Los rascacielos de madera pueden transformar el rostro de las ciudades

Cambiar el cemento y el acero por madera es la visión de un grupo de arquitectos con mentalidad ambiental, quienes están planeando construir estos edificios alrededor del mundo.

El arquitecto Michael Green piensa en un rascacielos de 30 pisos de madera en Vancouver, Canadá; mientras que los planes para un edificio de 17 pisos y otro de 20, están a flote en Noruega y Austria, respectivamente. Aunque la memoria de su proyecto, colgado en la web, ha centrado los detalles de investigación de una edificación de 30 plantas, Green considera que a largo plazo podrían realizarse construcciones de mayor altura.

“Creemos que podemos llegar a más de 30 pisos de altura”, dijo Green. “Dejamos de explorar a la madera hace unos 100 años (con el descubrimiento del acero y el concreto); ahora estamos viendo todo un nuevo sistema de productos que usan madera”.

Green asegura que nuevos materiales derivados de la madera han existido desde hace 20 años, pero solo habían sido usados en proyectos locales o en edificios bajos. Lo que ha cambiado es la manera en la que arquitectos y constructores piensan acerca de su uso.

“El verdadero cambio se dio cuando empezamos a pensar en el cambio climático. El acero y el concreto son geniales, pero no son amigos del medio ambiente” añadió.

Cortar árboles para hacer edificios tampoco suena muy ecológico que digamos, pero si se usa madera de bosques manejados sustentablemente, como los de Europa y Norteamérica, puede estar más de acuerdo con el medio ambiente.

Los edificios de madera encierran el dióxido de carbono durante el ciclo de vida de una estructura, mientras que la manufactura del acero y el concreto producen grandes cantidades de CO2. La Agencia Internacional de Energía (IEA, por sus siglas en inglés) estiman que por cada 10 kilos de cemento que se crea, se producen de seis a nueve kilos de CO2.

La estructura Tallwood de Green está diseñada con grandes paneles de madera de construcción laminada, un compuesto de tiras de madera pegada. Otros productos de madera masivos utilizan capas de madera fusionada junta en ciertos ángulos lo que las hace inmensamente fuertes y pueden ser usadas para soportar la carga de la infraestructura, las paredes y los pisos.

A pesar de estar hecha de madera, cualquier preocupación por un incendio puede ser descartada, dice Green, porque la madera, con una capa de carbón que aísla la estructura de debajo, se comporta muy bien ante el fuego.

“Puede no sonar intuitivo, pero actuar bien en un fuego es algo natural en una pieza de madera grande, es por eso que en los incendios forestales los únicos que sobreviven son los más grandes”, dice.

Actualmente uno de los edificios modernos más altos está en Londres y se llama el Stadthaus Murray Grove. Es un edifico residencial de nueve pisos que mide poco menos de 30 metros. Hasta los elevadores y las escaleras están hechos de madera.

“Mide menos de 30 metros porque las regulaciones del Reino Unido dicen que si es más alto se tienen que instalar regaderas contra incendios y entran otras condiciones”, dijo Craig Liddell, director comercial de KLH UK, la compañía que desarrolló el laminado cruzado de madera para el edificio.

Liddell dice que 15 pisos son posibles sin tener que utilizar otros materiales como acero, pero dice que es por esas regulaciones que no vemos edificios de madera más altos “y actualmente, por el descenso de la economía”, agregó.

“Para que la idea de que los edificios altos de madera son viables, éstos deben de ser efectivos en su costo”, aseguró Green. “Podemos demostrar que las estructuras de madera son más baratas comparadas con otros edificios”.

Green piensa que más allá de todo eso, debemos pensar en grande.

«Realmente estamos en un punto en el que podemos empezar a demostrar que es posible; un poco como cuando planearon la Torre Eiffel. Fue construida cuando nadie hacía o entendía las estructuras altas, pero demostró lo que se podía hacer, pero más importante fue que alentó la imaginación”.

Fuente: CNN

bool(true)

2 thoughts on “Los rascacielos de madera pueden transformar el rostro de las ciudades

  1. como «pero» estoy muy de acuerdo con Carlos, la densidad es un factor determinante de primerísimo orden en la sostenibilidad, porque transmuta al ser humano en algo que espero estudien pronto los antropólogos modernos,
    como curiosidad contar que el año pasado hicimos en Madrid un concurso de viviendas en altura que planteamos en madera (como las casas del centro de toda la vida), al visitar el solar y al hablar con la gente encontramos un panorama de expropiación no, era expulsión de vecinos por parte del organismo promotor (ayuntamiento) para hacer un «eco-barrio» y como señales sospechosas: 1 las chimeneas de ventilación de la planta de residuos copiadas de las de la central atómica de Chernovil, 2 los edificios ganados por concurso público y construidos del ecobarrio pertenecían a un mismo estudio de jovenes arquitectos … al final consideramos mejor no presentarnos pues vimos demasiada perversión en los promotores quedando en el camino un bonito ejemplo de edificio de madera y lo que era más importante un sistema revolucionario de climatización y ventilación, diseño de Juan Carlos Pericas de Zaragoza, y que seguramente habría pervertido el joven equipo ganador.
    por esta experiencia propia, me alegra mucho la propuesta de Green y a la vez la crítica acertada de Carlos. creo que sin olvidar ambos aspectos se forma un binomio de sostenibilidad, con cariño a todo el equipo y lectores.
    richi

  2. Amigo Toni, tienes razón, demostrar que se pueden construir edificios de 30 plantas con madera, con la estructura Tallwood de Green, ayudará a cambiar los modos constructivos.

    Pero el concepto de «ecología» es por definición holístico, o sea global e integral. La idea de un rascacielos de madera (o no) ya no es ecológica porque introduce gran densidad de población por m2, y esto conlleva tráfico, ruido, polución, etc.

    Si entramos en detalles, debemos preguntarnos que colas emplean para unir las capas de la madera laminada, como se resuelven las juntas,

    Lo positivo es que alienta la imaginación, y eso es bueno siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *