Las 10 sorprendentes casas okupa alrededor del mundo

Objeto de polémica, las casas okupas han representado la cultura más alternativa en lo que a viviendas se refiere. En habitissimo han hecho una recopilación de los 10 edificios abandonados o desocupados destacan por haberse convertido en auténticos hogares o centros culturales de gran envergadura:

Tacheles: la casa okupa más famosa del mundo (Berlín)
El nacimiento de esta casa okupa se remonta a la caída del Muro de Berlín en 1989 aunque el edificio había sido construido en 1908. Se convirtió en un centro cultural que en 2012 fue desalojado sin resistencia ni violencia alguna.

tacheles3 tacheles1tacheles2


Tommy Weissbecker: una casa okupa totalmente legal (Berlín)
Este edificio fue okupado en 1973 por jóvenes que huían de sus casas o que no tenían un lugar en el que pasar la noche. Fundada en honor a Tommy Weissbecker, joven anarquista que murió en una detención policial, esta casa continua estando abierta como bar y sala de conciertos.

tommyweissbeckerhaus1tommyweissbeckerhaus2


Prestes Maia: el edificio okupa más grande (Sao Paulo)
En Brasil se encuentra este rascacielos en el que conviven más de 1500 personas en 22 plantas. Esta antigua fábrica textil se convirtió en el edificio okupado más grande después de que la Torre David (Caracas, Venezuela), fuera desalojada por el gobierno.

prestesmaia1 prestesmaia2 prestesmaia3


59 Rivoli. Arstias en un banco (París)
Hay mucha gente que acudir a la capital parisina prefieren alternativas al arte que pueden encontrar en el Louvre. Hay que remontarse a 1999 para encontrar este edificio que fue ocupado por un grupo de aristas para transformarlo en una obra de gran valor. En 2001, el Ayuntamiento lo legalizó permitiendo que lo okupas vivieran allí por 130€ al mes.

59rivoli1 59rivoli2 59rivoli3


La Carbonera (Barcelona)
El edificio más antiguo del barrio del Eixample de Barcelona fue catalogado por el Ayuntamiento como protegido por lo que el símbolo de la okupación en forma de graffiti permanece como recuerdo inborrable de lo que un día fue. Un centro de ocupación hasta 2014.

lacarbonera1 lacarbonera2


La casa Vrankrijk: el emblema de la okupación (Ámsterdam)
Otro de los países en los que el fenómeno social de la okupación tuvo gran repercursión fue en Holanda. A pesar de que en 2010 la okupación fue ilegalizada en 2010, este edificio que simboliza la protesta contra la nueva construcción, fue comprado por uno particulares que mantiene su estética y lo han convertido en un café de debates sobre globalización.

vrankrijk1 vrankrijk2 vrankrijk3


The Castle: la okupación como protesta al precio del alquiler (Londres)
El precio de los alquileres en el Reino Unido es desorbitado y hay ya muchos jóvenes que no pueden hacer frente a estos gastos. En este edificio ya viven más de 100 personas a modo de protesta sobre la falta de oportunidades y de acceso a la vivienda de la actuales generaciones.

thecastle1 thecastle2 thecastle3


Kukutza: una fábrica okupada (Bilbao)
Un caso muy sonado fue el de este centro cultural. Una fábrica que estuvo okupada de 1996 a 2011 y que se convirtió en un referente de la vida alternativa en nuestro país. El resultado de su desalojamiento fue el peor de los que se recuerda recientemente: 140.000 euros en daños y desperfectos, 64 detenidos y 72 heridos.

kukutza1 kukutza2 kukutza3


Rote Flora: la fuera del pueblo (Hamburgo)
Este antiguo teatro de Alemania fue ocupado en 1989 por grupos de izquierda alemana. La razón de su actuación era que el Gobierno iba a demoler un edificio con un gran valor histórico. Las manifestaciones fueron tan importantes que decidieron dar marcha atrás en su derribo para convertirlo en un centro cultural.


roteflora1 roteflora2 roteflora3


Forte Prenestino, un centro okupa atípico (Roma)
En las murallas de Roma se creó un centro okupa en el que se llevan a cabo exposiciones, conciertos y actos culturales. De esto hace ya 30 años en lo que anteriormente fue un antiguo cuartel militar secreto.

forteprenestino1 forteprenestino2 forteprenestino3

bool(true)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *