Linda y Le Saury. Francia

Superada la insólita salida, una vez nos reencontramos en Toulouse y tuvimos listas las mochilas, nos lanzamos, ahora sí, a la carretera. Nuestra primera meta, sencilla, recorrer apenas 300 Km hacia la costa mediterránea para testar la que acabaría siendo nuestra primera experiencia de hospedaje y trabajo en HelpX. En esta ocasión habíamos elegido un lugar apartado, rural, e aislado de la civilización, un lugar en el que poder pensar, trabajar y desconectar de todo cuanto aconteció a nuestra partida.

891a62_35b4b1f83c59466fbe409940645be944.jpg_srz_p_356_300_75_22_0.50_1.20_0Nuestra nueva residencia, se situaba en Le Saury, Peyregrosse, una pequeña comunidad en el valle prepirenaico de l’Herault, al noroeste de Montpelier. Llegar hasta aquí desde Toulouse fue cosa fácil, tan sólo nos llevó un día de autoestop a toda vela. A nuestra llegada a Pont d’Herault, punto de reunión con nuestra anfitriona, los problemas de comunicación nos obsequiaron con una noche pasada por agua. Esto en parte estuvo bien, ya que así pudimos poner a prueba nuestras tiendas de campaña bajo lluvia y sobre ella, y pese a no mojarnos en absoluto, aconsejamos no acampar en la ribera de un rio a plena lluvia por si las truchas.

A nuestro despertar llegó ella, Linda, en su flamante Renault Clio gris de los 90,  que pese a su avanzada edad conducía como si el camino a casa fuese un tramo del Rally París Dakar. Desde el primer instante nuestra relación fue en auge. Amable, gentil, atenta e interesante anfitriona nos habíamos topado. Linda es una artista de cromados lienzos, de hecho es algo que nos atrajo mucho en un principio, pero debido a que se acababa de mudar, la suciedad y el desorden propio de una casa en constantes remodelaciones reprimían sus ansias de pintar. Por consiguiente, únicamente pudimos apreciar sus obras almacenadas en una pequeña habitación esperando expresarse en algún lugar acogedor. Por lo demás, la podemos describir como una persona vivida, con un pasado plagado de historias y una juventud de desenfreno, la verdad es que podíamos sentirnos totalmente identificados aunque hubiésemos transitado en décadas tan diferentes.

Tras una primera toma de contacto y un café con dulces que supieron a gloria, nos dispusimos a hacer un tour entre su abanico de necesidades. Éstas se extendían desde ámbitos eléctrico-domésticos, albañilería, carpintería, decoración y jardinería, además de trabajos puntuales que fueron surgiendo con el paso de los días. Los escasos tres meses desde su mudanza, la carencia de habilidades y sus limitaciones económicas ante tan distintas tareas, hacían que nuestra estancia entre sus nuevas cuatro paredes cobrara una mayor trascendencia. No habíamos llegado con fecha de salida, era finales de noviembre y tan siquiera sabíamos donde pasaríamos las navidades, así que sin pensar mucho en el futuro y ansiosos por ayudar nos pusimos manos a la obra para solventar tanto como nos fuera posible de la larga lista de quehaceres. Derribar muros, pasar cables, enyesar, remolinar, remodelar la entrada principal y la cocina, podar y sanear el jardín, pintar y habilitar la sala principal, y así, día a día, la casa fue mejorando.

891a62_ec5a769c190b46b3990daa58fb23fb20.jpg_srz_p_321_186_75_22_0.50_1.20_0Entretanto las semanas se sucedieron agradablemente, trabajábamos sin demora pero sin agobio, nuestros buches eran saciados con riquísimos manjares vegetarianos, Linda es una autentica chef que logra platos extraordinarios con alimentos frescos y saludables. Pudimos acabar la temporada de setas en los montes que circundaban el lugar, ya que éstos eran un paraíso micológico, y así degustar platos otoñales en un invierno que se hacía de rogar.

A la postre, disfrutamos de nuestras primeras Navidades fuera de casa, que en cierto modo, fueron francamente singulares. Las amigas y amigos de Linda nos acogieron maravillosamente en su gran cena anual en una idílica casa de cuento de hadas, decorada hasta el exceso con el mejor y más extravagante gusto que jamás hayan presenciado nuestros ojos. Artistas por doquier, las excentricidades de sus amigos rebosaban en cada esquina. Compartimos copas y charlas hasta la media noche que tras de sí nos obsequió con algunos presentes bajo nuestro peculiar pedazo de árbol navideño.

891a62_40c9263bbca74d91909c2fb54635d66b.jpg_srz_p_452_224_75_22_0.50_1.20_0En nuestro afán por ayudar, realmente perdimos el norte, los días se extendieron y el trabajo emanaba por cada rincón de esa cálida casa. Pero todo tiene un final y el de Le Soury se acostó implacable transcurridos dos meses de nuestra llegada. El próximo destino, la Bretaña, la verde Bretaña francesa.891a62_a499048f7bfe45df8d82cf1fe924dea0.jpg_srz_p_683_209_75_22_0.50_1.20_0

Así pues nos despedíamos de nuestra amada amiga Linda, con las manos aún llenas de pintura y las mochilas más cargadas que nunca, pero con la sonrisa que queda al saber que se ha fraguado una nueva amistad que nos acompañará siempre.

GALERÍA COMPLETA

GALERÍA FLICKR


891a62_3597c24edabe4f9d9c1d1407099200cf.png_srz_135_129_75_22_0.50_1.20_0Two World Nomads está formado por dos jóvenes emprendedores y comprometidos socialmente que han decidido iniciar un plan que les permita vivir y trabajar en torno a un largo viaje por el mundo. Francesc Xavier Massó (Cesc), Graduado en Arquitectura Técnica, especializado en Técnicas Bioconstructivas con Tierra, y Jordi González (Muri), Informático especializado en sistemas.

El viaje constará de ciertas características particulares. Como leitmotiv principal viajar en autoestop o como tripulantes en un navío será el método al uso en cuanto a transporte. Respecto al alojamiento optarán siempre que sea posible por el intercambio. Además durante el trayecto el objetivo principal es poder poner en práctica nuestras vocaciones con proyectos sociales y cooperativos que poco a poco serán expuestos a la comunidad.

Puedes encontrarles en su web: http://www.twoworldnomads.com/ y su facebook: https://www.facebook.com/TwoWorldNomads


Fuente: http://www.twoworldnomads.com/

bool(true)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *