Producir biogás. Fermentación en seco de la basura del hogar

Muchos agricultores en Alemania y en otros países están planeando convertirse en productores de recursos energéticos. Esta idea incluye la venta de pellets de madera, el suministro de energía eléctrica a la red aprovechando los techos de grandes superficies en sus fincas y la producción de biogás utilizando purines y biomasa. Pero ¿se habrán agotado ya todas las posibilidades con ello? ¿Qué pasa con las grandes cantidades anuales de biomasa y de residuos domiciliarios orgánicos recogidos en los municipios y que siguen emitiendo gases en los basureros de compostaje sin que nadie los aproveche como fuente de energía?

La tecnología actualmente predominante, basada en la fermentación en húmedo, no está aportando ninguna perspectiva para solucionar el problema de las grandes masas de desperdicios orgánicos, que se acumulan en los municipios, con el sistema de recogida separada de las partes biodegradables de los desechos sólidos de los hogares. Esto es porque, en la fermentación en húmedo, el sustrato del que se produce el metano como gas de fermentación anaeróbica, tiene que mantenerse continuamente en estado acuoso, o sea, con capacidad de ser bombeado. Para ello, suele ser el purín el mejor producto de salida para la producción de biogás con esta tecnología.

Con la aplicación de esta nueva tecnología, la fermentación en seco, se están abriendo unas posibilidades totalmente innovadoras, tanto para el propietario de una pequeña huerta como para las empresas que se dedican al tratamiento de la biomasa residual. La fermentación anaeróbica es un procedimiento relativamente inodoro y se pueden emplear para ella biomasas en estado vertible y amontonable, las cuales podrán ser metanizadas hasta un porcentaje de masa en seco de aproximadamente un 40 por ciento. En Alemania, existen ya las primeras instalaciones aptas para ser usadas en el compostaje de residuos orgánicos a nivel municipal y, también, en la agricultura.

biogas2Minifermentadores para los hogares particulares

En el marco de unas investigaciones de la Universidad Técnica de Weihenstephan (Alemania) se ensayaron modelos de minifermentadores para el uso diario en los hogares particulares. El gráfico muestra un modeloque, en la práctica, resultó bastante eficaz. En intervalos de entre 25 a 28 días, este minifermentador fue alimentado con la cantidad de residuos orgánicos que mientras tanto se habían acumulado en un hogar particular, o sea, con basura biodegradable del hogar, los cortes del césped, los residuos orgánicos de la huerta, etc. Mediante una primera fase aeróbica, la biomasa se calienta micróbicamente a unos 40 – 50º. Actualmente, es sólo a través de unos quemadores de gas especiales para aprovechar térmicamente el gas que surge de este proceso. Para unas cantidades mayores de residuos orgánicos o para un suministro continuo de gas, podrán ser instalados en serie varios minifermentadores. La biomasa residual completamente fermentada, llamada bioabono, o bien podrá ser compostado, o bien podrá ser directamente repartido en la huerta creando una fina capa de compost superficial. Debido a que la instalación puede gestionarse en forma muy higiénica y no surgen problemas de olor, no se debe temer conflictos con los vecinos por ese motivo. Un modelo de minfermentador con una cámara de fermentación de 2,3 m3, se encuentra en la instalación de compostaje del municipio de Moosdorf y pertenece a la empresa Bioferm. Una vez al mes tiene lugar la información sobre la fermentación en seco y las personas interesadas pueden observar el funcionamiento práctico de la instalación.

 

bool(true)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *