Mejorar la calidad del aire podría mejorar el cociente intelectual de los niños

La reducción de la contaminación del aire de Nueva York podría generar ganancias económicas sustanciales para los niños como un resultado del aumento de sus cocientes intelectuales (CI).

Así lo señala el primer estudio en estimar el costo de la pérdida de CI asociado con la exposición a la contaminación del aire.

Este trabajo se basó en una investigación previa sobre el contacto prenatal con los contaminantes de la atmósfera entre niños de bajos ingresos realizada por Frederica Perera, autora que encabeza el reporte actual, y otros investigadores del Columbia Center for Children’s Environmental Health.

El cálculo se hizo mediante una modesta reducción hipotética de 0.25 nanogramos por metro cúbico (ng/m3) de las concentraciones ambientales de hidrocarburos aromáticos policíclicos (PAH por sus siglas en inglés), una familia de productos químicos generados a partir de la quema de combustibles fósiles y presentes en el aire urbano.

A modo de comparación, la concentración anual de PAH estimada es de aproximadamente 1ng/m3.

El análisis se centró en 63 mil 462 niños de Nueva York nacidos en 2002 de mujeres dentro del programa médico gubernamental Medicaid, un grupo que comparte las mismas características sociodemográficas que los del conjunto estudiado por los investigadores que vinculan el CI con el PAH; y se usaron métodos empleados en estudios publicados que estiman el potencial de ganancia relacionadas a la exposición al plomo y mercurio.

Así, los beneficios en CI relacionados con esta reducción hipotética del 25 por ciento en el PAH, se traducen en 215 millones de dólares de ingresos a lo largo de la vida.

“Nuestro análisis sugiere que una reducción moderada de la contaminación del aire urbano proporcionaría importantes beneficios económicos y ayudaría a los niños a alcanzar su máximo potencial”, explicó la doctora Perera.

Previamente, los investigadores reportaron que los niños nacidos de madres no fumadoras expuestas a mayores niveles de PAH durante el embarazo, tenían, a los 5 años, cocientes intelectuales tres puntos por debajo que los niños cuyas madres tuvieron un menor contacto con estas sustancias contaminantes.

Aunque el estudio se basa en un grupo definido, según sus autores, los resultados probablemente pueden aplicarse a otros infantes de manera más amplia, pues el CI afecta el rendimiento académico y las ganancias.

Fuente: http://respiramexico.org.mx/2014/05/mejorar-la-calidad-del-aire-podria-mejorar-el-cociente-intelectual-de-los-ninos/#sthash.NXl0Egc0.dpuf

bool(true)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *