Nendo Dango (bolitas de arcilla)

El proceso de desertificación en el mundo es imparable: “hay que sembrar y sembrar si queremos poder ofrecer un futuro a nuestros descendientes”, durante 60 años, Masanobu Fukuoka, ha desarrollado un método de agricultura natural, y ahora lo ha aplicado con éxito para frenar la desertificación. El método que propone Fukuoka para la reforestación (reverdecer) es la pildorización. Este sistema consiste en embadurnar semillas en una capa de arcilla, hacer bolas de arcilla de un grosor determinado dependiendo del tamaño de cada semilla. El fin es el de protegerla una vez depositada en el terreno y evitar que sea alimento de pájaros, roedores y otros animales. Las semillas están así protegidas a la espera de la época lluviosa, en ese momento la arcilla absorbe el agua y la semilla la utiliza para poder germinar. Este sistema es mucho más eficiente, según Fukuoka, que los métodos tradicionales de reforestación (aproximadamente hay un 2% de éxitos de germinación con el método de pildorización frente al 0,2% de otros sistemas) Un sistema sencillo pero que requiere especialización a la hora de realizar las bolitas de arcilla o “nendo dango”.

Existen dos métodos de pildorización: uno manual y otro mecánico

Sistema Manual

Hay que hacer la selección de las semillas, para ello hay que hacer una selección de 100 semillas. Tenemos que sembrar 100 variedades como mínimo para poder ofrecerle a la naturaleza la posibilidad de crear su propio equilibrio. Según Fukuoka un paisaje de rocas y pinos es un paisaje desequilibrado y a un paso de la desertificación total. No se puede llamar bosque a un desierto, y el desierto no es sólo dunas. La mezcla de semillas está compuesta por: 50 variedades de frutales y forestales 30 variedades de hortalizas 10 variedades de cereales 10 plantas para mejorar el suelo (leguminosas) Se hace la mezcla de semillas y se mezcla con arcilla cribada y agua, el resultado final o sea que germinen las semillas dependen de muchos factores: la elección de la arcilla, la climatología, etc. Después de amasar la mezcla se hacen las bolitas de arcilla una a una. Este es un proceso lento pero que cumple una labor social importante al reunir a un numeroso grupo alrededor de un mismo fin: se charla, se ríe y se hacen bolitas. Una vez se secan a la sombra las bolitas son esparcidas por el suelo.

El sistema mecánico

Es indispensable a la hora de reverdecer grandes zonas (podemos hablar de terrenos de 10.000 H. o mas. También es un sistema muy depurado que se debe practicar bastante antes de adquirir cierta maestría. La elección de semillas y arcilla es el mismo que en el proceso manual. Consiste en hacer la mezcla de semillas y arcilla en una hormigonera convencional, tan solo hay que retirarle las aspas. Es un proceso lento en el que se va añadiendo poco a poco arcilla y agua (también se le puede añadir papel triturado o algodón a la mezcla para darle más plasticidad a las bolitas en caso que se tenga que realizar una reforestación desde aviones o helicópteros), con este sistema cada bolita suele tener solo una semilla. Combinando los dos métodos es factible con un grupo de 50 personas y 6 hormigoneras trabajando 8 horas hacer 3 toneladas de bolitas. Su idea es la de hacer una Olimpiada Verde, una campaña de repoblación forestal por el Mediterráneo. España padece un problema grave de desertizacion y por eso quiere empezar por aquí.

Compartir :TwitterFacebookGoogle+LinkedInStumbleUponEmail