Nº 8 de EcoHabitar

Editorial

En un reciente y minucioso informe de Greenpeace, se concluye que este país podría abastecerse completamente de energías renovables para el 2050, olvidando de lleno quemar petróleo, carbón y cerrando las nucleares, aparte de inculcar una serie de normas de ahorro en el transporte, la vivienda y la industria. Un informe que supone un buen tanto para la asociación ecologista y nos hace pensar que ya era hora de que alguien dedicara su tiempo a analizar el futuro de las renovables

Otro de los temas importantes que se han tocado durante este trimestre ha sido la votación en el Parlamento Europeo sobre el REACH (Registro, Evaluación y Autorización de Sustancias Químicas),  y que tristemente ha quedado mermado en sus conclusiones finales, debido a la presión despiadada de la industria química. Los políticos de derechas y de izquierdas han dejado pasar la oportunidad única de tener un mayor control sobre las sustancias químicas sintéticas. Algunas de estas sustancias dañan nuestra salud y deterioran el medio ambiente y está demostrado que son las causantes de muchas afecciones. Lamentablemente en la construcción convencional seguiremos encontrando estas sustancias dañinas y los fabricantes seguirán aprovechándose de la ignorancia de los ciudadanos que tristemente piensan que “si algo está en el mercado, debe ser bueno, pues ya hay sistemas de control que no permiten que productos que pueden ser dañinos entren en la cadena de consumo”. Por desgracia este es el pensamiento general, no basta con que algunos políticos sensibilizados se hagan análisis de sangre para descubrir una gran cantidad de tóxicos; no basta con que hasta hace bien poco el cemento incluía entre sus aditivos el cromo; no basta con que esté más que demostrado que el PVC es altamente contaminante, que las pinturas convencionales incluyan sustancias volátiles tóxicas…

En este nº 8 (son dos años ya) prestamos especial atención a los sistemas de calefacción. Una buena elección puede suponernos un gran ahorro, por ejemplo, cambiar la vieja instalación de calefacción por una de gas puede suponer un ahorro de hasta el 40%. Hemos estudiado algunos equipos  y prestado especial atención a las calderas de biomasa, las de pellets comienzan a abrirse camino.

El ejemplo de bioconstrucción de este número es singular ya que se trata de una vivienda unifamiliar construida con bloques a base de cáñamo y que ha sido legalizada. La cañamiza, un desecho de la planta del cáñamo, está presente en los aislamientos, los suelos y , como comentábamos en los bloques.

También hemos comenzado una nueva sección en la que Jenni visitará  alojamientos de turismo rural con la idea de que los lectores conozcan lugares con encanto.

Un número de EcoHabitar completo que esperamos lo disfrutéis al calor del hogar.

bool(true)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *