nº 7 de EcoHabitar

Editorial

El tan anunciado Plan de Ahorro y Eficiencia Energética fue presentado por el Gobierno, este Julio pasado.  Analizándolo se ve a las claras la falta de concreción, pues no está nada claro de donde saldrán los 7 mil millones de inversión privada. También le podemos achacar falta de ambición en cuanto deja de lado, por ejemplo y entre otras cosas, medidas de choque efectivas, como por ejemplo una tarificación que penalice el derroche, criterios de huella ecológica en los materiales, apoyo a la autosufuciencia energética… Sin medidas de este tipo, los compromisos de Kioto no serán cumplidos y alcanzar una sostenibilidad real no va a ser posible. Hasta aquí el vaso medio vacío. En lo que respecta al vaso medio lleno está bien comenzar por algo, el Plan es un primer paso hacia una eficiencia necesaria, que suponemos se irá ampliando en el futuro.

El enredo político-industrial es inmenso. La industria no cede -o lo hace con cuentagotas-, presiona a los políticos para que no aplique leyes conservacionistas. ¿Debemos echarle, a la industria, toda la culpa de lo que está pasando? ¿Quién les compra sus productos? Al final llegamos a la conclusión de que la responsabilidad está en el que no quiere ver. Aunque ¿no están los políticos ahí para hacer ver y reorientar a la sociedad?. No se dan cuenta de que este modelo no es viable.

Creo que un tema pendiente que tenemos es el barro. El barro sin cocer, el tapial, el adobe, el cob, los enfoscados de barro… Las “altas instancias” han olvidado el barro, cuando la mayoría de sus abuelos nacieron dentro de él. Quizás sea esta fiebre Hig Tech, de prefabricados de hormigón, esta obsesión  va a terminar con los albañiles y los maestros de toda la vida, los de ahora cada vez saben menos, los están machacando y el miedo los dirige. Guillermo, un amigo visionario empeñado en cambiar el mundo pase lo que pase, lo llama el “virus de la necedad”. El barro es a la construcción convencional (hierros, cemento, prefabricados), lo que el pan integral es al pan Bimbo: el abismo entre el sentido común y el sentido del poder económico (contranatura).

Este número está impregnado de barro, cal y paja. Hemos comenzado una sección, para animar a la concurrencia, sobre su uso en la construcción, que iremos ampliando en próximos capítulos. También tenemos el ejemplo de la construcción de un bonito horno solar de barro y un muro trombe, de tapial, construido en una de las construcciones con balas de paja.

Este verano la protagonista ha sido la paja. Diversos talleres prácticos, organizados en varios puntos de la península, han dado como resultado que un buen montón de personas se hayan introducido en esta técnica, económica y de bajo impacto ambiental. Ha habido más ejemplos en construcción con balas de paja, pero el espacio no nos ha dado para más.

También presentamos un bonito ejemplo de rehabilitación en un piso de San Sebastian con criterios ecológicos y una edificación unifamiliar diseñada por el equipo de Kaiho 8.

Por otra parte este otoño EcoHabitar va a estar presente en multitud de foros, a los que os invitamos desde aquí.

bool(true)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *