Nº 18 de EcoHabitar

Editorial

En el fondo, algunos más en el fondo que otros, sabemos que este modelo de civilización tiene que cambiar. Cuesta creer que existan personas, en este lado del rico y desarrollado “primer mundo”, que no puedan intuir lo obsoleto y caduco de un sistema que consume más de lo que tiene, acabando con los recursos a pasos agigantados.

Creo que un estudio psicológico de este comportamiento a lo avestruz, escondiendo la cabeza en el nido, nos daría la clave para vislumbrar la capacidad real que pueda tener el ser humano para encarar esta crisis mundial definitiva, y enfrentarse a una transición que contemple una civilización responsable.

Pero para los que “saben que esto tiene que cambiar” llega el momento de la acción. La carrera cuesta abajo que está tomando el tema de la energía -el pico petrolero- nos obliga a trabajar sin contemplaciones y sin pesimismo hacia un cambio en las estrategias. En otros lugares, como en Kinsale (una pequeña y turística ciudad costera muy cercana a Cork, en Inglaterra),  lo están haciendo ya. Las soluciones pasan por una localización (o relocalización) planificada, que ayude a mejorar la resistencia de las comunidades locales (el término “resilience” puede traducirse también como “elasticidad”, por lo que implica no sólo una resistencia a las dificultades sino también la capacidad de adaptarse). Así, esta relocalización partiría de esquemas como las TEQs de David Fleming, estructuras de generación energética descentralizadas (más info en: www.crisisenergetica.org), planes de descenso del consumo energético, producción local de los alimentos, monedas locales, autosuficiencia sanitaria local, además de un esfuerzo en el reaprendizaje de habilidades olvidadas, esquemas estos que son tratados habitualmente en EcoHabitar, durante estos 4 años y medio, de una u otra forma.

El proyecto de Las Gaviotas, aunque ya tiene unos años, ha sido una de las iniciativas más espectaculares, en cuanto a autosuficiencia se refiere, en el mundo. Su creador, Paolo Lugari, impulsó esta iniciativa a modo de planteamiento filosófico y romper el ciclo de pobreza, que en Colombia es endémica. Este proyecto está incluido dentro de la filosofía ZERI (cero emisiones) que desarrolló Gunter Pauli. En la entrevista, que nuestro colaborador Jordi Alemani mantuvo con él, se explica cuáles son los principios de este concepto que persigue un modelo industrial para el futuro de no polución y no residuos.

Como comentan los autores del artículo “Interacción de  EMF y las estructuras de hormigón armado” la arquitectura responsable debe abarcar nociones de medio ambiente, aún si éste tiene componentes invisibles. En este trabajo se demuestran las incidencias de las CE y como es posible encontrar soluciones para reducir esta amenaza.

Esto y otros temas son los que puedes encontrar en este número 18 de verano (ya van cuatro años y medio). Todos los que hacemos EcoHabitar os deseamos un verano que sirva, por ejemplo, para adquirir experiencias útiles para encarar estos nuevos tiempos de transición.

bool(true)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *