Las paredes que respiran

casa que respiraEl concepto de que las paredes respiran proviene del científico Max von Pettenkofer (1818-1901), uno de los más reconocidos higienistas de su tiempo y el pionero fundador de las ciencias de higiene ocupacional y ambiental, tal y como las conocemos hoy en día.

Von Pettenkofer jugó un papel decisivo en la detención de la epidemia de cólera de Múnich, durante la segunda mitad del siglo XIX. Mediante la construcción de un sistema centralizado de tratamiento de agua potable y alcantarillado logró mejorar en gran medida la salud pública, convirtiéndose así en una celebridad.

En su dedicada búsqueda de unas mejores condiciones de vida, Pettenkofer introdujo la medición del dióxido de carbono (CO2) como un importante indicador de la calidad general del aire en interiores. Sus mediciones de la tasa de renovación de aire en una habitación con muros de ladrillo, chimenea y ventanas selladas le llevó a plantearse la hipótesis de que las propias paredes de ladrillo debían dejar pasar el aire a través de ellas pues, incluso después de haber sellado el ojo de la cerradura y otras posibles grietas, la tasa de renovación de aire sólo había caído alrededor de un cuarto comparado con la tasa anterior medida, a pesar de sus esfuerzos de sellado.

Desde la perspectiva actual, se ha supuesto que Pettenkofer olvidó considerar el efecto que la chimenea tendría sobre la tasa de renovación. También procedió a demostrar, mediante un experimento ideado por él, que bombeando aire desde uno de los extremos de un cilindro de ladrillo (sellado exteriormente) no se lograba extinguir la llama de una vela situada en el otro extremo. Pero en su afán de demostrar que su hipótesis era correcta, pasó por alto el hecho de que la presión máxima de aire a lo largo de una pared (las interiores del cilindro), con valor c.a. 30 Pa, es muchas veces menor que la presión requerida en su experimento de apagar la vela (entre 700 y 10.000 Pa).

bool(true)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *