían estar contaminadas o contaminarse fácilmente en los depósitos de almacenamiento de la instalación. Por ello, realizamos análisis microbiológicos de algunas muestras que fueron recogidas según las normas bacteriológicas de toma de muestras, tal y como se observa en el cuadro en algunas de las muestras recibidas, obteniendo los resultados que se recogen en el cuadro 4. Las aguas potables de la zona de Alicante tienen unos niveles de flúor comprendidos entre 150 y 500 ppb, relativamente bajos si se relacionan con el nivel idóneo.

Pero en el caso de las aguas tratadas, los niveles descienden hasta concentraciones entre 20 y 50 ppb. Diversas publicaciones y estudios estadísticos, muestran una relación inversa entre las afecciones cardiovasculares y la dureza del agua. Por otra parte, también encontramos publicaciones en las que se establece una relación directa entre los niveles de calcio en agua y la mineralización ósea.

Por lo que, según los resultados obtenidos en los análisis de aguas tratadas principalmente en los sistemas de osmosis inversa, su uso continuado podría no ser beneficioso para los usuarios.

Se realizó una pequeña encuesta al nivel de oficina de farmacia, en el que se encontró que, aproximadamente el 25 por cien de la población encuestada, utilizaba algún sistema de purificación de agua.

Preguntados del porque de su uso, la respuesta mayoritaria fue que el agua potable de la red era perjudicial para la salud y así se lo habían demostrado experimentalmente, al tiempo que eran informados de los posibles efectos perjudiciales que para la salud tenían las sustancias contenidas en ella (calcio y magnesio, principalmente).

Microsoft Word - Farmaceuticos y Osmosis2.doc

Por tanto, ante estos datos, consideramos que sería necesaria una mejor educación sanitaria, dirigida a los consumidores, para ampliar conocimientos y evitar confusiones respecto a la calidad de las aguas potables

Evitar el consumo de agua de grifo caliente

Agua de grifo. Los análisis realizados por el Ministerio de Sanidad en grifos de casas particulares e instituciones  públicas muestran que en gran parte de ellos, por las noches, se acumulan metales.  Recomendación: dejar el agua correr un tiempo.

El Ministerio de Sanidad recomienda a la población evitar en la medida de lo posible el consumo de agua de grifo para beber y cocinar, así como dejar que el agua corra unos segundos antes de ser usada si el grifo estuvo cerrado durante un tiempo, como puede ser durante toda una noche. Estas recomendaciones se producen después de haber realizado,  por primera vez en Israel, y tal y como se viene haciendo en Europa, un estudio para medir el nivel de metales acumulados en los grifos. Hasta ahora, el ministerio sólo se estaba ocupando de analizar las tuberías municipales, pero no las domésticas, susceptibles de estar contaminando con metales a la población.

En el dossier publicado hoy por el departamento de Salud del Medio Ambiente, dependiente  del Ministerio de Sanidad, se señala que el 3% de los análisis realizados sobre treinta grifos de agua, fría y caliente, tanto de casas particulares como de institutos públicos, se encontraron irregularidades.  Entre los metales que se encontraron en las aguas había plomo, cobre, hierro y aluminio. En grifos viejos apareció  mayor cantidad de hierro y plomo, dos metales conocidos por su carácter cancerígeno. Además,  se señala que es significativo el modo en que se usa el agua doméstica. Según el dossier, las primeras aguas que emanan de un grifo tienden a presentar una mayor concetración de metales y se constató que hay mayor acumulación de metales en las aguas calientes que en las frías.

Otras recomendaciones públicas tras las investigaciones realizadas incluyen la regularización de las tuberías, la realización de pruebas de metal tras todo tipo de problema de fontanería, evitar beber y cocinar con el agua que empieza a salir de los grifos, especialmente en la preparación de comidas para bebés y , sobre todo,  si es de un grifo que ha permanecido cerrado durante toda la noche.

Hay que dejar que corra el agua de grifo unos segundos después de haber abierto el grifo. En la medida de lo posible, evitar el consumo de agua caliente para beber o cocinar, sobre todo si el agua sale turbia o de color metálico. Que el agua fluya unos segundos, señala el informe, ayuda a que el agua que obtengamos sea más pura. El Ministerio de Salud está considerando la idea de que el consumidor pueda exigir por decreto a los proveedores realizar pruebas de detección de metales.

El informe también hace referencia al número de bacterias encontradas en nueve localidades distintas en el agua de grifo. Durante el años de 2011 fueron 89.473, lo que pone de manifiesto la calidad del agua potable de carácter muicipal en Israel, de las cuales un 0,2% de 175 análisis,  eran bacterias coliformes de origen fecal, susceptibles de provocar enfermedades intestinales. Las mayores tasas de  irregularidades se encontraron en Kfar Kassem y Fassuta, Bar Giora, Beit Rimón, Kfar Zinat, Magal, Kfar Sirkin, Ayenu, Mishar, Mash´en  y Nitzanim. Así mismo, el informe revela que hay localidades en las que no se han realizado las suficientres pruebas bacteriológicas en sus aguas potables, como Mashkeret Batia,  Aba Tarash Ayayara, Kfar Yasif y Beit Yan.

El informe también indica el bajo número de detecciones de metal en las redes municpales de abastecimiento de aguas, que a pesar de que para 2011 se programaron 845 detecciones de metal, sólo se realizaron un 41% de las mismas (345) Las pruebas realizadas relvelaron niveles anormales de hierro en el agua de grifo  de  las localidades de Pisgat Ze´ev y Talmei Bilu, así como cantidades anormales de plomo y zinc en la localidad de Sharsheret. El mInsiterio de Sanidad ha aclarado que se realizaron repetidas pruebas para estar seguros de cumplir la normativa.

El informe se ocupa también de la controvertida  adición de fluoruro al agua potable de los grifos domésticos. El Comité (del profesor Avner) Adin, que trató durante toda la década pasada  la renovación sobre la normativa del agua potable, recomendó en Marzo de 2007  la cancelación de obligatoriedad de adición de flúor para el agua del grifo. El Ministerio de Salud, sin embargo, rechazó la recomendación y se comprometió a realizar en los próximos cinco años un estudio que estudiara los efectos del flúor. Los primeros resultados de ese estudio, según el Ministerio de Salud, arrojan el dato de un 30% menos de caries dental en las localidades en las cuales se añade flúor al agua en la cantidad recomendada, lo cual es una diferencia significativa y sobre todo notable para las famlias más desfavorecidas. También se menciona que la tasa de lesiones dentales por exposición a flúor, conocida como fluorosis, es menor que en Estados Unidos. En 2011 se realizaron 3707 análisis en las redes de distribución de agua  de 591 municipios Sólo el 56% de las mismas  ofrecieron como resultado la cantidad de flúor recomendada por el Ministerio de Sanidad.

Te puede interesar:

Viktor Schauberger el gurú del agua

Agua

Los hongos son capaces de limpiar aguas contaminadas por minas de carbón

Investigadores de la Universidad de Harvard (Estados Unidos) han descubierto que un hongo ascomiceto, común en el agua contaminada, produce minerales de importancia ambiental durante su reproducción asexual. Este hallazgo, que servirá como base para una amplia gama de futuros estudios en microbiología, química ambiental, biología del desarrollo y geobiología, ha sido publicados en ‘PNAS’.

La sustancia química clave del proceso, el superóxido, es un subproducto del crecimiento de los hongos, que se origina cuando el organismo produce esporas. Una vez liberado en el medio ambiente, el superóxido reacciona con el elemento de manganeso (Mn), produciendo un mineral altamente reactivo que ayuda en la limpieza de metales tóxicos, degrada sustratos de carbono, y controla la biodisponibilidad de los nutrientes.

El manganeso es un elemento versátil, existente en múltiples estados de oxidación. Naturalmente presente en la corteza de la Tierra, desempeña funciones esenciales en la retención de carbono, la fotosíntesis, y en el transporte de nutrientes y contaminantes. Por otro lado, este elemento puede ser también un reactivo importante en aguas contaminadas por las minas de carbón. Cuando el ion Mn (II) se convierte para acelerar los estados oxidativos, en Mn (III) y Mn (IV), forma un mineral reactivo extremadamente útil en mantener bajo control contaminantes como el arsénico, el cadmio, y el cobalto.

«Cuando el manganeso se oxida, crea minerales muy activos: los óxidos de manganeso, que funcionan como esponjas ambientales que limpian el agua», explica la investigadora principal, Colleen Hansel, de la Escuela de Ingeniería y Ciencias Aplicadas de Harvard.

La experta agrega que «el drenaje de minas de carbón se basa en conseguir bacterias y hongos que oxiden el manganeso, y produzcan estos minerales. Sin embargo, uno de los problemas es reconocer los procesos necesarios para estimular la acción de los organismos adecuados. Hasta el momento, para estimular la actividad microbiana, el enfoque ha consistido en proporcionar fuentes de carbono complejas, como el maíz y la paja, a los microbios; pero este enfoque, con frecuencia, no funciona».

Resulta que el hongo más común, el Stilbella aciculosa, sólo produce superóxido durante la diferenciación celular, en concreto, durante la formación de estructuras reproductivas asexuales. Por tanto, este hallazgo implica que la adición de un exceso de nutrientes al agua contaminada no contribuye, necesariamente, a la recuperación del agua.

Para el hongo, el superóxido parece servir como una señal que modera la diferenciación celular. Puede que la eficiente y rápida oxidación química del manganeso del medio ambiente, por parte del hongo, sea tan solo una coincidencia útil, beneficiosa para los humanos, pero de poca importancia para el hongo.

Según Hansel, «de acuerdo con la teoría evolutiva, los organismos suelen realizar un proceso por una razón. Sin embargo, durante décadas, nadie ha entendido por qué, o cómo, las bacterias y algunos grupos de hongos oxidan el manganeso, debido a que no lo hacen para ganar energía».

Sin embargo, los investigadores sugieren que el proceso puede ser más complejo de lo que parece. Según el estudio, aunque parezca una reacción secundaria accidental, los óxidos de manganeso son muy reactivos y, por lo tanto, podrían proporcionar algunos beneficios indirectos al organismo.

Los óxidos de manganeso, podrían, por ejemplo, degradar el carbono, con el fin de que los hongos lo metabolicen mejor. El equipo de investigación ha descubierto que el superóxido producido por los hongos es clave en la oxidación del manganeso. Además, el hecho de que este proceso también sea llevado a cabo tanto por procariotas como por eucariotas, plantea preguntas intrigantes sobre la historia de la evolución

Nuevo inodoro convierte los desperdicios humanos en electricidad y fertilizantes

Científicos de la Universidad Tecnológica de Nanyang (NTU) han inventado un nuevo inodoro que transforma los desechos humanos en electricidad y fertilizantes. Además reduce la cantidad de agua necesaria hasta en un 90 por ciento en comparación con los sistemas sanitarios actuales.

Apodado el “No-Mix Vacuum Toilet”, tiene dos cámaras que separan a los desechos líquidos y sólidos. Usando la tecnología aspiración en vació, como los utilizados en los baños de aviones, el tirar la cadena ahora necesitaría sólo 0,2 litros de agua para líquidos y para sólidos requiere sólo un litro.

Los inodoros convencionales utilizan de 4 a 6 litros de agua por descarga. Si se instala en un baño público que se utiliza 100 veces al día, este sistema, ahorrará alrededor de 160.000 litros en un año.

El profesor Wang Jing-Yuan, director del departamento, y quien lidera el proyecto de investigación, dijo que su objetivo final no es sólo un sistema nuevo de inodoros para ahorrar agua, sino para lograr  una recuperación completa de los recursos, incluidos los desechos humanos.

“Separar los desechos humanos y procesarlos reduciría los costos necesarios de la recuperación de los recursos, ya que el tratamiento de los residuos mezclados es intensivo en energía y no rentable”, dijo el profesor Wang. “Con nuestro sistema sanitario innovador, podemos utilizar los métodos más simples y más baratos de recolectar los productos químicos útiles, e incluso la producción de combustible y energía de los residuos.”

El inodoro desviaría los desechos líquidos a una instalación de procesamiento donde los componentes utilizados para los fertilizantes, tales como nitrógeno, fósforo y potasio se pueden recuperar.

Al mismo tiempo, los residuos sólidos se enviarán a un biorreactor donde se digieren para liberar bio-gas que contiene metano. El metano puede ser usado para reemplazar el gas natural utilizado en las estufas para cocinar. El metano también se puede convertir en electricidad si se utiliza para alimentar motores generadores.

Más información en: Science Daily