Mitigando la huella ecológica

¿Como podemos mitigar nuestra huella ecológica? El presente informe se basa en el estudio realizado por Ingeniería Ismael Caballero SL “Grupo MEIC”, titulado “Afecciones medioambientales por persona en el ámbito doméstico de España”. Los datos fueron obtenidos entre Enero de 2003 y Diciembre de 2005 tomando como referencia viviendas-tipo de todo el estado español y a escala proporcional al nº de habitantes, tanto en el ámbito urbano como rural.

En dicho estudio se analizan los requerimientos energéticos de los ciudadanos españoles en el ámbito doméstico, el consumo doméstico de agua y la generación de residuos producidos en las viviendas, todo ello englobado en el concepto de “Huella Ecológica”, es decir, lo que cada ciudadano español consume y el impacto que genera este consumo en el medio. Pero no se queda ahí, sino que propone soluciones alternativas para minimizar e incluso compensar totalmente el impacto medioambiental producido por nuestra forma de vivir – consumir.

Estas soluciones provienen de las aportaciones de la Arquitectura Bioclimática y diferentes sistemas de ahorro y aumento de la eficiencia energética empleadas en la Bioconstrucción, así como de la utilización de las Energías Renovables.

 

huella ecológica

Toda esta energía consumida se puede producir con renovables.

Nuevos edificios

Según el estudio, en los edificios de nueva construcción, dotándolos de criterios bioclimáticos, puede conseguirse un ahorro energético de entre un 56% y un 83%, con sólo un incremento del coste de un 17%. Uno de los originales sistemas que aporta es el de “Climatización Natural mediante Shunt Termosolar”. Consiste en una chimenea o Shunt, situado en la parte superior de la vivienda que, al calentarse por la radiación solar, produce una depresión natural en el aire, que puede atraer a través de un sistema de conducción, el aire fresco de la parte inferior que circula por una serie de conducciones cerámicas enterradas. A más incidencia solar, mayor recirculación y enfriamiento. Otra solución propuesta es la climatización por sistema termo-hidráulico  con energía geotérmica mediante “Zocalos o Muros Radiantes”, por donde circula agua (caliente o fría) para conseguir las condiciones higrotérmicas idóneas según sea invierno o verano.

 

Edificios ya existentes

En cuanto a los edificios ya existentes,  es relativamente sencillo conseguir ahorros superiores al 50% con buenos criterios de rehabilitación. Por ejemplo, dotándolos de un forro en la fachada, con un aplacado de plaqueta ligera (por ejemplo, paneles de viruta de paja aglomerada con cal) y cubiertas aisladas inundables. También dotando las fachadas Sur y Oeste con sistemas de sombreado vegetal y/o fachadas ventiladas.

Según el autor, con amplia experiencia en llevar a la realidad proyectos en los que se emplean estas soluciones, las alternativas son completamente factibles y, además, se consiguen con un coste muy inferior al esperado. Para hacernos una idea, el coste por persona estimado en el estudio será de 20800 euros en las viviendas ya construidas y de 10300 en las de nueva construcción. Su amortización económica rondará entre 14 y 29 años, pero el ahorro de emisiones resulta espectacular. La vida útil de los equipos de producción limpia, ronda entre 20 y 40 años para los de producción térmica y de más de 60 años para los solares fotovoltaicos. Los beneficios medioambientales son de tal magnitud que parece  absurdo no poner en práctica las soluciones que se proponen.

Conclusiones

Entre las conclusiones del informe se expone que con una voluntad política adecuada es posible conseguir que todas las viviendas del estado sean autosuficientes en el plazo de 17 años, creando1.340.000 puestos de trabajo.

También se plantean soluciones en lo relativo al ahorro de agua y es notorio como cada vez es más apremiante adoptar medidas en este sentido.

Por ejemplo, se plantea la reutilización de las aguas grises (procedentes de fregaderas y baños), que constituyen el 68% de cuantas vertemos por los desagües, con un sistema tan simple como tratar este agua en un filtro separador de grasas y un digestor anaerobio para su posterior reutilización en cisternas de inodoros y riego. Sólo con esta sencilla operación se puede conseguir ahorrar más de 1/3 del agua que consumimos.

En aquellos lugares donde más escasee el agua se propone la instalación de WC-secos o “deshidratadores orgánicos”, como alternativa a los inodoros convencionales. Este sistema, garantiza la deshidratación de la materia orgánica con energía solar, para su posterior compostaje.

En cuanto a la necesaria depuración de las aguas residuales domésticas se apuesta por el empleo de sistemas biológicos.

El presente informe pretende, partiendo de la realidad, aumentar la conciencia de los ciudadanos en cuanto a la huella ecológica que deja nuestra forma de vida en el entorno. Pero además, se aporta una visión optimista y esperanzadora en cuanto a las soluciones posibles para re-equilibrar los impactos que generamos. De alguna manera, es necesario saber que existen medios para contribuir a un desarrollo sustentable, que es posible.


Te puede interesar:

La huella ecológica del Estado Español en el sector energético

La Huella Ecológica de una sociedad sin límites. ¿Faltan planetas o sentido común?

bool(true)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *