Morteros ligantes, revestimientos y color en arquitectura

MEDION DIGITAL CAMERAEste es el primer capítulo de un monográfico en el que trataré uno de los componentes primordiales de cualquier edificación desde el inicio de la historia hasta nuestros días: los morteros. Complementado en otros dos números de EcoHabitar, voy a detallar cuál es la materia prima básica que encontramos en los hormigones de cemento y morteros o argamasas, qué otros componentes pueden formar la mezcla, qué técnicas permiten, qué herramientas ayudan a llevar a cabo una adecuada aplicación y algunas recomendaciones.

Su composición básica siempre ha sido: cal, árido y agua. Esta mezcla podía ir acompañada de pigmentos, yeso o aditivos naturales si el acabado o la técnica así lo exigían, convirtiéndose en la piel de los edificios.

En los hormigones y morteros empleados mayoritariamente hoy en día encontramos otros componentes como son el cemento Pórtland, como sustituto de la cal, y los aditivos sintéticos en sustitución de los naturales.

¿A qué se debe este cambio cuando son muchas las personas que encuentran en la cal y los morteros tradicionales las propiedades de aislamiento, ecología, transpirabilidad, durabilidad,….que no ofrecen los morteros basados en el cemento?

Por un lado, el mortero de cal, al ser un material de tan amplia tradición y aceptación hasta principios del pasado siglo, no tuvo jamás necesidad de conocer en profundidad y difundir sus propias cualidades, por lo que la aparición del cemento Pórtland, laureado con incesantes ensayos, controles de calidad, y bendiciones de afamados ingenieros, lo relegó inevitablemente al olvido.

Otra razón se encuentra en la presión y el poder de las multinacionales cementeras que han conseguido el uso masivo de este producto consiguiendo, entre otros, la pérdida de un oficio, imprescindible para hacer una buena aplicación del mortero de cal, del cual el cemento puede prescindir. Por último, creo que la falta de claridad en alguna información y opiniones tan diversas respecto a esta materia prima, provoca la idea de que sólo un experto en alquimia puede emplear los morteros de cal.

El objetivo primordial de este monográfico es transmitir la idea de que la cal como conglomerante, tal y como ha sido desde el Neolítico hasta principios del siglo XX, puede utilizarse como materia prima básica en todos los morteros necesarios en la construcción de un edificio: cimientos, muros, masas de agarre, enfoscados, revocos, estucos, pinturas y otras muchas técnicas que encontramos en nuestra arquitectura y en la de cualquier otra cultura.

Definición y composición

La terminología corrientemente usada distingue el mortero del hormigón, en que el primero se compone de una pasta con arena y en el hormigón se añade arena y grava a esta pasta.

Respecto a los componentes del mortero comenta Philibert de L’Orme en su “Arquitectura” de 1948, que está formado por los cuatro elementos del mundo “pues hay fuego para la cal, tierra para la arena, agua para su aglutinación y el humo que forma un aire nebuloso”.

Paso a detallar las materias primas base para fabricar cualquier masa.

 
bool(true)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *