Refrigeración solar: Elementos para la sostenibilidad

solarEl sector de la edificación representa un componente muy importante del consumo energético del país, y por tanto, las estrategias de ahorro y eficiencia energética, así como la satisfacción de la demanda energética con bajo impacto ambiental, mediante el uso de tecnologías de energías renovables, constituyen elementos importantes de sostenibilidad de nuestra sociedad.

Los conceptos que constituyen el consumo energético de los edificios se pueden dividir entre aquellos necesarios para la operación del edificio y el desarrollo de la actividad de sus ocupantes (climatización de los espacios, producción de agua caliente sanitaria – ACS, iluminación, electrodomésticos, cocinar,…) y los consumos energéticos almacenados en la elaboración del propio edificio y sus equipos (embodied energy). De entre los consumos energéticos para operación del edificio, en nuestro país, todos pueden considerarse internalizados excepto la demanda energética para climatización en verano (refrigeración). En efecto, el resto de consumos energéticos de operación ya están cubriendo su nivel base y en algunos casos incluso por encima de él, de tal forma que si bien podrían seguir incrementándose con el nivel de vida de la población, la arquitectura bioclimática y otras medidas de eficiencia energética pueden acotar dicho crecimiento manteniendo las necesidades energéticas en el orden de las actuales o incluso reduciéndolas. Sin embargo, la demanda energética para refrigeración con el fin de mantener unos índices de confort determinados, se encuentra en nuestro país todavía muy lejos de estar completamente incorporada en los requerimientos energéticos, a pesar de que en muchos emplazamientos la demanda energética del edificio, para mantener los índices de confort en la temporada de refrigeración, es del mismo orden o incluso superior a la de la temporada de calefacción. Puesto que es más fácilmente tolerable la falta de confort en la temporada de refrigeración que en la de calefacción, históricamente se ha dado prioridad a satisfacer la demanda energética de calefacción, pero deberíamos esperar un fuerte incremento de la demanda energética para refrigeración tanto en nuestro país como en el resto de países de la cuenca del mediterráneo y en gran cantidad de “países en vías de desarrollo”, por lo que la disponibilidad de tecnologías de bajo impacto ambiental para satisfacer dicha demanda energética adquiere una relevancia global.

bool(true)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *