Radiaciones ionizantes

Conocemos y compartimos la preocupación por los riesgos del uso de radiaciones ionizantes, especialmente en las tomografías computadas. Participamos en organizaciones internacionales que se ocupan del tema”, afirmó Alfredo Buzzi, presidente de la Sociedad Argentina de Radiología (y director médico de uno de los principales centros privados de diagnóstico por imágenes).

–¿Se plantean la importancia de que los pacientes estén al tanto de estos riesgos, de modo que los procedimientos puedan efectuarse con su consentimiento informado?

–Es una temática nueva –contestó Buzzi–. Estamos evaluando cómo lo vamos a aplicar en nuestro país. El riesgo es generar una aversión a estos procedimientos. Es muy importante la función del médico prescriptor: cada radiografía debe estar justificada, en el sentido de que su resultado, sea cual fuere, debe cambiar la conducta del médico tratante. Por ejemplo, si un paciente sufrió un traumatismo de cráneo y hay que decidir si tiene un hematoma cerebral, el riesgo de muerte que puede reducir el diagnóstico por tomografía computada es muy superior a la probabilidad de que las radiaciones produzcan un cáncer.

–Estudios en Estados Unidos señalan que la cantidad de radiación administrada varía mucho, aun para el mismo examen de tomografía computada.

–Es así. Estamos trabajando en el principio de optimización, que requiere utilizar la menor dosis de radiación posible. Estamos un poco atrasados con respecto al Primer Mundo, pero trabajamos para determinar niveles de referencia. Una población particularmente sensible son los chicos: no es razonable usar para un chico la misma dosis que en un adulto.

–En un tema como éste, donde los efectos de una mala praxis se presentarán luego de décadas y sin posibilidad de verificación, parece importante una fiscalización de la actividad.

–El poder de fiscalización corresponde a los departamentos de radiofísica sanitaria de los ministerios de Salud, nacional y provinciales.

–¿Qué importancia otorgan a la concientización de la población general sobre estos riesgos?

–Todo lo que aporte en este sentido es útil. Así, muchos de los centros tienen en sus instalaciones el anuncio “Si usted piensa que está embarazada, no deje de avisarnos”.

–Me refiero a cuestiones como el efecto acumulativo de las radiaciones diagnósticas a lo largo de toda la vida…

–Trabajamos mucho con los médicos prescriptores. Es cierto que acá no hay campañas como en Estados Unidos. El interés del público es mucho mayor allá –concluyó Buzzi.

Por su parte, Leopoldo Lonegro –secretario del Comité de Imágenes de la Sociedad Argentina de Pediatría y miembro del capítulo argentino de la Sociedad Latinoamericana de Radiología Pediátrica– subrayó que “los especialistas argentinos participamos en la alianza internacional Image Gently, para reducir las radiaciones diagnósticas que recibe la población pediátrica”, y sostuvo que “el pediatra suele ser muy sensible a la prevención, y los servicios de imágenes tratamos de funcionar como interconsultores para los médicos prescriptores. En pediatría está muy desarrollado el uso de la ecografía, método por excelencia en radiografía infantil, que se utiliza incluso ante tumores”.

“Además, a diferencia de lo que sucede tratándose de adultos, es frecuente que el radiólogo infantil esté presente cuando se hace el estudio, en la consola, junto al técnico, especialmente en estudios invasivos donde el chico debe ser anestesiado”, agregó Lonegro.

Fuente: Página12

bool(true)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *