Materiales ecológicos para los hogares y la salud de los que habitan

Materiales ecológicos

Los materiales ecológicos ayudan a conseguir un hábitat sano y ecológico y  un paso muy importante podría ser el de vivir en edificios construidos según las normas y criterios sostenibles establecidos. De hecho, cada vez más oímos el termino bioconstrucción.

También denominada arquitectura verde, sustentable o bio-arquitectura, este tipo de edificación logra minimizar el impacto ambiental de las construcciones favoreciendo un correcto uso de los recursos naturales y la calidad de vida de los habitantes. Para lograrlo, la arquitectura sostenible tiene en consideración todos los elementos que influyen en la construcción, las condiciones climáticas, hidrográfica y los ecosistemas del entorno en donde se quiere construir. La arquitectura sostenible intenta así obtener una reducción del consumo energético para todos los equipamientos de calefacción, refrigeración e iluminación. En general, podemos afirmar que se reduce y minimiza la huella ambiental de cada individuo. Es una forma de construir edificios en la que su finalidad no solo se rige a la construcción sino que además proponer un nuevo estilo de vida más sano en el ecosistema en lo que vivimos como elemento fundamental para una buena calidad de vida.

Para lograr esto, una buena elección de los materiales de construcción es fundamental, de hecho, hace muchos años que varios estudios afirman que materiales como por ejemplo, el amianto, la pintura con plomo, la madera impregnada con arsénico, el radón u otros son muy perjudiciales para la salud humana y pueden causar hasta cáncer de pulmón. Incluso el Real Decreto 1406 de 1989 consideraba el amianto como sustancia peligrosa, limitando su uso. En la Orden de 7 de diciembre de 2001 se ha prohibido su utilización, producción y comercialización y la de los productos que lo contengan. De hecho, el amianto ha sido considerado como tóxico y cancerígeno afirmando que puede causar cáncer u otros efectos graves para la salud. La arquitectura verde es de ayuda, ya que solo usa materiales biológicos; madera, arcilla, arenas, piedras y ladrillos ecológicos y naturales son un ejemplo de los que podrían ser utilizados.

En tema de piedras se comercian varios tipos, pero es fundamental asegurarse que estén certificadas como biológicas para estar seguros de alta cualidad. De hecho, el mercado italiano nos beneficia ya que son pioneros en la producción de piedras certificadas bio según las normas europeas UNI EN ISO. Esas piedras están totalmente liberadas de cualquiera emisión química y favorecen la salud de los que habitan en el edificio. Además no contienen resinas de ningún tipo y son transpirantes, lo que permite evitar la formación de humedad, mohos y de condensación. Esta piedra puede ser utilizada en los ambientes interiores como exteriores por el hecho de ser resistente a los agentes atmosféricos, al fuego y a la luz del sol. Es una piedra de peso y espesor mínimos, permitiendo un fácil uso y también un rápido y ecológico transporte desde un lugar a otro, reduciendo así también el impacto ambiental durante la construcción de los edificios y requiriendo un menor consume de energía en el transporte. Como ha afirmado también el famoso arquitecto Rafael De la Hoz “Si una vivienda pesa mucho es que es muy vieja […] no es causal que en España se hable de la ‘crisis del ladrillo’, sin duda el material más arcaico y tradicional que se usa en la construcción de viviendas”.

Resumiendo, para un nuevo estilo de vida más saludable, la arquitectura sostenible y los materiales ecológicos podrían (y tendrían) que ser la próxima elección para las nuevas inversiones inmobiliarias.