La relación arquitectura, cultura e ideología

La arquitectura es un hecho cultural que refleja en todo momento las condiciones y circunstancias bajo las cuales ha sido concebida y construida; de allí que los edificios son, en forma individual o de conjunto, emisores estáticos que transmiten el particular mensaje de las ideas con que fueron proyectados. Transmiten a su vez un sinnúmero de datos que, en relación con el ambiente cultural en el que están insertos, nos hablan de los valores que una determinada sociedad aceptó o acepta y promueve, y al mismo tiempo, congelan ese tiempo de su nacimiento perteneciendo al pasado desde el momento en que comienzan a ser construidos.

En lo que aún permanece de algunos espacios urbanos de la antigüedad, reconocemos los recintos que alguna vez estuvieron amurallados para la defensa, espacios destinados al comercio o al culto religioso, mercados y bibliotecas, templos o baños públicos separados por escasa distancia y también la infraestructura de cañerías para proveer agua y desagües, así como chimeneas para la calefacción o los hogares para la cocción de alimentos. Podemos reconocer el entorno cultivable y las fuentes de aprovisionamiento de agua, alimentos o materiales. Todo un mundo para ser interpretado y comprendido, que muestra una manera, un estilo en el que podemos reconocer y diferenciar lo fenicio o lo helenístico, lo romano o lo carolingio de la antigua Europa o Medio Oriente, así también como lo maya o lo inca en el continente americano.

En ciertos momentos históricos o en sociedades de cambio lento y paulatino, las sucesivas experiencias que se han ido sedimentando establecen la continuidad sobre la que se perfeccionan determinadas respuestas frente a un sitio, un paisaje o un clima, todo ello  bajo una determinada escala de valores. Tal es el caso de las valiosas experiencias de algunas arquitecturas espontáneas, que mucho nos enseñan sobre la relación armónica entre entorno construido y ambiente natural.

Pero en etapas de veloz evolución, como el caso de la cultura Occidental en los últimos tres siglos, no queda tiempo para la sedimentación y son rápidamente reemplazadas determinadas ideas y experiencias por otras. Las nuevas búsquedas quedan en muchas oportunidades a medio verificar y los objetivos a alcanzar suelen ser difusos cuando no contradictorios con la realidad.

La arquitectura, el espacio urbano y las necesidades básicas de los seres humanos

La arquitectura es, por su propia naturaleza, una actividad y un producto destinado a satisfacer necesidades humanas en las escalas individual, grupal y social – El entorno urbano es también  un continente y un condicionante de esta arquitectura y entre ambos y la interacción humana se produce un proceso simbiótico en permanente evolución, con estados transitorios de equilibrio y tendencias a más largo plazo de desequilibrios y reacomodamiento.

Como apoyo para la determinación de las necesidades humanas podemos acudir, en este caso, a la clasificación realizada por M. Max-Neef; A. Elizalde y M. Hopenhayn según la publicación “DESARROLLO A ESCALA HUMANA – Una opción para el futuro” – Cepaur – Fundación Dag Hammarsjold – 1986 – En el texto que sigue a continuación el listado de necesidades humanas según estos autores aparece subrayado.

En relación con nuestras necesidades, los edificios nos brindan o deberían brindar en primer lugar protección (de la intemperie, de nuestra intimidad, de nuestros bienes materiales, de agresiones o ataques externos, de siniestros naturales o generados por la acción humana, etc.) Pero también deben cubrir nuestra necesidad de identidad ya que manifiestan lo que somos como personas, grupo o comunidad, en relación al  ámbito cultural al que pertenecemos y en que clima y paisaje vivimos.

Son mensajeros de un tiempo histórico, ya que todo edificio se incorpora al pasado en el mismo momento en que es construido. Aquellos que sobreviven al tiempo dan testimonio  de su época de origen, en cambio, los que se pierden por diferentes motivos constituyen la parte muda, y por lo tanto ignorada, de la historia de una comunidad en un lugar determinado.

Es entonces la historia la que nos enseña que allí donde lo urbano fue el resultado de una comunidad con tiempo, recursos y vocación como para resolver éstas y otras necesidades básicas, aparecen los espacios a escala humana, la valorización de los recorridos peatonales, la creación y la libertad puesta en juego en los encuentros de las calles y callejones o plazoletas, en los juegos volumétricos, en el  empleo consciente de la luz, el sol y las sombras, en el juego de los materiales, sus colores y texturas.

plazoleta

Son numerosos los ejemplos de pequeños pueblos y ciudades o sectores de ciudades en los cuales podemos interpretar, por lo que expresan sus calles y edificios, que la mayoría de estas necesidades aparecían como satisfechas para sus habitantes. Muchos de estos pueblos o ciudades son medievales por el momento histórico de su consolidación, y están localizadas en regiones de la vieja Europa, aunque esto no es excluyente, ya que poblados a escala humana comunitaria también existen y han existido en América, u otros continentes.

Básicamente en el lugar y en el tiempo donde una comunidad encontró condiciones de subsistencia, se pudo auto-regular y generó manifestaciones auténticas de participación, el resultado no es otro que el de espacios urbanos a escala humana y edificios integrados  con ese entorno, cargados muchas veces de un simbolismo que apela al entendimiento de sus habitantes y en el que queda implícita una profunda necesidad de trascendencia.

Son estas circunstancias las que generan una fuerte relación de afecto entre cada habitante y su ciudad o su sitio. Es ese lugar tan particular donde se ha nacido, se ha criado, se ha interactuado oyendo desde pequeño historias propias de su entorno, historias de su familia o contadas por su familia; donde compartirá trabajos, penas y alegrías, haciendo del ocio una continuidad de su actividad cotidiana, donde seguramente se casará con alguien del lugar, donde tendrá hijos y nietos, será aquel que nunca emigrará a no ser por condiciones de necesidad extrema. Se trata, ni más ni menos, de un ser humano viviendo en un espacio a su escala, dentro de una sociedad a su escala con un economía a su escala.

San Gimignano 04

Todavía superviven muchos espacios urbanos con estas características, a quienes la Sociedad Industrial no logró contaminar del todo. Espacios que admiten la energía eléctrica, el agua corriente, los desagües, los teléfonos, los cajeros automáticos y las redes de comunicación, sin perder su esencia, pero que tienen en el automóvil a su gran enemigo. Espacios que necesitan ser conservados y protegidos, porque la comunidad que los habita ya no está en condiciones espirituales de cuidarlos por sí misma, tan absorbidos y fragmentados como suelen estar sus habitantes por el individualismo, el consumismo y la lucha por el status.

Son espacios donde queda la cáscara construida, pero aún así sus efectos reconfortantes todavía pueden percibirse.- Es que mientras se mantenga la escala, se mantiene la esencia. Mucho de lo urbano que el hombre construyó, incluso en etapas avanzadas de desarrollo industrial como los finales del siglo XVIII y en algunos casos, aún hasta finales incluso del siglo XIX, conservan esta esencia y su presencia actual así lo corrobora.

En una época, como la actual, donde es difícil encontrar puntos de apoyo para nuestras inquietudes y necesidades intelectuales y espirituales, o rumbos a los cuales dirigirse y en tiempos donde la construcción de nuevos paradigmas es más lenta que la destrucción de los existentes, no parece tarea inútil buscar en ciertos ejemplos del pasado inspiraciones para nuestros problemas actuales, no tanto para restaurar lo que ya no se puede, sino para comprender bajo qué circunstancias estos ejemplos significativos tuvieron lugar.

Es por esto útil analizar cómo algunas de las llamadas arquitecturas espontáneas pudieron ir sedimentando lentamente respuestas constructivas, funcionales y formales adaptadas al entorno propio de su lugar de implantación y también es útil verificar aquellos ejemplos y aquellos tiempos en donde lo urbano fue o es el resultado del esfuerzo participativo de una comunidad integrada por ideales y objetivos comunes.

La Sociedad Industrial y la ruptura del equilibrio

Es la Revolución producida por la Industria la que posibilita y consolida una Sociedad Industrial con vocación expansiva a escala planetaria y que pretende someter al medio natural a su exclusiva necesidad y conveniencia.

Iniciada en la Inglaterra del siglo XVIII, y desarrollándose con velocidad creciente, alcanza en la actualidad – con su escala de valores y su lógica de desarrollo – a la mayoría de las sociedades y países de nuestro tiempo y, con mayor ímpetu, a aquellas regiones del planeta que mayor sensibilidad presentan para dejarse influenciar por Occidente, hecho que sucede mas allá de diferencias políticas, religiosas o culturales.

Son características definitorias de la Sociedad Industrial tal cual la conocemos, el establecimiento de una cultura consumista, el fuerte impulso dado a la investigación científica y al desarrollo tecnológico para la creación de nuevos productos y una actitud expoliadora frente a la naturaleza. También es característico de la cultura por ella creada, un proceso acelerado de cambio en los usos, costumbres, ideales, objetivos, etc. que varían según modas o tendencias artificialmente creadas y que producen una sensación permanente de insatisfacción, angustia y estrés físico y mental que derivan en el vacío existencial personal y colectivo.

A este vacío existencial, tan propio de la época actual, se lo pretende llenar con entretenimiento banal, consumo compulsivo y sometimiento espiritual y de la voluntad de las personas a ciertas actitudes y comportamientos, mediante un proceso en el que intervienen grupos corporativos empresarios y financieros cuyo objetivo es el establecimiento de una sociedad cada vez mas autoritaria y discriminatoria, al solo efecto de aumentar su rentabilidad empresaria.

centro-comercial

La rentabilidad empresaria es el valor dominante en la sociedad a cuya satisfacción todo los demás valores se subordinan, dejando de lado la sustentabilidad social, ambiental, productiva, cultural, etc .y también el derecho de las poblaciones a establecer sus propios objetivos de vida.

Son consecuencias ineludibles de tales procesos, la división entre regiones desarrolladas y regiones “emergentes”, la discriminación social entre los que están dentro del mercado y los que quedan afuera, y la no sustentabilidad de todo el proceso productivo sobre la base de la limitada disponibilidad de los recursos naturales y su agotamiento por expoliación o por destrucción debida a la contaminación que los procesos industriales  generan.

Acompañando este proceso, la arquitectura y la construcción de edificios fue mutando y de ser satisfactor grupal y/o social, pasó a convertirse en producto de consumo, con una envolvente exterior – interfase entre el espacio interior y el exterior – convertida en “packaging” representativo de una marca, una moda, convertido en mensaje publicitario, representativo de un estatus social, etc., con un clima interior mantenido artificialmente según supuestos niveles universales de confort higrotérmico – mas allá de las características climáticas propias del lugar de implantación – y empleando materiales cuya producción tiene generalmente fuerte impacto ambiental.

Los edificios se diseñan y construyen sin mayores consideraciones hacia el entorno en particular y el ambiente en general, actitud ésta que tiende a aumentar problemas tales como el “efecto invernadero” al que se atribuye el Cambio Climático y generando con ello alta dependencia de la prestación de los servicios por redes, fundamentalmente de la provisión de energía eléctrica sin la cual los edificios se convierten en inhabitables.

El siglo XX fue  el primer siglo en la historia de la humanidad en que los edificios y el medio urbano dependieron en forma absoluta de la energía que le proveían las redes y que ellas fueron tan vitales para el sistema que la supervivencia de la Sociedad Industrial dependió y depende todavía de poder mantener la provisión continua de energía por las mismas.

edificios

Las guerras de la segunda mitad del siglo XX y sobre todo las que se hicieron en el presente siglo hasta el momento, fueron impulsadas por la voracidad de apropiación y de control de los recursos naturales – fundamentalmente energéticos – que permiten seguir alimentando esta carrera alocada  para evitar el tan temido “oscurecimiento”

Frente a ello nos preguntamos: ¿Es lógico seguir manteniendo este nivel de vulnerabilidad,  y falta de sustentabilidad, tendencia al sometimiento personal y grupal, en donde el caos urbano es cada vez más evidente, frecuente e inmanejable, para mantener un sistema del cual solo podemos esperar males cada vez mayores?

Una propuesta para el Siglo XXI: Arquitectura, Entornos Urbanos y Territorios Sustentables

En el siglo XXI y frente a una agudización de los procesos y efectos mencionados, propios de la sociedad industrial tal como está constituida en la actualidad, también se incrementan las búsquedas y propuestas tendientes a generar nuevos paradigmas, a iniciar nuevas experiencias y a organizarse para la concreción de cambios efectivos para lo cual surgen las llamadas “acciones de resistencia” que se realizan frente al avasallamiento de los derechos de las poblaciones por parte de las corporaciones empresariales y a la acción cada vez mas destructiva de ciertas técnicas productivas de las cuales sobresalen por su nivel de impacto ambiental sobre el medio y las poblaciones, los cultivos transgénicos, la megaminería, el sistema de explotación de gas natural y petróleo denominado fractura hidráulica y las grandes represas.

Ciertos sectores de la población inician experiencias de vida acordes con el medio natural que denominan acciones de “transición” en el que se estimula la permacultura, el autoabastecimiento alimentario y energético y el establecimiento de una cultura volcada a lo orgánico-natural.

Otros sectores proponen el “decrecimiento” que tiende a desvincular el concepto de desarrollo con el del incremento del Producto Bruto Interno (PBI) mediante la aplicación del rescate de técnicas tradicionales de menor impacto ambiental y de menor consumo energético para todas las prácticas productivas y la adopción de formas de vida mas austeras.

También se destacan las llamadas “organizaciones campesinas” que bregan por la “soberanía alimentaria” mediante el rechazo absoluto a toda forma agrícola productiva basada en los “agro-negocios” (que busca la explotación de enormes superficies mediante técnicas de cultivos transgénicos) que desplaza poblaciones, envenena agua y suelos y  destruye la biodiversidad  (incluidos los seres humanos) y proponen una revalorización de la agricultura familiar como única manera de asegurar la subsistencia por la defensa de la biodiversidad y la agricultura orgánica.

agricultura

Junto con esto, se revaloriza la cultura y la posición de los pueblos originarios frente a la naturaleza,  los bienes comunes y el ambiente, y se establecen acciones tendientes a su defensa y permanencia en sus tierras ancestrales y en su cultura.

También surgen movimientos urbanos (con participación mayoritaria de jóvenes)  que comienzan a definir cuáles son los “bienes comunes urbanos” (constituidos por los recursos naturales mas las “construcciones” materiales, organizativas, jurídicas y culturales) a los que se quiere acceder y resguardar exigiendo del estado una acción comprometida a favor de la inclusión, la redistribución, el resguardo y la prestación de sus servicios y beneficios dentro de niveles óptimos de acceso  y calidad.

Frente a la acción de las corporaciones que prefieren  para beneficio de sus intereses,  ciudades mas densificadas, concentradas y controladas con sistemas de funcionamiento automatizados (disimuladas con intenciones de “economía verde” y mayor seguridad) surgen los movimientos de habitantes y vecinos que se oponen a la especulación urbana, a la privatización de los espacios comunes, al aumento del congestionamiento y la polución y que defienden el patrimonio construido como valor histórico y cultural y a los espacios verdes como espacios vitales.

Descentralizar las grandes ciudades, y re-ocupar los territorios con familias campesinas o con emprendimientos productivos industriales de pequeña escala o turísticos o culturales y el desdibujar los límites entre lo urbano y lo rural con miras a un mayor equilibrio y equidad, son tareas y objetivos que se vislumbran para esta segunda década del siglo y  de aquí en mas y que podrían dar frutos bajo la forma de un desarrollo mas sustentable y equitativo dentro de una democracia participativa profundamente arraigada y en pleno ejercicio.

La arquitectura, en su propia dinámica y limitaciones, acompañó parte de este proceso desde sus inicios en el siglo pasado, elaborando propuestas teóricas y consiguiendo algunas concreciones a manera de ensayo o alternativas.

Desde hace más de treinta años, y como una consecuencia directa de la Crisis Energética de 1973/74 surgieron propuestas paralelas a las corrientes arquitectónicas consumistas en boga. Estas  propuestas apuntaban a una mejor relación de los edificios con el entorno de su lugar de implantación.

La necesidad de disminuir los consumos para la calefacción en algunos países nórdicos, dio origen a la Arquitectura Solar en la década del 70, que proponía cubrir las necesidades de calentamiento de los edificios con sistemas pasivos o activos que usaran como recurso energético a la radiación solar. Luego este concepto limitado al calefaccionamiento y nacido de las necesidades de los países mas industrializados  generalmente ubicados en climas fríos, fue ampliándose hacia la llamada Arquitectura Bioclimática – desarrollada en la década siguiente – que proponía utilizar técnicas particularizadas que se aplicaran tanto en los períodos o climas cálidos como en períodos o climas fríos, o sea construir edificios que respondieran a las características climáticas locales cualesquiera fueran y en todo momento del año.

solarpasiva

El concepto de desarrollo sostenible, introduce en la década del 90 y se proyecta sobre el actual siglo XXI, una ampliación a las propuestas anteriores y es entonces cuando se busca, dentro de esta común denominación de Arquitectura Sustentable, diseñar y construir edificios “respetuosos” o “amigables” con el Ambiente dentro de una metodología que tenga en cuenta el Ciclo de Vida del mismo como conjunto de partes y el Ciclo de Vida de cada una de esas partes.

La Arquitectura Sustentable resulta entonces, una metodología flexible que incorpora la variable Ambiente en todo el proceso de diseño, construcción, utilización y mantenimiento de un edificio y que si bien pone énfasis en buscar una disminución de los consumos de energía, no se olvida de los otros problemas a resolver desde el enfoque de la “sustentabilidad ambiental” del mismo.

Desde este punto de vista, la Arquitectura Sustentable propone un punto de ruptura con valores establecidos desde el siglo XVIII y de allí la dificultad para su aceptación generalizada, aunque los problemas y las tendencias crecientes en el campo económico-social y en los temas ambientales, debería llevar a las sociedades a replantearse algunos conceptos todavía vigentes, para aceptar otros de contenido más acordes con la escala humana y en mayor armonía con la naturaleza y las necesidades humanas.

Pero esta decisión política no puede quedar en manos de las corporaciones por el hecho fundamental de incompatibilidad de intereses. Solo los pueblos y las naciones independientes pueden empezar a cambiar la historia. Para ello tienen que tomar con firmeza y decisión el futuro en sus manos.

puelo

Una propuesta de arquitectura Sustentable para una vivienda en las proximidades del Lago Puelo, Provincia de Chubut, Argentina. Fuente: Arqts. Yarke-Fujol.- dentro de las alternativas mencionadas, la intención de residir en áreas rurales, habitando viviendas autoconstruídas, diseñadas para aprovechar las mejores orientaciones, para tener buena iluminación natural y construida con materiales naturales y de bajo impacto, asegurando confort térmico, buena ventilación y expresiones formales agradables, fue el requerimiento de una familia que se radicó en la zona y dio origen a esta propuesta.

Vía C.E.I.B.A.

bool(true)

2 thoughts on “La relación arquitectura, cultura e ideología

  1. la arquitectura es un hecho cultural que están construidas individualmente o en conjunto, dice que en algunas partes urbanas son reconocidas porque fueron o todavía son importantes como bibliotecas, templos, baños públicos y las diferentes culturas a través de los tiempos en su arquitectura.
    la arquitectura se hace por su propia naturaleza, se construye a como este el espacio y a modo de los espacios y se hacen´para satisfacer las necesidades del usuario, grupo individual o pareja a través de los años la arquitectura, es un producto que ha generado el entorno urbano y ha hecho la interaccion humana y su escala,
    los edificios nos brindan protección de la interperie y el clima.
    es entonces que a travez de la historia nos enseña que lo urbano fue una necesidad, son estas las que generaron una fuente relación de afecto entre cada habitante y su cuidad.
    En una época como la actual, es difícil encontrar para nuestro apoyo nuestras inquietudes y necesidads intelectuales, es por eso útil analizar como algunas de las llamadas arquitecturas espontaneas pudieron ser adoptadas a los entornos.
    A este vicio existancial, tan propio de la época actual se le pretende llenar con entretenimientos banal, consumos compulsivos y sometimiento a las voluntades de las personas a ciertas actitudes y comportamientos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *